¿Dar antihistamínicos al bebé para dormir?

Aunque pueden funcionar, se trata de un efecto secundario y no se recomiendan

Los antihistamínicos son fármacos muy antiguos que se utilizan para tratar los síntomas de la alergia. Los primeros que se descubrieron se empezaron a utilizar en los años 50 y desde el principio se vio que tenían un efecto sedante, que daban sueño y que en consecuencia debían utilizarse con cuidado.

Como son medicamentos que se usan para las alergias, la somnolencia es en realidad un efecto indeseable, una molestia que hace que las personas alérgicas tengan a menudo que decidirse entre «estornudar o dormir» (aunque la última generación de antihistamínicos dan menos sueño).

Ese efecto secundario que puede ser incómodo cuando queremos tratar una rinitis o una urticaria, podría ser útil, según piensan algunos profesionales, madres y padres, para ayudar a dormir a los niños con problemas de sueño.

Quizás por eso uno de los antihistamínicos más antiguos, la alimemazina, que ya muy poca gente usa porque es el que más efecto sedante tiene, se mantiene en uso todavía. En España se comercializa como Variargil® gotas, y no son pocas las familias que explican que les están dando dicho medicamento a su bebé para que duerma mejor.

Seguro que si alguna vez te has quejado de que tu hijo no te deja dormir porque se despierta mil veces durante la noche, alguien te habrá sugerido que le des las famosas gotitas de Variargil® para dormir. Incluso es posible que algún pediatra te lo haya recetado.

Variargil® no debería usarse para dormir a los niños

No vamos a andarnos con rodeos. No hay muchos estudios sobre su uso como somnífero, ya que no es el efecto principal del fármaco y los pocos que hay están hechos en países nórdicos, donde su uso está más extendido (hasta un 3% de los niños noruegos lo han tomado alguna vez).

El problema es que son estudios de mala calidad, con pocos niños y que no incluyen la comparación con un grupo que reciba placebo. En estas condiciones se ve que pueden ser efectivos a corto plazo pero sin mejorar los patrones de sueño. Es decir, en el momento en que se dejan de dar las gotas, desaparece el efecto y todo vuelve a ser como antes. O peor, porque a menudo se produce un efecto rebote cuando se interrumpe el tratamiento.

¿Cómo se dosifica un efecto secundario?

Cuando uno mira el prospecto de un antihistamínico, la recomendación de la dosis se refiere al efecto primario del fármaco, pero no al efecto secundario. Es decir, no se dosifica para conseguir que el niño duerma más o menos, o se despierte más o menos veces, y por eso es difícil saber cuál es la dosis que un niño puede llegar a necesitar para que su sueño se modifique de manera sustancial.

 

 

Además, hablamos de medicamentos que no están exentos de otros efectos secundarios. Los más frecuentes son dolor de cabeza y mareos. En niños es posible también que se produzca el efecto contrario al buscado, con insomnio, nerviosismo e irritabilidad. Pero lo más preocupante es que puede producir problemas neurológicos graves y hay casos descritos de intoxicaciones graves, incluso letales.

El prospecto del Variargil® advierte que se trata de un fármaco para tratar enfermedades alérgicas y que no se debe usar en niños menores de 2 años, ni en niños mayores de esa edad con apneas nocturnas o antecedentes familiares de muerte súbita del lactante.

Otros antihistamínicos para dormir a los bebés y niños

Otro antihistamínico con efecto sedante es la hidroxizina, comercializado como Atarax® jarabe. El prospecto en este caso sí contempla su uso para el tratamiento de la ansiedad. En niños estaría indicado, por ejemplo, antes de una cirugía. Puede usarse a partir del año con esta indicación o para otros momentos muy concretos, por ejemplo, antes de un viaje prolongado.

Los efectos secundarios generalmente son leves y también podría producirse el temido efecto paradójico y en lugar de sueño, ocasionar insomnio y nerviosismo.

Siempre debe usarse bajo prescripción médica y se recomienda hacer previamente una prueba en casa unos días antes: no vayamos a tener la mala suerte de que a nuestro niño, en lugar de producirle sueño, le produzca el efecto contrario y nos entren ganas de bajarnos del avión en pleno vuelo.

Otros antihistamínicos muy usados para tratar síntomas de alergia como la dexclorfeniramina, (el más conocido es el Polaramine®), la cetirizina, la ebastina o la loratadina no deberían usarse, según el prospecto, en menores de 2 años (aunque en la práctica se pueden usar en niños más pequeños pero siempre por indicación específica del médico). Al tratarse de antihistamínicos más modernos, no suelen causar somnolencia y es más habitual que produzcan el efecto contrario, con nerviosismo e irritabilidad, por lo que, para dormir no parecen buena idea.

¿Quieres saber más sobre el sueño infantil?

 

 

Una vez se descarta la posibilidad de que haya alguna patología que pueda dificultar el sueño de los bebés (enfermedad por reflujo gastroesofágico, alergia, etc.), solo queda pensar que tu bebé es normal y que su sueño, simplemente, evolucionará.

Por eso en «Criar con Sentido Común» os ofrecemos el curso «Sueño Infantil», para conocer y entender los patrones de sueños de los niños, cómo hacer que duerman de la manera más segura posible, y cómo actuar si llegamos a un punto en el que ya no podemos más. El curso consta de 6 seminarios en diferido ya impartidos, con el beneficio de poder ver y escuchar dudas y respuestas que otros padres y madres tuvieron al verlo.

Si formáis parte de la comunidad «Criar con Sentido Común» los podéis ver sin coste añadido.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

4 comentarios en "¿Dar antihistamínicos al bebé para dormir?"

  1. Buenas noches, en nuestro caso hemos estado dando (bajo prescripción médica) tanto Variargil como Melatonina a nuestro hijo durante varios meses. Ha dormido muy mal desde que nació, con muchos despertares, problemas para conciliar, y desvelos nocturnos muy frecuentes.

    Aproximadamente a los dos años comenzamos con el tratamiento de Melatonina, y unos meses más tarde, le introdujimos el Variargil. Ha habido cierta mejoría, pero no es capaz de mantener una regularidad de sueño, incluyendo las siestas.

    Hace unas semanas le hemos empezado a reducir la dosis de Variargil (Melatonina toma dos gotas aun) y cada noche es peor. Lo estamos notando para conciliar, pero sobre todo en los desvelos nocturnos que pueden ser de 3, 4 o 5 horas, y prácticamente cada noche. Es un problema para él (porque es imposible establecer un patrón de sueño regular y por el día está cansado e irritable) y para nosotros, que nos afecta en lo personal y lo profesional evidentemente.

    No sabemos muy bien qué hacer, hemos probado de todo, con y sin medicación, con tratamientos naturales, con protocolos más estrictos, menos estrictos, con bibe, sin bibe… El caso es que va para 3 años y no vemos que esto se solucione.
    No sé si alguien tiene alguna experiencia similar y pueda darnos algún consejo que haya ayudado.

    Gracias por adelantado.

    • Hola, Luis. El variargil no mejora los patrones de sueño a largo plazo, en cuanto lo quitas vuelve a la situación anterior. A esta edad los patrones de sueño son diferentes y es muy difícil adaptarlos al ritmo de vida del resto de la familia, pero mantener a un niño de 3 años constantemente medicado por un trastorno de sueño no es para tomárselo a la ligera. Yo lo consultaría con un neuropediatra para que valore si es realmente necesario tratar, o si es preferible adoptar estrategias de «supervivencia» hasta que el problema se resuelva con el tiempo.

  2. Hola , os voy a contar un poco mi caso por si sirve de ayuda a otros papas y mamas
    Nosotros tenemos un niño ya con casi 5 años en su momento era un bb que no dormia casi nada al principio no le dabamos nada pero cada vez que acudiamos a su pediatra para realizar la revisiones oportunas le comentabamos la situación , he de añadir un poco de historial clinico ( bb con enfemedad genetica hereditaria ‘neurofibromatosis tipo 1’ enviado por neuropediatria a los 12 meses a atencion temprana y diagnosticado con rasgos de TDAH y que con los años el diagnostico es certero )
    Al final en una de las revisiones le mandaron 7 gotas de varialgir y melamil se las estuvimos dando hasta los 2 años , de repente un dia decidimos dejar de darle el varialgir. Pasamos por todo tipo de productos naturales , homeopaticos pero nada servia hasta q el solo fue cogiendo su propio habito , ahora simplemente le damos 4 gotas de melamil para ayudarlo a conciliar el sueño . Creo que el entrar en el colegio y las actividades le han ido mejor q toda la medicacion del mundo . Ahora duerme siestas de 2horas y noches de 7-8 horas . Asiq mi consejo es que les deis su tiempo se q en este momento os parece terrible no poder descansar pero hay luz al final del tunel , espero poder ayudaros

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube