¿Cuándo puedo empezar a educar a mi bebé?

Hasta los tres meses los bebés no tienen horarios para comer ni dormir, pero a partir de esa fecha podemos empezar a instaurar ciertas rutinas

Los primeros meses de vida de un bebé son similares al caos. No hay horarios, el pequeño es el que  decide cuándo comer o dormir sin seguir ninguna pauta o ritmo regular. Y ahí, poco podemos hacer más que satisfacer sus necesidades más básicas. Pero, ¿cuándo puedo empezar a educar a mi bebé?

Cuándo empezar a educar a mi bebé

Poco a poco, los bebés comienzan a despertar cada vez más al mundo. Y con esta nueva etapa, podemos empezar a establecer una serie rutinas, aunque hay que tener en cuenta que en este momento quizás puedan ser más útiles para los padres que para el bebé. 

El sueño

Alrededor de los cuatro o cinco meses, los bebés adquieren el ritmo circadiano. Su sueño se asemeja cada vez más al de los adultos y comienzan a diferenciar el día de la noche. Hasta ese momento, da igual si duermen la siesta a plena luz del sol o a oscuras, pero a partir de los tres o cuatro meses, sí puede ser útil empezar a seguir ciertas normas a la hora de dormir.

En este momento, el bebé comienza a hacer varias siestas al día que irán reduciéndose a medida que crezcan. Respetar el espacio entre ellas, lo que se conoce como ventanas de sueño, es fundamental para que el niño llegue descansado a la noche en lugar de irritado por no haber dormido suficiente durante el día. 

 

sueno-seguro

 

Pueden hacer la siesta en penumbra aunque con algo de claridad en la habitación. Así, les ayudamos a diferenciar el día de la noche. Y justo cuando cae la noche, deberían dormir con la habitación a oscuras. Aunque la evidencia científica ha demostrado que es mejor hacerlo con la luz apagada, es cierto que hay pequeños con pánico a la oscuridad. En este caso, podemos usar una tenue luz quitamiedos. 

Sobre los cuatro meses podemos empezar a instaurar rutinas antes de ir a dormir. La más clásica es la que enlaza el baño con la cena, el lavado de dientes, el cuento, la despedida y buenas noches y acostarlos en la cuna o la cama. Gracias a la repetición de la misma secuencia a la misma hora aproximadamente, el pequeño puede anticiparse a lo que va a ocurrir, de forma que aumentan sus niveles de seguridad, favoreciendo el sueño y la alimentación. Y así tendremos un bebé más tranquilo y feliz

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Sin embargo, establecer estas rutinas a la hora del sueño, no significa que nuestro hijo vaya a dormir toda la noche seguida. Aunque hay niños que sí lo hacen, lo normal es que tengan uno o varios despertares durante la noche. A ello hay que sumar los hitos madurativos y el desarrollo del sueño del bebé que provoca que a veces aumenten los despertares, lo que se conoce como las regresiones del sueño. Cuando parece que todo va bien, el pequeño alcanza nuevos hitos de desarrollo que pueden afectar a su descanso nocturno

Las comidas

La llegada de la alimentación complementaria puede suponer un salto importante en cuanto a los horarios. Aunque tenemos que tener en cuenta que durante el primer año de vida, la leche (ya sea materna o artificial) sigue siendo su principal alimento, poco a poco se van introduciendo nuevos alimentos en su dieta.

 

 

Sus horarios de comidas empiezan a asemejarse a los de los adultos, especialmente a la hora del desayuno, la comida y la merienda, cuando empezamos a ofrecer alimentos, ya sea en purés y triturados o con sólidos mediante el BLW. Pero la lactancia sigue siendo a demanda y ahí seguiremos sin tener horarios.

Educar al bebé: La llegada del «no» y cómo evitarlo

Sobre los ocho meses, los bebés pueden anticipar sucesos que satisfarán sus necesidades y pueden provocar que ocurran. Sin embargo, puede que utilicen una conducta inadecuada para conseguirlo, llegando a asociar ambas ideas. 

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la disciplina positiva en nuestro Curso Online «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

En este caso es importante tratar de explicar que eso no se hace, en lugar de reír lo que ha ocurrido. Probablemente, no serán capaces de entenderlo, pero sí verán un cambio de conducta. Lo ideal es evitar usar el «no» y explicar lo que sí puede hacer en su lugar, empleando un tono más serio que el habitual.

Hay que tener en cuenta que abusar de esta palabra también puede acabar transformando su sentido. Por ello, la clave es usarla de forma positiva o cuando cuando exista algún riesgo o peligro, en lugar de hacerlo de forma constante en el día a día. 

 

 

Primeros pasos y autonomía

Junto a las primeras palabras, la llegada de los primeros pasos supone un paso importante en el pequeño. Cada niño comienza a hacerlo a una edad diferente, entre los 9 y los 18 meses, y es entonces cuando deja de depender de los adultos para llegar a cualquier sitio que desee. Se convierte en una persona un poco más autónoma e independiente con deseo de descubrir el mundo, hacer cosas solo y, a veces, sin miedo a nada. 

En este momento, puede que lleguen los primeros desafíos. Por ello, es cuando comenzamos a establecer los límites y normas, más allá del «no» o «eso no se hace». Es ahora, por ejemplo, cuando podemos empezar a modelar normas como recoger los juguetes después de usarlos. 

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online «Límites con respeto»

 

Las rabietas y la importancia de los límites con respeto

Sobre los dos años pueden aparecer las temidas rabietas. En este momento, comienzan a ser conscientes (a nivel muy básico) de que sus acciones tienen consecuencias y, por supuesto, no tienen por qué elegir actuar siempre de forma correcta. Es entonces cuando podemos encontrarnos con conductas inadecuadas en las que cada vez nos podemos sentir desafiados de forma más habitual.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de estas conductas simplemente forman parte de su desarrollo evolutivo y son propias de su etapa madurativa. En otras ocasiones, será la falta de experiencia y conocimiento lo que les lleve a actuar de una forma que nos parezca inadecuada. De ahí, que sea fundamental poner límites y normas claras desde el respeto.

A la hora de fijar límites, hay que hacerlo siempre de manera positiva. Debemos tener claro que hay cosas negociables y otras que no lo son. Cuando el límite sea innegociable, podemos decir que «no», simplemente, con amabilidad y firmeza, o informar de la decisión que hemos tomado sin pretender que la entiendan y la compartan. Además, puedes anticiparte a las rabietas evitando crear situaciones que las generan en tus hijos y puedes plantear alternativas para redirigir su atención.

 

 

La clave es no responder nunca a gritos (la ciencia nos lo advierte: los gritos hacen que el cerebro de los niños sea más pequeño) y actuar de forma firme y amable al mismo tiempo. En ningún caso debes argumentar o negociar con tu hijo en plena rabieta, ya que en este momento no tiene la capacidad de atenderte. También en este momento comienzan a usar ellos mismos el «no» y responden con él prácticamente a todo. En este caso no se trata de un desafío o desobediencia, solo ponen a prueba su personalidad.

A los 18 meses, los niños son capaces de entender razonamientos sencillos y podemos explicarle de forma sencilla las normas. Lo ideal es contar lo que sí pueden hacer como alternativa al «no» o a las prohibiciones. Si además les explicamos el porqué de las cosas y les damos autonomía para tomar sus propias decisiones, será más probable que reaccionen de forma positiva.

 

Descubre cómo actuar de manera respetuosa antes, durante y después de una rabieta en nuestro Seminario Online «Las Rabietas»

 

Si tienes más dudas sobre cómo educar a tu bebé, puedes resolverlas si eres miembro de la Tribu CSC, donde encontrarás al grupo de profesionales de Criar con Sentido Común, expertos en maternidad y embarazo, salud infantil, nutrición, educación y crianza respetuosa; a los que podrás consultar online. Además, tendrás acceso a más de 120 Cursos donde podrás formarte para tomar las decisiones más adecuadas para ti y tu familia. 

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Desarrollo infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Desarrollo infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Cuándo puedo empezar a educar a mi bebé?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube