• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Nuevo “Mi primer Danone” sin azúcares añadidos: por qué no lo recomendamos

Hay decenas de alimentos más importantes para un bebé

Son muchos los años que llevo trabajando como enfermero de pediatría en un Centro de Salud y en los años que llevo nunca he recomendado dar yogur a los 6 meses, y mucho menos un yogur más caro, con más proteínas que la leche que toman los bebés y con azúcar añadido a pesar de llamarse “Mi primer Danone, sabor natural”.

Las primeras versiones: poco recomendables

Os hablo de esos yogures que aparecieron hará unos diez años, que muchos profesionales de la salud, y la misma OCU, criticamos por considerarlos poco adecuados, y por considerar que estaban avalados por una publicidad demasiado engañosa.

Unos años después, allá por 2011, modificaron la formulación de los yogures disminuyendo la cantidad de proteínas y haciendo que fueran un poco más adaptados para los bebés. Sin embargo, mantenían el precio, el azúcar añadido y unos cuantos ingredientes que hacían que fueran productos demasiado modificados para lo que se suele buscar para un bebé que empieza a comer. Los profesionales volvimos a decir lo mismo: siguen siendo poco recomendables.

Nueva fórmula sin azúcares añadidos

Desde hace unas semanas, Danone está promocionando y anunciando una nueva versión de “Mi primer Danone” sin azúcares añadidos (ya era hora no, ya era año), y se nos presenta a los profesionales como una fórmula mejorada, aún más adaptada para los bebés y más saludable en consecuencia.  Además, han reducido la cantidad a 100 gramos por yogur para que los bebés no coman más de lo que en realidad deberían comer.

El caso es que tienen razón, viendo lo que lleva. Ahora “Mi primer Danone” es más saludable de lo que era la primera versión, y también de lo que era la segunda, pero muchos profesionales seguimos pensando que a la tercera tampoco va la vencida.

Por qué no podemos recomendar el nuevo “Mi primer Danone”

Como seguro que muchos os estaréis preguntando por ello, os respondo a continuación con las diferentes razones que nos hacen decantarnos por evitar estos tipos de yogures no solo a los seis meses, sino a cualquier edad:

Llevan el sello de la AEP

En una esquina del cartón aparece el sello de la AEP, conforme Danone colabora con la Asociación Española de Pediatría. Esta estrategia que llevan a cabo muchos fabricantes tiene como intención hacer creer a los posibles consumidores que la formulación está avalada por la AEP, que la han creado ellos, o que la han revisado para darla por buena y decir que es un producto saludable.

Sin embargo no es así. La traducción es: Danone da dinero a la AEP para que a cambio le dejen poner el sello en el envase.

Somos muchos los que pensamos que la Asociación Española de Pediatría debería mantenerse al margen de estas tretas publicitarias, porque se está usando su sello con la intención de engañar a los consumidores, y siendo conscientes de ello, lo siguen haciendo.

Es más, los que sabemos esto estamos empezando a asociar el sello con la falta de calidad del alimento en cuestión. Vamos, que cada vez que vemos el sello de la AEP en un producto nos ponemos a la defensiva, conscientes de que probablemente sea poco adecuado para nuestros hijos.

Anunciar que son “Sin azúcar añadido” demuestra que nos intentaron engañar

No solo con el sello nos engañan ahora, sino también cuando llamaron a su primer yogur “Mi primer Danone: sabor natural”.  Mucha gente compraba el yogur para sus hijos pensando que le estaba dando un yogur natural adaptado a sus bebés, y se llevaron una gran decepción al descubrir que lo que en realidad estaban comprando era un yogur natural azucarado, adaptado a sus bebés.

Danone nunca lo llamó así, obviamente, pero ahora que lo anuncia “sin azúcar añadido” nos demuestra que sí, que los yogures para bebé que han vendido desde hace una década llevaban el azúcar que nunca se debió añadir.

Los bebés de 6 meses no necesitan comer yogur

Creo que todos tenemos claro que el alimento más importante en los primeros doce meses de vida de un niño es la leche materna, y si el bebé no es amamantado, la leche de fórmula.  A partir de los seis meses, cuando el bebé está preparado, se inicia la alimentación complementaria, cuyo objetivo es empezar a diversificar la dieta del bebé para que conozca nuevos sabores, texturas, olores y empiece a probar nuevos alimentos, con la finalidad de que a partir del año la leche sea un alimento más.

 

 

Entonces, si el objetivo es que los lácteos vayan dejando de ser el alimento principal, poco a poco, ¿por qué sustituir la leche por yogur? ¿Por qué ofrecer un lácteo a cambio de otro lácteo? Quizás haya quien piense que siendo así, no importa, porque lo único que haces es sustituir una toma de leche por una de yogur. La realidad es que sí importa, porque se está sustituyendo a la leche materna por un lácteo con el doble de concentración proteica y con unos nutrientes que no llegan a hacerle sombra. Es más, entre dar un biberón de fórmula y un yogur, sigue siendo mejor el biberón, por las mismas razones.

Además, no tiene sentido que se limite la cantidad de carne, huevo y pescado a los seis meses por la cantidad de proteínas que aportan (es una recomendación oficial, la de evitar excedernos con las proteínas en los bebés), si por otro lado vamos a ofrecer yogur, que tiene menos hierro que estos alimentos anteriores.

Tienen muchos más ingredientes que un yogur normal

Las últimas guías de alimentación complementarias publicadas en España, con la última evidencia, las publicó en 2016 la Generalitat de Catalunya. En ellas se habla de que a partir de los 9-10 meses los bebés pueden empezar a comer pequeñas cantidades de yogur.

No dicen que sea necesario ni recomendable, sino simplemente que pueden empezar a comer un poco de yogur natural normal.

Un yogur natural normal de Danone contiene lo siguiente:

Leche fresca pasteurizada, leche en polvo desnatada (0,6%) y fermentos lácticos.
Si esto es lo que contiene un yogur que un bebé de 9-10 meses puede empezar a comer en pequeñas cantidades, uno espera encontrar, en un yogur para bebés, algo tan simple como leche adaptada y fermentos lácticos. Sin embargo, encontramos esto:
Leche de continuación (95%) [leche pasteurizada, agua, almidón de maíz, leche en polvo desnatada, aceites vegetales [aceites de soja y girasol y antioxidante (tocoferoles)], maltodextrinas, sales minerales de hierro, yodo, cobre, manganeso, selenio y zinc y vitaminas (A, C, D, E, K, B1, B5 y B9)], almidón modificado de maíz, aromas naturales, estabilizante (goma guar), correctores de acidez (ácido cítrico y citrato de sodio), Lactobacillus casei y otros fermentos lácticos.
No lleva azúcar, por supuesto, pero sí contiene un montón de modificaciones que nos hace ver, en seguida, que estamos hablando de un producto muy procesado. Vemos que las grasas de la leche se han sustituido por grasas vegetales, que lleva almidón de maíz, que son hidratos refinados del maíz, maltodextrinas, que suelen utilizarse para aportar mucha energía en poco tiempo (muy utilizadas en productos para deportistas) y un montón de cosas más que, como digo, no sabemos muy bien por qué debe recibirlas un bebé de 6 meses que, lo que necesita, es empezar a comer comida normal, y no ultraprocesados.

Son más caros que los yogures normales y que la leche

Esto ya es cuestión del bolsillo de cada cual. Si costaran lo mismo o poco más, y fueran mejores que la leche, o que los yogures naturales normales, aun te planteas comprarlos. Pero en este caso, y por el precio, soy de los que piensan que no compensa en absoluto.

Un consejo para Danone: dejad de crear yogures para bebé

Son muchos los profesionales, e incluso los padres y madres, que ante la no recomendación de estos yogures preguntan: “Y si es mejor que no coman estos, ¿cuáles pueden comer?”.

La respuesta es muy simple: ninguno. Como ya he explicado, los bebés no están obligados a comer yogur porque no necesitan comer yogur, y más teniendo un sinfín de alimentos menos procesados por probar: pera, naranja, brócoli, pollo, patata, zanahoria, judías, puerro, plátano, merluza, tomate, calabacín, arroz, cordero, lentejas, sandía, alubias, garbanzos, ciruelas, rape, pavo… (podría estar un buen rato así).

Es más, los expertos que publicaron la mencionada guía de alimentación complementaria hicieron público el año pasado un documento con preguntas y respuestas frecuentes, donde pudimos leer una dirigida a hablar sobre los yogures de bebé:

Son totalmente innecesarios, ya que los bebés de menos de un año no necesitan consumir yogur. Además, a partir de los ocho o nueve meses pueden empezar a comer pequeñas cantidades (unas cuantas cucharadas) de yogur natural (sin azúcar). Hay que recordar, también, que los yogures adaptados con leche de continuación diseñados para los bebés de a partir de seis meses llevan azúcares añadidos.

Ahora ya no llevan esos azúcares añadidos, pero lo principal sigue ahí: no necesitan consumir yogur. Por eso el consejo creo que debería ir para Danone: dejad de crear yogures para bebé, porque los bebés de seis meses no los necesitan, y cuando tienen nueve ya pueden consumir el más sano de los que habéis creado: el yogur natural normal.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¡ESTA NAVIDAD REGALA SENTIDO COMÚN! Tarjeta Regalo Tribu CSC + Libro dedicado a mano por Armando Bastida + Bolsa


Más Información

16 comentarios en "Nuevo "Mi primer Danone" sin azúcares añadidos: por qué no lo recomendamos"

  1. Chapeau Armando! Lo has expuesto lo mas alto y claro posible: los bebes entre 6 y 12 m no necesitan mas lacteos que la leche materna o artificial. A ver si se enteran!

  2. A mi me crean dudas. Porque esta permitido que se use ese sello, que por decir poco,es eticamente inmoral? Porque sigue siendo legal esas composiciones alimentarias, en este caso azucar, cuando hay evidencia de lo perjudicial para la salud, probocando ademas adicciones (el azucar es 4 veces mas adictivo que la heroina )?
    Porque no hay un control de la formación en los profesionales de la salud llegando a todos por igual ( parece que cuando ya estas en tu puesto fijo nadie controla tu nivel de conocimientos.) Mi pediatra no solo me recomendo ese yogur,y solo ese, hasta los dos años de vida. Sino que sigue insistiendo que lo mas importante es que beba medio litro de leche al dia.
    Una vez mas el mundo se mueve por dinero

  3. ¿Y si el yogur lo haces en la yogurtera con leche artificial? Una de mis gemelas (7meses) me cuesta mucho que tome el biberón, llegamos a los 500ml raspando.

  4. Buenas noches Armando. Muchas gracias por tu artículo. Te referieres a bebés de 6 meses a 1 año supongo con lo de la recomendación de 280-500 ml al día….pero, ¿qué pasa con los bebés de más de año y medio? Dejé de darle el pecho al año y medio porque me empezó a doler mucho con el nuevo embarazo y como nunca había tomado biberón pues desde entonces la toma en vaso, pero muy poquita cantidad. El queso fresco bajo en sal y yogur natural se lo come a veces pero no siempre. Muchas gracias de nuevo!

    • Parecido… si puedes llegar a 280 ml al día, bien. Si no, tampoco te preocupes mucho si el resto de la dieta es variada y adecuada. Ningún alimento es imprescindible una vez la leche pasa a ser un alimento más (a partir de los 12 meses).

  5. Hola!
    Mi pareja hace kefir casero de leche de vaca ecológica y hemos investigado que para bebés ayuda mucho por los probióticos y defensas.
    Que opinas? Cuando se le podría dar un poquito a modo de medicina? Él es que iba justo de peso y tenía muchos gases y estreñimiento, ahora está mejor. Tiene 4,5 meses.
    Gracias!

    • Siendo un derivado de la leche, hasta los 9-10 meses y, como dices, a modo de medicina… un poquito en días concretos. A partir de los 12 meses un poco ya se podría aumentar la cantidad a medio tarrito al día, o un tarrito cada 2-3 días. Igual que harías con un yogur 😉

  6. Mi hija tiene 7 meses y es alérgica a la proteona de leche de vaca. Toma leche artificial a base de arroz hidrolizado. El problema es que no le gusta nada el biberòn ( no llegamos a los 400 ml diarios) y me han recomendado yogures de soja ya que todo lo que sea cuchara lo come muy bien. ¿Que opinas? ¿ me puedes dar algún consejo para comseguir aumentar la ingesta de leche?

    • No veo el beneficio de dar yogures de soja a un bebé. Probablemente lleven azúcar añadido y no llega nutricionalmente hablando a la leche.
      Si acaso haría leche con cereales sin azúcar añadido, con gofio… En plan papilla.
      De todas maneras, se considera que un bebé de esa edad tiene que tomar entre 280 y 500 ml al día. Ya estarías en ese baremo 😉

  7. Gracias por tu artículo, no estoy nada a favor de estos yogures. El problema viene, en que empiezo a trabajar en septiembre y dejo a mi bebé de 7 meses recién cumplidos en la guarde; y después del puré de verduras le dan “mi primer Danone” sí o sí. Así que quiera o no, se lo van a dar. 🤦

    • Y si le llevas un yogur natural? Y si comentas con la dirección que es un yogur que tu pediatra no te recomienda? Porque los expertos en nutrición que escribieron las guías de la Generalitat de Catalunya ya dejaron claro que eran innecesarios y una peor alternativa que el yogur natural (de hecho, se recomienda dar yogur a partir de los 9 meses, y no antes 🙁

  8. No he consumido estos yogures nunca, pero realmente me llama la atención la base del artículo en la que decís no recomendarlos porque, aunque ahora hayan eliminado el azúcar, como antes sí que la incluían pues hay que “guardarles ese rencor” y no consumirlos. Puede que esté más o menos de acuerdo con el resto de conclusiones, pero con el hecho de que ellos rectifiquen y mejoren el producto y se les siga culpando por ello… no sé, no lo veo.
    Yo di yogurt a mi hija desde los 5 meses (rechazaba el biberón desde bien pequeña) y había que darle lácteos como fuera. Hay que valorar que cada niño y cada caso concreto son diferentes.

  9. Le he estado dando a mi bebé estos yogures a los 6 meses por recomendación de la enfermera de pediatria y se los doy a dirio mezclado con fruta y cereales porque al darle pecho..como le doy los cereales? Y la fruta sola no la quiere..Ahora que leo esto..yogur natural sin azúcar ok. Pero sin azúcar están malísimos y de 125grs es demasiada cantidad no? No hay otra alternativa?

    • El yogur natural sin azúcar se puede dar a partir de los 9 meses. A los 6 meses sería pronto.
      El sabor es según cada persona. Yo me los como naturales sin azúcar porque me he vuelto a acostumbrar a ese sabor. Los niños no conocen el sabor dulce ni el salado hasta que se lo damos, y al endulzarlo (o salarlo) todo les pervertimos el paladar de manera que luego no quieren nada que no sea dulce o salado. O sea, que hay muchísimos bebés comiendo yogur natural tan felices.
      Con respecto a los cereales, no hay motivo para darlos en polvo… pueden comer arroz, pasta, pan, ya con 6 meses. Incluso tapioca o gofio, y si los compras en polvo se pueden mezclar con agua o con alguna bebida vegetal sin azúcar.
      Si la fruta no la quiere, tiene más sentido no ofrecérsela y esperar a que la acepte mejor más adelante que darla escondida.
      Digamos que el objetivo de la AC es que empiecen a conocer alimentos, sabores, texturas, olores… y no tanto que coman tal o cual alimento. Si para darle cereales y fruta hay que esconderlos, en realidad no está aprendiendo nada :/

      Un saludo!

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.