Ampollas en el pezón durante la lactancia

La fricción constante en el pezón puede provocar ampollas, pero generalmente mejorando el agarre se soluciona

Las ampollas en el pezón se presentan con una zona elevada, blanda y con líquido dentro. Muchas mamás la describen como una pompa. Además suele causar bastante dolor cuando el bebé mama. Suelen aparecer por la fricción al amamantar, y desaparecen solas con los días. Pero vamos a ver más detalladamente qué provoca estas ampollas, cómo hay que tratarlas y cómo aliviar el dolor hasta que cure.

La clave está en la succión del bebé

La mayoría de estas ampollas aparecen en el pezón porque la succión del bebé no es correcta y fricciona. Es como cuando te sale una ampolla en el pie, del roce del zapato. Ahora bien, esto no es normal y no hay que tomarlo como parte de la lactancia. Primero, porque es doloroso, y la lactancia no debe doler. Y segundo, porque nos está indicando que algo no va bien, o al menos no cómo debería, y hay que corregirlo.

 

ampollas pezón

 

Habitualmente, con corregir el agarre del bebé es suficiente, así que hay conseguir la mejor posición posible. Si el bebé es recién nacido (hasta las 8-12 semanas), podemos intentar la postura biológica o agarre espontáneo. Esto hay que hacerlo entre tomas, es decir, cuando el bebé no tiene mucha hambre, para que no se ponga nervioso (y la mamá tampoco).

Debes tumbarte en la cama, semiincorporada, sin ropa por arriba y con el bebé también desnudito, piel con piel. Y le dejamos tumbado sobre el abdomen, con calma y sin prisas. Poco a poco olerá el pezón y reptará hasta encontrarlo, enganchándose por sí mismo.

 

posturas-para-dar-el-pecho-1
Ilustraciones tomada del libro «Lactancia materna, Casos reales de Superación», de Carmen Vega

 

Así el agarre lo «dirige» el bebé, acomodando la postura más adecuada e introduciendo correctamente el pecho en la boquita. Los bebés, si les dejamos, están preparados para mamar bien, saben lo que tienen que hacer, ya que su vida depende de ello.

Otras soluciones para el agarre

A veces es necesario probar con otras opciones, afortunadamente las hay. Lograr un agarre profundo y asimétrico debe ser el objetivo, y para ello hay posturas que lo facilitan. Como la de caballito, rugby o cuna inversa. En este post tenéis una explicación detallada e ilustrada de cada postura.

 

ampollas pezón

 

También es de gran ayuda realizar un agarre dirigido por la madre. Siempre será la cabeza del bebé la que se acerque al pecho, y no al contrario. Y, sujetando la mama con la mano en forma de C o U (dependiendo de la postura), invitaremos al bebé a que abra bien la boca acercando su nariz al pezón y apoyando la parte inferior de la areola en el labio del bebé. Así, con rapidez, podemos introducir la mama logrando una agarre profundo, como cuando comemos un sándwich.

 

Aprende cómo es la postura adecuada para dar el pecho y facilitar un buen agarre en el Seminario Online «El agarre y la postura en la lactancia»

 

Puede que, aunque inicialmente consigamos una buena succión, a lo largo de la toma el bebé se mueva y pierda profundidad. Entonces debemos recolocarlo y nunca dejarle seguir mamando así. Introducimos un dedo en su boquita para romper el vacío, separamos al bebé y volver a acercarlo al pecho. O bien basta con mover al bebé en dirección a sus pies, al mismo tiempo que presionamos levemente entre sus escápulas para que extienda el cuello y pegue la barbilla al pecho, y así corregir el agarre.

El sacaleches también puede provocar ampollas en el pezón

El embudo del sacaleches debe ser de la talla correcta. Aunque esto mucha gente no lo sabe, hay modelos de sacaleches que solamente tienen una talla. Pero los pezones son muy diferentes, en tamaño y forma, y por lo tanto no todos los embudos se adaptan igual. Uno pequeño puede hacer que cuando el pezón crezca al comenzar la extracción y friccione con las paredes, provocando una dolorosa ampolla. La talla correcta también nos ayudará a que la extracción sea más eficaz.

 

 

Por la misma razón, si usamos pezoneras, hay que elegir las que mejor se adapten a cada pezón. Sí, también existen diferentes tallas de pezoneras y lo que más importa es la anchura del pezón, no el tamaño. Y si usamos discos de lactancia, debemos controlar que no se muevan y anden friccionando el pezón.

 

Descubre cuáles son los problemas más habituales relacionados con la lactancia y cómo solventarlos con nuestro Seminario Online «Problemas de Lactancia»

 

Durante las tomas nocturnas es cuando menos vigilamos el agarre y el bebé, y al mamar medio dormido y con debilidad puede quedarse solamente con la punta del pezón, provocando más fricción y facilitando la aparición de estas ampollas. Así que, no podemos olvidarnos también por la noche de controlar que el agarre sea profundo.

El frenillo lingual corto

Las ampollas en el pezón, sobre todo si se repiten y comprobamos que la postura es correcta, son un signo más de que la lengua del bebé no se mueve con la libertad que debería. La anquiloglosia limita la extensión, elevación y/o peristalsis, impidiendo un agarre profundo. Aunque podemos ayudarnos con los consejos anteriormente indicados, a veces la mejor solución es la intervención: una frenectomía.

 

 

Los primeros meses tras el nacimiento es posible que el frenillo no dé ningún problema y se pase por alto. Pero en algunas ocasiones, es justo con la salida de los dientes cuando empieza el dolor en las tomas. Al no colocarlos bien por la limitación de la lengua, rozan con el pezón y salen las ampollas.

Cómo se curan las ampollas en el pezón

Las ampollas en el pezón que surgen por fricción se curan solas. Generalmente, si tomamos las medidas adecuadas en cuanto al agarre, en una semana desaparecen. No hay que hacer nada más. Además, una buena postura reducirá considerablemente el dolor hasta que se curen.

 

 

Sí hay que mantener una buena higiene, pudiendo usar clorhexidina para desinfectar (si pasan más de 20 minutos, no hace falta limpiar el pecho antes de volver a amamantar). También podemos usar unas gotitas de aceite de oliva, con esto no hace falta esperar. Y para evitar el roce con el sujetador, aunque lo ideal es llevar los pezones al aire el mayor tiempo posible, existen unas conchas protectoras. Solamente en caso de infección, si la ampolla supura pus, sería necesario un tratamiento local con crema antibiótica.

Las perlas de leche

A veces las ampollas en el pezón se confunden con las perlas de leche. Y lo cierto es que son parecidas, pero sus causas son diferentes y nos llevan a tomar medidas distintas, hay que tenerlo en cuenta. Aparecen como un puntito blanco y más duro en el pezón, provocando un dolor de pinchazos que puede irradiarse hasta la espalda.

Pueden salir tras un tirón del bebé, cuando se quita de golpe del pecho sin soltarlo totalmente. Y esta, precisamente, es una de las maneras con las que podemos deshacernos de la perla: apartando de nuevo al bebé con cierta brusquedad (sin pasarnos…).

 

 

También podría pincharse para liberar ese punto de leche retenida, pero hay que estar seguras de que no hay infección, por lo que siempre es mejor consultar con alguien que realmente pueda indicarnos que está recomendado en ese caso.

En otras ocasiones, la perla de leche es indicativo de una obstrucción o mastitis. El conducto se obstruye y la leche queda retenida asomando en ese puntito del pezón. Entonces el tratamiento es diferente: vaciar bien el pecho y con frecuencia, frío local, antiinflamatorios y, en ocasiones, es necesario un antibiótico oral.

 

Contraindicaciones lactancia

 

No siempre es fácil diferenciarlas, y viene genial tener a alguien cerca para consultar en cualquier momento. Esa es una de las mejores cosas de la Tribu CSC (el primer mes, además, es gratuita), que de manera fácil y generalmente con rapidez, tienes a tu alcance a varios profesionales que pueden indicarte qué hacer en cada caso.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Ampollas en el pezón durante la lactancia"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube