• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Mastitis aguda: todo lo que hay que saber

En caso de mastitis no siempre es necesario el antibiótico

La mastitis aguda y el dolor al amamantar son unas de las principales causas por las que las mujeres abandonan la lactancia materna en los primeros meses. Los estudios dicen que el 10% de las mujeres lactantes sufrirá una mastitis aguda, aunque lamentablemente, esta cifra está infraestimada. 

La mayoría de las mastitis tendrá lugar en las primeras 12 semanas. Precisamente por la alta prevalencia y el riesgo de abandono de la lactancia materna, es importante que tratemos este tema en Criar con Sentido Común.

¿Qué es la mastitis aguda y por qué se produce?

La definición más habitual de mastitis aguda dice que es una “Inflamación de uno o varios lóbulos de la glándula mamaria acompañada o no de infección“.

Para que esto tenga lugar, es necesario que haya una acumulación o éstasis de leche en el lóbulo mamario, y posteriormente a esto, puede haber sobrecrecimiento bacteriano e infección.

¿Qué puede ocasionar una mastitis aguda?

Toda aquella circunstancia que implique un escaso vaciado del pecho:

  • Dificultad en la succión del bebé (frenillo, mal garre).
  • Disminución de tomas, horarios rígidos, destete rápido.
  • Preferencia de un pecho sobre el otro.
  • Presión sobre el pecho: sujetador apretado, cinturón del coche, etc.
  • Obstrucción mamaria, perla de leche…

En definitiva, todas son causas de mastitits aguda, ya que al fin y al cabo dificultan el vaciado correcto de la glándula mamaria.

Por ese motivo, una vez tenemos el diagnóstico de mastitis aguda, la clave del tratamiento es incidir sobre este vaciado frecuente.

¿Cómo podemos diagnosticar mastitis?

El diagnóstico de la mastitis aguda es clínico. Es decir, por los signos y síntomas que presenta la mujer. No se necesita ninguna prueba complementaria.  Los síntomas de mastitis son los siguientes:

  • Dolor en el pecho con endurecimiento local.
  • Zona enrojecida.
  • Aumento de temperatura local del pecho.
  • Síntomas generales: Malestar, dolor articulaciones, fiebre (cuadro pseudogripal).

Si presentas 2 o más de estos signos/síntomas es muy probable que tengas una mastitis aguda (No tienes que presentarlos todos).

¿Cómo proceder? Tratamiento de la mastitis aguda

mastitis aguda

Como hemos visto anteriormente, la mastitis es una inflamación de la glándula mamaria, que puede estar acompañada o no de infección. Es decir, puede haber infección pero la clave es la inflamación y esta inflamación se ha producido por un mal drenaje del pecho.

Por ese motivo, el tratamiento antibiótico no sería la primera indicación. Hay otra serie de medidas que son más eficaces y que si se hacen correctamente, pueden llegar a curar el 90% de mastitis sin necesidad de antibiótico:

  • Extracción eficaz: Con bebé o sacaleches cada 2-3 horas. Si es posible, se recomienda colocar la barbilla del bebé en dirección al bulto, para favorecer el drenaje. En ningún caso está indicado el cese de la lactancia, ya que esto puede ser muy perjudicial para la madre al no vaciarse el pecho.
  • Frío local: Evitar el calor, dado que puede disparar el crecimiento bacteriano. El frío es un antiinflamatorio natural. Las hojas de col metidas en el frigorífico o congelador van muy bien para la mastitits aguda (pásales previamente un rodillo para que se rompan las fibras nerviosas, y póntelas directamente en el pecho).
  • Medicamentos antiinflamatorios: Generalmente son compatibles con la lactancia. Puedes consultar compatibilidad de medicamentos con la lactancia materna en www.e-lactancia.org.
  • Descanso: Es muy importante también que la madre pueda descansar, igual que si tuviera una gripe para poder recuperarse bien de la mastitits aguda.

Puedes seguir estas recomendaciones durante 24-48 horas y si no notas mejoría, entonces  acudir a tu médico para que te paute un tratamiento antibiótico. Es importante tener en cuenta que el tratamiento antibiótico para las mastitis aguda  debe ser prolongado, de 10 a 14 días, y que tratamientos de una semana son insuficientes y con alto riesgo de recidiva.

A tener en cuenta si crees que tienes mastitits aguda

  • El sabor de la leche durante la mastitis cambia. Aumenta la concentración de sodio y la leche se hace más salada. Puede que el bebé rechace el pecho o haga menos tomas. En ese caso habría que extraer la leche de forma manual o con sacaleches.
  • Después de la mastitis es habitual que disminuya la producción de leche. Pero no te preocupes que es algo reversible. Sigue poniendo a tu bebé al pecho y si fuera necesario estimula con sacaleches. En unos días volverá a la normalidad.
  • Si se vuelve a repetir la mastitis aguda está indicado hacer un cultivo de la leche, así como indagar en las causas de la misma: Tratamiento inadecuado o insuficiente, descartar mal agarre del bebé o anquiloglosia (frenillo lingual).

¿Y tú? Cuéntanos, ¿has tenido mastitis aguda durante la lactancia? ¿Cómo la has solucionado?

Fotos | desireefawn

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¡ESTA NAVIDAD REGALA SENTIDO COMÚN! Tarjeta Regalo Tribu CSC + Libro dedicado a mano por Armando Bastida + Bolsa


Más Información

5 comentarios en "Mastitis aguda: todo lo que hay que saber"

  1. Muy interesante el artículo. Y sobre la mastitis subaguda?

    • Hola Olga.

      La mastitis subaguda es algo controvertida. Ni si quiera los mismos profesionales nos ponemos de acuerdo sobre si existe o no en consencuencia, sobre su tratamiento. La conclusión que yo saco es que faltan estudios sobre lactancia y dolor mamario, y que ahora mismo no hay mucha evidencia científica que las avale (lo cual no quiere decir que no existan…).
      En definitiva, de momento no me animo a sacar un post sobre este tema tan complejo y controvertido. Quién sabe si más adelante 🙂

      Un abrazo

  2. Sufrí una mastitis a los 15 días del parto, grietas en los pezones, echando sangre. Pechos enrojecidos y endurecidos…fiebre alta…dolor de articulaciones y temblor de manos. Antibiótico 15 días, cuanto más succión haga el bebé ( duele muchísimo) mejor para la infección. Paños calientes y duchas calientes para ablandarlos y así poder extraer la leche. Cambiar de postura continuamente para dar el pecho y que se vacien bien todos los conductos. Y lo más importante, mucho ánimo y mucha fuerza para superarlo. Le di pecho a mi hija 21 meses

  3. Lactancia el primer mes. Abandonó por toda la sintamotologia, y ningún diagnóstico acertado. Seguí todas las recomendaciones de todos los profesionales que me vieron. Sangre, dolor, perlas, vómitos, escalofríos, dureza,…corte la leche con medicación y me vendaron los pechos…todo fue a peor. Y si fuera poco comentarios despectivos por no aguantar ni seguir con la lactancia, algo que me dolió más a mi que a nadie. Al mes y medio dio la cara con crecimiento de bulto. El ginecólogo me citó prueba para un mes después para descartar cáncer. No fue hasta que di con una profesional que me dijo que al día siguiente me operaban por tener una mastitis importante. Después de la operación recuperación lenta por infección de sutura y medicación no adecuada.
    No fue hasta el cuarto mes del nacimiento de mi hija que empecé a ver la luz y pude disfrutar en condiciones de ella. Un mal recuerdo por no haber encontrado ayuda acertada y pasar tan mal trago. Se necesita con urgencia profesionales en la materia.

  4. Es posible sufrir una mastitis despues de 13 meses de lactancia? Con la vuelta al trabajo tendré que estar 8 horas sin poder darle el pecho, y sin poder extraer. Hasta ahora fue a demanda, y está maximo 3 horas sin pedir, incluso por la noche… Muchas gracias

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.