Cómo manejar a un recién nacido (guía para padres primerizos)

El correcto manejo y la manipulación del recién nacido es un punto vital de la llegada del bebé a casa debido a su fragilidad

Los recién nacidos son tan delicados que a menudo, durante las primeras semanas de vida, nos da miedo incluso tocarlos. A veces su fragilidad nos intimida, y otras cometemos errores inconscientes al manipularlos. En este post proponemos algunas pautas para padres primerizos que les facilitará la experiencia de manejar a un recién nacido de forma segura y así ganar seguridad y confianza en su crianza.

Lávate las manos antes de cogerle

Su sistema inmunitario todavía no está desarrollado y puede contraer infecciones, por eso es necesario lavarse las manos antes de coger a un recién nacido. El sistema inmune del bebé le viene dado de los anticuerpos de la madre, que le llegan a través de la placenta y la leche materna, y que le protegerán el primer mes de vida. A partir de aquí, su sistema tendrá que ir madurando hasta aproximadamente los dos años de vida.

Esto hace necesario extremar las medidas de higiene. Y no solo por parte de los padres, también de los familiares y amigos que se acerquen al bebé. Desde las primeras visitas en el hospital, hay que ser exigente. También con los desconocidos que se acercan a verle y tocarle.

 

 

Quizás lo pasemos mal y nos dé vergüenza, pero es imprescindible que sepamos transmitir a quien venga a vernos los cuidados para proteger al bebé. Las medidas preventivas cobran mayor importancia en el momento actual. Los padres de un bebé en tiempos de coronavirus deben aumentar la higiene y limpieza, utilizando productos aptos para bebés.

De forma general, no podemos olvidar que una de las fórmulas para que las personas que rodeen a tu bebé extremen las medidas de limpieza e higiene, es el ejemplo. Si constantemente nos lavamos las manos, si tenemos cuidado al toser y lo verbalizamos para que los demás lo vean, será más fácil que ellos lo hagan.

Otra forma de asegurarnos la higiene y desinfección de los visitantes a nuestro hogar, es poner los elementos necesarios para ello a mano (gel hidroalcohólico, mascarillas desechables, etc.). Así, las personas que lleguen a casa y se vayan a acercar al bebé pueden usarlos, e incluso podemos invitarlos con naturalidad a utilizarlos.

 

 

Hablarlo antes de la visita también prepara el terreno (por ejemplo: avisar de que no queremos que se coja al bebé en brazos, se le bese o se esté cerca de él sin mascarilla). Hay una línea roja: las personas con algún tipo de enfermedad contagiosa (por muy leve que para un adulto pueda parecer), no es aconsejable que visiten al bebé, y menos aún que lo cojan en brazos.

Y si no sirve ninguna de las técnicas: la sinceridad educada siempre funciona con la gente que nos quiere y quiere lo mejor (como tú) para tu bebé. Piensa en todos esos abuelos y abuelas que se han sacrificado durante meses y han evitado ver a sus nietos por seguridad, y en los que incluso han tenido que esperar para conocerles porque nacieron durante la pandemia por coronavirus.

Sostener siempre la cabeza y el cuello del recién nacido

La cabeza y el cuello son las zonas más frágiles del bebé, por eso es necesario sostenerlos con cuidado. Cuando cogemos al bebé o al acostarlo, es importante hacerlo despacio y con tranquilidad y dulzura, sujetándole siempre la cabeza. El recién nacido no tiene fuerza suficiente en el cuello cuando nace, los músculos de esta zona están inmaduros y para evitar que la cabeza caiga hacia un lado o hacia atrás, hay que sostenerla.

 

 

También es importante colocar al bebé para dormir siempre boca arriba y con la carita hacia un lado. Es la recomendación de la Asociación Española de Pediatría (AEP), porque el bebé tiene más libertad para moverse y porque se ha demostrado que es la postura más adecuada para evitar la muerte súbita.

Asimismo, también es importante saber cómo poner la cabecita para evitar la plagiocefalia (aplanamiento de la parte trasera de la cabeza). Es necesario alternar el lado sobre el que apoya la cabeza: un día hacía el lado derecho y al día siguiente sobre su lado izquierdo. O que vaya cambiando de lado después de cada toma.

Por último, asesórate sobre cuáles son las mejores posturas para dar el pecho y favorecer el establecimiento de la lactancia materna desde las primeras horas de vida de tu pequeño. ¡La postura que adoptes favorecerá el agarre del recién nacido y os facilitará a ambos mucho las cosas!

 

 

Prohibidas las sacudidas

Es difícil resistirse a la risa y el carcajeo de un bebé cuando lo sacudes, lo zarandeas, lo lanzas al aire o lo sientas en las rodillas y lo haces botar mientras cantas una canción. Pues con estos gestos (que parecen inocentes y son bastantes comunes), estamos poniendo en riesgo al bebé.

Estamos hablando de actos que pueden producir el síndrome del bebé sacudido. Se trata de un traumatismo cerebral. La cabeza del bebé es grande (en relación al resto de su cuerpo) y el cuello tiene que aguantar su peso, a pesar de sus débiles músculos. Por esto, una leve sacudida puede provocar efectos fatales. Un simple gesto puede terminar en una hemorragia o una contusión, que puede provocar desde daños graves hasta la muerte.

Otra recomendación importante para evitar este síndrome en el recién nacido, es el autocontrol y la petición de ayuda si se necesita. Si nos sentimos en un momento nerviosos o alterados, y creemos que podemos llegar a perder los estribos, es necesario dejar al bebé al cuidado de otro (o incluso solo en la cuna, donde esté seguro), alejarnos, tomar aire y relajarnos.

 

 

El llanto constante del recién nacido y el cansancio de los padres pueden crear situaciones de falta de control. Perder los nervios (en un momento de agotamiento o enfado) puede llevar a un acto involuntario de zarandeo del bebé con consecuencias graves o irremediables. Es importante tomar medidas para adelantarse a esta situación.

Nada de hacerles apoyar los pies

Muchas veces, al sentarnos, ponemos a los bebés de pie sobre nuestras rodillas para jugar o interactuar con él. A veces nos da la sensación de que están mejor así que tumbados o sentados y que en nada van a salir andando… En realidad, que los recién nacidos y los bebés estén de pie tan pronto, durante tiempo prolongado y no por elección propia; no solo no es bueno, sino que puede afectar a su desarrollo.

Los bebés pasan toda la gestación con las caderas arqueadas, por el espacio físico en el que se encuentran. Tras el parto, necesitarán de casi tres años para adquirir la postura natural vertical. La obsesión por que estén erguidos es muy común e incluso nos vemos obligados y condicionados socialmente. Pero no es por el bien del bebé.

 

 

A veces escuchamos: “mi hijo no ha gateado, salió andando directamente”. Dicho como un mérito o toda una proeza. Muy alejado de la realidad. El gateo no es imprescindible para el desarrollo del bebé ni existe una forma de gatear mejor que otra, pero debemos dejar que sean ellos quienes lo decidan.

Cada bebé es un mundo, pero debemos permitir que cada uno evolucione naturalmente o como lo pide su aparato motor, y no tenerles demasiado tiempo en cochecitos, cunitas, hamaquita, parques de juego… y mil aparatos más de contención que limitan su movimiento libre.

Hablando de aparatos perjudiciales en la introducción del bebé al mundo vertical: es muy importante dedicarle una mención especial al taca-taca. Ese que muchos abuelos están deseando comprarle nada más nacer y que en muchos países está prohibido. No solo puede provocar una alteración negativa en el aparato psicomotor, sino que además ocasionan múltiples accidentes. Y la mayor parte de las veces los traumatismos van a la cabeza y el cuello, con el consiguiente peligro.

 

 

Todos estos aparatos mencionados no permiten que el bebé aprenda por sí mismo. Lo mejor para fomentar su desarrollo es proporcionarle espacios amplios de suelo despejado, en los que poder moverse, descubrir, arrastrarse, gatear… mientras le supervisamos.

Muchas veces por falta de espacio, otras porque nos da más miedo que se dañe, porque tenemos que estar más pendientes, porque no podemos hacer otras cosas mientras y sí está atado en la sillita sí… no lo hacemos. Entonces es cuando nos tenemos que preguntar qué es lo mejor para el bebé. No busquemos excusas. Hay que dejarles evolucionar con naturalidad y libertad para que vaya adquiriendo los hitos por capacidad y no porque le forzamos.

¿Cómo bañar al recién nacido?

Bañar al bebé quizás puede ser uno de los momentos más rituales del cuidado del recién nacido. Tradicionalmente, el primer baño del bebé tenía lugar en el hospital. Hoy, gracias a estudios recientes, sabemos que es mejor retrasar su primer baño mínimo 48-72 horas para no dañar el unto sebáceo, una capa de grasa blanquecina con la que nacen (vérnix caseosa) que les protege dentro y fuera del útero materno.

 

el-primer-bano-del-bebe-6

 

Así que lo normal es que el primer baño del bebé sea ya en casa. ¡Y siempre nos invade el pánico por la inexperiencia! ¿Cómo lo cojo? ¿Cómo es posible que resbale tanto? Importante: mucha tranquilidad y movimientos lentos. Es fundamental tener al alcance y preparado de antemano todo lo necesario para el baño, para secar al bebé y también vestirle tras sacarlo del agua. Lo más importante del baño del bebé es que nunca se puede dejar solo en el agua, ni un segundo. Ninguna excusa vale.

Ante el baño, la temperatura tanto del agua como de la habitación es muy importante. Los bebés no regulan bien la temperatura corporal. Por esto no podemos dejarles pasar frío, pero cuidado con abrigarles en exceso, ya que esto puede causar fiebre e incluso asfixia (se asocia la excesiva ropa con la muerte súbita). La estancia debe estar a una temperatura entre 20 y 25ºC y el agua entre 34 y 37ºC.

 

el-primer-bano-del-bebe-2

 

¿Y cómo coger al bebé para bañarle? Utiliza un brazo para sujetar al bebé por debajo de la axila y que el ángulo entre el brazo y tu codo flexionado le sirva de «almohada» y así puedas sostener su cuello y cabeza, y la otra para realizar la limpieza con la mano o con una esponja suave o una gasa, sin jabón o con una mínima cantidad de gel adecuado (pH neutro sin perfumes).

Esto es importante porque la piel del bebé es muy sensible. Los bebés no tienen mucho pelito en la cabeza, así que no es necesario usar champú. Y tan importante es el baño como el secado, trata de secarlo sin frotar, dando suaves golpecitos con una toalla o gasa suaves.

Que no se olvide secar ningún pliegue detrás de las orejas, de las rodillas, el cuellecito, los tobillos, las axilas y en la zona del pañal. La humedad en estas zonas puede producirle irritaciones. También es muy importante saber que el aseo del bebé no es diario, como muchos a veces suelen recomendar.

 

 

Usar bien los dispositivos infantiles es prioritario

Preparamos muchas cosas ante la llegada del bebé. Dentro de la lista de cosas importantes e imprescindibles debemos incluir la silla de coche a contramarcha y su debida instalación y uso para evitar tanto lesiones como la peligrosa asfixia postural. Si el bebé va a ir del hospital a casa en vehículo, debemos haber instalado bien la silla del coche a contramarcha previamente, así como saber abrochar y ajustar bien el arnés.

Si el niño llora, si quiere comer… o por cualquier otro motivo hay que sacar al bebé de la sillita, se para en un lugar seguro, se atiende y se continúa la marcha. Más vale perder ese tiempo, que perder mucho, muchísimo más. Leí el libro Lágrimas de vida de Susana Herrera estando embarazada. Es la historia de una madre que perdió a su hijo en un accidente de tráfico. Me quedó muy claro. No hay excusa posible.

 

Te damos todas las claves para ayudarte a escoger la silla a contramarcha más segura para tu bebé en el Seminario Online «Claves para comprar la silla de coche de tu bebé»

 

Si has decidido usar cochecito de paseo también hay que saber montarlo correctamente y amarrar adecuadamente al bebé. Si te decantas por el porteo desde el nacimiento, de igual forma es imprescindible conocer el correcto uso de la mochila o el fular por la seguridad del pequeño, así como saber elegir los más adecuados a su edad.

Y tanto si practicas colecho, como si te decantas por una cuna; es importante seguir al pie de la letra las medidas de seguridad indicadas para cada caso. Por ejemplo: ¿sabías que tu bebé está más seguro a los pies de la cuna? Y, ante cualquier duda, recuerda que tanto la Tribu CSC como nuestro equipo de expertos están disponibles para informarte, acompañarte, apoyarte y darte seguridad y confianza en la crianza de tu recién nacido.

 

 

Autor/a

Revisado por:




Más Información sobre el Descuento del Black Friday aquí

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Cómo manejar a un recién nacido (guía para padres primerizos)"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube