Qué son las regresiones del sueño

A medida que crecen, los bebés van alcanzando hitos madurativos que afectan al sueño

Justo cuando tu hijo parecía ir durmiendo mejor alargando horas de sueño, comienzan de nuevo los despertares. Puede parecer que el pequeño dé pasos hacia atrás, pero la realidad es bien distinta y está relacionada con la evolución del bebé. Son las conocidas como regresiones del sueño y se producen a medida que el bebé va alcanzando procesos madurativos y superando nuevas metas como comenzar a hablar, gatear o iniciar cambios en la alimentación.

Qué son las regresiones del sueño y cómo identificarlas

El bebé, a medida que crece, va alcanzando diferentes hitos. El pequeño va adquiriendo nuevas habilidades o conocimientos que le generan excitación y le lleva a estar más pendiente de ellas que de dormir. Es lo que se conoce como las regresiones del sueño, un niño que duerme bien y que, de repente, le cuesta trabajo dormir y tiene más despertares. Es decir, a medida que se produce una progresión en el desarrollo del bebé, su sueño puede sufrir alguna alteración.

Las regresiones del sueño suelen ser comunes a todos los bebés, ya que prácticamente todos pasan por los mismos periodos de maduración, aunque no todos las acusan de igual forma ni las sufren con la misma intensidad.

 

 

¿Qué efectos tiene en los niños? Lo habitual es que llore a la hora de dormir (ya sea en las siestas o por la noche), tarde más de lo habitual en caer dormido, prescinda de alguna de sus siestas y tenga más despertares nocturnos.

Puede parecer que los niños quieran dormir menos, pero nada más lejos de la realidad, ya que si eliminamos algunas de las siestas antes de tiempo, el niño puede llegar al final del día cansado y más irritable. Por ello, es importante mantener sus siestas de día, respetando el espacio entre ellas, y acostarlos antes por la noche.

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Es cierto que más allá de las regresiones de sueño, hay muchas causas por las que un niño deja de dormir: reflujo, otitis, alergias, celiaquías, sarpullidos… Así, si hay síntomas de enfermedad o algún cambio llamativo de comportamiento, es importante consultar siempre con el pediatra.

Cuándo se producen las regresiones del sueño

A medida que van creciendo, todos los niños viven cambios en su desarrollo físico (sentarse, gatear, caminar) y mental (ansiedad por separación, probar nuevos límites, etc.). Esta maduración es común a todos, pero su reflejo en el sueño no tiene por qué serlo. Es decir, cada niño es diferente y, por ello, no todos tienen por qué vivir todas las regresiones del sueño ni vivirlas igual. Las regresiones del sueño más comunes se dan en torno a los tres, cuatro, ocho y doce meses y dos años.

Sobre los tres meses

Alrededor de los tres meses, los bebés pasan por una crisis de lactancia y crecimiento. Se produce una sobredemanda y pasan mucho más tiempo en el pecho, sobre todo por la noche. Esta crisis se estabiliza en dos o tres semanas.

 

Beneficios de la lactancia nocturna

 

Además, el bebé va «despertando» poco a poco, se fija más en el mundo, lo que le lleva a comer menos de día y más por la noche, a lo que se suma que la prolactina (la hormona que estimula la producción de leche materna) tiene su máxima producción por la noche.

Sobre los cuatro meses

La regresión del sueño de los cuatro meses es la más común, ya que en este momento hay un cambio en su ritmo biológico de sueño al adquirir el ritmo circadiano, pasando de dos a cuatro fases de sueño.

Al igual que ocurre en los adultos, se despiertan «brevemente» cada vez que cambian de fase para comprobar que todo va bien, lo que puede conllevar más posibilidades de despertar por completo. Sobre esta edad los niños empiezan a dormir más horas de noche, lo que no significa que sean seguidas.

 

 

Sobre los ocho meses

A los ocho meses los bebés alcanzan un hito evolutivo psicológico al darse cuenta de que son individuos independientes de su madre, lo que les lleva a despertarse a conciencia por miedo a perderse y a perderla. Es lo que se conoce como angustia de separación de sus padres.

La regresión del sueño de los ocho meses suele ser la más acusada y de las más largas al coincidir también con otros grandes hitos, como la salida de los dientes, las primeras palabras, aprender a mantenerse sentado, levantarse y, sobre todo, gatear. Puede que centre toda su energía en gatear, hasta el punto de tener desvelos nocturnos para ponerse a practicar en medio de la noche.

Sobre los 12 meses

Muchos niños comienzan a andar y a hablar sobre los 12 meses. En este momento, el bebé suele reducir las siestas, lo que puede aumentar la irritabilidad.

 

 

Sobre los 18 meses

Las regresiones de los 18 meses están relacionadas con la salida de los colmillos y con una nueva etapa de la ansiedad por separación, que se puede potenciar en este momento. Además, los niños se vuelven más independientes y aprenden a hacer cosas solos, como beber de una taza o comer con la cuchara.

Más que una regresión de sueño, a los dos años y medio o tres, los niños empiezan a probar nuevos límites y desafíos. Por ejemplo, no quieren ir a dormir porque son conscientes de que hay vida cuando ellos se van a la cama. Además, sobre esta edad se suele retirar el pañal, se puede pasar de la cuna a la cama o puede coincidir con la llegada de un nuevo hermano.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online «Límites con respeto»

 

¿Qué podemos hacer ante las regresiones del sueño?

Lo fundamental es saber que es algo pasajero. Las regresiones del sueño suelen durar entre dos y seis semanas (excepto la de los cuatro meses que es permanente) y una vez superadas, el pequeño debería poder recuperar su ritmo de sueño habitual con normalidad.

Por ello, lo mejor que podemos hacer es apoyar y acompañar a nuestro hijo y seguir con las mismas rutinas del día a día. De hecho, si estabas pensando eliminar alguna siesta, debes saber que lo ideal es esperar a superar la regresión del sueño y no hacerlo mientras esta perdura.

 

 

Además, es importante conocer los hitos madurativos del bebé que están detrás de estas mal llamadas regresiones. «Solo así conseguiremos no entrar en pánico y afrontarlos con tranquilidad, calma y sin sentirse culpables por pensar que estamos haciendo algo mal», explica Rafi López, autora del libro Dormir sin llorar y codirectora del Centro de Estudios del Sueño Infantil, además de miembro del equipo de Criar con Sentido Común.

De hecho, muchas familias piensan que son responsables de los nuevos despertares del bebé y de dar pasos hacia atrás por dormir al bebé en brazos o en el pecho, por ejemplo. «Nada más lejos de la realidad, ya que estos despertares forman parte de la evolución madurativa del bebé», explica la especialista en sueño infantil.

 

 

En función de la etapa, podemos hacer frente a la regresión con diferentes trucos. Así, en la regresión del sueño de los ocho meses, el bebé tiene que sentirse seguro y confiado con la presencia de su madre. Una vez asimilada, empezará a ampliar su círculo de apego con su padre y su círculo más cercano. También es un buen momento para enseñarle que lo que no se ve sí existe, jugando por ejemplo a esconder juguetes y encontrarlos.

Mientras en la de los 18 meses, cuando el niño pone a prueba nuestros límites, es fundamental mantenerse amable y firme. Puedes conocer más trucos para hacer más llevadera las regresiones del sueño de tu bebé si formas parte de la Tribu CSC (primer mes gratis), donde además contarás con el apoyo y ayuda de nuestro nutrido grupo de especialistas infantiles en crianza respetuosa.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Sueño infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Sueño infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Qué son las regresiones del sueño"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube