Pesadillas y terrores nocturnos

Existen pautas para ayudar a los más peques de la casa a superar las pesadillas y terrores nocturnos

La falta de sueño reparador hace estragos, tanto en los menores como en las personas adultas a su cuidado. Quizá por eso, algunas de las dudas más recurrentes están relacionadas con el sueño y, dentro de estas, las pesadillas y terrores nocturnos.

El sueño y sus fases

Antes de hablar de estas parasomnias (fenómeno anormales que aparecen durante el sueño), voy a dar unas breves explicaciones sobre el sueño infantil y sus fases.

A grandes rasgos, el sueño se divide en dos grandes fases:

  • La fase no MOR.
  • La fase MOR (Movimientos Oculares Rápidos) o REM en inglés.

Entre ellas se dan diferentes fases de transición. Esto se repite de manera cíclica a lo largo de la noche. En función de la edad, esas fases tienen una duración u otra. A menor edad, es más probable que entre fases haya despertares con más o menos dificultad para volver a conciliar el sueño.

 

Pesadillas y terrores nocturnos

 

Fase NMOR

El sueño NMOR, se conoce como sueño profundo. Y se divide a su vez en cuatro subfases. Se da sobre todo al inicio de ciclo. Y corresponde a la mayor parte del sueño, alrededor del 70%. Es la fase del sueño más reparadora físicamente. Es muy difícil despertar a una persona en estos momentos. Los terrores nocturnos surgen en esta fase.

 

Pesadillas y terrores nocturnos

 

Fase MOR

Durante la fase MOR, el cerebro se mantiene todavía activo, y su función principal es procesar la información recibida durante el día, almacenado en la memoria a largo plazo la información más relevante, y desechando la que menos. Durante esta fase surgen los sueños en forma de historia, y también las pesadillas. Si nos despertamos en esa fase, recordamos lo que hemos soñado, o el contenido de las pesadillas.

 

Aprende cómo duermen los peques, rutinas para ayudarles a descansar mejor y qué técnicas son más respetuosas para acompañar el sueño de tus hijos e hijas con nuestro Curso Online «Sueño Infantil»

 

Diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos

Las principales diferencias entre las pesadillas y los terrores nocturnos:

  • El momento de la noche en el que se producen. Los terrores nocturnos se suelen dar al inicio de la noche, coincidiendo con el sueño profundo. Y las pesadillas más al final, coincidiendo con el sueño más ligero o MOR.
  • La capacidad de recuerdo. En los terrores nocturnos no se suele recordar lo que ha ocurrido. Aunque el o la peque haya llorado, gritado o incluso se haya incorporado. En las pesadillas la sensación al despertarse es muy vívida. Cuesta darse cuenta que no se continúa en ella.
  • Su recurrencia. Las pesadillas pueden darse a lo largo de toda la vida. Los terrores nocturnos se circunscriben a la infancia, incluso darse solo una vez. Con la edad disminuyen o desaparecen.

 

Pesadillas y terrores nocturnos

 

  • La capacidad, o no, de despertarse. Durante un terror nocturno es muy difícil, y totalmente desaconsejado, despertar al niño o a la niña. No hay manera de que se calme con nuestra ayuda. Los terrores no son un sueño en sí. Es una experiencia de miedo intenso que se produce entre fases. Parece que está relacionado con cierta inmadurez cerebral para transicionar entre unos estados de sueño y otros. Lo que hay que hacer es permanecer a su lado con calma y evitar que se haga daño o se caiga de la cama. Durante la pesadilla, se despiertan fácilmente. Y poco a poco se van calmando con nuestra ayuda.
  • Su prevalencia. Los terrores nocturnos son poco frecuentes, afectan entre un 3% o un 6%. Por el contrario, casi todos los niños tendrán alguna pesadilla de vez en cuando. También parece que los terrores nocturnos tienen un componente heredable. Algún familiar también los vivió.

Pautas que pueden ayudar

Aunque ambos fenómenos sean muy dramáticos, no son peligrosos. Y hay ciertas pautas comunes que pueden ayudar a disminuir su aparición:

  • Reducir el estrés y elementos que les puedan alterar. Sobre todo por la tarde.
  • Desarrollar una rutina diaria tranquila antes de dormir.
  • Cuidar el exceso de cansancio. La fatiga y el cansancio predisponen a las pesadillas y terrores.

Pese a no ser algo preocupante, si tu hijo o hija manifiesta terrores nocturnos o pesadillas de una manera poco habitual, se puede consultar con el pediatra.

 

Autor/a




Más Información sobre el Descuento del Black Friday aquí

¿Te interesa todo lo relacionado con Sueño infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Sueño infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Pesadillas y terrores nocturnos"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube