Productos de uso diario que son un riesgo para el bebé

Muchos de los artilugios indicados para bebés, además de innecesarios, en realidad suponen un peligro

El mercado dirigido a los peques de la casa es inmenso, infinito diría yo. Y se vende muy bien. Nos lo venden muy bien. Tanto, que muchos de los productos infantiles parecen absolutamente indispensables, y no lo son. Pero en este post no vamos a entrar a valorar si compramos y acumulamos más de lo necesario, lo importante es aprender a detectar aquellos productos infantiles que existen en el mercado y que pueden ser peligrosos, aunque sean legales. 

Y es que por muy descabellado que nos parezca, en el mercado se encuentren artículos así. Pero «si permiten su venta, será porque es bueno ¿no?». Pues no siempre, a menudo tenemos en casa artículos de uso diario que son un un verdadero riesgo para los bebés. Vamos a hablar de algunos de ellos y a explicar por qué son perjudiciales o están mal empleados. Si los hemos usado hasta ahora, no es ningún desastre; pero a partir del momento en que te informas, puedes decidir descartarlos por seguridad.

Collares de ámbar

Los collares de ámbar para bebés siguen estando de moda, ya que además de ser un complemento bonito a ojos de muchas personas, aseguran que tienen supuestas propiedades antiinflamatorias que calman el proceso de dentición en los más pequeños. Pero la realidad es que esto NO es así, y que solamente podemos atribuirle un efecto placebo, ya que no hay evidencia científica respecto a estos collares. Y no pasaría nada por ello si queremos quedarnos con el “a mí me funciona” o el «es que me gusta», pero es que lo que sí está comprobado es que existe un riesgo real de estrangulamiento y/o asfixia.  

 

Andadores

Los andadores o tacatás, son uno de los primeros productos que se incluyen en la lista de «sí o sí, hay que tenerlo para el bebé». Los hay de muchas formas y modelos, hasta con sonidos y música. Su historia se remonta al sigo XIV y parece un objeto totalmente necesario para que el bebé aprenda a andar.

De hecho, cuando un peque ha cumplido los 12 meses, si no se desplaza ya erguido, tu entorno te insistirá en que es por falta de un andador. ¿De verdad el ser humano precisa de un andador externo para aprender a caminar? Que se lo digan al Australopithecus de hace dos millones de años…

 

 

El bebé tarde o temprano echará a andar, si le dejamos moverse con libertad, cuando esté preparado. Ni antes ni de después, no hay ninguna prisa. Pero es que, además, el uso de andadores está muy relacionado con muchísimos accidentes infantiles (caídas, intoxicaciones, quemaduras, atrapamiento de dedos…). Desde hace años, muchas organizaciones de expertos desaconsejan su empleo, e incluso en algunos países como Canadá está prohibida su producción y venta.

Asientos

Pasa más o menos como con los andadores. Pretendemos que los bebés alcancen hitos antes de tiempo, muchas veces por comodidad, y les forzamos a adoptar posturas para la que no están preparados. Existen unos asientos de plástico, bajitos, que aseguran ser ergonómicos; pero que en realidad no respetan la fisionomía del bebé, ya que en ellos se pueden (literalmente) encajar al bebé.

Algunos se anuncian para usar a partir de los tres meses de edad, cuando ya son capaces de sostener la cabeza solitos. Pero ¿y qué hay con el resto del cuerpo? Todavía no tienen fuerza, ni capacidad para estar en esta postura. Así que, ni mucho menos deben quedar sentados así a la fuerza, atrapados, ya que casi no pueden moverse de cintura para abajo.

 

Productos peligrosos

 

Se añade un riesgo extra de lesiones cuando se ponen estos asientos sobre superficies elevadas, convirtiéndolos en un auténtico peligro. Ya que cualquier despiste (¡y nadie está exento de esto!) puede hacer que el bebé caiga con el asiento desde una altura considerable.

Es interesante incluir aquí también a los asientos especiales para las bañeras, que son muy parecidos. Este artilugio nos da una falsa sensación de seguridad, ya que mantiene al peque sentado en el baño sin casi resbalarse, generando un exceso de confianza en la atención al bebé. Y cuando nos referimos al agua, cualquier cuidado es poco.

 

Productos peligrosos

Saltadores en las puertas

Igual que pasa con los tacatás, los asientos y por supuesto las mochilas colgonas: los saltadores infantiles no respetan la postura del bebé. Quizás no los habéis visto nunca, pero ya llevan tiempo en el mercado y parecen extremadamente divertidos. En realidad es como un arnés que se cuelga del marco de la puerta y, al ser elástico, el o la peque puede saltar y hasta columpiarse así.

Al quedar levemente elevados del suelo, sus pies lo tocan de puntillas y, efectivamente, esto no es muy recomendable. Igual que tampoco lo es la postura vertical que adopta la columna, haciendo recaer todo el peso en la zona púbica, como los portabebé no ergonómicos.

 

El movimiento libre ayuda al correcto desarrollo físico y hace posible un mejor aprendizaje en general. Os lo contamos el Seminario Online «Movimiento Libre»

 

Además de todo esto, se podría pensar que usándolo solamente un ratito no va a afectarle negativamente en nada, también es peligroso. Primero porque podemos no anclar correctamente el saltador, y segundo porque al saltar sin control son más probables los golpes y traumatismos cráneo-encefálicos.

Cojines, peluches, protectores de cuna…

Es super dulce ver a un recién nacido durmiendo entre mullidos cojines y rodeado de suaves peluches. ¡Pero muy inseguro! De hecho, una de las principales recomendaciones para prevenir la muerte súbita es NO PONER cojines ni peluches en la cuna, además de lo principal, que es poner al bebé a dormir boca arriba.

Hay que evitar cualquier cosa que pueda hacerle subir la temperatura corporal por exceso de calor, y que pueda obstruir la vía respiratoria por accidente. Y estas cosas pasan, aunque creamos que no: el bebé se mueve levemente, alcanza el cojín que pesa poco, y este acaba encima de su carita. De hecho, para que dormir en la cuna sea seguro, se recomienda poner al bebé a los pies de la misma.

 

Productos peligrosos

 

Así que nada de almohadas los primeros meses (tampoco las necesita), ni cojines (por su puesto, están incluidos los antivuelcos, ya que su espalda debe quedar contra el colchón), ni posicionadores y tampoco peluches: los primeros meses están mejor en la estantería (cogiendo polvo, por otro lado… ¿no os pasa que ya no sabéis qué hacer con tanto peluche?).

Igual ocurre con los protectores, eso que se pone sobre los barrotes de la cuna para evitar que el bebé se golpee. Cuando el bebé es pequeño aumenta el riesgo de muerte súbita y asfixia, y cuando es más mayor les sirve de apoyo para trepar y caerse de la cuna.

 

Productos peligrosos

 

Para dormir solo es necesario una sábana bajera bien estirada y el bebé, con el abrigo suficiente (¡tampoco en exceso!) para no precisar de mantas tampoco (que como podéis imaginar también suponen un peligro).

Juguetes no homologados

Parece demasiado evidente, pero no lo es. De nuevo, damos por hecho que todo lo que está a la venta para bebés es seguro, pero hay que cerciorarse. Existe una normativa en España sobre la seguridad de los juguetes, que podéis consultar en el BOE. Igualmente, también hay una legislación a nivel europeo.

Debemos comprobar siempre que el juguete tiene la acreditación necesaria, que se plasma con el distintivo C E (en la etiqueta o sobre el propio artículo) en la Unión Europea. No hay que confundirlo con las siglas de China Export (o sea, fabricado en China), que también son CE (sin el espaciado entre las letras).

 

 

También los juguetes artesanales deben cumplir con la homologación. Hay que prestar especial atención, por ejemplo, a los mordedores o collares de lactancia con los que juegan los bebés. Que no se puedan romper o separarse en piezas pequeñas por riesgo de asfixia, que el material y las pinturas utilizadas sean aptas y no tóxicas, etc. Igualmente, es aconsejable seguir las recomendaciones de uso según edad indicadas en cada juguete.

Juguetes dentro del coche

Es peligroso llevar objetos sueltos dentro del coche ya que, en caso de impacto o frenazo, el peso de dichos objetos aumenta considerablemente, aunque circulemos a poca velocidad. Por ejemplo, un libro de unos 700 gramos puede convertirse en un proyectil sin control de más de 40 kilos. ¡Imaginad entonces si vamos rápido!

Tablets, móviles, botellas de agua, biberones… y los juguetes también. Tendemos a llevar dentro del habitáculo del vehículo juguetes sueltos, simplemente porque los dejamos ahí o para que se entretenga. Y no caemos en el riesgo que eso conlleva.

Grupo 0+

El grupo 0+, más conocido como huevito o maxi-cosi, debería ser utilizado exclusivamente dentro del coche. Ya sabéis: bien instalado y con todas sus medidas de seguridad. Pero incluso así, se recomienda limitar el uso por riesgo de asfixia postural.

Así que, aunque tu bebé fuese durmiendo todo el viaje, es peligroso no parar y sacarle de la silla cada hora y media como máximo. Y es que varios estudios demostraron que esta postura puede disminuir la saturación de oxígeno en el bebé. ¡Y más todavía si son prematuros!

 

 

Obviamente es vital su uso para viajar, y con una correcta instalación y los descansos pertinentes no debemos tener problema. Pero lo malo viene cuando se saca del coche y se utiliza también para pasear en el carrito, como hamaca para estar en casa y hasta para dormir. Además de que no es una postura correcta para su cabecita y su columna, tórax y abdomen no pueden expandirse bien. Por todo ello, usarlo durante un tiempo prolongado dificulta la respiración y aumenta el riesgo de asfixia.

 

 

De nuevo insistimos: si has estado utilizando algunos de estos productos no hay por qué sentirse culpables. Obviamente siempre vamos a querer lo mejor para nuestro bebé y solemos confiar. Pero la crianza, además de complicada, consiste en aprender diariamente, de informarse y decidir.Y nunca es demasiado tarde.

Para facilitar esta tarea surgió la Tribu CSC: si tienes dudas, si quieres saber la utilidad, los pros y los contras de cada cosa, las últimas recomendaciones, las experiencias de otras mamás y papás, la opinión de los especialistas… Solo tienes que entrar y preguntar.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "Productos de uso diario que son un riesgo para el bebé"

  1. Hola, no sé si podréis contestarme, estoy un poco agobiada porque mi hijo que ayer hizo un año todavía no se pone de pie ni camina. Yo le dejo movimiento libre en el suelo y va reptando y culeteando algo, ósea q si que empieza a desplazarse. Algunos papas de otros peques me dicen q ya tenia q andar q le ponga en el saltador o tacata para que coja fuerza en las piernas, pero por lo que leo no es bueno. Que hago? Como puedo estimularle para que camine o se ponga de pie? Es normal que recién cumplido 12 meses no se ponga de pie ni gatee?

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube