Contraindicaciones de la lactancia materna (II) para el bebé

Cuando el bebé nace con alguna enfermedad o malformación que dificulta o imposibilita la lactancia materna

En una entrada anterior, hablábamos de las contraindicaciones de la lactancia materna que afectaban a la madre. Afortunadamente son muy pocas, y en ocasiones es algo temporal, pero también debemos saberlo y entender cómo es recomendable actuar. Ahora vamos a explicar algunas situaciones especiales o problemas en el bebé que van a suponer que la lactancia materna sea, como poco, complicada, al menos en exclusividad. 

Galactosemia: lactancia materna contraindicada

La galactosemia es una enfermedad metabólica congénita. El cuerpo no es capaz de metabolizar el azúcar simple galactosa, por lo que se acumula. La leche, ya sea materna o de fórmula está compuesta en gran parte por lactosa. La lactosa de la leche, en el intestino, se metaboliza y se divide en glucosa y galactosa.

En la galactosemia, al existir un déficit de la enzima galactasa que metaboliza la galactosa, el cuerpo no es capaz de hacerlo y esta se acumula. Por lo que no se tolera ninguna forma de leche, ni humana ni de otra especie animal.

 

 

La afección puede repercutir dañando el hígado, los riñones, el cerebro y los ojos. Y es un trastorno hereditario, por lo que se transmite de padres a hijos si ambos padres tienen el gen defectuoso aunque no se exprese. 

Se considera una enfermedad rara, con una baja incidencia (aproximadamente uno por cada 50.000 recién nacidos). Pero es importante, para iniciar el tratamiento cuanto antes y que no haya complicaciones, su detección precoz. Por eso en algunas comunidades autónomas se incluye dentro del cribado que se realiza al recién nacido: la prueba del talón.

 

 

El tratamiento consiste, a grandes rasgos, en una dieta cuidada libre de lactosa y galactosa. Por lo que estos bebés solamente pueden tomar una leche artificial sin lactosa. La lactancia materna estaría totalmente contraindicada, salvo en la galactosemia TIPO DUARTE. En estos casos, no está desaconsejada la lactancia materna.

Fisura palatina y lactancia materna diferida

La fisura palatina es una malformación en la boca del bebé. Durante el desarrollo del feto, el paladar no se desarrolla por completo y queda abierto. Normalmente es un defecto congénito, pero también puede asociarse a ciertos síndromes o trastornos genéticos hereditarios. Se puede apreciar en una ecografía a partir de la semana 13 de embarazo y la fisura puede afectar a uno o a los dos paladares.

 

 

Si la fisura solo está en el paladar blando, podría no afectar a la lactancia. Pero si afecta al paladar duro, al no hacer el vacío necesario para la succión, no es posible la lactancia materna directa. Son necesarias una serie de cirugías para cerrar el paladar, pero hasta los 6-12 meses de edad no están indicadas.

Hasta la intervención, si la madre así lo desea, sí podría llevarse a cabo una lactancia materna diferida gracias a las extracciones regulares. Para estos casos, tanto si toman leche materna como artificial, es necesario el uso de unas tetinas especiales. Y, por supuesto, el apoyo y la información acerca de todas las posibilidades y dificultades, son imprescindibles.

Malformaciones que pueden complicar la succión

En estos casos la lactancia no está contraindicada, pero es cierto que la mamá y el bebé van a necesitar una ayuda extra. Como decía antes, algunos bebés con fisura palatina en el que solo está afectado el paladar blando, sí podrían ser amamantados.

 

Aprende cómo es la postura adecuada para dar el pecho y facilitar un buen agarre en el Seminario Online «El agarre y la postura en la lactancia»

 

El contacto piel con piel continuo, una posición erguida (como la postura del caballito), pegar la barbilla a la mama y el sellado con la mano o el pecho, son las principales recomendaciones.

 

Imagen: Libro «Lactancia Materna: Casos Reales de Superación©»

 

Las indicaciones serían las mismas para los bebés con labio leporino (en ocasiones también afecta al paladar). También precisará de una cirugía (en algunas ocasiones dos) para unirlo, pero aproximadamente a los tres meses de edad ya puede operarse. En muchos casos el defecto del labio es pequeño y podría intentar realizarse un sellado con la mano o la mama durante la toma. 

 

labio leporino

 

Hay que dar a la conocer la importancia que tiene la lactancia materna en estos casos. Al haber mayor riesgo de aspiraciones, con la lactancia artificial se eleva la exposición a las neumonías. Y los bebés con labio leporino y/o fisura palatina son más propensos a sufrir otitis, por lo que la protección de la leche materna puede venirles muy bien. En cualquier caso, es una decisión que debe ir acompañada de mucho apoyo emocional y seguimiento por especialistas en lactancia.

Macroglosia y enfermedades respiratorias

Un bebé con macroglosia nace con la lengua excesivamente grande, por lo que ocupa toda la cavidad oral dificultando que entre el pezón. Pareciera como si lo escupiese. Con el paso de los meses esto suele normalizarse. Mientras tanto, quizás sea necesario el uso de pezoneras, y si la transferencia de leche no es adecuada, la suplementación con la propia leche materna.

Esta malformación es habitual en los bebés con Síndrome de Down. Además, también presentan una hipotonía que hace más difícil que realicen correctamente los movimientos de succión. Sin embargo, la lactancia materna es posible y muy recomendable. El inicio precoz va a facilitar la lactancia. E igualmente el apoyo es fundamental.

 

bebé down

 

Al Síndrome de Down también pueden asociarse cardiopatías. Y aunque lo habitual es pensar que con el pecho el esfuerzo es mayor, y por lo tanto contraproducente, lo cierto es que los beneficios son mayores. La saturación de oxígeno será mejor, las frecuencias cardiacas y respiratorias son más estables y la leche materna es más digerible, con menos sodio y protege de infecciones que podrían complicar la cardiopatía.

 

Conoce las claves para que el inicio de la lactancia sea más exitosa en el Seminario Online «Claves para iniciar la lactancia con éxito»

 

Quizás el bebé necesitará hacer tomas más cortas, pero más frecuentes, por eso el contacto continuo piel con piel con su madre está especialmente indicado, para que tenga acceso al pecho en todo momento. También sería aplicable esta recomendación para los bebés con enfermedades respiratorias.

El duelo cuando no es posible amamantar

Puede ser muy duro asimilar que, a las dificultades, los miedos y el duelo por no tener un bebé totalmente sano, la lactancia materna no es posible o va a suponer un esfuerzo extra. Por eso la mamá, decida lo que decida hacer, debe estar muy acompañada y sostenida emocionalmente. Tanto por su entorno cercano como por los especialistas y sanitarios con los que va a estar en contacto.

Necesitará un espacio seguro, libre de comentarios y trabas que puedan menospreciar su dolor y sus sentimientos, para gestionar todo esto. Y por supuesto, recibir siempre apoyo y compresión.

 

maternidad

 

En la Tribu CSC hay lugar para todas las familias. Para poder resolver todas las dudas que vayan surgiendo, gracias a todo el equipo de profesionales y la compañía y experiencia de muchas otras mamás y papás.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

3 comentarios en "Contraindicaciones de la lactancia materna (II) para el bebé"

  1. Mi hija tiene 9 meses y le diagnositcaron Galactocemia. Hasta que llegó el diagnóstico definitivo casi la perdemos 3 veces por culpa de malos diagnósticos. Sin duda ha sido la experiencia más dolorosa y traumática que he vivido nunca. Cuando la ingresaron en la UCI de Vall d’Hebron por un fallo hepático muy grave por el cual podía necesitar un trasplante de hígado en las próximas horas sentí que era por mi culpa. Que al darle el pecho había estado envenenándola y causándole un daño irreversible. Por suerte en Vall d’Hebron son grandes profesionales y me ayudaron a comprender la situación. No obstante, ha sido muy duro. El Covid no lo ha puesto fácil pues tuve que pasar parte de este proceso sola ya que, al principio de toda esta pesadilla, en los primeros ingresos hospitalarios sólo podía estar un solo acompañante y yo, como le daba el pecho, debía quedarme con ella. Recuperándome de un parto duro y emocionalmente vulnerable tuve que recibir noticias muy duras.
    Ahora por suerte mi hija está bien y de momento no precisa el trasplante de hígado. Estamos descubriendo poco a poco la galactocemia y aprendiendo a vivir con ella.

  2. Mi hija tiene 9 meses y le diagnosticaron Galactosemia. Hasta que llegó el diagnóstico definitivo casi la perdemos 3 veces por culpa de malos diagnósticos. Sin duda ha sido la experiencia más dolorosa y traumática que he vivido nunca. Cuando la ingresaron en la UCI de Vall d’Hebron por un fallo hepático muy grave por el cual podía necesitar un trasplante de hígado en las próximas horas sentí que era por mi culpa. Que al darle el pecho había estado envenenándola y causándole un daño irreversible. Por suerte en Vall d’Hebron son grandes profesionales y me ayudaron a comprender la situación. No obstante, ha sido muy duro. El Covid no lo ha puesto fácil pues tuve que pasar parte de este proceso sola ya que, al principio de toda esta pesadilla, en los primeros ingresos hospitalarios sólo podía estar un solo acompañante y yo, como le daba el pecho, debía quedarme con ella. Recuperándome de un parto duro y emocionalmente vulnerable tuve que recibir noticias muy duras.
    Ahora por suerte mi hija está bien y de momento no precisa el trasplante de hígado. Estamos descubriendo poco a poco la galactosemia y aprendiendo a vivir con ella.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube