Andador ¿sí o no?

Te explicamos, con datos médicos y científicos, las ventajas y desventajas del uso del andador infantil y cuáles son sus peligros

Mucho se ha discutido en los últimos años sobre uso del andador o tacatá en bebes. ¿Realmente es bueno o malo? ¿Aporta algún beneficio al bebé para su desarrollo o es un elemento del que debemos huir?

Historia del andador

El andador o tacatá se define como un elemento de estructura rígida circular que tiene una zona estrecha en su parte alta, para que el bebé encuentre un apoyo en el pecho, y más ancha en la base para que pueda mover las piernas. Va provisto de un arnés u otro sistema de apoyo en el que el infante se coloca dejando libres sus piernas, y los pies llegan a tocar en el suelo.

Se ayuda en su base de varias ruedas pequeñas que facilitan el movimiento del aparato con un leve impulso de los pies. En la actualidad la mayoría están fabricados de plástico y, en su origen, fueron diseñados para enseñar a caminar a los más pequeños de la casa.

 

 

Hay obras de arte del siglo XIV y XV en las que ya aparecen bebés dentro de estos artilugios. Varias personalidades han sido retratadas en su más tierna infancia dentro de un andador. Durante siglos se ha creído que era una gran ayuda para fomentar la marcha.

Desde hace una décadas, se ha puesto en entredicho debido a la cantidad de accidentes que llegan a las consultas de urgencias derivados del uso de este aparato. Se han realizado muchos estudios y, pese a que la mayoría son antiguos (harían falta datos más actualizados), vamos a contarte todo lo que acontece sobre el uso del andador, para que seas tú quien decida si es recomendable su utilización.

El andador y su relación con los accidentes domésticos

El tacatá es un elemento que se comienza a utilizar sobre los 4 o 5 meses de edad. La mitad de las familias poseen uno en su casa, de las cuales un 50% lo utiliza a diario (unas 2 horas de media, aproximadamente). Durante este tiempo, la persona encargada de cuidar al pequeño o la pequeña lo pierde de vista en muchas ocasiones, y dedica esa oportunidad sobre todo a realizar labores domésticas.

Y es precisamente en esos momentos cuando ocurren más accidentes: mantener sin vigilancia al bebé hace que las consecuencias puedan ser desastrosas. No hay que olvidar que estamos hablando de niños de entre 5 y 18 meses de edad, que no tienen consciencia de los peligros que existen dentro de casa y que, sin embargo, se quedan a expensas del andador en cuestión.

 

 

Al colocarle ahí dentro, estamos dotando a los pequeños de mucha (demasiada) movilidad. Con él pueden alcanzar lugares a los que no llegarían hasta que fuesen mayores. Con su ayuda, son capaces de deslizarse rápido y sin control por toda la casa.

Entre las causas más frecuentes de los accidentes infantiles en el segundo semestre de vida, está el uso del andador. En EEUU son responsables de al menos 25.000 consultas en urgencias al año.

Lesiones más frecuentes por el uso de andador

Las lesiones que se producen por su uso son:

  • Las caídas por escaleras son la causa principal de las lesiones (en un 75-96% de los casos).
  • Desplomes, caídas al tropezarse con una alfombra o cualquier elemento que impida el correcto desplazamiento del andador.
  • El atrapamiento de dedos en recovecos del aparato en sí y en zonas de la casa donde no llegan si no es con el andador.
  • Las intoxicaciones. De igual forma, su uso en la cocina es muy arriesgado ya que alcanzan a coger productos potencialmente peligrosos.
  • Las quemaduras. Tanto en la cocina (llegando a cazos con agua caliente), como en el resto de la casa (tocando aparatos que irradian mucho calor).

 

 

En algún estudio se establecen medidas para evitar las lesiones que provocan los andadores:

  • Advertencia y educación pública. Varios estudios han demostrados que la aparición de lesiones relacionadas con el uso del andador infantil no ha disuadido a los padres de continuar usándolo. El 59% de los padres reconocieron que eran conscientes de los peligros que conlleva el uso del tacatá y aun así, no lo han retirado de sus casas.
  • Supervisión de un adulto durante el uso del andador infantil. La supervisión de un adulto tampoco puede prevenir las lesiones,y es que una velocidad superior a 1 metro por segundo provoca que un bebé pueda atravesar una habitación antes de que al adulto le dé tiempo a reaccionar. El 78% de los niños que presentaron algún tipo de lesión se encontraban supervisados en ese momento.
  • Barreras tales como las puertas de las escaleras. Más de un tercio de caídas por escaleras ocurrieron con puertas, pero estas habían quedado abiertas o inadecuadamente cerradas.
  • Cambios de diseño. En 1997 se modifica la ley para crear andadores más seguros, pero igualmente siguen apareciendo lesiones relacionadas con su uso.

Muchas organizaciones de expertos europeos han recomendado la prohibición de la venta y uso de los andadores infantiles debido al alto riesgo de lesiones asociados a estos. En los hospitales canadienses, en el año 1990, se realizó un programa de prevención y notificación de las lesiones, el cual se encargó de recabar información sobre las circunstancias en las que ocurren.

Este informe resaltó que muchas de las lesiones que acaban en urgencias están asociadas al uso del andador infantil. Esto llevó, en el año 2004, al ministro de Sanidad a confirmar la prohibición de la producción y venta de los andadores infantiles, incluida la publicidad con una multa de hasta 150.000 dólares y 6 meses de prisión.

Más allá de las lesiones físicas: el desarrollo

Imagínate que tienes que levantar y desplazar un peso de unos 30, 40 o 50 kilos. Te cuesta tiempo y esfuerzo moverlo, ya que nunca has levantado ni movido un peso así (y no puedes dividirlo, es un bloque). Además, te dan unos 6 meses para conseguirlo.

¿Cuál crees que sería el mejor método para hacerlo? Te voy a dar 2 opciones:

  • Apoyar el peso en un aparato con 3 ruedas e ir desplazándolo de un sitio a otro durante esos 6 meses. Y luego, de repente, quitar el aparato y pretender mover el peso sin ningún tipo de ayuda.
  • Empezar primero haciendo rodar el peso, empujándolo. Luego, lo coges con las dos manos e intentas levantarlo, pero no puedes. A base de días repitiéndolo, consigues elevarlo un poquito del suelo. Después de varios meses logras levantarlo del todo. Cuando ya controlas lo de levantar el peso, vas buscando pequeños puntos de apoyo en la pared, en la mesa, para ir aprendiendo a mover el peso de un lado a otro. Hasta que un día, sin darte cuenta, consigues moverte con el peso en tus manos, sin necesidad de ningún tipo de ayuda.

Evidentemente, la segunda opción es la correcta. Porque de esto trata el movimiento libre. De entrenar y trabajar poco a poco el cuerpo, los huesos, músculos, tendones y ligamentos que están en desarrollo. Es una etapa muy enriquecedora de exploración, ensayo-error, conocimiento, perspectiva, medición de distancias… Todo son ventajas.

 

Aprende cómo el movimiento libre ayuda al correcto desarrollo físico y hace posible un mejor aprendizaje en general con este Seminario Online «Movimiento Libre»

 

Se ha visto en varios estudios que el porcentaje de niñas que caminaba antes es mayor cuando sus padres practican movimiento libre, que en las que utilizan el andador.

Por el mismo método se ha comprobado que es mayor la cantidad de niños que gatean a edades tempranas. Esto va a provocar que se desarrollen antes la musculatura, la lateralidad, la coordinación, la estabilidad…

Pero, ¿por qué se utilizan?

La mayoría de padres y madres encuestados respondieron que no ven ninguna ventaja en el uso del andador (un 46.5%). Sin embargo, sí que hay padres que ven comodidad en su uso, ya que mientras los pequeños estaban en el andador, su cuidador puede realizar otras actividades.

También se usa por divertimiento del pequeño o la pequeña, ya que con él es capaz de moverse por más espacios. Otra de las razones de su uso es que, pese a lo que ya hemos dicho anteriormente, según las madres y los padres, facilita el inicio de la marcha.

 

Primeros Zapatos

 

Por otra parte, hay progenitores que no ven desventajas en su utilización (un 27%). La mayoría entienden como principal inconveniente un posible accidente, golpes y/o caídas por las escaleras.

Y curiosamente, algunos referían como desventaja la deformación de las piernas de los pequeños. Pese a la creencia popular de que esto ocurre, no hay ningún dato científico que así lo corrobore.

Incluso en un estudio relacionaron el nivel académico con el uso del andador, y es que cuanto más alto era el nivel de estudios de la madre, menor era el uso del tacatá en casa.

Y los profesionales, ¿qué dicen?

Un estudio estimó que la mayoría de los pediatras no recomiendan el uso del andador infantil, y solo el 4% de los pediatras recomiendan su uso. Es mayor el rechazo entre pediatras que han observado lesiones relacionadas con el andador infantil.

Muchos profesionales sanitarios tienen un conocimiento limitado y no discuten con los padres sobre la frecuencia de las lesiones asociadas a su uso. Estos datos sugieren que, si se incrementa el conocimiento de los sanitarios, podrían explicar a los padres y madres los efectos del andador en sus hijos.

Después de todo lo expuesto, ¿crees que su uso está indicado?

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

1 comentarios en "Andador ¿sí o no?"

  1. Buenas tardes, cuando hablas de los andadores ¿ incluyes también los correpasillos o estos los consideras seguros? Me refiero en concreto a un correpasillos donde el bebé se agarra a una barra estando de pie y lo va empujando.
    Muchas gracias.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube