¿Respira bien? Seis curiosidades sobre la respiración de los recién nacidos

Los recién nacidos presentan patrones de respiración diferentes a los de los adultos

Es muy frecuente que en sus primeros meses de vida nos obsesionemos con la respiración de los recién nacidos. Nos acercamos, intentamos escuchar su respiración, lo observamos e incluso terminamos despertándolo (después del trabajo que nos costó dormirlo) por temor a que haya dejado de respirar.

El síndrome de la muerte súbita del lactante (la muerte sin causa aparente en un bebé sano menor de un año), es una de las mayores preocupaciones de los padres. Esto provoca que las familias primerizas a veces no se atrevan a dormirse por la noche por si dejan de escuchar al bebé. ¡E incluso hacen turnos para velar su sueño!

En este post vamos a explicar algunas curiosidades sobre la respiración de los recién nacidos que debéis conocer y que os ayudarán a ganar confianza ¡y a conciliar el sueño!

1. Los bebés respiran más rápido

Los recién nacidos respiran muy rápido en relación a los adultos. Mientras que los bebés hacen entre 40 y 60 respiraciones superficiales por minuto, los adultos solo llegan a unas 20. Además, es muy llamativo porque lo podemos comprobar simplemente mirando el cuerpo del niño.

 

 

Los movimientos al inhalar y exhalar se notan perfectamente porque sus pulmones, aún inmaduros, no pueden retener mucho oxígeno. Así que cogen y echan aire con mayor frecuencia, de ahí el movimiento. Además, si comprobamos la respiración de los recién nacidos después de que hayan estado llorando, veremos que es aún más rápida.

2. Hacen pausas en la respiración

Miramos al bebé y parece que ha dejado de respirar… ¡Y entramos en estado de alarma! Que no cunda el pánico, es frecuente que haya pequeñas pausas en la respiración de los recién nacidos. En momentos en los que están en reposo (por ejemplo durante el sueño) tanto el ritmo cardiaco, como la presión sanguínea, y también la respiración, se vuelven más lentas y puede haber pausas en la respiración.

No es nada alarmante. Es más, los bebés pueden llegar a dejar de respirar entre cinco y 15 segundos y después continúan sin ningún problema. Esto se conoce como respiración periódica o cíclica. Se da en todos los bebés pero es aún más frecuente en los prematuros.

 

 

Estas pausas no se deben confundir con la apnea patológica, que tiene lugar cuando la ausencia de respiración o parada supera los 20 segundos. En ese caso (como señalaremos más adelante) SÍ se necesitaría intervención médica.

3. La respiración de los recién nacidos es irregular

La respiración de los recién nacidos es más rápida, más superficial que la de los adultos y además no es rítmica. Podemos comprobar que alternan inhalaciones más largas y lentas con otras más cortas, de manera alternativa. Es un patrón completamente normal en la respiración del bebé.

 

 

4. No respiran por la boca, solo por la nariz

Los bebés tiene una respiración exclusivamente nasal. Es decir: los recién nacidos solo respiran por la nariz, no por la boca. Su paladar aún es muy blando y está muy cerca de la glotis, lo que provoca que los conductos hacía la boca estén cerrados. Por eso los recién nacidos se ven forzados a depender solo de su nariz para llenar sus pulmones.

Esto sirve como mecanismo de protección, ya que la nariz sirve para regular la humedad y la temperatura del aire inspirado, y funciona de filtro para no dejar pasar posibles agentes nocivos. Por tanto, los padres no deben preocuparse porque el recién nacido respire de esta manera, ¡todo lo contrario!

 

 

A partir de los seis meses el bebé comenzará a utilizar la boca para respirar. En ese momento los músculos del recién nacido han crecido, la epiglotis se ha separado y dejará paso al aire.

5. Sí, ese ronquido es de mi bebé

Los niños roncan. La causa más frecuente son los mocos. Cuando los bebés están acatarrados, se pueden taponar las vías respiratorias, y no suele ser nada preocupante. Hacer lavados nasales frecuentemente con suero fisiológico es la mejor manera de conseguir que la nariz esté limpia para que desaparezca el ronquido.

 

Descubre cómo ayudar a tu peque a respirar mejor con los consejos de una fisioterapeutta respiratoria en el Seminario Online «Mocos fuera»

 

No obstante, aprovechamos para recordar que si el niño no está acatarrado y aún así ronca, se debe consultar con el pediatra ya que el ronquido infantil puede ocultar otras enfermedades. Por ejemplo, un trastorno del sueño como el síndrome de apnea-hipopnea.

¿Cómo saber si tu bebé padece este trastorno? Es necesario observar si el ronquido va acompañado de paradas de la respiración de más de 20 segundos, si el bebé suda mucho, si parece «luchar» por la noche o si coge posturas raras para dormir. Si fuera así, hay que acudir la pediatra.

6. Estornudan como mecanismo de defensa

Cuando un bebé estornuda, la tendencia general es abrigarlo y creer que se ha resfriado. Nada más lejos de la realidad. Los recién nacidos suelen estornudar para eliminar microbios o partículas que notan en la nariz. Es decir, estornudan como mecanismo de defensa, ya que ellos no pueden sonarse la nariz.

 

 

Por eso, si vemos que nuestro bebé estornuda no es que esté resfriado necesariamente. Habrá que observar si hay otros síntomas. Si no los hubiera, ya sabemos que simplemente sabe defenderse de los agentes extraños que percibe.

Formas de comprobar cómo es la respiración de tu hijo

Siempre sin obsesionarse, si notamos que (a pesar de todo lo leído en este post) nuestro bebé respira de forma extraña, es conveniente observar su respiración para poder informar al especialista. Una de las mejoras formas es aprovechar mientras duerme para escuchar los sonidos que produce.

Colocando el oído cerca de la boca o nariz se puede comprobar si hay alguna irregularidad. También es aconsejable analizar el movimiento del pecho. Ver cómo sube y baja y, si hay algo extraño en el patrón, acudir al especialista.

 

 

Por último, otra forma de estudiar la respiración de los recién nacidos puede ser utilizando la mejilla. Si la acercamos a la nariz o la boca y sentimos el calor, la humedad, el vaho… también podemos comprobar si se producen cambios.

¿Cuándo hay que alarmarse?

Para saber si la respiración de tu bebé es o no normal, es importante pararse a analizar principalmente dos cosas: la duración de las pausas y si la piel del bebé cambia de color. Si la pausa supera los 10 segundos o si va acompañada por cualquier cambio de color (como el empalidecimiento u oscurecimiento de la piel), entonces sí debemos preocuparnos y acudir a un centro de urgencias para que el recién nacido sea valorado por un especialista.

 

dni-bebe_

 

También es motivo de alarma que el bebé tenga más de 60 respiraciones por minuto o si notas señales de ahogo, jadeo o hundimiento en las costillas. Por último, y quizás lo más importante, si en algún momento crees que tu hijo ha dejado de respirar y no responde al intentar moverlo, llama a emergencias e inicia la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP) mientras acuden los sanitarios.

Conocer estas curiosidades de la respiración de los recién nacidos te servirá tanto para no obsesionarte por tonterías, como también para poder adelantarte ante posibles señales de alarma y poder prevenir problemas futuros.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Respira bien? Seis curiosidades sobre la respiración de los recién nacidos"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube