• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

¿Destetar para que coma más?

La alimentación complementaria puede resultar muy agobiante ya que tenemos miedo a que nuestros hijos no se alimenten bien

Muchas veces el tema de la alimentación complementaria resulta muy agobiante tanto para padres y madres como para sus hijos. Tenemos miedo a que los bebés «no coman lo suficiente», no se alimenten bien o tengan alguna carencia nutricional debido a esto. 

Alimentación complementaria y lactancia

La incorporación de los diferentes alimentos es un proceso gradual que conlleva su tiempo. Hasta el año de vida, la leche (ya sea materna o artificial) debe ser el alimento principal del bebé, y a partir de entonces, el resto de alimentos irán sustituyendo progresivamente a esta leche, aunque el ser humano se sigue considerando lactante hasta los 2 años de vida.

Es decir, que la leche sigue siendo importante al menos durante este tiempo. Aunque para la lactancia materna, las sociedades científicas no ponen límites, salvo el que madre e hijo deseen.

 

 

Hay bebés que desde el principio tienen buena aceptación de esta alimentación complementaria. Hay otros que no, que requieren más tiempo y paciencia, y hay otros (la mayoría) que van fluctuando. Hay veces que aceptan más comida, y otras menos. Esto es algo muy normal, ya que a los adultos también nos ocurre igual, no comemos siempre con las mismas ganas, ni siempre tenemos el mismo hambre. 

Muchas madres y padres me consultan porque su bebé de 8 meses, 10 meses, 15 meses… «no come», y muchas de ellas incluso se han planteado destetar para que, disminuyendo la ingesta de leche, se favorezca la de otros alimentos.

¿Este destete puede ayudar a que el bebé coma más?

Lo primero que debemos plantearnos es si en realidad es cierto que el bebé «no come nada de nada». Hay que tener en cuenta las expectativas de los padres. Muchas veces no es que no coma, sino que no come lo que los padres quieren o esperan que coma.

– «¡Es que no come NADA!», me dicen.

–  Y entonces les digo: «A ver, describidme un día normal, contadme qué es lo que come y cuánto» (bebé de 12 meses).

– Pues se despierta por la mañana, toma teta. Después le preparo una tostada con aceite y le da dos mordiscos. A media mañana fruta. A veces la prueba, a veces no. La que más le gusta es la pera, que se puede comer media. A mediodía, depende de lo que haya, pero suele comer 3 ó 4 cucharadas, no más. Para merendar fruta, igual que a media mañana. Por supuesto entre comidas teta, y por la tarde teta porque en la cena nunca quiere comer nada. 

Analicemos este caso: ¿Realmente piensas que este bebé no come nada? Si come 2 mordiscos de tostada, otros dos de fruta y  3 ó 4 cucharadas de lentejas, el bebé está comiendo. Es cierto que no es mucha cantidad, pero eso no significa que NO COMA. Come la cantidad que necesita. Y además de eso, toma leche materna, alimento completísimo a nivel nutricional. 

 

No te pierdas el más completo curso online sobre «Alimentación complementaria y Baby-led Weaning»

 

Es muy importante, si comen poca cantidad, ofrecerle siempre alimentos nutritivos y sanos, y no descuidar aquellos que sean ricos en hierro. Siempre y cuando esto se cumpla, no debemos preocuparnos por la cantidad. Los bebés, al contrario que muchos adultos, tienen la capacidad de dejar de comer cuando están saciados, y eso es una gran cualidad que debemos seguir promoviendo, no obligando ni forzando a comer más.

Si es realmente cierto que el bebé no quiere comer absolutamente nada de alimentación complementaria, en ese caso estaría bien hacerle una analítica para descartar anemia. Uno de los motivos por los que se empieza la alimentación complementaria es porque a partir de los 6 meses, empiezan a disminuir los depósitos de hierro en los bebés.

 

 

Esto depende fundamentalmente del pinzamiento del cordón umbilical. Si fue precoz, menos depósitos de hierro, si fue tardío, más. Sobre los 8-9 meses, si un bebé no ha ingerido nada de hierro diferente al que se encuentra en la leche (donde no hay cantidad suficiente para llegar a los requerimientos), puede que desarrolle anemia. Y normalmente, la anemia suele conllevar inapetencia, por lo que es la pescadilla que se muerde la cola. 

Si el bebé tuviera anemia se solucionaría administrándole suplemento de hierro (en gotas). La leche materna con el suplemento de hierro, aporta todo lo necesario a nivel nutricional, así que ya no habría que preocuparse de cuánto y qué come el bebé, aunque lo más habitual es que al mejorar la anemia, mejore también el apetito del bebé.

Pero volvemos a la pregunta inicial…

Si desteto a mi hijo, ¿comerá más?

La respuesta es rotundamente NO. 

Si destetas a tu hijo/a porque toma poca alimentación complementaria, lo estás privando de un alimento nutricionalmente muy completo y que hace que lo «poco» que tome de alimentación complementaria sea suficiente. La teta, o la leche materna, es la garantía de que está bien alimentado.

Quitarla no sólo no va a hacer que coma más, si no que se quedaría sin ese soporte, así que seguramente, su alimentación se vería perjudicada.

 

 

Además, si el bebé es menor de 2 años y lo destetas, deberás darle leche de vaca (leche de fórmula si es menor de 1 año y leche entera de vaca si es mayor), ya que hasta los 2 años se consideran lactantes. Así que, le estarás quitando una leche (la de su propia especie) para ofrecerle otra (que puede que la acepte o no). No tiene mucho sentido, ¿no?

Así que, destetar a un bebé para que tome más alimentación complementaria no es buena idea. Si tu bebé come «poco», ofrécele siempre alimentos de calidad, saludables, y confía en él, que es quien se encarga de la cantidad. 

Y si tu bebé realmente tiene un problema de alimentación, no come nada de nada, descarta anemia, y si se confirma, suplementando con hierro se soluciona el problema, tampoco hay que suspender la lactancia, sino seguir ofreciendo alimentos saludables para que su relación con la comida sea adecuada y sigan comiendo a demanda, como hacemos los adultos (o deberíamos hacer). 

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

2 comentarios en "¿Destetar para que coma más?"

  1. Buenos días, en el caso de mi hija de 2años y medio, la anemia se confirmó con una analítica aparte de tener la vitamina D baja. La gastroenterologa la recetó calcio y vitamina D pero no hierro y me insiste mucho en que debo destetar porque para mí hija ya no es sano. Mi dudas son, el aporte de calcio haría subir el hierro? Es más importante el calcio a esta edad que el hierro? Mi leche no tiene calcio?

  2. Hola Estefanía. Si tu bebé tiene anemia, habría que tratar con hierro, el calcio no tiene nada que ver. Al contrario, el calcio hace que el hierro se absorba peor.
    No es necesario destetar ni muchísimo menos. Tomar hierro sí.
    Un saludo

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube