• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

El síndrome de Raynaud: cuando la lactancia materna duele

Averigua por qué a veces se presenta dolor tras la toma sin causa aparente ni visible

¿Qué ocurre cuando la lactancia materna duele? ¿Cuando la mujer no puede disfrutar de su bebé porque le teme a la siguiente toma? ¿Cuando limita el tiempo de su hijo/a al pecho por dolor? ¿Cuando se producen grietas, mastitis, perlas de leche u obstrucciones?. Este dolor se corresponde además con algo visible, y es indicativo de que algo «no marcha bien». Pero, ¿y cuando no existe causa aparente?

El síndrome de Raynaud

Es muy importante valorar el agarre del bebé al pecho, la posición de su cuerpo y que la madre esté cómoda durante la toma. La mayoría de las veces que hay molestias durante la toma suele ser problema de agarre. En otras ocasiones, si el agarre es correcto y no hay mejoría, habría que descartar un frenillo sublingual en el bebé.

Sin embargo, hay veces que el dolor que tiene la mujer no se corresponde con algo visible. No hay grietas, no  hay obstrucción y no hay mastitis. Entonces, ¿por qué duele?

 

 

Si este dolor, molestia o quemazón se produce después de terminar la toma, puede que esté ocurriendo lo que se conoce como síndrome de Raynaud del pezón.

El síndrome de Raynaud es un trastorno en el que los vasos sanguíneos de pequeño calibre se contraen limitando el flujo de sangre. Es decir, se produce un vasoespasmo. Suele ocurrir sobre todo en partes distales del cuerpo, en los dedos de las manos y los pies, como respuesta al frío, al estrés, tabaco o cafeína.

Este vasoespamo conlleva que no llegue oxígeno a las zonas distales por lo que se ponen de color blanco, y posteriormente recuperan el color poco a poco, conforme las arterias recuperan su tamaño original, produciendo esa sensación de molestias, hormigueo, dolor o quemazón.

Este mismo trastorno se puede producir también en el pezón. Puede ocurrir en mujeres que ya padecieron anteriormente de síndrome de Raynaud en manos o en pies, pero también (y es más frecuente) en casos de succión vigorosa del bebé o succión masticatoria, o incluso en casos de mala postura.

 

 

Como comenté anteriormente, no existe dolor durante la toma pero comienza al poco tiempo después de ella. El pezón puede salir aplastado, como barra de labios (aunque no siempre lo hace), y parte de su superficie puede cambiar de color.

Es frecuente que el pezón presente un color blanquecino. Posteriormente puede pasar (o no) a color morado, para después volver a su color normal. Se ve muy bien en el vídeo de esta página.

¿Qué hacer si padeces síndrome de Raynaud?

Ante todo, y como en cualquier problema de lactancia, siempre revisar el agarre del bebé y la postura. Ayudan posturas en las que se consigue un agarre más profundo, como la de caballito, rugby o postura de cuna invertida.

Si no se mejora tras conseguir el agarre profundo, habría que descartar un frenillo sublingual corto que impida la correcta extensión y elevación de la lengua, y que el bebé mastique con las encías en lugar de envolver el pezón con la lengua.

Si el parto ha sido instrumental, puede ser recomendable que el bebé sea valorado por un fisioterapeuta experto en terapia manual, ya que hay ocasiones que manipulaciones en el parto pueden conllevar a contractura de las musculatura de la mandíbula y que el bebé haga una succión masticatoria y lastime el pezón.

 

 

Otras recomendaciones son:

    • Evitar las situaciones con frío: zona de congelados del supermercado (suele ser típico que se reproduzca el dolor en dicha zona), ducha de agua fría, baños en piscina, etc.
    • Aplicar calor seco antes y después de la toma. El calor ayuda a la dilatación de los vasos sanguíneos y favorece el riego sanguíneo.
    • Limitar sustancias favorecedoras como cafeína, teína, tabaco…

Cuando nada de esto mejora la situación, puede que sea necesario tomar medicación que ayuda también a la vasodilatación. Esta medicación es compatible con la lactancia y la puede recetar el médico de cabecera.

 

Descubre cuáles son los problemas relacionados con la lactancia más habituales y cómo solventarlos en este Seminario Online

 

En cualquier caso, el dolor durante la lactancia no es normal, ya sea durante o después de la toma. Si ese tu caso, ¡busca ayuda en un profesional de la lactancia! A nosotros nos tienes en la consulta online o en la Tribu CSC.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "El síndrome de Raynaud: cuando la lactancia materna duele"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube