Disciplina Positiva: Herramientas para una educación respetuosa

Enseñar a nuestros hijos e hijas a tomar sus propias decisiones en lugar de educarles en la sumisión es posible con las herramientas adecuadas

Cada vez son más las familias que se acercan a la Disciplina Positiva en busca de herramientas para criar a sus hijos/as desde el respeto. La sociedad evoluciona. Hoy en día, serían impensables ciertas discriminaciones por motivo de etnia o género que, hasta hace apenas unas décadas, estaban vigentes.

Aún queda mucho camino por recorrer en muchos ámbitos y el respeto a la infancia es, sin duda, uno de ellos. La Disciplina Positiva nos ofrece herramientas para hacer ese cambio educativo tan necesario.

La mayoría de las madres y los padres de hoy en día, crecimos en un sistema familiar autoritario en el que los valores que se esperaban de la infancia eran la obediencia y la sumisión. Un niño bueno era el que obedecía sin rechistar las órdenes que recibía. Una niña buena era la que nunca cuestionaba lo que las personas adultas decían. Si cometíamos errores nos llovían los castigos. Si osábamos rebelarnos y cuestionar a quienes ejercían la autoridad, nos caía un guantazo. Le llamaban respeto, pero era miedo.

 

Ayuda a tus hijos/as a interiorizar las normas y rutinas necesarias para que tengan un orden, y a establecer límites respetuosos sin gritos ni castigos, de forma que ellos y ellas los entiendan y respeten con el Curso Online «Límites con respeto»

 

Afortunadamente, cada vez hay más conciencia y son más las familias que deciden no repetir esos patrones y optan por una educación respetuosa. Pero nos faltan referentes, no sabemos cómo hacerlo porque no hemos tenido otro ejemplo; y ahí es donde entra en juego la Disciplina Positiva.

Principales herramientas de Disciplina Positiva

Porque tenemos claro que no queremos usar las amenazas, los castigos, los gritos… pero llegan esos momentos en los que nuestro peque tiene una rabieta o no quiere venirse del parque o no quiere vestirse para ir al colegio… y, ¿qué hacemos? Nos faltan ideas para llevar a la práctica.

Es difícil escoger entre todas las herramientas que la Disciplina Positiva pone a nuestro alcance. Algunas de las que podemos poner en práctica en nuestro día a día como madres y padres son:

1. Opciones limitadas

A menudo, en el día a día, se producen situaciones complicadas porque nos cuesta trabajo entender el dramatismo con el que los peques estallan en tormenta emocional porque les hemos traído el vaso azul en vez del verde, o porque quieren la camiseta roja en vez de la naranja. Para nuestros hijos es importante tomar sus propias decisiones, especialmente a partir de los dos años, momento en el que necesitan ir construyendo su propia personalidad.

 

 

A veces, lo que eligen no es viable por algún motivo que no necesariamente van a comprender. Darles a elegir entre dos opciones cerradas puede ser útil, ya que nos permite acotar las opciones a un par de ellas que sean viables y, al mismo tiempo, les permite experimentar el poder de tomar decisiones que tan necesario es para ellos.

2. Tablas de rutinas

Las rutinas son importantes, especialmente durante los primeros años de la infancia, ya que aportan estructura al mundo infantil y eso les proporciona seguridad. Elaborar una tabla de rutinas en la que incluyamos las actividades básicas del día puede ayudarnos a evitar luchas de poder, ya que evitamos dar órdenes y dejamos que mande la rutina.

3. Validación de emociones

La mayoría de las personas adultas de hoy en día crecimos con una educación emocional casi inexistente. Nuestras emociones eran negadas y criticadas. Escuchamos demasiadas veces “no pasa nada”, “no llores”, “no te pongas así”… Por eso es importante que hagamos un trabajo personal profundo para poder acompañar las emociones de nuestras hijas e hijos y transmitirles que todas las emociones son válidas y que tienen derecho a transitarlas de forma respetuosa.

 

Ayuda a tus hijos a conocer y regular sus emociones para formar una sana autoestima y relacionarse adecuadamente con su entorno con nuestro Seminario Online «Regulación Emocional»

 

4. Rueda de opciones para la ira

Una de las emociones más denostadas es la ira. Suele molestar especialmente la ira infantil, sin embargo, la ira es una emoción útil y necesaria. Nuestros hijos y nuestras hijas no necesitan que nadie les prohíba enfadarse ni que se les juzgue por ello. Lo único que necesitan es que les enseñemos a transitar esa emoción sin dañar a nadie (incluidos ellos mismos). Para ello podemos hacer una rueda de opciones en la que incluyan aquellas actividades que les ayudan a dejar salir la ira de manera saludable: golpear un cojín, patalear en la cama… ¡Imaginación al poder!

5. Preguntas de curiosidad

Podemos usar las preguntas para evitar el exceso de órdenes o instrucciones; por ejemplo, en lugar de decir “lávate las manos” podemos preguntar “¿qué podemos hacer para tener las manos limpias antes de comer?”. Y también podemos usar las preguntas para invitar a la reflexión sobre las consecuencias naturales; por ejemplo, “¿qué puede pasar si salimos sin las botas de agua y pisamos un charco?”.

 

 

6. Tiempo especial

Pasar tiempo especial con cada uno de nuestros hijos les ayuda a sentir su necesidad de pertenencia cubierta. En la medida en que se sientan en conexión con nosotros y que se sientan importantes, les será más fácil sobrellevar situaciones como los celos o nuestras ausencias temporales.

7. Tiempo fuera positivo

No confundir con el tiempo fuera punitivo. Al tiempo fuera positivo se invita siempre, y se acompaña si es necesario. Es una herramienta para practicar la autorregulación emocional, aprender a poner distancia antes de perder el control. Lograr no actuar “en caliente”, tomarse un tiempo fuera para recuperar la calma y poder resolver asuntos con nuestra corteza prefrontal operativa; es, sin duda, un gran aprendizaje para la vida.

8. Empoderar en lugar de subsidiar

La Disciplina Positiva nos ofrece herramientas para usar un lenguaje que haga sentir a nuestros hijos e hijas capaces de tomar sus propias decisiones y dignos de confianza, en lugar de subordinarles a nuestro criterio. La base de una buena autoestima se construye cuando sentimos que los demás confían en nuestro criterio y nos permiten tomar nuestras propias decisiones y afrontar nuestros propios errores sin rescatarnos ni sermonearnos por ello.

 

 

9. Alentar en lugar de alabar

Los halagos son a la educación lo que los dulces a la alimentación. Uno de vez en cuando no nos va a matar, pero no pueden ser la base de nuestro día a día. La Disciplina Positiva nos enseña a usar el lenguaje para alentar a nuestros hijos y darles mensajes que fomenten la confianza en sí mismos en lugar de crear dependencia del juicio y la aprobación externa.

10. Autocuidado

Tener la jarra del amor llena lo cambia todo. No reaccionamos igual, ante una misma situación, cuando hemos tenido un día horrible y cuando estamos descansadas y relajadas. El exceso de responsabilidad, carga de trabajo, estrés… no nos permite estar en calma para afrontar los diferentes retos de la crianza. Por eso siempre decimos que es imprescindible cuidarse para poder cuidar.

 

 

Existen muchas más herramientas de Disciplina Positiva específicas que sería imposible desglosar en un post: la tabla de las metas equivocadas, las reuniones familiares… pero lo más importante de la Disciplina Positiva no son las herramientas que nos ofrece.

La Disciplina Positiva: mucho más que una batería de herramientas

Porque la Disciplina Positiva es mucho más que una batería de herramientas. De nada sirve memorizar frases concretas si, al final, vamos a decirle a nuestra hija, con malos modos: “Venga, va, elige la camiseta roja o la morada, que me tienes harta ya, todos los días igual”. Estaremos dándole opciones limitadas, sí; pero, desde luego, eso no es respetuoso ni se acerca a la Disciplina Positiva.

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la disciplina positiva en nuestro Curso Online «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

Lo más importante de esta filosofía de vida es el cambio de mirada hacia la infancia; girar el foco hacia nosotros para centrarnos en ser y acompañar, más que en controlar y estar al mando; ser capaces de entender que, como decía Dreikurs: “La manera apropiada de educar a un niño es idéntica a la manera apropiada de tratar a cualquier ser humano”.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Disciplina Positiva: Herramientas para una educación respetuosa"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    2º Congreso de Crianza Respetuosa - APÚNTATE GRATIS
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube