¿Sabías que tu bebé está más seguro a los pies de la cuna?

Una cuna segura contempla ciertas medidas de seguridad para que el espacio de sueño del bebé no se convierta en una trampa

Una de las mayores preocupaciones de las madres y padres primerizos es la seguridad del bebé. Los recién nacidos son muy pequeños y frágiles, y el momento del sueño causa mucha incertidumbre por su estrecha relación con el síndrome de muerte súbita del lactante. «¿Será seguro que durmamos todos juntos?», «¿Será mejor que el bebé duerma en su propio espacio?», «¿Cómo podemos controlar su protección mientras duermen?» , «¿Cómo podemos garantizar su seguridad por la noche?». El colecho es una opción perfectamente segura si se practica siguiendo ciertas pautas recomendadas. Sin embargo, si optáis por una cuna también debéis saber que no todo vale. Para elegir una cuna segura, hay que tener en cuenta ciertas medidas de seguridad básicas.

El bebé está más seguro a los pies de la cuna

Esto es algo que nos suele sorprender porque todos tendemos a colocar al bebé en la cuna igual que nosotros nos metemos en la cama: con la cabeza lo más cerca posible del cabecero. Sin embargo, colocándole en la zona inferior de la cuna, evitamos el riesgo de asfixia que supone que el peque se pierda entre la ropa de cama. También prevenimos que su cabeza choque contra los barrotes.

 

cuna-1

 

Otras medidas igualmente importantes en una cuna segura es que el colchón sea firme, que nada cubra su cabeza y que el espacio a su alrededor esté despejado. A continuación os detallamos otras recomendaciones.

Siempre boca arriba

Los bebés no tienen que dormir boca abajo, ni tampoco de lado. Los organismos oficiales aseguran que la posición más segura es acostarlos boca arriba con la cabeza hacia un lado. Así reducimos el riesgo de síndrome de muerte súbita. La razón exacta de este hallazgo no se ha determinado, pero los estudios sugieren que un bebé que duerme sobre su estómago inhala menos oxígeno y exhala menos dióxido de carbono, ya que solo puede inhalar el aire de una pequeña bolsa formada por la ropa de cama alrededor de su nariz.

Otros hallazgos recientes sugieren que cuando los bebés sienten algún malestar, la posición boca abajo les imposibilita despertarse y llorar para alertar del peligro. Debido a que es imposible identificar qué bebés no se despertarán normalmente, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que todos los bebés sean colocados boca arriba para dormir.

 

 

La recomendación de dormir boca arriba se aplica a todos los bebés durante el primer año de vida y es de especial importancia durante los primeros 6 meses, cuando la incidencia de SMSL es más alta. La evidencia científica ha demostrado que también se debe evitar dormir de lado por razones de seguridad. Hay pocas excepciones para esta recomendación, excepto algunas condiciones médicas que el pediatra pudiera señalar en casos muy concretos.

Una superficie firme y ligeramente inclinada

Aunque nuestro bebé está acostado sobre su espalda, es importante evitar colocarlo sobre superficies blandas y porosas como almohadas, edredones, colchas, frazadas o cojines que pueden bloquear sus vías respiratorias si hunde su cara en ellos.

La superficie en la que duerme el bebé tiene que ser firme. En un post anterior ya os aconsejábamos sobre cómo elegir el mejor colchón para el bebé. Este ha de ser firme y adecuado a las medidas de la cuna. Así evitamos que se ahogue con él o que haya huecos en los que el bebé pueda encajar sus extremidades o nariz. Y nada de almohadas, el bebé puede asfixiarse con ellas y no favorecen una adecuada postura para su cuello y espalda.

 

 

Por otra parte, es conveniente inclinar ligeramente su superficie de descanso por si el bebé regurgita con frecuencia o sufre reflujo. Si os dais cuenta, las modernas cunitas de hospital incorporan un mecanismo que permite elevar el colchón de 7º a 10º manteniéndolo liso y firme. Muchas cunas incorporan un sistema similar en la actualidad, y esto es siempre mucho más seguro que utilizar almohadas.

Espacio despejado, cuna segura

Como os adelantábamos en el punto anterior, las almohadas no son recomendadas hasta los dos años. Hasta esa edad los peques no la necesitan y su uso podría forzar la curvatura de su cuello y ponerles en situación de riesgo si hunden demasiado su cabecita en su superficie o se «entierran» bajo ellas. A partir de los dos años, si se decide ponerles la almohada, nos aseguraremos de que sea delgada y no muy blanda.

Un error muy común y peligroso es rodear al bebé de peluches. Los materiales suaves de los que están hechos los peluches pueden bloquear sus vías respiratorias, si el bebé hunde su cara en ellos. Así que por más enternecedora que resulte esta escena, es mejor evitarla.

 

bebe-durmiendo

 

En cuanto a la ropa de cama, no se recomiendan las prendas pesadas ni voluminosas. Tampoco las lazadas, puntillas o volantes, ya que los bebés podrían enredarse e incluso asfixiarse con ellas. Una cuna vacía es una cuna segura, así que nada de juguetes, cojines, peluches, gasas…

El exceso de abrigo es peligroso

Tapar a los bebés en exceso no es nada bueno, ya que los golpes de calor son peligrosos para ellos. Esto también se relaciona íntimamente con el síndrome de muerte súbita del lactante. Por eso, la cantidad de ropa debe ser la adecuada, y no más de la necesaria.

Para el bebé, el exceso de abrigo puede ser tan peligroso como su carencia. Entre los riesgos de abrigar demasiado al bebé se encuentran el de provocarle fiebre. Otro riesgo citado por la Asociación Española de Pediatría (AEP) es el desarrollo de sudamina, una erupción en la piel relacionada con el calor, que se produce sobre todo en verano pero también ante el exceso de abrigo en épocas invernales.

 

cuna-bebe

 

Por ello, debemos extremar la precaución en este punto y tener claro que, en muchas ocasiones, más no quiere decir mejor. Hay médicos que incluso desaconsejan usar cobertor alguno en los primeros meses, sino ropa un poco más abrigada a la hora de acostar al niño. En cualquier caso, en una cuna segura la ropa de cama ha de ser ligera para evitar riesgos de asfixia.

Los saquitos para dormir son un buen recurso para abrigar a los bebés y evitar que se enreden con sábanas o desaparezcan bajo mantas y edredones. Aquellos cuya parte de arriba es similar a una camiseta, impiden que el bebé se pierda en ellos o se destape. Y no te preocupes si tu recién nacido tiene las manos y los pies fríos. Esto es normal. Los recién nacidos no tienen buena circulación, pero no necesitan que los abrigues más solo por eso.

 

 

Otra duda común de las familias primerizas se refiere a cuál es la temperatura adecuada en el hogar. Por regla general, se aconseja una temperatura de entre 22 y 24ºC durante el día y entre 18 y 20ºC por la noche (teniendo en cuenta que el bebé duerme al abrigo de la ropa de cama o del saco de dormir). Tampoco pasa nada por encender ventiladores y aires acondicionados para conseguirlo, siempre que no den al pequeño de forma directa.

Una cuna segura

Además de todas las recomendaciones anteriores, tenemos que asegurarnos de que la cuna que elegimos para nuestro bebé esté homologada y cumpla la normativa europea. Hay que preguntar y exigir al fabricante este certificado. Este sello garantiza la total seguridad para el bebé.

 

 

Una cuna segura tiene que cumplir con estas características para obtener el certificado que exige la normativa europea:

  • Huecos y distancias seguras entre barrotes (45-65 mm.).
  • Si la cuna incorpora ruedas, al menos dos de ellas han de llevar un freno.
  • Cantos redondeados, sin posibilidad de provocar cortes, arañazos o enganches.
  • Barandillas con seguros de cierre (con más de 85 cm de distancia entre los seguros).
  • La distancia entre el colchón y la barandilla no tiene que ser superior a 2,5 cm.
  • La base elevable permite acceder fácilmente al recién nacido en su posición más alta, y evita que el bebé que ya se pone de pie en la cuna se caiga de ella en su posición más baja.
  • Toda la estructura ha de ser estable y resistente. 
  • Se deben emplear pinturas no tóxicas en su fabricación.

 

Aprende a preservar la seguridad de tu bebé durante el sueño y prevenir el síndrome de muerte súbita con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Es MUY IMPORTANTE elegir siempre un producto de calidad, fabricado con buenos materiales; y comprobar la etiqueta para ver si en ella aparece el nombre, la marca comercial, la dirección del fabricante o distribuidor, las advertencias sobre el uso correcto del producto y la norma que lo homologa.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Sabías que tu bebé está más seguro a los pies de la cuna?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube