¿Dormir boca arriba y jugar boca abajo?

Poner al bebé boca abajo varios ratitos a lo largo del día, evita la plagiocefalia y estimula su desarrollo motor

Casi cada día recibo consultas de mamás y papás angustiadísimos porque les han recomendado poner a su bebé boca abajo varios ratitos a lo largo del día, todos los días, para fortalecer los músculos del cuello y la espalda, para evitar la plagiocefalia o para estimular su desarrollo motor, pero esto con su bebé no funciona.

Generalmente suele llorar como un loco y no aguanta más que unos momentos, y otras veces no hace por levantar la cabeza; se queda ahí, chafadito contra el suelo, y simplemente se duerme. Y surgen las dudas:

“¿Qué estoy haciendo mal? ¿Por qué mi bebé no quiere estar boca abajo? ¿Le estoy perjudicando si no lo pongo así? Pero es que llora tantísimo, lo veo tan agobiado, que no puedo dejarlo. No sé que hacer. Cuando vuelvan a verlo en la siguiente revisión, me regañarán porque no habrá logrado sostener la cabeza, sentarse, o lo que toque en el mes correspondiente.”

¿Realmente es necesario poner a nuestro bebé boca abajo? ¿Por qué nos insisten tanto?

Desde hace unos años, junto con la recomendación (¡acertadísima!) de dormir boca arriba para prevenir la muerte súbita del lactante se ha extendido el uso de hamacas, cojines antivuelco, cucos, parques y demás aparatejos. Además, a todo esto hay que sumarle nuestro ritmo de vida actual, en el que siempre vamos corriendo y necesitamos poder colocar a nuestro bebé en algún lugar “seguro” mientras hacemos otras cosas de trabajo o en la casa, bien abrigadito y cómodo.

 

 

Debido a ello, muchos bebés llegan a las consultas con plagiocefalia o algún retraso en la adquisición de los diferentes hitos motores: tardan más en sostener la cabeza, no se sientan cuando toca, no gatean… Esto además es mucho más frecuente si el bebé es tranquilón y no nos pide muchos brazos. Porque claro, es tan bueno, solo come y duerme, que lo dejamos en su hamaca todo el día…

Entonces, teniendo en cuenta todo esto, ¿qué hacemos para que no ocurra? ¿Lo ponemos boca abajo? ¡Pues sí! Pero podemos hacerlo de manera que ni nosotros ni nuestro bebé lo pasemos mal. ¿Cuál es la primera posición en la que colocamos a nuestro bebé cuando llega al mundo? Boca abajo, sí. Sobre el pecho de mamá, piel con piel. Sintiendo su calor, su olor, el latido de su corazón, escuchando su voz. Así no solo no lloran, sino que los bebés se sienten tranquilos y seguros.

Boca abajo, sí; pero mejor contigo que en el suelo

El cuerpo de mamá, y de papá, es el entorno original del bebé y, sobre él, la postura boca abajo resulta natural, no provoca tensiones musculares, ni esfuerzos innecesarios, permite explorar justo lo que el bebé necesita, lo reconforta y tranquiliza. Sobre nosotros, nuestro bebé va a estar “trabajando” igual de bien que en el suelo (yo diría que mucho mejor incluso), toda la musculatura de su espalda y cuello.

 

¿Se debe poner al bebé boca abajo?

 

En cambio, si ponemos a nuestro bebé boca abajo sobre una superficie totalmente horizontal, la fuerza de la gravedad va a hacer que se quede totalmente tumbado contra ella, y que tenga que realizar un esfuerzo importante para poder elevar su cabecita, los brazos quedan plegados bajo su pecho, las caderas excesivamente abiertas y los estímulos visuales que recibe son muy limitados…

El bebé solo puede dedicarse a sostenerse, no puede prestar atención a nada más. Además, le estamos colocando nosotros en una posición a la que él solo no puede llegar por sí mismo, por lo que tampoco va a poder salir de ella. Y esto seguramente le genere frustración.

 

Fomenta el movimiento libre en tu bebé para ayudarle al correcto desarrollo físico y hacer posible un mejor aprendizaje con el Seminario Online «Movimiento Libre»

 

Otra forma de potenciar el control de la cabeza y la fuerza de la musculatura de la espalda, es mediante el porteo. Nuevamente ahí nuestro bebé está pegadito a nosotros, relajado y feliz. Y sí, se puede portear desde el nacimiento.

A través de los cuidados del día a día también podemos estimular esto mismo, cuando cambiamos la ropa a nuestro bebé y abrochamos y desabrochamos los botones que están en la espalda, cuando le bañamos, cuando le levantamos para cogerlo en brazos, etc. Todas estas son ocasiones en las que podemos aprovechar para mantenerlo un poquito boca abajo.

Pero si todo el tiempo lo tenemos en brazos, ¿no le estaremos restando oportunidades para moverse y explorar?

Por eso tenemos que colocarlos boca arriba, y utilizar todas las posibilidades que esta posición nos ofrece. No vale colocarlos en la hamaquita, no vale colocarlos boca arriba sobre una manta muy mullida, no vale el boca arriba dentro de un nido. Y no vale porque les impide moverse y explorar con su cuerpo.

Necesitamos buscar una superficie plana y firme, en la que el bebé pueda girar su cabecita, arquear su cuerpo, colocarse de lado y cambiar de posición para empezar a voltear, en la que tenga suficiente estabilidad como para alcanzar objetos con sus manos y llevarlos al centro de su campo visual y a su boca, en la que pueda patalear libremente y empujarse con sus pies sobre la superficie. 

 

Cómo mantener la higiene en los artículos del bebé

 

Permitiéndoles moverse en libertad, en un espacio adecuado para ellos, van a ser capaces de ir pasando de una posición a otra sin necesidad de nuestra dirección, de manera autónoma e independiente. ¡Ojo también con la ropa! Que muchas veces les ponemos tanta y tan abrigada que les es imposible moverse y acaban pareciendo Maggie Simpson en su abrigo estrella.

Yo soy sanitaria, y trabajo en Atención Temprana desde hace más de 12 años. Me dedico a estimular, organizar la postura y el movimiento, y también a prevenir dificultades del desarrollo. En la Tribu CSC tenemos el grupo específico «Desarrollo infantil y movimiento libre» para resolver las dudas de las familias sobre este tema.

 

El gateo

 

Cuanto más tiempo pasa, cuantos más bebés y familias conozco y acompaño, cuanto más los observo, más me reafirmo en que lo que tenemos que hacer es proporcionar al niño las herramientas necesarias para que él solito descubra su cuerpo y el espacio que le rodea. En la mayoría de las ocasiones, hacer menos es hacer mucho más y mejor.

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Dormir boca arriba y jugar boca abajo?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube