Sobreproducción de leche materna, ¿puede llegar a ser un problema?

Cuando la madre produce más leche de la que el bebé necesita

Cuando hablamos de lactancia materna y problemas relacionados, además del dolor, grietas o mastitis, unos de las principales dificultades que se encuentran las mujeres es la percepción de tener leche insuficiente.

Ya hemos tratado de esto en el blog, y aunque solo ocurre en el 5% de las mujeres, la hipogalactia o falta de producción de leche supone el principal abandono de la lactancia materna.

Por ese motivo, cuando sucede al contrario, que la mujer tiene una importante producción de leche, incluso más de lo habitual, se suele pensar que tiene mucha suerte y que la lactancia le va a ir muy bien.

Sin embargo, hay algunos problemas de lactancia que están provocados por la hiper o sobreproducción de leche y es importante tenerlos en cuenta. En este post los conoceremos y veremos también cómo solucionarlos.

Cómo funciona la lactancia

La producción de leche materna se regula principalmente por dos hormonas, la prolactina, que se segrega en la hipófisis (en el cerebro) a través del estímulo de succión y llega vía sanguínea a ambos pechos a la vez, y el FIL (factor de inhibición de la lactancia).

Esta última hormona tiene un efecto local (a diferencia de la anterior que actúa en los dos pechos) y regula cada pecho por separado. El FIL se encuentra presente en la leche materna, y cuando se acumula, es decir, cuando no se vacía el pecho, inhibe la producción de leche de ese pecho. Por contra, cuando los pechos se vacían a menudo, se elimina el FIL y eso hace que la producción sea mayor.

Por eso, que te notes los pechos vacíos no significa que no tengas leche o produzcas menos, para nada. El pecho vacío es un buen estímulo para que tu cuerpo siga produciendo leche.

Otra hormona importante que aunque no influye directamente en la producción de leche sí influye en la lactancia, es la oxitocina. La oxitocina también se estimula por la succión (estímulo físico), al igual que la prolactina, y además, también lo hace de forma condicionada: al oír al bebé, al mirarlo… Y lo que hace es favorecer la salida de la leche: estimula el reflejo de eyección de leche. Como actúa sobre los dos pechos a la vez es habitual que mientras el bebé mama de un pecho, a la mamá le gotee el otro.

Ojo, no todas las mujeres notan el reflejo de eyección, lo cual no significa en ningún momento que no tengan leche.

Sobreproducción fisiológica

Durante las primeras semanas o meses de lactancia (habitualmente hasta los 3 meses) hay una producción de leche por encima de las necesidades del bebé.

Esa leche, se va acumulando en el pecho, que actúa como almacén, y está disponible inmediatamente para que el bebé mame.

Las asesoras de lactancia comparamos esta situación con un buffet libre. Cuando llegas a un restaurante self service en el que la comida está preparada, sólo tienes que coger tu plato y empezar a comer directamente. Pues eso es lo que hace el bebé, se pone al pecho e inmediatamente nota la leche.

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso con este Seminario en diferido.

 

En torno a los 3 meses, esta producción de leche se regula. Yo digo que la naturaleza es sabia, y si lo ideal es amamantar a las crías al menos durante 2 años, la lactancia debe ser práctica y cómoda.

Cuando hay esta sobreproducción de leche, tenemos el pecho más lleno, más duro, nos molesta, gotean los pechos, manchamos la ropa, la cama, etc. Con todos estos pequeños inconvenientes es más difícil continuar con una lactancia placentera (¡ojo, que no imposible!). Por eso, llega un momento en que la producción de leche se ajusta a la demanda del bebé: la leche se va produciendo conforme el bebé succiona y los pechos ya no son almacén.

Es decir, sería como un restaurante tradicional, al que vas, tomas asiento, viene el camarero, pides la comida y esperas que te la sirvan. A algunos bebés este cambio les cuesta un poco, porque la leche tarda unos minutos en salir desde que se ponen al pecho (lo que conocemos como la crisis de los 3 meses). Sin embargo, con mucha paciencia y mimos, se regulan.

Cuando esta sobreproducción continúa en el tiempo

Como he comentado, suele ser sobre los 3 meses (a veces antes, a veces después) cuando esta sobreproducción de leche se regula. El cuerpo no da tanta prioridad a la prolactina, y el FIL pasa a ser quien tiene más poder en la regulación de la producción de leche.

Sin embargo, veo a bastantes mujeres que siguen goteando, siguen usando discos o con obstrucciones frecuentes porque no se les ha regulado más allá de ese tiempo. Algunas siguen con estos síntomas durante toda la lactancia. Esta situación, que no debería ser habitual, se tiende normalizar pensando que es algo bueno y que es indicativo de tener mucha leche.

Sin embargo, el que esto continúe en el tiempo puede ser un indicativo de que hay algo que revisar. Por ejemplo, cuando hay una dificultad de succión del bebé (por frenillo o por mal agarre), la sobreproducción es un mecanismo compensatorio para favorecer que el bebé coma (como el bebé no es muy capaz de extraer eficientemente la leche, su madre produce más leche de la que necesita en realidad para que tenga suficiente).

Signos o síntomas de sobreproducción de leche

 

 

En la madre:

  • Goteo excesivo del pecho.
  • Reflejo de eyección exagerado.
  • Obstrucciones o mastitis de repetición.

En el bebé:

  • Irritable al pecho (le molesta el reflejo de eyección) e incluso rechazo de las tomas.
  • Atragantamientos frecuentes.
  • Le cuesta agarrarse al pecho.
  • Areofagia (tragan aire).
  • Molestias intestinales: toman más leche rica en lactosa, que es la que sale con facilidad del pecho, la cual no puede digerirse completamente a nivel intestinal y produce diarrea y dolor abdominal.

Qué hacer si el bebé o la mamá presentan algunos de estos síntomas

Para favorecer que el bebé pueda comer mejor y disminuir el reflejo de eyección suelen venir bien los siguientes consejos:

  • Extracción manual antes de las tomas: De esta forma, el pecho se pone algo más blando facilitando el agarre, y por otro lado, disminuye el reflejo de eyección.
  • Posición de la madre tumbada boca-arriba: De esta manera, la gravedad dificulta el reflejo de eyección y favorece que el bebé coma mejor.
  • Ofrecer un pecho por toma: Es decir, tratar de dar un pecho cada 2 o 3 horas. Es decir, si el bebé pide a menudo durante las 2-3 horas siguientes, ofrecer siempre el mismo pecho. De esta manera por un lado se favorece que el bebé no solo se tome la parte del principio de la leche más rica en lactosa (y disminuyen las molestias intestinales) y por otro lado, se favorece que la producción de leche se regule al no estimular los dos pechos en cada toma.

Normalmente con estos consejos suelen mejorar los síntomas. Si esto no ocurre, hay otras técnicas como el ‘reseteo del pecho’ y ‘la lactancia en bloque’, así como algunos medicamentos o infusiones que pueden ayudar. De todo esto hablaré en otro post.

Por eso, si tu bebé tiene ya más de 3 meses y te ves en una situación parecida, prueba estos consejos y nos cuentas.

¡Espero que hayan sido de utilidad!

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

5 comentarios en "Sobreproducción de leche materna, ¿puede llegar a ser un problema?"

  1. Hola, soy Asesora de Lactancia formada en Edulacta. Me gustó mucho el post porque es un tema del que poco se habla. Quería consultarles si es posible que dentro de los síntomas que sufre el bebé se puede dar el Reflujo y si es el caso cuál sería el manejo más apropiado. Gracias!

  2. Hola Victoria!

    Sí, efectivamente el reflujo es uno de los síntomas que se pueden manifestar en el bebé, principalmente por la velocidad de ingesta de la leche. Al comer rápido, además de que suelen tragar aire, comen más cantidad de la que necesitan, por lo que hay mayor facilidad al reflujo.

    Para evitarlo o mejorarlo, pues los mismos consejos que doy en el post, sobre todo extracción manual antes de la toma y postura antigravedad, es decir, mamá tumbada boca arriba y bebé encima.

    Un abrazo!

  3. Hola Carmen, leyendo el post veo la lactancia de mi hijo bastante reflejada en los sintomas aue mencionas. Él tiene mucho reflujo y pienso que puede ser por una sobreproducción debido a un posible frenillo tipo 4 (me lo dijeron en una reunión de grupo de lactancia).,me gustaría saber si cuando dices lo de extraer antes.. cómo sería?que debería hacer exactamente?gracias

  4. Hola. Mi hijo de dos meses tiene muchisimo reflujo y creo que puede deberse a una posible sobreproducción por frenillo tipo 4. Recomendariais cortarlo?evitaria el excesivo reflujo que tiene? también traga aire y chasquea a veces ..pero pone unos 250gr cada semana..no sé si deberia preocuparme. Gracias!

  5. Hola, mi pediatra me ha dicho que mi bebé tiene e frenillo, por ello la pausa en ganar peso y mi dolor de pezones, más rechazo de pechos.
    Tiene 3 meses y me recomiendan cortarle el frenillo. Tendría que esperar o es buena la idea?

    Gracias,😊

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube