El colecho con bebés prematuros o de bajo peso, ¿es peligroso?

Para poder colechar de manera segura hay que seguir unas recomendaciones, y una de ellas es que el bebé no sea prematuro

Muchas familias no se benefician de las ventajas del colecho porque existe la creencia errónea de que los bebés deben aprender a dormir en solitario, y también porque puede no considerarse seguro. Es el caso de los bebés nacidos antes de término. El colecho con prematuros NO está recomendado.

El colecho es una práctica de la que cada vez se habla más, pero que en realidad se lleva haciendo durante toda la historia en todo el mundo. Pero aunque compartir cama entre adultos se toma como algo lógico y natural, hacerlo con tus hijos no siempre está tan bien visto.

El temor a aplastar al recién nacido o que fallezca súbitamente durante el sueño durante los primeros meses de vida es la principal contraindicación. Afortunadamente ya sabemos que el colecho, además de favorecer el sueño de toda la familia y el desarrollo de los bebés, puede practicarse de manera segura si se cumplen unos requisitos. Pero ¿pasa igual también con aquellos bebés que nacieron de forma prematura?

No se debe compartir cama con un bebé prematuro

Ante la pregunta de si se puede practicar colecho con prematuros o bebés de bajo peso al nacer (en torno a los 2.500 g), la respuesta, según las guías de sueño seguro, es que depende. Lo más correcto es atender cada caso en particular (porque dependerá de la edad y del peso en el momento presente). Si tuviéramos que dar una respuesta general, por precaución, sería NO.

 

La aventura de llegar a casa con un bebé prematuro

 

Y es que los bebés prematuros (o de embarazos múltiples) son más inmaduros que los nacidos a término, por lo que es probable que su cerebro no tenga el suficiente control sobre los procesos automáticos como la respiración y la frecuencia cardíaca.

De hecho, uno de los principales cuidados que tienen con los bebés prematuros en las maternidades es la monitorización, ya que son más propensos a las apneas del sueño. Esto es que la respiración se altera mientras duerme, volviéndose más lenta o deteniéndose, porque la parte del sistema nervioso que se encarga de controlarla no está lo suficientemente madura.

 

colechar prematuro

 

Aunque puede ser normal que los bebés tengan algunas apneas durante el sueño, las que pueden llegar a hacer los prematuros son preocupantes, porque hacen descender la frecuencia cardíaca por debajo de las 80 pulsaciones; siendo más complicada una respuesta automática, y precisando una intervención externa. La mayoría de los bebés, cuando llegan a casa del hospital, ya no presentan este tipo de apneas.

No debe confundirse con una respiración habitual y benigna en los recién nacidos, y más frecuente en los prematuros, llamada respiración periódica. Es un patrón irregular de respiración, en el que se realizan algunas pausas cortas (menos de 10 segundos) seguidas de varias respiraciones muy seguidas a ritmo muy rápido.

 

La neurociencia respalda el colecho y lo defiende hasta los tres años de vida

 

Como decíamos, es complicado situar una edad concreta en la que se puede comenzar a hacer colecho con prematuros sin que aumente el riesgo de SMSL o de asfixia. Aunque podemos considerar que, si está sano y va aumentando correctamente de peso, podría compartir cama cuando llegue a los tres meses de edad corregida. Sin embargo, si continúa precisando un seguimiento por alguna cuestión relacionada con el corazón o aparato respiratorio, lo más conveniente sería esperar hasta que el especialista nos lo indique.

Recomendaciones sobre el sueño seguro de un bebé prematuro

Cuando llegas a casa con un bebé prematuro hay algunos cuidados y consideraciones que debes tener en cuenta. Entre ellas el sueño. Y es que estos bebés no duermen igual que los nacidos a término. Su patrón de sueño es más inmaduro, alternando fases del sueño profundo cortas con fases del sueño ligero más largas.

Además, el haber pasado un tiempo en la unidad de neonatología del hospital seguro que le afecta. Poco a poco se irá acostumbrando a los ruidos, las luces y la falta de interrupciones en casa. Mientras tanto, hay que respetar su ciclo sueño-vigilia.

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Como hemos dicho, deben dormir en su cuna, pero en la misma habitación que sus padres, al lado de la cama. La posición también es muy importante; como los bebés nacidos a término, los prematuros también tienen que dormir boca arriba siempre, con la cabeza ladeada, hasta que roten solos.

En la unidad de cuidados intensivos pueden poner a los bebés boca abajo, ya que mejora la oxigenación. Pero esto se hace solamente en el hospital, porque están controlados por monitores. En casa hay que olvidar esta postura durante el sueño.

 

 

De nuevo hemos de insistir en no colocar peluches ni cojines en la cuna, tampoco se debe abrigar en exceso al bebé ni caldear demasiado la habitación, y deben evitarse los nidos que rodean o envuelven al bebé. Hay que usar un colchón firme que encaje bien y la sábana o manta debe estar bien estirada y no cubrir la cabeza del bebé, por eso es más seguro colocar al bebé en los pies de la cuna.

Muerte Súbita del Lactante y colecho, ¿están relacionados?

El Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la principal causa de mortalidad en lactantes entre un mes y un año de vida en países desarrollados. Pero hasta hace poco teníamos muy poca información sobre este síndrome que provoca la muerte del lactante sin causa aparente, normalmente mientras duerme. Todavía no se sabe a ciencia cierta qué provoca una apnea en el bebé, quedando sin respuesta y con un desenlace fatal.

 

dormir-solo-1

 

Afortunadamente, estas muertes se han visto considerablemente reducidas con la aplicación de unas medidas claras de prevención. Aunque se estima que son diferentes factores los que influyen en el SMSL, la posición del bebé para dormir resulta fundamental. Y es que, al contrario de lo que se solía hacer cuando nosotros éramos bebés, colocar al bebé boca arriba con la cabeza ladeada (posición supina) representa la actuación modificable más importante para reducir el riesgo hasta en un 50%.

Otros posibles factores de riesgo son beber y consumir drogas durante el embarazo y después del parto, el cuidado prenatal inadecuado, el parto prematuro o bajo peso al nacer, antecedentes familiares de SMSL, exceso de calor y/o abrigo y el contacto con el humo del tabaco tanto durante el embarazo como después.

 

 

En ocasiones, lo que se diagnostica como muerte súbita, en realidad es una asfixia provocada por elementos cercanos al bebé mientras duerme como mantas, peluches, cojines (ya hemos dicho anteriormente que también hay que saber preparar también la cuna de forma segura), o si se practica colecho sin tomar las medidas de seguridad pertinentes.

Compartir habitación con el recién nacido es también otra de las recomendaciones para prevenir el SMSL, ya que ante cualquier interrupción de la respiración es más probable que nos percatemos y podamos actuar si el bebé está cerquita también por las noches.

La duda se presenta en si dormir en la misma cama o no. Y la verdad es que hay diferentes estudios que nos llevan a concluir que: el colecho seguro, en menores de tres meses amamantados, no reduce el riesgo de SMSL, pero tampoco lo aumenta.

 

La neurociencia respalda el colecho y lo defiende hasta los tres años de vida

 

Sin embargo, sí podemos afirmar que la Lactancia Materna es otro factor protector. Y este es otro de los motivos por los que se recomienda lactancia materna exclusiva, como mínimo hasta los seis meses de edad, y es que la gran mayoría de casos de muerte súbita ocurren en este período. Las tomas nocturnas, que permiten al bebé un sueño con más fácil despertar (y por lo tanto respuesta en caso de apnea) y la protección inmunológica de la leche materna, la convierten en una importante medida para prevenir el SMSL.

 

 

Y aunque la lactancia materna y el colecho no necesariamente van de la mano, es cierto que compartir la cama con el bebé facilita bastante la lactancia. Generalmente resulta más cómodo para la mamá tener al recién nacido junto a su pecho y las interrupciones del sueño son menos drásticas. Y también así el recién nacido tiene a su alcance el pecho y mama más a menudo, ayudando a la producción de leche y prolongación de la lactancia.

Además, como quedarte dormida mientras amamantas es bastante probable, lo más seguro es hacerlo en la cama con las medidas de seguridad convenientes, y no de cualquier manera: como en el sofá o en un sillón, que no solo añade el consiguiente riesgo de caída para el bebé, sino que aumenta también el riesgo de muerte súbita y/o asfixia.

Cómo colechar de manera segura

Para que el colecho no aumente el riesgo de SMSL, algunos organismos desaconsejan su práctica antes de los tres meses de edad. Lo cierto es que hay que controlar cómo se colecha. Y es que el riesgo no está directamente relacionado con compartir cama, más bien con las circunstancias en las que se comparte cama con el bebé.

 

 

Actualmente hay bastante consenso entre las principales medidas a tener en cuenta para practicar el colecho de manera segura. Podéis consultarlo en este informe de Unicef o en este otro de la AEPED. Las enumeramos a continuación:

  • Los fumadores no pueden colechar con un recién nacido. Tampoco debe fumar nadie en la habitación.
  • No hay que colechar si se ha consumido alcohol, drogas, algún medicamento que provoque somnolencia, si se está extremadamente cansado-a o si tienes alguna condición o enfermedad que afecte a la conciencia.
  • Los primeros meses la mamá gestante será quien duerma junto al bebé, cuidando que no pueda caerse por otro lado ni quedar atrapado en ningún hueco o contra la pared.
  • Se colecha en una cama, nunca en el sofá, con un colchón firme, sin cojines y sin mantas que puedan cubrir al bebé.
  • La habitación no puede estar muy caliente, ni el recién nacido demasiado abrigado.
  • Las mascotas no podrán compartir cama con el bebé.
  • Si no se da lactancia materna, es mejor esperar a los seis meses de edad para colechar y que el bebé duerma en una cunita pegada a la cama hasta entonces.
  • Colocar al bebé boca arriba, con la espalda sobre el colchón.
  • Tampoco colechar las primeras semanas o meses si el bebé es prematuro o de bajo peso.

 

 

Todo esto puede ser mucha información, que se suma a la inesperada llegada de un bebé antes de tiempo. Pero seguro que lo vais a hacer muy bien y veréis que poco a poco se irá pasando toda esta angustia.

Además, si necesitáis compartir vuestras experiencias o solicitar la de otras familias, así como la opinión y consejos de nuestros profesionales, nos tenéis en la Tribu CSC (el primer mes es gratis), con un grupo de apoyo a la crianza y los más de 120 Cursos y Seminarios online (de acceso gratuito para las familias miembro) para resolver todas vuestras dudas.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "El colecho con bebés prematuros o de bajo peso, ¿es peligroso?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube