El relactador o sistema de nutrición suplementaria. Cómo hacer más fácil la retirada de fórmula para conseguir una lactancia exclusiva

El relactador permite evitar o retirar la leche de fórmula para conseguir una lactancia exclusiva

Hoy quería hablaros sobre un artilugio que, bajo mi punto de vista y mi experiencia en este mundo de la lactancia materna, resulta de gran ayuda tanto para el proceso de relactación (pasar de lactancia artificial o mixta a lactancia materna exclusiva) como para conseguir una lactancia mixta prolongada. Se trata del sistema de nutrición suplementaria (nombre oficial), más conocido como relactador. 

¿Qué es el relactador?

El relactador no es más que un recipiente que contiene la leche (de fórmula o materna), del que sale una pequeña sonda que se dirige al pezón de la madre (se puede fijar con esparadrapo). 

 

 

De esta forma, a la vez que el bebé succiona del pecho, va tomando la leche del relactador a través de la sonda. Así aumenta la cantidad de leche que ingiere. Es un sustituto del biberón como método para suplementar al bebé. El sistema de nutrición suplementaria, que es el nombre a través el cual se comercializa, viene con varias sondas de diferente tamaño. Grande (transparente), mediano (blanco) y pequeño (rojo).

En principio, cuanto menor es el calibre de la sonda, mejor; ya que el flujo de leche puede interferir con la lactancia (aún con el relactador). Pero es cierto que en muchas ocasiones para hacer la transición de biberón a relactador, se puede empezar por la sonda mediana o grande, y conforme mamá y bebé estén adaptados, cambiar a la pequeña. 

El relactador casero

Para mi gusto, el relactador comercial es buena opción. Es fácil de usar y práctico, pero requiere una inversión económica. Una posibilidad para probar sin tener que hacer gran gasto económico, puede ser el relactador casero. 

Para ello, solamente se necesita un recipiente cualquiera (puede ser un biberón) y una sonda, que se puede adquirir en una farmacia. La más adecuada es una sonda nasogástrica pediátrica de pequeño calibre (nº5, ideal) o nº 6 (si no encontramos la del nº 5). 

 

 

Como digo, esta opción es buena para probar. Si no nos va bien, no habremos hecho mucho gasto. En cambio, si vamos a continuar usándolo, recomiendo pasar al relactador comercial, ya que las sondas son más finas e interfiere menos en la lactancia. Pero si queremos continuar el proceso con el relactador casero, es recomendable pinzar la sonda frecuentemente o incluso hacerle un nudo para que vaya disminuyendo el flujo.

¿Cómo se utiliza el relactador?

Debemos usarlo de la misma forma que usamos un biberón. Ofrecemos un pecho, ofrecemos el otro y después el relactador en el último pecho que hemos ofrecido. En la siguiente toma, haremos al revés. Empezaremos por el último pecho, ofreceremos el otro, y después el relactador. Es importante ir cambiando el relactador de lado para que el bebé estimule los dos pechos por igual, en la medida de lo posible.

 

 

Sin embargo, si el agarre al pecho es difícil, si el bebé se enfada y enseguida quiere el suplemento, es mejor comenzar la toma con el relactador puesto, al menos las primeras veces. De esta forma, el bebé asociará el pecho con la comida y, poco a poco, iremos consiguiendo que la toma sin relactador sea más duradera.

En cualquier caso, es importante que el recipiente que contiene la leche no esté por encima de la cabeza del bebé, para que la leche no caiga por gravedad, sino por la fuerza de la succión. Además, conforme lo vayamos utilizando, lo adecuado es ir pinzando la sonda para interrumpir el flujo y que el bebé no se acostumbre a un flujo de leche constante, que a la larga también puede interferir con la lactancia materna.

Ventajas del relactador frente a otros métodos de suplementación

Con el relactador evitamos la confusión tetina-pezón, ya que para mamar la forma de mover la lengua es totalmente diferente a cuando toma biberón (succión tipo pajita). Esto en algunos bebés puede hacer que la succión al pecho sea dificultosa, dolorosa para la mamá o que incluso rechace el pecho.

 

 

Otra ventaja es que el bebé relaciona el alimento siempre con el pecho. Esto es algo muy positivo, ya que muchas veces el bebé establece esa relación con el biberón, por lo que incluso cuando lo ve se pone nervioso, queriendo comer, lo que puede interferir en la duración de la lactancia materna. Gracias al relactador, y que todas las tomas son al pecho, se puede prácticamente garantizar una lactancia prolongada.

También estimula la producción de leche. Al estar el bebé succionado al pecho todo el tiempo, la producción de leche aumenta. Cuando iniciamos el proceso de relactación, normalmente solemos utilizar extractores de leche para estimular esa producción (mayor succión/estimulación, mayor producción de leche). Si usamos el relactador podemos prescindir del sacaleches o disminuir su uso. 

 

 

Con el relactador los bebés suelen tomar menos cantidad de suplemento que con el biberón. Esto también es positivo ya que, como normal general, y a no ser que sigamos ciertas recomendaciones, los bebés que se alimentan con biberón suelen comer más de lo necesario. 

Por otro lado, al ser la succión al pecho más lenta que con el biberón, son más conscientes de la saciedad y no suelen tomarlo todo. Con el biberón, en cambio, pueden comer tan rápido que no les llega la sensación de saciedad a tiempo, por lo que siguen comiendo.

Inconvenientes del relactador

Es un buen método para dar el suplemento al bebé que lo necesite, pero no puede usarse en bebés con problemas de succión: prematuros, succión inmadura, ineficaz… En este caso, yo suelo recomendar la técnica de dedo-jeringa.

 

Si quieres saber cómo prevenir y tratar los posibles problemas de la lactancia, no te pierdas este Seminario Online

 

A muchas mujeres les da cierto reparo usarlo en la calle y algunos bebés rechazan la sonda al notarla cuando succionan del pecho con ella. Aún así, en mi experiencia, tiene más ventajas que inconvenientes, así que si estás dando lactancia mixta por el motivo que sea, dale una vuelta a esta opción. ¡Te animo a probarlo!

 


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 14 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

0 comentarios en "El relactador o sistema de nutrición suplementaria. Cómo hacer más fácil la retirada de fórmula para conseguir una lactancia exclusiva"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube