Cuidados del recién nacido en el primer mes de vida (I)

El bebé necesita una atención especial durante sus primeras semanas de vida

Llegar a casa con un recién nacido puede ser toda una aventura, especialmente si los papás son primerizos. Todo gira en torno a la nueva personita que acaba de llegar que necesita una atención especial. ¿Sabes qué hay que vigilar en sus primeros días? Repasamos los cuidados del recién nacido en el primer mes de vida.

Lactancia a oferta hasta que se establezca la demanda

Los bebés comen siempre a demanda. Aunque hay quien aún recomienda prácticas obsoletas como dar de comer cada tres horas y poner al bebé 10 minutos en cada pecho, la lactancia, ya sea materna o artificial, debe ser siempre a demanda del bebé. 

Es probable que durante las primeras semanas de vida y hasta que recupere el peso del nacimiento, la lactancia sea a oferta. Esto significa que es la madre quien ofrece el pecho o el biberón al pequeño para comer. 

 

 

Lo habitual es que las primeras semanas el bebé haga tomas muy frecuentes, debido a que el tamaño de su estómago es especialmente pequeño. Dentro de  los 15 o 20 primeros días suele producirse además la primera crisis de lactancia relacionada con un brote de crecimiento, momento en el que demandará de forma más constante.

Este sería uno de los consejos para el primer mes de vida. Y recuerda que es prácticamente imposible seguir una rutina o unas pautas horarias en la lactancia, ya que será el bebé el que marque cuándo quiere comer.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso desde el principio con el Seminario Online «Claves para iniciar la lactancia con éxito»

 

El sueño del recién nacido

Los recién nacidos se pasan la mayor parte del día durmiendo. En este momento, los bebés necesitan dormir una media de entre 16 y 17 horas, repartidas en ocho y diez horas por la noche y entre tres y cinco siestas diurnas que oscilan entre las siete y las nueve horas. 

Con apenas unas semanas de vida, solo tienen dos fases de sueño, no diferencian el día de la noche y su sueño es poco profundo. Algo que empezará a cambiar alrededor de los cuatro o cinco meses, cuando adquieran el ritmo circadiano y su sueño se asemeje al de los adultos. Es entonces cuando empiezan a diferenciar el día de la noche, por ejemplo.

 

 

Los bebés deben dormir siempre boca arriba para reducir el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Cuando está despierto, debemos mantenerlo incorporado para evitar la plagiocefalia. Además, hay que evitar el humo del tabaco en la habitación del bebé y NUNCA usar almohadas o juguetes en la cuna por el alto riesgo de asfixia que conllevan.

Unicef recomienda además que el bebé duerma en la misma habitación de los padres al menos los primeros seis meses de vida. Eso sí, no hay consenso sobre dónde hacerlo. Aunque hay quien recomienda que duerma en su propia cuna de colecho los tres primeros meses, Unicef asegura en su guía sobre sueño infantil que, aunque hay excepciones, no hay riesgo de hacer colecho si se siguen las recomendaciones básicas. Además, su práctica conlleva importantes beneficios para la salud del pequeño.

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Cuidados en el primer mes de vida: El ombligo

Probablemente, las curas del ombligo son las que más quebraderos de cabeza generan en los papás. Hasta hace unos años, la recomendación era clara: no se podía mojar, por lo que la hora del baño se antojaba realmente complicada. 

Ahora es mucho más sencillo ya que la recomendación es no bañar al bebé hasta que se caiga el cordón, ya que no es necesario hacerlo hasta ese momento. Aunque cada vez más centros recomiendan que se retrase el primer baño hasta la caída del cordón, sí puedes bañarlo desde las 24 horas de vida.

En este caso, debes evitar sumergir al bebé mientras mantenga la pinza y tratar de echar el agua sobre la espalda del bebé para que esta «resbale» por la barriga. De esa forma, evitaremos que se acumule agua en la zona del ombligo (aunque no pasa nada si se moja, siempre que se seque después bien, con suaves toquecitos y sin frotar o con aire frío de secador).

 

 

Cada vez se impone más la idea de no tocarlo, salvo que sea necesario en caso de infección. Se debe mantener limpio y seco, lo que incluye lavar con agua y jabón en caso de que se haya ensuciado con caca, por ejemplo. No es necesario hacer curas ni usar ningún antiséptico ni alcohol de 70 grados ni cristalmina, salvo que lo indique el profesional. Y en ningún caso debe emplearse yodo

Lo fundamental es mantenerlo siempre muy seco, para lo que puedes usar gasas estériles. Además, se recomienda colocar el pañal por debajo del ombligo para evitar que se genere humedad en la zona. 

 

Descubre qué debes tener en casa para medicar antes de ir al médico con el Seminario Online «Botiquín Infantil»

 

Los restos del cordón umbilical se suelen caer entre los 5 y 2o días después, y tardan entre tres y cinco días más en cicatrizar. Eso sí, en ningún caso hay que tirar de él para tratar de desprenderlo ni se debe intentar abrir la pinza. En caso de que se clave o moleste mucho, debemos acudir a un profesional para que lo revise. 

Una vez que se haya caído, tienes que seguir limpiando muy bien la zona y seguir atenta a signos de alarma. Aunque se puede producir un pequeño sangrado, hay que vigilar hemorragias, pus, líquido amarillento (puede ser orina en una rara malformación del cordón o secreciones que indican infección) o una posible hinchazón de la zona. En estos casos, hay que acudir al pediatra.

Cuidado de la piel y cambio de pañal

La piel del bebé es especialmente delicada. Por ello, es importante secarla muy bien después del baño, prestando especial atención a los pliegues. La idea es secar dando pequeños «golpecitos» con la toalla y no arrastrarla sobre la piel. 

 

 

Lo normal es que el bebé tenga la piel hidratada (no suele estar seca ni presentar descamación a no ser que padezca dermatitis atópica, que deberá ser valorada por su pediatra). Por ello, el uso de lociones infantiles corporales es totalmente opcional (de hecho, lo mejor es no usarlas en absoluto a no ser que sean necesarias).

Sin embargo, sí puede haber bebés que sufran esta descamación de la piel durante las primeras dos semanas. En ese caso, sí se podría usar una loción hidratante. Pasado este tiempo, lo normal es que no vuelvan a tener problemas de piel seca o descamación a menos que tenga una dermatitis. 

En cualquier caso, podemos aprovechar el momento para dar un masaje a nuestro bebé, con el que ayudaremos no solo a su desarrollo, sino también a fomentar el vínculo. Por otra parte, la piel de bebé es muy sensible y hay que protegerla del frío y del sol, que no les debe dar nunca directamente, ya que no es aconsejable usar lociones hasta que son un poco más mayorcitos. 

 

Descubre los beneficios del masaje infantil tanto para el bebé como para ti, de la mano de la Fisioterapeuta Marta Saeta, en el Seminario Online «Masaje infantil»

 

Si es la primera vez que cambias el pañal a tu hijo recién nacido, te sorprenderá el meconio. Se trata de las primeras deposiciones del bebé formadas por células muertas, secreciones del estómago y el hígado y lanugo. Su color oscuro y textura pegajosa llamará tu atención. Bastará limpiarlo con agua y algo de jabón y, sobre todo, mucha paciencia. 

Como media, deberás cambiar el pañal húmedo unas seis u ocho veces al día. Así sabrás que tu bebé está comiendo suficiente. A la hora de hacerlo, lo ideal es lavar la zona con agua y jabón. La limpieza hay que hacerla desde delante hacia atrás para evitar infecciones, especialmente en las niñas, y evitando, en la medida de lo posible, el uso de toallitas húmedas.

 

 

Antes de colocar un pañal nuevo, debes asegurarte de que estén completamente secos todos los pliegues. Y recuerda que no es necesario que uses una crema protectora en cada cambio de pañal. Ni siquiera has de usarla a diario, tan solo cuando el bebé lo necesite.

Pero si hay algo que necesita tu bebé durante su primer mes de vida (y durante mucho tiempo más) es a ti. Ha estado nueve meses contigo, así que tenerte cerca le dará toda la tranquilidad que precisa en este momento. Por ello, el contacto piel con piel y los brazos son su mejor refugio. 

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

 

Si tienes más dudas sobre la salud de tu peque o los cuidados que requiere para su crianza, puedes resolverlas si eres miembro de la Tribu CSC, donde encontrarás a nuestro grupo de expertos en maternidad y embarazo, nutrición y salud infantil, sueño o crianza respetuosa, a los que podrás consultar online. Además, tendrás acceso gratuito e ilimitado a nuestros más de 12o Cursos Online para poder tomar las mejores decisiones para ti y tu familia. 

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

1 comentarios en "Cuidados del recién nacido en el primer mes de vida (I)"

  1. Buenos días,

    Me parece un buen artículo, muy útil, y me gustaría mandárselo a una futura mamá. ¿Podéis corregir el error que he detectado, por favor? Falta el adverbio de negación. Muchas gracias y feliz domingo. 🤗

    «evitar el humo del tabaco en la habitación del bebé y NO usar almohadas o juguetes en la cuna por el alto riesgo de asfixia»

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sólo Hoy
50% de Descuento
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube