Contraindicaciones de la lactancia materna (I) para la madre

Aunque la lactancia materna es posible en la mayoría de los casos, existen algunas contraindicaciones que hay que conocer

La lactancia materna está siempre rodeada de muchos mitos y desinformación. Cada vez se hacen más estudios y tenemos más medios para dar a conocer la información real y contrastada. La confianza en el poder de nuestros pechos como alimento exclusivo del bebé durante los seis primeros meses es fundamental. Pero sí que es cierto que existen ciertas contraindicaciones de la lactancia materna.

Problemas de la lactancia materna

Lo primero que hay que dejar claro es la capacidad de amamantar de la mujer. Y lo segundo es la compatibilidad de la lactancia con prácticamente todo. También con la mayoría de medicamentos y en la mayoría de las situaciones.

Eso sí, hay ciertos casos patológicos, como la hipogalactia real e irreversible, en los que no es posible amamantar, al menos en exclusividad. Existen problemas de la lactancia materna que reales pero, proporcionalmente, son situaciones muy extraordinarias. Igual que aquellos casos en los que está contraindicada la lactancia materna. Veamos los principales:

Drogas

En el caso de consumir drogas de abuso la lactancia materna está totalmente contraindicada. Si se ha consumido con anterioridad y actualmente la mamá se encuentra en tratamiento de desintoxicación con metadona, sí podría amamantar ya que esta sustancia a penas se excreta en la leche. Eso sí, es importantísimo comprobar que realmente ya no consume y también es necesario mucho apoyo emocional.

 

lactancia medicamentos

 

Podría afectar seriamente al bebé el consumo de marihuana (produce abstinencia y puede producir retraso psicomotor), de cocaína (provoca irritabilidad, convulsiones, vómitos…), de anfetaminas y heroína. En este último caso, podría generar adicción en el lactante. El riesgo de contraindicaciones es muy alto, por lo que no es compatible la lactancia materna.

Por supuesto, además de fatal para la salud del adulto, el consumo de drogas de abuso también es incompatible con el cuidado de un bebé, por lo que nunca debería estar a su cargo una persona bajo los efectos de estas drogas.

 

La neurociencia respalda el colecho y lo defiende hasta los tres años de vida

 

Aunque el alcohol no está catalogado dentro de las drogas, el acoholismo también implicaría una contraindicación de la lactancia materna. Y, claro está, del cuidado de un bebé. Por ejemplo, el colecho debería estar descartado también si ha consumido alcohol, aunque sea de manera puntual.

Algunas enfermedades infecciosas

Durante la mayoría de infecciones comunes, como la gastroenteritis o la gripe, NO se recomienda interrumpir la lactancia. Al contrario, la madre enferma continúa protegiendo a su bebé  a través de los anticuerpos que se transmiten con la leche materna. Y también la mayoría de medicamentos son compatibles. Por lo que la recomendación sería seguir amamantando, unas buenas condiciones de higiene, algunas precauciones, y descansar todo lo posible.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso con el Seminario Online «Claves para iniciar la lactancia con éxito»

 

Sin embargo, en algunos casos como la tuberculosis, hay que tomar medidas extra. No se tiene que suspender la lactancia si la madre ha sido diagnosticada y tratada durante el embarazo, tampoco si es durante el postparto (ya que el bebé ya habrá estado expuesto).

Pero si se diagnostica menos de 15 días antes del parto, es conveniente que la madre no esté en contacto con el bebé durante 15 días. La leche extraída y administrada en diferido por otra persona sí es apta, igual que los fármacos antituberculosos. Al ser de transmisión respiratoria, no es que «esté mala» la leche, al contrario, deben favorecerse las extracciones y seguir alimentando al bebé con esta leche, solo que no podrá hacerlo directamente su mamá.

 

 

La hepatitis C no se transmite a través de la leche, por lo que la lactancia en este caso es compatible salvo que la madre tenga grietas con sangre en el pezón. Por lo que es especialmente importante prevenir que llegue a suceder esto y curarlas lo más rápidamente posible si aparecen. Mientras tanto sería necesario suspender la lactancia temporalmente. La hepatitis B también es compatible con la lactancia materna.

La varicela y el herpes simple o zóster también permiten continuar con la lactancia. En el caso de herpes, habría que tomar medidas higiénicas y evitar el contacto con las lesiones. Solamente estaría contraindicada si las lesiones del herpes estuvieran en el pecho.

 

 

Y si es una infección por citomegalovirus, la lactancia materna también protege al bebé, ya que genera anticuerpos. Por lo que sigue estando recomendada, salvo en bebés muy prematuros. En estos casos, la pasteurización de la leche inactiva el virus, por lo que se podría administrar la leche de forma diferida previamente tratada. Si la madre ha pasado la infección con anterioridad no habría ningún problema, incluso si el bebé es prematuro.

Ciertos tratamientos para patologías neurológicas y psiquiátricas

Insistimos en que la mayoría de tratamientos y pruebas médicas son compatibles con la lactancia materna. Y en el caso de dudas, siempre podemos acudir a e-lactancia.org. Aunque es cierto que podemos encontrar puntualmente medicamentos que están contraindicados, suele haber siempre una alternativa segura.

 

 

Pero, por ejemplo, si durante las crisis de esclerosis múltiple se usan bolos de corticoides, y entonces sí habría que suspender la lactancia temporalmente unas 12 horas. Después se puede continuar con normalidad.

En las patologías psiquiátricas no está contraindicada la lactancia si la enfermedad está controlada. De hecho, es muy beneficiosa, por supuesto para el bebé, pero también también para la madre. Sin embargo, en el trastorno bipolar, supone un riesgo alto el tratamiento con litio. Por lo que habría que sustituirlo por otro medicamento más seguro, o valorar en cada caso el riesgo/beneficio.

Quimioterapia y radioisótopos

El tratamiento del cáncer materno con antimetabolitos, inhibidores hormonales y radioisótopos no es compatible con la lactancia materna hasta un tiempo después de haber sido administrado. Aunque, por todos los beneficios que conlleva la lactancia para la madre y para el bebé, es conveniente evaluar y asesorar siempre según la situación de cada mujer.

No hay que dar por hecho el destete, a pesar de ser lo más frecuente, ya que dependerá entre otras cosas de la edad del bebé y del tiempo de la eliminación del fármaco.

 

cáncer y lactancia

 

En los casos de radiación interna o braquiterapia, el contacto directo de la mamá con el bebé no será posible por las radiaciones que emite. Sin embargo, la leche está libre de esta radiación, y si se la extrae podrá ser administrada por otra persona.

Sin embargo, la radiación externa no supone ningún riesgo para la lactancia y/o el bebé, por lo que si la madre lo desea podrá continuar amamantando, incluso cuando la radiación sea sobre el pecho. Aunque es importante tener en cuenta que la piel de esa zona puede volverse más sensible.

Tras superar un cáncer de mama se podrá amamantar, tanto con el pecho sano como con el que fue afectado si el tratamiento ha sido conservador. Puede que la producción de leche sea menor, pero con información y apoyo muchas mujeres logran una lactancia exclusiva o mixta.

 

contraindicaciones lactancia

 

Si uno de los pechos hubiese sufrido una mastectomía radical tampoco podría amamantar de ese pecho, pero igualmente la lactancia con el otro pecho no estaría contraindicada. Es importante insistir de nuevo en que es fundamental el apoyo emocional y clínico de equipos multidisciplinares.

Otros virus con contraindicación absoluta

La infección por VIH en la madre contraindica de manera absoluta la lactancia materna, en países desarrollados. Y es que el riesgo de contagio del bebé es mayor en el caso de tomar pecho. Sin embargo, en países en desarrollo es necesario valorar esta incidencia, ya que los riesgos de una lactancia artificial sin garantías pueden ser incluso peores al haber más mortalidad.

También la infección por HTLV, virus linfotrópico T humano, (tipo I o Ii) en la madre supone un riesgo muy alto para el bebé. Este virus sí se transmite por la leche materna, el contacto sexual y las transfusiones. Este virus no es muy frecuente en España, pero sí lo es en Asia, América del Sur y el Caribe.

El destete

En el caso de tener que suspender la lactancia por algunos de estos motivos, debería ser valorado el bienestar psicológico de la madre, gestionándolo con cariño y a ser posible de forma paulatina. Algunas situaciones descritas permiten, si la madre así lo desea, mantener la producción gracias a las extracciones regulares de leche si la contraindicación es temporal.

Por ejemplo, con el cáncer, se podría reanudar la lactancia en los periodos en los que en la leche no queden restos significativos del tratamiento, o al finalizarlo. Quizás no se logre amamantar directamente si el bebé rechaza el pecho, pero al menos sí podrá ser alimentado con leche materna con ayuda de cucharitas o biberones.

 

Descubre cuáles son los problemas más habituales relacionados con la lactancia y cómo solventarlos con nuestro Seminario Online «Problemas de Lactancia»

 

Igualmente, si el destete es definitivo, no se recomiendan medicamentos para inhibir la producción ni vendar los pechos. Hay que cuidar que no se acumule la leche para evitar mastitis, extrayéndola manualmente hasta aliviar la congestión. Y poco a poco la producción irá disminuyendo sola.

También podemos encontrarnos algunos casos, muy puntuales, en los que la lactancia materna esté contraindicada debido a situaciones especiales que se dan el bebé. Hablaremos de ellas en otro post. En la Tribu CSC encontraréis no solo toda esta información que es tan necesaria, sino el apoyo y asesoramiento de grandes profesionales para resolver las dudas sobre lactancia materna, y con la compañía de una familia enorme para acompañaros.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Contraindicaciones de la lactancia materna (I) para la madre"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube