Los bebés deberían dormir en nuestra cama al menos hasta los tres años, dicen los expertos

La importancia de dormir con mamá y papá si es lo que necesito

Hace once años Margot Sunderland, psicóloga infantil y psicoterapeuta británica, Directora de Educación y Entrenamiento en el Centro de Salud Mental Infantil de Londres, publicó el libro «La ciencia de ser padres”, en el que explicaba cómo cuidar y criar a los niños desde la ciencia y con la evidencia en la mano. Es un libro que guardo como oro en paño porque ahora mismo es difícil de encontrar, y una de las primeras veces que leí a una profesional decir algo tan controvertido en nuestra sociedad como que los niños tendrían que dormir con sus padres al menos hasta los 5 años.

Años después, el reputado neonatólogo Nils Bergman, director de la Maternidad del Hospital de Mowbray, en Sudáfrica, que lleva décadas estudiando los patrones de sueño y comportamiento de los bebés y niños, decidió recomendar algo parecido: que los bebés, que nuestros hijos, durmieran en la cama de la madre al menos hasta los 3 años.

Bergman suele hablar de «mamá» y no de «mamá y papá» porque es uno de los impulsores del Método Madre Canguro, y uno de los defensores de la diada que se establece entre madre y bebé, del vínculo de apego primario que crea el bebé con mamá, que es, desde que nace, su hogar.

A través del contacto piel con piel, el recién nacido empieza a sentirse a salvo, seguro, y puede empezar a preocuparse por algo tan importante como alimentarse, crecer y desarrollarse. Ahí, sobre el pecho de su madre, regula mejor la temperatura que en cualquier otro lugar. Ahí, abrazado a mamá, empieza a reptar hasta llegar a su pecho para hacer su primera toma. Una primera toma que hace de manera instintiva sin que nadie le haya explicado ni enseñado cómo mamar. Una primera toma que se convierte en una impronta oral que le servirá de guía para las siguientes veces que quiera mamar (se sabe que cuando mamá y bebé son separados, el riesgo de que el agarre al pecho sea peor aumenta, y con ello las probabilidades de que empiece a hacer daño, recibir menos alimento del esperado, provocar grietas, etc.).

Pues bien, según este pediatra, los niños que duermen con sus madres sufren menos estrés que los niños que duermen solos, y así, tal y como expliqué hace unos días, el bebé no tiene que preocuparse por sobrevivir, sino por desarrollarse para dar lo mejor de sí mismo.

¿Y el riesgo de muerte súbita y colecho?

Es muy probable que en más de una ocasión hayáis oído, leído o alguien os haya dicho que dormir con los bebés y niños es muy peligroso porque hay mucho más riesgo de Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Es muy probable, porque hay muchos estudios que así lo confirman.

Sin embargo, la última evidencia, de la que habla UNICEF en sus guías más recientes sobre el sueño infantil, dicen que el colecho, cuando se lleva a cabo siguiendo las recomendaciones de seguridad, no es más peligroso que el sueño en una cuna (que también siga las recomendaciones de seguridad), y que en consecuencia no se puede determinar una edad mínima para compartir cama (han visto además que cuando se recomienda no dormir con el bebé, muchos padres, por supervivencia, acaban haciéndolo igualmente sin tener las nociones para hacerlo de manera segura, y entonces sí, poniendo a su bebé en riesgo).

El Dr. Bergman dice algo muy similar cuando afirma que los datos que suelen recogerse con respecto a la mortalidad de los niños durante la noche suelen ser erróneos, porque esas muertes no son causadas por la presencia de la madre, sino por otras causas como que los padres sean fumadores, tomen medicación para dormir, estén extremadamente cansados, que pongan a dormir al bebé de lado o boca abajo, que hayan bebido alcohol, que utilicen cojines, edredones o almohadas grandes, etc.

Por qué los bebés nos necesitan, también por la noche

Son muchas las investigaciones en las que Nils Bergman se centra para dar dicha recomendación. Una de ellas es un estudio que su equipo y él llevaron a cabo con 16 bebés que durmieron en una cuna o en el pecho de su madre. Vieron que los bebés que duermen solos en una cuna tienen un nivel de estrés hasta tres veces superior que los bebés que duermen con mamá. Además, observaron que los bebés que duermen en la cuna tienen interrupciones en sus ciclos del sueño, algo que podría afectar al descanso y al desarrollo general de los niños.

Los bebés y niños no deberían estresarse

O mejor dicho: no deberían estresarse de manera exagerada, porque evitar que se estresen es casi imposible. El mundo, la vida, el funcionamiento social actual que solo contempla que los cuidados de papá y mamá sean de 4 y 16 semanas (correspondientes a sus permisos de paternidad y maternidad) hace que pronto, muy pronto, el bebé deba ser cuidado por terceras personas, y eso les generará estrés.

Pero no solo eso… también en el día a día, aun cuando esté con mamá, por el simple hecho de vivir en un mundo que no conoce ni comprende, lleno de estímulos que lo ponen en alerta, y de momentos en los que mamá, simplemente, no puede estar con el bebé (y el vínculo con papá aún se está creando).

Es decir, es imposible evitar que los bebés se estresen, pero sí es posible evitar que lo pasen mal cuando estamos disponibles. Y eso quiere decir evitar que lo pasen mal por las noches, cuando el silencio y la oscuridad les hace sentir la necesidad de estar acompañados.

No es un «no quiero estar solo», es un «necesito no estar solo», que es muy diferente. No te está intentando manipular, ni se está convirtiendo en «un mimado que pronto te dominará para lograr someterte a su antojo y voluntad». Solo es un niño, o una niña, que necesita sentirse seguro/a para poder cerrar los ojos, dejarse ir, y dormir con la tranquilidad de que mañana seguirá con vida.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

5 comentarios en "Los bebés deberían dormir en nuestra cama al menos hasta los tres años, dicen los expertos"

  1. super interesante.muchas gracias.el dato del estrés que sufren durmiendo solos o acompañados no lo conocia.
    yo duermo con mi peke de 14 meses y estamos encantadas.después de leer este artículo nos quedan unos cuantos años de placer!!!

  2. Me ha encantado, mi niño de 32 meses está pasando por un mal momento con la llegada de su hermano de tres meses. Al ser prematuro tengo que dedicarle mucho más tiempo, y eso es imposible que lo comprenda. Y las noches las pasa muy mal, no llega el momento de irse a dormir a su habitación. Se estresa tanto que no llega a descansar por la noche.

  3. Me encanta! Mi hijo ha cumplido 4 años y duerme con nosotros.. y le digo (ya vas a tener que dormir en tu habitación, como los mayores) y me dice, otro día mamá puede ser cuando yo quiera?
    Y digo yo, si no nos molesta, porque adelantar acontecimientos?, No creo que siga queriendo dormir con nosotros con 15 años. Ahora toca disfrutar del momento.

  4. Y el padre que opina?

  5. Pues mi hijo de bebe cuando lo pase a su cuna lloraba por la noche muchisimo. Decidimos pasarlo a dormir con nostros y desde entonces duerme de un tiron. Ahora tiene 3 años y he puesto su cama en nuestra habitacion. Dormimos todos juntos muy bien. No me arrepiento para nada lo veo tan feliz.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube