• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Lactancia materna durante el embarazo

La importancia de tener información en un proceso cada vez más frecuente

Aunque en la generación que nos precede ver a una mujer embarazada amamantando era algo muy difícil, porque la mayoría de nuestras madres dejaron de lactar entres los 3 y los 6 meses, ahora es algo relativamente habitual, porque cada vez hay más niños que toman pecho no meses, sino años.

Dando el pecho, ¿cómo es posible quedarte embarazada?

Se sabe que amamantar disminuye la posibilidad de embarazo. Esto es así porque las tomas producen picos frecuentes de prolactina y esta hormona suele inhibir la ovulación y por tanto la mayoría de mujeres que dan lactancia materna exclusiva están sin regla durante varios meses;  incluso cuando el bebé ya ha empezado la alimentación complementaria puede seguir en este estado.

En cifras concretas: si la mujer no ha tenido regla y los intervalos entre tomas no superan las 4 horas durante el día ni las 5-6 horas durante la noche, tendrá un cobertura anticonceptiva del 98% hasta los 6 meses; y de los 6 a los 12 meses un 70% si sigue en amenorrea. Esto, cuando se habla de anticoncepción, se conoce como método MELA.

Parece que la naturaleza se ha encargado de que el tiempo medio entre criaturas sea de un par de años y es muy poco probable un embarazo antes de 6 meses y poco probable antes de los 12 meses  (pero no es imposible), y a partir de esta fecha hay mucha variabilidad, pero casi todas las madres recuperan su ciclo antes de los 24 meses tras el parto.

Si contamos con que la duración natural de la lactancia materna puede estar entre los 2,5 y los 7 años no es difícil encontrar con el escenario de una madre embarazada y lactante.

¿Qué cambios puedo llegar a notar?

Lo primero que se suele percibir es dolor en las tomas por el aumento de sensibilidad en el pecho. De hecho, a menudo es este el síntoma que delata el estado de gestación, el que te lleva a hacerte un test de embarazo.

Según avanza el embarazo es posible notar pequeñas contracciones indoloras e ineficaces, que no revisten ningún riesgo.

¿Hay riesgo para el futuro bebé si sigo amamantando?

Con una madre sana y un embarazo normal amamantar no altera el curso de la gestación ni el desarrollo del bebé intraútero. Numerosas investigaciones recientes han demostrado que no aumenta el riesgo de aborto ni de parto prematuro, tampoco influye en el desarrollo del feto ni en el peso del bebé al nacer y no se asocia a aumento de ninguna enfermedad materna durante el embarazo.

De manera preventiva se puede desaconsejar disminuir tomas o plantear un destete progresivo si hay determinados factores de riesgo como: antecedentes de parto prematuro, abortos de repetición, incompetencia cervical o embarazo múltiple.

Como contraindicaciones para seguir lactando en este periodo estarían la amenaza de aborto y la amenaza de parto prematuro.

¿Qué pasa con la leche que recibe el hermano mayor?

Tras las primeras semanas de gestación la producción de leche disminuye considerablemente; se creía que también cambiaba la composición y se convertía en precalostro, pero la poca investigación que hay sobre el tema apunta a que en realidad la composición cuadra con leche madura hasta las últimas semanas de embarazo, que pasa a producirse calostro, asegurando así las necesidades del bebé que está en camino. Lo que sí debe cambiar es el sabor, puesto que muchos/as niños/as refieren ese cambio.

¿Qué va a pasar con la lactancia?

Es posible que te preguntes qué va a pasar con tu bebé o hijo y su lactancia, una vez te quedas embarazada. Para dar respuesta a esta pregunta hay que especificar primero cuál es la edad del niño que amamanta, pues la respuesta a dar es muy diferente :

Si el peque amamantado tiene menos de 6 meses

En este caso, dado que la producción de leche decae mucho por el efecto de las hormonas del embarazo, habrá que tener en cuenta que el lactante deberá de ser complementado con leche de fórmula tipo 1 para  cubrir sus necesidades de alimentación. Es muy habitual que durante esta etapa se desteten espontáneamente porque no ven sentido a seguir mamando, si no consiguen el alimento que necesitan.

Si tiene más de 6 meses

La mitad de los niños/as de esta edad también se destetará espontáneamente durante el embarazo. Esto es aún más probable si tienen menos de 18-24 meses, aumentado la probabilidad de que mantengan la lactancia los más mayores, que ya lo tienen como una conducta aprendida, parte clave del vínculo y la relación, y que a menudo siguen mamando aun cuando apenas les sale leche.

¿Cómo puede afectarme, emocionalmente hablando?

El documento de consenso del comité consultivo sobre lactancia materna de la Academia Americana de Médicos de Familia determina que si el embarazo es normal y la madre está sana, la lactancia materna durante el embarazo es una decisión personal de la mujer. Se considera, teniendo en cuenta que la recomendación oficial es que a poder ser los niños sean amamantados hasta los dos años, que si el niño deja la lactancia antes de esa edad, está en mayor riesgo de enfermedad.

 

Descubre con nuestro Seminario Online “Claves para iniciar la lactancia con éxito” todo lo que debes saber para empezar la lactancia con buen pie.

 

Para el niño/a mayor mantener la lactancia puede suponer un alivio emocional ante los cambios que se van presentando y que aparecerán con la llegada de su hermano/a; muchas madres que se encuentran amamantando en tándem refieren una relación especial entre hermanos, y reciben como algo muy gratificante el consuelo que pueden ofrecer mientras se produce la adaptación del mayor.

La aparición de la agitación por el amamantamiento y cierto rechazo hacia el niño/a mayor, puede provocar sentimientos encontrados por parte de la madre sobre hacia dónde dirigir el futuro de la lactancia. Es primordial que la madre se sienta apoyada en sus decisiones.

Hablar con mujeres que hayan pasado por ello, tener una tribu física o una virtual como la que os ofrecemos en la comunidad “Criar con Sentido Común”,  puede ayudar a entender el batiburrillo emocional ante el que se encuentra, así como tener información sobre cómo proceder a un destete progresivo si siente que esa es la opción más apropiada.

Si se va a optar por el destete hay que tener en cuenta que este debe estar alejado por lo menos un par de meses del nacimiento del bebé, para evitar añadir estrés al mayor en la llegada del recién nacido.

La decisión de continuar o no con la lactancia es algo muy personal y delicado, la mamá necesita una gran dosis de honestidad consigo misma, puesto que ambas opciones tienen sus pros y sus contras y solo ella sabe qué es lo más adecuado y gratificante.

Como matrona he acompañado todo tipo de situaciones: madres motivadas a continuar que se encuentran ante un dolor o malestar intenso que les obliga a destetar, mujeres que aun deseando mantener la lactancia deben aceptar la decisión de su hijo/a de acabar esa etapa y otras que terminan experimentando lo que supone lactar en tándem; sea cual sea el camino disfruta cada momento y busca aquellas cosas que te hagan sentir a gusto con lo que estás haciendo.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Tribu "CSC"


Más Información

3 comentarios en "Lactancia materna durante el embarazo"

  1. Hola! Mi hijo tiene dos años y mi duda es si quiere seguir mamando y tiene un hermanito cómo podemos hacer un colecho seguro pues el duerme en mi cama y nunca quiso la mini cuna de colecho . Si el bebé tampoco la quiere…he leído que no es seguro para el bebé compartir cama con un hermanito mayor. Gracias!

    • Hola Arantxa,

      no es seguro que estén uno junto al otro. Si comparten cama, un adulto tiene que estar entre ellos dando la espalda al mayor (no se recomienda que la madre dé la espalda al bebé). Lo cierto es que no suena fácil…

  2. Hola!
    Me ha encantado él artículo. A pesar de la poco información y apoyo que existe hacia la lactancia en tandem lo he conseguido con mis peques: una niña de 23 mese y un niño de 2, un embarazo muy bueno y una lactancia sin complicaciones. Es genial verles hacer tandem, se acarician y se hablan con la mirada. Ojalá cada vez seamos más madres en esta situación! Enhorabuena por el artículo

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡[email protected]! Tenemos un regalo para ti

Te enviamos un webinar GRATIS

Apúntate a nuestra Newsletter y recibe en tu correo todos nuestros artículos, descuentos y novedades. Además, sólo por inscribirte, podrás acceder GRATIS al seminario “Alimentación Complementaria y BLW” impartido por Armando Bastida.

He leído y acepto la Política de privacidad de CSC. Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tu información personal se almacene en MailChimp y sea usada por Criar con sentido común con el propósito único de enviarte emails. Contáctanos para corregir, limitar, eliminar o acceder a tu información.He leído y acepto la Política de Privacidad.