• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

La agitación del amamantamiento: cuando dar el pecho deja de ser agradable

Aunque genera rechazo, no debería provocar culpabilidad

La lactancia materna es cosa de dos, de la madre y de su criatura, y debe ser placentera para ambos. ¿Qué ocurre cuando deja de serlo para la madre? ¿Qué pasa si de repente amamantar se convierte en algo molesto? 

Qué es la agitación del amamantamiento

La agitación del amamantamiento son una serie de sensaciones desagradables que tiene la madre cuando da el pecho a su hijo/a. Suele ocurrir en niños más ‘mayores’ (es raro que se dé en bebés menores de un año), o  en mujeres que están embarazadas y dan el pecho o lactan en tándem (a hijos de diferente edad).  

Es un sentimiento de rechazo, una necesidad imperiosa de apartar el niño/a que está tomando pecho. Es algo que va más allá de lo controlable; es algo físico y visceral que se mueve entre un calor interno, una sudoración, inquietud, enfado, sensibilidad en los pezones o incluso cierta ‘excitación sexual’ molesta. Algo insoportable. Sensaciones que varían de mujer a mujer, tanto en las características como en la intensidad y que generalmente van asociadas a sentimiento de culpa.

Las madres que la sufren lo pasan realmente mal, sobre todo si no son consciente de que lo que les pasa es algo normal y que tiene un nombre.

Además, es algo bastante tabú. Sienten vergüenza y no suelen compartir lo que les está ocurriendo, entre otras cosas por temor a ser juzgadas, lo que hace que se sientan aún peor.

¿Por qué se da la agitación del amamantamiento?

Se piensa que puede ser un tema hormonal relacionado con la necesidad fisiológica de dejar la lactancia. Llega un momento en que las hembras mamíferas apartan a la cría que se acerca a mamar, o incluso se levantan y se van para evitar alimentarla. Es decir: de repente, dejan de amamantarlas. ¿Quizás es porque notan sensaciones desagradables? ¿Cómo saben que tienen que dejar de hacerlo?

La diferencia, y por eso aparece la confusión y la culpabilidad, es que nosotras, como seres humanos racionales, tenemos la capacidad de diferenciar nuestras sensaciones corporales de nuestra voluntad, de lo que queremos hacer realmente, y por tanto, podemos elegir.

Es decir, una mujer QUIERE dar el pecho a su hijo y lo sigue haciendo (por los motivos que sean) a pesar de que ya no le resulta una experiencia satisfactoria. Desde luego la vaca no se hace ningún tipo de planteamiento, en cuanto nota algún tipo de molestia, lo deja y punto.

Así, parte del sufrimiento de las mujeres con agitación está relacionado con el ‘querer y no poder’.

Desean amamantar a sus hijos pero físicamente no pueden hacerlo porque tienen una enorme necesidad incontrolable de apartarlos de ellas.

Es muy importante aclarar que en ningún caso esto está relacionado con no querer a su hijo/a, ni con ser mala persona o mala madre. Todas estas cosas se les pueden llegar a plantear a una mujer con agitación, por lo que lo pasan realmente mal.

¿Qué se puede hacer si se sufre agitación?

  • Lo primero, ante todo, identificarlo. Saber que es algo normal, que no es voluntario ni consciente ni depende de una misma. Es algo fisiológico, natural y que no se puede controlar.
  • Compartirlo con otras madres lactantes puede ayudar a sentirte mejor. Si otras mujeres han pasado por esa experiencia pueden aconsejarte.
  • Puede ser algo transitorio y variable. Que sufras agitación en un momento puntual no implica que vayas a sentirla en todas las tomas. De hecho, está relacionada con la falta de sueño y con el estrés. Prueba a descansar más. También puede empeorar en periodos de menstruación y ovulación.
  • Distraerse. Pensar en otra cosa. Leer, mirar la televisión o incluso el móvil. Abstraerse ayuda a no ‘sentir’ lo físico. Si amamantas en tándem puede servir ‘concentrarse’ sólo en el bebé más pequeño que toma el pecho y en las sensaciones que este produce.
  • Pactar las tomas. Como suele ocurrir con niños ‘más mayores’, generalmente estos niños entienden bien ciertas indicaciones y se puede pactar con ellos. Suele venir bien avisarlos antes de la toma para que, por ejemplo, suelte el pecho cuando cuentes hasta 10, o decirle que abra más la boca.

Si nada de esto hace que mejore, puede que te plantees un destete.

Es importante que recuerdes que la lactancia materna es cosa de dos, y raramente el destete llega por las dos partes a la vez. No te sientas culpable si tomas esa decisión, pero infórmate para llevarla a cabo de la manera más respetuosa posible.

En cualquier caso, si has sufrido o sufres agitación del amamantamiento, déjame darte la enhorabuena por tu lactancia y toda vuestra trayectoria, espero que estos consejos te sirvan para llevarla mejor y que sea algo pasajero. 

Fotos | Jessica Luciadesireefawn en Flickr

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

7 comentarios en "La agitación del amamantamiento: cuando dar el pecho deja de ser agradable"

  1. Yo lo he vivido estando embarazada y es horrible. Mi hija mayor y yo llorábamos juntas. Ella quería y yo no podía. Al final se destetó a la fuerza. Nos pudo el instinto.

  2. Yo m encuentro ahora así. Mi hijo tiene 25 meses y ya me estoy planteando el destete. Aunque ando un poco perdida. A ver cómo sale todo…

  3. Y qué sucede cuando se siente esto con sólo 9mesws de lactancia?? No me había planteado dejar la lactancia antes del año pero lo estoy pasando realmente mal

  4. Es difícil no sabía que tenía un nombre pensé en ir a buscar ayuda pero por pena y no saber cómo manejarlo no lo jenny hecho! Es mi segundo bebé y desde el primer momento tuvo un mal agarre que los senos estaban agrietados y sangrientos lloraba mientras amamantaba el primer mes, el segundo mes me apoye con formula y hasta los momentos es mixta! Aunque hay días que no quiere formula si ni pura teta! Pero aún continúo con esa sensación y apenas tiene cinco meses! Me la paso muy mal porque considero que soy peor!

  5. Pues a mi me eatá ocurriendo y apenas tiene 6 meses… Pero es que sólo duerme con el pecho y se pasa la noche entera enganchado y yo con él enganchado no puedo dormir, se me irritan los pezones… Así que llevo un par de semanas pasándolo realmente mal, porque me cuesta mucho darle de mamar por las noches… Eso sumado a que empiezo a trabajar en una semana y pasaré mucho tiempo fuera de casa ha hecho que empiece con el destete…

  6. A mi me empezo a suceder el en ultimo mes de embarazo y ahora hace un mes que ha nacido y mi hija tiene 30 meses y cada vez siento mas rechozo a darle pecho especialmente por las noches,en cambio cuando toma pecho mi hijo de un mes perfecto nl tengo para nada ese sentimiento, me da mucha pena tener este sentimiento hacia mi hija me duele que a veces ella se sienta rechaza porque la aparto bruscamente me quejo mientras mama soplo …

  7. Hola,
    Mi hijo ahora tiene tres años y diez meses, toma un poco de teta algunos días antes de dormir. Llegar a este punto ha costado mucho.
    Empecé a sentir desasosiego al amamantar a mi hijo cuando tenía poco más de dos años. Hacía muchas tomas por la noche, yo estaba agotada. Después comenzaron unas sensaciones físicas muy desagradables, parecía que me clavaran alfileres en los pezones durante las tomas. Ganas de escapar a millones de kilómetros, culpabilidad… Verdaderamente horrible. Y lo peor de todo es que no le podía poner un nombre a lo que me estaba pasando, no entendía nada. No me quiero repetir pero es que lo pasé francamente mal a nivel físico y psicológico. Estos episodios se dieron durante meses. Tardé mucho en decidir que suprimiría las tomas nocturnas, Joan tendría ya los tres años y a partir de este momento mejoró mucho la situación. Después contábamos hasta treinta de cada teta y ahora hay días que no me pide para dormir.
    En mi opinión hay mucha información sobre como amamantar, cuanto tiempo, los beneficios… y muy poca sobre como destetar a diferentes edades y cuales pueden ser los motivos. El destete para algunas mujeres no es fácil.
    Creo que mi hijo aun lo necesita y por eso seguimos.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube