Mi bebé no gana peso suficiente con la lactancia materna exclusiva

La mayoría de las causas por las que un bebé no gana peso suficiente con la lactancia materna exclusiva, son reversibles

Es sabido que la mayoría de las mujeres quiere dar el pecho a su bebé. Sin embargo, en muchas ocasiones, aunque empiezan con lactancia materna exclusiva, llega un momento en que se inicia una lactancia mixta que, a veces, acaba con la lactancia materna deseada. 

Muchas son las causas que provocan ese inicio de leche de fórmula. Una de ellas es el dolor al amamantar (que no debería ocurrir) y otra también importante, que el bebé no gana peso suficiente. 

En esta ocasión, vamos a ver qué puede ocurrir cuando el bebé no gana el peso que debe al estar alimentado con lactancia materna exclusiva, y cómo podemos solucionarlo (más allá de comenzar con la lactancia mixta, que ya todos conocemos).

La ganancia de peso del bebé

Antes de empezar a valorar los posible problemas, debemos saber que la ganancia de peso de los bebés va variando, desde el nacimiento en adelante. Es decir, las primeras semanas la ganancia de peso es mayor, y progresivamente, esa ganancia de va ralentizando. 

 

 

De forma orientativa, el ritmo de ganancia de peso durante los primeros meses de vida es el siguiente:

  • De 0 – 6 semanas: 20 g/día
  • Menos de 4 meses: 100-200 g/semana
  • De 4 – 6 meses: 80-150 g/semana
  • Entre los 6 y los 12 meses: 40-80 g/semana

Es decir: es normal que durante sus primeras semanas de vida, un bebé ponga unos 200g a la semana y a partir de los 3 meses «solamente» ponga 100g a la semana. No debemos asustarnos por ello, tenemos que entender que no pueden seguir engordando al mismo ritmo todo el tiempo.

 

 

También es importante saber que todos los bebés pierden peso de forma fisiológica los primeros días de vida (hasta el 3er día). Posteriormente deben empezar a ganar peso del orden a 20g/día.

Si la pérdida de peso es mayor al 7% hay que estar muy pendiente del bebé y valorar si puede haber algún problema, así como plantearse si habría que suplementar en caso de que la pérdida sea mayor o igual al 10%. 

El peso de nacimiento y la pérdida de peso

Los bebés suelen recuperar el peso perdido de nacimiento en torno a la semana de vida, con un margen de hasta 15 días (se considera normal). Por eso, si un bebé de más de 15 días no ha recuperado el peso de nacimiento, también habría que valorar qué está pasando e incluso suplementar (dependiendo del caso). 

Por eso, es conveniente pesar al bebé al alta del hospital o a los 2-3 días de vida (para cuantificar la pérdida de peso fisiológica). Después debemos pesar de nuevo a los 3 días, para asegurarnos de que el bebé no sigue perdiendo peso. Una vez recuperado el peso de nacimiento, se puede pasar a pesar semanalmente hasta el primer mes de vida. 

 

bebe-no-gana-peso-1

 

Más allá del primer mes de vida, si la lactancia materna está establecida, no es necesario seguir pesando al bebé semanalmente. Esto puede crear mucha angustia y realmente no nos aporta mucha información, ya que a partir del mes la ganancia de peso es más irregular, y puede ocurrir que una semana no pongan mucho peso y compensen con la semana siguiente.

Por ello, a partir del mes, es mejor pesarlo solamente en las revisiones de niño sano de enfermería o pediatra, o una vez al mes en la farmacia si nos interesa mucho saber el peso. 

Cuándo debemos preocuparnos

Entonces, cuándo debemos preocuparnos (y ocuparnos) de que el bebé no gane peso suficiente:

  • Si tras el nacimiento pierde una cantidad de peso igual o superior al 10%.
  • Cuando siga perdiendo peso tras el 5 día de vida.
  • Si no ha recuperado el peso de nacimiento a los 15 días de vida.
  • Cuando la ganancia de peso esperada para su edad es inferior de forma repetida (por ejemplo: un bebé de menos de 6 semanas pone repetidamente unos 100g a la semana, cuando lo esperado son mínimo 140).
  • Si en la curva de percentiles a lo largo del tiempo, cae en dos percentiles «principales» (es decir: pasa del p85 al 15 o del p50 al p3 ).

 

 

Nunca vamos a considerar un problema de ganancia de peso a una medida puntual, ya que debemos dar un margen para ver la evolución.

Mi bebé tiene un problema de peso, ¿por qué puede ser?

Ahora bien, una vez confirmado que existe un problema real de ganancia de peso, debemos averiguar la causa; porque muchas veces es totalmente reversible si logramos identificarla a tiempo. Si en lugar de investigar, empezamos a suplementar con leche de fórmula, es muy probable que esta lactancia mixta se mantenga en el tiempo, sin lograr recuperar la lactancia materna exclusiva o inclusive desplazándola terminando en un destete precoz. 

 

Bottles With Breast Milk On The Background Of Mother Holding In Her Hands And Breastfeeding Baby. Ma

 

Pautar una «ayudita» de fórmula a un bebé que no gana peso con LME, sin averiguar el motivo de esta baja ganancia de peso, no es una ayuda; es un «parche» que además en muchas ocasiones conllevará el fin de la lactancia materna de forma precoz.

Los motivos por los que un bebé no gana peso con lactancia materna exclusiva (LME) pueden ser principalmente tres: el bebé tiene dificultad para sacar la leche, existe una baja producción de leche por parte de la madre o el bebé sufre una enfermedad.

Motivos por los que el bebé no gana peso con LME

En resumen, estos son los motivos por los que puede ocurrir esta baja ganancia de peso. Sin extenderme mucho, me voy a detener en cada una de ellas:

El bebé no obtiene la leche que necesita

Esto es algo bastante habitual (mucho más de lo que somos conscientes) y puede ocurrir por varios factores: 

Frenillo lingual corto 

La lengua es clave para poder hacer una succión eficaz. Si su movilidad está limitada, el bebé tenga que hacer mucha fuerza para poder mamar, teniendo que usar otra musculatura al no poder mover bien la lengua. Esto hace además que se canse pronto y que la extracción no sea tan eficiente.

Esta mala succión hace que puedan perder peso los primeros días y les cueste recuperarlo. Tampoco se estimula el pecho, con lo que la producción de leche materna disminuye, teniendo entonces ambos aspectos: un bebé que no puede extraer la leche y una madre que no produce suficiente.

 

 

En otras ocasiones, el frenillo corto y la succión ineficaz, hace que la madre tenga una sobreproducción de leche. Esto en parte es «bueno» porque el bebé se alimenta sin esfuerzo, pero puede llegar a ser un problema cuando la lactancia se regula (sobre los 3 meses de vida).

Es muy típico en bebés con frenillo lingual corto una ganancia adecuada de peso los 3 primeros meses (o incluso por encima de lo normal) y una caída posterior en el peso, ya que cuando la leche no sale de forma fácil y el bebé la tiene que sacar, no es capaz de hacerlo.

Succión inmadura

La succión nutritiva madura es aquella en la que el bebé realiza de 10 a 30 succiones seguidas. A veces, simplemente por su grado de madurez, tiene una succión de menor eficacia (esto puede ocurrir en bebés con partos inducidos, cesárea programada o bebés en torno a la semana 37).

 

 

Esto es algo temporal, ya que conforme el bebé va creciendo, va mejorando su succión; pero es importante identificarlo a tiempo y saber actuar. Si no se hace, vuelve a ocurrir lo mismo que en el caso anterior: el bebé no saca suficiente, no gana peso y no estimula el pecho, por lo que disminuye la producción de leche de la madre.

Mala posición o mal agarre

Esta es una causa también muy frecuente. Si el agarre al pecho no es profundo, el bebé no puede succionar bien y extraer la leche que necesita, además de que a la madre le puede doler, lo que puede hacer que restrinja tomas o limite la duración de las mismas. 

Restricción de tomas

La lactancia materna es a demanda, pero con algunas puntualizaciones… Los primeros días, los bebés pueden estar muy dormidos (y más si hay algún problema de succión), por lo que hay que ASEGURAR un mínimo de 8 a 12 tomas al día, procurando que el bebé no duerma más de 3-4 horas seguidas hasta que recupere el peso de nacimiento.

 

bebe-no-engorda-7

 

Una vez lo haga, ya puede pasar a ser a demanda: cada vez que pida, el tiempo que pida y un pecho o dos (lo que decida el bebé). Y, desde luego, nos olvidamos de la típica recomendación (totalmente obsoleta) de dar el pecho cada 3 horas y 15 minutos por pecho. 

Dar al bebé otros sustancias diferentes a la leche

Agua, infusiones, etc. Los primeros 6 meses de vida los bebés solamente deben tomar leche (ya sea materna o de fórmula). Cualquier otra cosa que se les dé, puede interferir con su nutrición (se le llena el estómago con algo que tiene menos nutrientes, y demandan menos leche).

Baja producción de leche por parte de la madre

No voy a extenderme en esto ya que hace un tiempo escribí un post dedicado solamente a este punto, pero en definitiva; solamente hay un 5% de mujeres con problemas médicos que pueden influir en la producción de leche.

Dichos problemas pueden incluir hipoplasia mamaria, intervención quirúrgica (sobre todo mamoplastia de aumento), retención de placenta, hemorragia postparto importante con síndrome de sheeham, problemas tiroideos sin tratamiento (hipo o hipertiroidismo), o enfermedades que pueden provocar un retraso en la subida de la leche sin que sea hipogalactia como tal (diabetes mellitus, síndrome de ovario poliquístico u obesidad). 

 

 

El 95%, es decir, la inmensa mayoría de las veces, esta hipogalactia es secundaria a una inadecuada o insuficiente estimulación del pecho y es totalmente reversible. Recuerda: a más succión, más producción. Como hemos visto en el punto anterior: restricción de tomas, succión ineficaz, frenillo lingual corto, mal agarre, etc. 

Enfermedad del bebé

Este punto es menos frecuente pero también debemos tenerlo en cuenta. Sobre todo, porque en bebés con lactancia materna exclusiva puede pasar desapercibido, por desgracia.

Cuando un bebé que toma solamente leche de fórmula tiene un problema de peso ¿qué ocurre?, ¿qué hace el pediatra? Investiga qué puede estar pasando. Hace un estudio, una exploración, pide algunas pruebas complementarias…

 

 

Las causas médicas que pueden hacer que un bebé no coja peso son:

  • Infección de orina. Puede suceder sin ningún otro síntoma en bebés pequeños, con la excepción de la baja ganancia de peso. 
  • Alergia a proteína leche de vaca. Relativamente frecuente. Se produce una mala absorción intestinal debido a la inflamación, lo que puede hacer que los nutrientes no lleguen de forma suficiente para que el bebé aumente de peso. Se puede asociar (o no) a otros síntomas como heces con mucosidad o sangre, irritabilidad, reflujo, lesiones dérmicas…
  • Enfermedades metabólicas. Estas son las enfermedades que se detectan en la prueba del talón. Aunque sea algo infrecuente (y por supuesto no hay que pensar en ellas como primera causa ante una pérdida de peso), sí hay que tenerlas en cuenta.  

Consulta a una asesora de lactancia

Y cuando un bebé con LME no pone peso, ¿qué hace el pediatra? Lo más habitual es que le prescriba un suplemento de leche de fórmula, sin pararse a buscar el problema. Y no es hasta que a pesar de esos suplementos el bebé no pone peso, cuando ya de verdad se empieza a indagar en la causa.

 

Aprende a equilibrar la demanda de tu bebé alimentado con teta y bibe y cómo compaginar ambos con el Seminario Online «Lactancia mixta»

 

Esto no debería ser así. Lo ideal es que el pediatra pudiera descartar las causas que hemos visto anteriormente, sin embargo muchos sanitarios no están formados en lactancia materna y no tienen ni la formación ni el tiempo para llevar esto a cabo.

Todas estas son causas que pueden hacer que el bebé de LME no gane peso suficiente. Si este es tu caso, y el pediatra te ha prescrito suplementos de fórmula pero tú quieres conseguir una lactancia materna exclusiva; además de echarle un ojo a este post, te recomiendo que te asesores con un profesional de la lactancia (consultora o asesora de lactancia) para poder identificar el problema y solucionarlo. En ningún caso significa que no puedas conseguir una lactancia placentera.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Mi bebé no gana peso suficiente con la lactancia materna exclusiva"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube