Los cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses en siete pasos

Durante los tres primeros meses de vida, los bebés necesitan una serie de cuidados y atenciones claves para su bienestar

Artículo publicado el 22 Jun 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 19 octubre, 2021

Los bebés recién nacidos requieren toda una serie de cuidados y atenciones. La lactancia, el sueño, la llegada de las primeras vacunas… Si eres padre primerizo, a veces enfrentarse a este mundo desconocido, puede causar impresión. Repasamos los cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses para que no se te escape ningún detalle. 

Aunque es cierto que los cuidados son importantes siempre, en el primer mes de vida se acentúan aún más. Algunos solo durarán unos días, como el caso del cuidado del ombligo o las visitas en casa, y otros se alargarán algo más, como la importancia de evitar los brazos extraños, los cólicos del lactante o la vitamina D.

Lactancia: Se suele establecer entre las 4 y las 6 semanas

La lactancia (materna o artificial) es a demanda del bebé y, de hecho, será siempre así. Sin embargo, durante las primeras semanas y hasta que recupere el peso del nacimiento, es probable que la lactancia sea a oferta, es decir, que sea la madre quien ofrezca el pecho o el biberón al pequeño. 

 

lactancia células

 

Al segundo día (o noche) puede que tu bebé y tú os enfrentéis a un momento complicado (hay quien los llama «crisis»). Vuestra primera «crisis» de lactancia. Tu bebé coge y suelta el pecho de forma repetida y cambia de uno a otro. Aunque a veces nos pueda lleva a pensar que no tenemos suficiente leche y que el bebé no se sacia con el pecho, lo que suele llevar al abandono de muchas lactancias.

Aunque puede que te sugieran dar un biberón, la realidad es que no es más que un comportamiento normal y fisiológico del pequeño, tal y como explica la Consultora de lactancia (IBCLC) del equipo de CSC, Inma Mellado

Si no hay inconvenientes, la lactancia suele quedar establecida pasadas entre cuatro y seis semanas desde el nacimiento. A veces, entre las seis y las siete semanas tu bebé puede aumentar la demanda de pecho, aunque no siempre coincide en estas fechas. 

 

Aprende a identificar y corregir los posibles inconvenientes que surgen durante la lactancia con el Seminario Online «Problemas de la lactancia»

 

Aunque depende de cada caso, de forma general los bebés pueden ir disminuyendo el número de tomas, que se van espaciando cada vez más. Además, el bebé poco a poco se va convirtiendo en un experto y puede llegar a necesitar solo unos minutos. En algunos casos, el bebé puede mamar menos veces por las noches, aunque la mayoría continúa haciendo numerosas tomas nocturnas. 

Alrededor de los tres meses, muchos bebés empiezan a comportarse de forma diferente en el pecho (lo que algunos denominan  «crisis de los tres meses»). Hay bebés que pasan de hacer tomas muy largas a mamar en mucho menos tiempo y otros que pasan a mamar muchas más veces que antes. 

 

Guía lactancia

 

Por su parte, la mujer empieza a notar que sus pechos están más blandos. Esto también puede llevar a pensar que ya no hay leche, lo que unido al comportamiento diferente del bebé vuelve a provocar el abandono de muchas lactancias.

En realidad lo que ocurre es que tu bebé se hace mucho más experto en mamar y puede necesitar menos tiempo en cada toma. Aunque mame muchas veces, tu cuerpo se ajusta mucho mejor a la demanda de tu pequeño.

Cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses: El sueño del bebé

Durante los primeros tres meses de vida, los bebés pasan gran parte del día durmiendo. En este momento, solo tienen dos fases de sueño y no son capaces de diferenciar el día de la noche, además de tener un sueño poco profundo. Aunque seguir una rutina es importante para que el bebé esté más tranquilo y feliz, es cierto que en este momento aún es demasiado pequeño para que sean efectivas.

 

 

Aunque el sueño es muy variable y depende de cada bebé, en este momento suelen dormir una media de 16 a 17 horas. Por la noche pueden dormir entre 8 y 10 horas y de día entre 7 y 9 horas, repartidas en varias siestas. Sin embargo, la clave para saber si un bebé duerme lo suficiente es comprobar su estado de ánimo. Si está feliz durante el día, es que sus horas de sueño son reparadoras. 

Es importante que los bebés duerman siempre boca arriba para reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y evitar la presencia de almohadas, juguetes o mantas en la cuna o la cama por el riesgo de asfixia. Además, hay que evitar el humo del tabaco en la habitación. 

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés en el Seminario Online «Sueño infantil»

 

Unicef recomienda que el bebé duerma en la misma habitación con sus padres durante los primeros seis meses de vida. Sobre dónde hacerlo, no hay consenso. Aunque hay quien recomienda esperar hasta los tres meses para practicar colecho, Unicef explica en su guía de sueño infantil que no hay riesgo de hacer colecho si se siguen unas recomendaciones básicas. Y aunque hay excepciones para practicar colecho, la realidad es que conlleva importantes beneficios para la salud de los más pequeños. 

Cuidado de la piel, ombligo y zona del pañal

La piel del bebé es muy delicada, por lo que hay que cuidarla especialmente. Aunque se puede bañar al bebé a partir de las 24 horas del día, cuando ya ha regulado su temperatura corporal, se recomienda retrasar el baño hasta que se le caiga el cordón.

Por ello, la idea es no tocarlo hasta que se caiga (entre los 5 y 20 días, normalmente), salvo que sea necesario porque haya infección. Debe estar siempre limpio y seco, pero no hace falta que hagas curas ni usar antiséptico o alcohol de 70º o cristalmina, a menos que lo indique el pediatra. 

No es necesario bañar a tu bebé a diario y puedes usar solo agua o, si lo prefieres, jabón hipoalergénico con PH neutro. También puedes prescindir de las lociones infantiles corporales, a menos que el pequeño sufra descamación de la piel. En ningún caso se deben usar polvos de talco.

 

 

Además, no debemos exponerlo al sol directo ni es aconsejable usar cremas solares protectoras hasta los seis meses. Y antes de estrenar ropa, recuerda que debes lavarla siempre para eliminar la suciedad, las bacterias y los gérmenes de la prenda. 

La costra láctea suele salir antes de los tres meses y no es más que una grasa seca que forma pequeñas costras en la cabeza del bebé. No pica ni causa molestias, pero si quieres eliminarla por motivos estéticos, puedes hacerlo con un masaje con aceite de oliva unos 20 minutos antes del baño. 

Deberás cambiar una media de seis u ocho pañales al día, lo que indica que tu bebé está comiendo suficiente. Aunque las toallitas húmedas facilitan mucho el trabajo, lo ideal es usar agua y jabón y limpiar de delante hacia atrás, especialmente en el caso de las niñas. 

 

 

Los ojos son muy delicados y puedes usar suero fisiológico y, si tiene muchos mocos, lo ideal es retirarlos con lavados nasales. Además, puedes cortar las uñas desde el primer día con tijeras con las puntas redondeadas. Recuerda que limarlas está desaconsejado

Las primeras pruebas médicas y vacunas

El recién nacido será sometido a dos pruebas médicas antes de recibir el alta hospitalaria. Se trata de pruebas sencillas, rápidas y que no revisten peligro alguno (aunque el pinchazo del cribado metabólico provoca cierta molestia en los bebés):

  • El Cribado Auditivo que se realiza para descartar hipoacusias o sorderas congénitas. La sordera en el recién nacido es poco frecuente (5 de cada 1000 bebés españoles nacen con algún tipo de sordera y 1 de cada 1000 tiene una sordera profunda).
  • El Cribado de Cardiopatía Congénita permite detectar las cardiopatías congénitas más graves para así poder tratar al recién nacido de manera precoz. Se realiza midiendo la saturación de oxígeno con un sensor en la mano y en el pie del bebé. 
  • El Cribado Metabólico o Prueba del Talón es un análisis de sangre que se realiza a todos los recién nacidos para diagnosticar y poder tratar precozmente determinadas enfermedades metabólicas. Las enfermedades que se buscan con la prueba no son las mismas en todas las comunidades autónomas y en la actualidad cada vez se emplea más la venopunción en el dorso de la mano como método alternativo de extracción, ya que es menos dolorosa y menos traumática para el recién nacido.

 

 

Tras el alta hospitalaria se recomienda realizar una revisión al recién nacido entre los 7 y 10 días de vida. Posteriormente, la administración de vacunas puede variar de una Comunidad Autónoma a otra, pero por lo general se inician a los dos meses de vida.

Así, los bebés recibirán a los dos meses las vacunas de la Hepatitis B, Difteria, Tétanos y Tosferina, Poliomelitis, Haemophilus influenzae tipo b y Neumococo. También se pueden administrar algunas vacunas que no están financiadas o lo están solo en algunas comunidades autónomas. Desde los dos meses se puede poner la del Rotavirus (no financiada) y la de Bexsero contra la Meningitis B (financiada en Melilla, Canarias y Castilla y León).

 

Averigua todo lo que hay que saber sobre las vacunas no sistemáticas del meningococo B (Bexsero), del rotavirus (Rotateq y Rotarix) y de la meningitis A, C, W e Y de la mano de Armando Bastida en el Seminario Online «Las vacunas no financiadas»

 

Las vacunas pueden provocar somnolencia, molestias en la zona de la inyección y fiebre, por lo que debes estar atenta las horas posteriores para suministrar algún analgésico, si así te lo ha indicado el pediatra.  

Dormir boca arriba, jugar boca abajo

Poco a poco, el bebé va despertando y descubriendo el mundo con sus primeros juegos. Por ello, aunque siempre debe dormir boca arriba, es importante que pase varios ratos al día boca abajo siempre y cuando el bebé lo tolere. En caso de no ser así, no es necesario forzar al bebé, boca abajo sobre el pecho de mamá y papá o en brazos, suelen ser posturas que los bebés disfrutan mucho y les reportan los mismos beneficios. 

Esto le ayudará a fortalecer los músculos de su espalda, cuello y brazos, además de prevenir la plagiocefalia postural. Para ello, será también básico el porteo con el bebé. No solo ayudará a establecer el vínculo, sino que el porteo contribuye también a un desarrollo emocional más saludable, entre otros muchos beneficios. 

 

 

Entre los cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses, destaca también la práctica del piel con piel, evitando así que el pequeño esté mucho tiempo boca arriba. Además de ayudar a establecer la lactancia materna, conlleva importantes beneficios como regular la temperatura del bebé, mejorar la estabilidad cardíaca o ayudar a que el niño esté más relajado y con menos llantos.  

Estimulando su desarrollo

A medida que el bebé va creciendo, aumenta la comunicación con sus padres. Miradas, sonrisas, balbuceos… Poco a poco va encontrando nuevas formas de interactuar con las personas que le rodean. En estos primeros meses de vida, comienza a fijar la mirada. Sobre la quinta semana aparece la sonrisa social, diferente a la sonrisa angelical o sonrisa falsa de las primeras semanas y que no es más que un reflejo primario del recién nacido. 

Para estimularle, podemos enseñarle objetos de colores fuertes que llamarán su atención, ya que sobre los tres meses comienzan a ver más allá del blanco y el negro. Así, pasar un sonajero o una pelota de colores de un lado al otro mientras la sigue con la mirada o un simple paseo le bastará para estar atento y descubrir cosas nuevas. También podemos hablarle o cantarle y ofrecerle juguetes para que trate de cogerlos con sus manitas.

 

El juego está íntimamente relacionado con el desarrollo motor del bebé, sus habilidades manuales, su capacidad de aprendizaje e incluso con la comunicación y el lenguaje. Aprende a proporcionarle el espacio y los objetos o juguetes más adecuados con el Seminario Online «Desarrollo, juego y estimulación»

 

El bebé descubre sus manos a los tres meses, mejorando la coordinación mano-ojo cada día. Y podemos ayudar a su desarrollo físico realizando ejercicios sencillos como flexionarle las piernas o extender sus brazos. 

Además, cada vez se mueve más y empieza a ser capaz de coordinar sus movimientos. Por ello, si en los cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses destaca la norma de no dejarlo solo nunca, ahora se acentúa más que nunca. Y especialmente sobre superficies altas como el cambiador o la cama para evitar las temidas caídas.  

También comienza a imitar movimientos y expresiones, como abrir la boca o sacar la lengua, juegos muy sencillos que podemos realizar para estimular su desarrollo. Jugar a desaparecer y aparecer le ayudará a entender además que lo que no está visible, sí existe. Esto será importante alrededor de los ocho meses, cuando sea consciente de que es un ser independiente de su madre y llegue la angustia por separación. 

 

El apego seguro con el recién nacido: es imposible malcriar a un bebé por darle amor

 

Qué cuidados necesita un bebé de 0 a 3 meses: Los primeros balbuceos

El llanto será su principal forma de comunicación durante mucho tiempo, especialmente las primeras semanas. Sin embargo, pronto comienza a responder al sonido de tu voz sonriendo y gorjeando. A los dos meses, lo podemos estimular con solo hablarle, cantarle, contarle una historia y tocarle. Es cierto que en este momento no te entenderá, pero es clave hablar con él para ayudarle en el desarrollo del lenguaje y el habla.

Y aunque aún falta mucho para sus primeras palabras, sobre los tres meses el bebé comienza a imitar sonidos y a balbucear. Además, gira la cabeza en dirección a los sonidos e irán surgiendo los primeros sonidos como «ajo». 

 

Aprende cómo estimular el desarrollo del lenguaje de tu bebé con cuentos, juegos y actividades en el Seminario Online «El desarrollo del lenguaje. El primer año»

 

Por ello, es importante contestarle cuando balbucea y respetar las pausas de la conversación adulta. De esta forma, le vamos enseñando las «normas» del lenguaje. 

Si tienes más dudas sobre los cuidados del recién nacido, puedes resolverlas en la Tribu CSC, donde encontrarás un grupo de padres y madres con los que compartir experiencias. Además, podrás realizar consultas online con nuestro grupo de expertos y tendrás acceso gratuito a los más de 120 Cursos Online sobre maternidad y embarazo, postparto, lactancia, salud, sueño, desarrollo, nutrición infantil o crianza y educación respetuosas. 

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Los cuidados del recién nacido de 0 a 3 meses en siete pasos"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Oferta Black Friday
    40% de Descuento
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube