Cómo suplementar a un bebé amamantado que no gana peso suficiente

Existen alternativas al biberón fundamentales para suplementar a un bebé que no gana peso con la lactancia materna exclusiva

En algunas ocasiones ocurre que un bebé alimentado con lactancia materna exclusiva gana menos peso del que debería. En esos casos, es muy probable que el pediatra prescriba una «ayudita» de biberón para remontar ese peso, pero como vimos en este post, es importante identificar cuál es la causa de ese problema, ya que si no lo hacemos, puede que ese inicio de lactancia mixta, sea el inicio del fin de la lactancia materna. Por eso, en este post te voy a hablar de cómo hay que suplementar a un bebé con LME que no pone peso suficiente.

Cómo suplementar a un bebé que no gana peso suficiente con la teta

En este sentido, y me vuelvo a repetir porque es muy importante, lo primordial es identificar la causa. Y una vez identificada (pueden ser varias de ellas), valorar si es algo reversible o no lo es.

  • Si la causa es reversible, como por ejemplo:
    • Baja producción por poca estimulación del bebé (succión ineficaz, frenillo lingual corto, restricción de tomas, etc.), en ese caso, además de suplementar al bebé, hay que remontar esa producción de leche, estimulando el pecho todo lo posible (con extractor eléctrico).
    • Problemas tiroideos, retención de placenta, etc. Habrá que suplementar al bebé mientras se pone tratamiento a la madre.
  • Si la causa no es reversible (déficit de prolactina, hipoplasia mamaria, síndrome de Sheehan…) lo más importante, además de que el bebé esté bien alimentado, es continuar con el vínculo que te proporciona la lactancia materna, por lo que debemos utilizar un método de suplementación que interfiera lo menos posible, como por ejemplo: el relactador.

 

 

¿Cómo y con qué suplementar entonces?

Antes de nada, me gustaría recalcar que aunque relacionemos inconscientemente la palabra suplemento con leche de fórmula, en realidad la primera opción para suplementar debería ser la leche de la propia madre. En segundo lugar leche de donante y, en tercer lugar, leche de fórmula, cuando ninguna de las anteriores sea posible.

Y por otro lado, aunque también relacionamos la palabra suplemento con biberón como método de administración, hay otras formas para administrarlo que interfieren menos con la lactancia materna: relactador o sistema de nutrición suplementaria, dedo jeringa, vasito de aprendizaje, biberón cuchara, vaso…

 

 

De todas estas opciones, el biberón debería ser la última de ellas y, en el caso de utilizarlo, tener en cuenta una serie de características y hacerlo mediante el método Kassing. 

¿Cuánto suplementar?

En este punto, hay que ser muy cuidadosos porque lo ideal es encontrar el equilibrio entre que el bebé esté bien alimentado y sobre alimentado, para que no acabe rechazando el pecho. La teoría nos dice que la suplementación debe ser a demanda dirigida por el bebé.

Lo que necesite, las veces que necesite. Tenemos que tener cuidado si hacemos la suplementación con biberón, ya que muchas veces con este método los bebés comen más de lo que necesitan, al tener un flujo de leche muy rápido y no ser conscientes de su saciedad. Por eso, lo ideal es utilizar otro método de suplementación y, si se utiliza el biberón, ir haciendo pausas frecuentemente para darle la oportunidad al bebé de conocer su saciedad.

 

 

Por otro lado, también debemos conocer la fisiología del bebé humano y su forma de alimentarse, que es de forma frecuente. Es decir: tomas cortas y frecuentes, por lo que deberíamos tener esto en cuenta a la hora de suplementar. Por ejemplo, en un bebé que toma 360 ml de suplemento a lo largo de 24 horas, siempre será más fisiológico que haga 4 tomas de 90 ml a que haga dos de 180ml.

Cuando un bebé realiza una ingesta grande de suplemento, su estómago se va dilatando y va necesitando cada vez una cantidad mayor, a la vez que va a estar una mayor cantidad de tiempo sin reclamar alimento. Quizás el bebé que toma 90ml pida cada 2 horas y el de 180 cada 4.

 

 

Otro error frecuente es consultar las latas de leche fórmula para saber la cantidad a ofrecer al bebé según las pautas que establecen según la edad y número de tomas. Esto no es fiable porque estas cantidades están magnificadas (claro, cuanto más grande hagas el biberón, antes se gastará la lata y antes comprarás otra) y porque hay que tener en cuenta que el bebé también toma leche del pecho (no sabemos cuánta y es imposible de saber), por lo que no podemos compararlo con un bebé que esté con lactancia artificial exclusiva.

En definitiva: los suplementos se dan a demanda en número de veces y cantidad (nunca debemos insistir), idealmente con leche materna, y con un método que interfiera lo menos posible con la lactancia materna.

Cómo hacerlo a nivel práctico

Lo que yo suelo recomendar a las madres de mi consulta es:

  • Lactancia materna a oferta. Cada 2-3 h por el día y cada 3-4 horas por la noche. Esto quiere decir que ese es el máximo tiempo que el bebé puede pasar sin tomar el pecho, pero se lo ofreceremos más a menudo, cuanto más mejor.
  • Ofrecer los dos pechos por toma siempre. No tiene sentido darle un solo pecho y luego darle el suplemento sin que se haya tomado el otro.
  • Realizar la compresión mamaria durante toda la toma. Esto también es fundamental, sobre todo en los bebés con problemas de succión. Dar un pecho con compresión mamaria. Cuando esta no sea eficaz (el bebé no hace nada), cambiar al otro pecho y realizar la compresión mamaria. Cuando ya el bebé no reaccione a la compresión:
  • Ofrecer el suplemento a demanda. Si el bebé se ha quedado saciado o dormido, no es necesario ofrecer. Si está despierto o irritable, se le ofrece y se espera su reacción.

 

 

  • Estimular con extractor mecánico tras la toma. Este punto es importante, sobre todo en casos en los que la baja producción de leche es reversible, y además también nos puede servir para darle nuestra propia leche en la siguiente toma. Para el tema de la estimulación, debemos saber que siempre son mejores extracciones cortas y frecuentes, por lo que con 10 minutos por pecho sería suficiente (o menos si antes deja de salir leche). También puedes hacer la compresión mamaria durante la extracción con sacaleches.
  • Si es posible, evitar suplemento en las tomas nocturnas. Esto es porque con el suplemento los bebés tienden a estar más tiempo sin demandar, con lo que el pecho se estimularía menos. Lo ideal es que durante la noche el bebé haga varias tomas nocturnas y siga con buena estimulación del pecho. Las tomas nocturnas son importantes para la producción de leche del día siguiente ya que la prolactina, que es la hormona que se encarga de fabricar la leche, tiene unos niveles más altos por la noche. Si le damos suplemento al bebé por la noche y pasa muchas horas durmiendo (más de 4 horas), en ese caso debemos estimular el pecho con extractor o despertar al bebé para ofrecérselo.

 

Aprende a suplementar a tu bebé con el equilibrio adecuado entre teta y bibe con el Seminario Online «Lactancia mixta»

 

Empezamos con esa pauta y vamos pesando de forma semanal. Si el bebé va ganando suficiente peso, seguimos hasta que se acerque a su peso estimado para su edad o el peso se estabilice. En ese momento podemos empezar el proceso de relactación. Si el bebé no ha puesto peso suficiente, habrá que ver cómo hacer para ofrecer al bebé más cantidad de suplemento.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cómo suplementar a un bebé amamantado que no gana peso suficiente"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube