Por qué cuando un bebé tiene fiebre el pecho de mamá es un buen lugar

Lo absurdo de tener al bebé ingresado y que te digan que no lo cojas en brazos

Hace unas semanas leí en las redes sociales a una mujer que pedía evidencia, estudios, guías, lo que fuera que pudiera utilizar para demostrar a una profesional de un hospital que lo que estaba haciendo no estaba mal.

«No lo cojas, que le das calor»

Con su hijo enfermo, ingresado, con fiebre, ella estaba con él para darle todo el cariño que pudiera, y para cuidarlo hasta el momento en que les dieran el alta. Eso incluía, como es lógico, que si el niño lloraba la madre lo sostuviera en sus brazos y lo consolara.

Esto no le pareció demasiado bien a una profesional, que le dijo que si un niño está con fiebre, donde mejor está es en la cuna del hospital, o en la cama si es más mayor.

El argumento de la profesional era este: «No lo cojas, que le das calor», con el consiguiente intercambio de pareceres y opiniones entre una madre que quiere que su hijo esté lo menos mal posible, y una profesional que quiere que el bebé tenga el mejor estado de salud posible.

Pensando solo en la temperatura del niño, parece que tiene bastante sentido: si estando solo ya tiene fiebre, si lo abrazas tendrá aún más fiebre, porque le vas a dar más calor.

«Lo he cogido porque estaba llorando»

Lo que no se tiene en cuenta, cuando una madre (o un padre) coge a su bebé en brazos, es que suele responder a una necesidad básica, la de sentirse seguro, a salvo y tranquilo en un entorno completemante ajeno, encontrándose mal y rodeado de personas extrañas que hacen daño.

Lo más normal del mundo es que el bebé, aun con fiebre, llore si está solo, y sienta que donde mejor está es en los brazos de su madre.

 

 

¿Qué pasa si ella no lo sostiene? Que el bebé o niño llorará… y eso también aumentará su temperatura. Así, entre la opción de aumentar la temperatura porque llora y la de aumentar la temperatura calmado en brazos, la segunda opción parece mucho mejor.

El tórax de mamá es capaz de disminuir un grado

Pero eso no es todo. Se sabe, por las investigaciones relacionadas con el Método Madre Canguro, que el tórax de una madre es capaz de aumentar la temperatura hasta en 2 grados cuando tiene encima a su bebé, para calentarlo. Y que si está caliente, y están piel con piel, es capaz de descender la temperatura hasta en un grado, para robarle calor.

Es decir, la temperatura basal de la madre desciende cuando tiene a su bebé caliente en el tórax para ayudarle a disminuir un poco la suya.

Es cierto que un grado no es mucho, pero ya es un grado menos que el de otro adulto que lo pueda sostener en brazos, y ante el riesgo de que llore, sintiéndose solo, y aumente así su temperatura, puede valer la pena que permanezca piel con piel con mamá, estando además tranquilo.

Además, lo que se trata es el estado del niño, no la temperatura

Si lo importante fuera lo que dijera el termómetro, meteríamos a todos los niños en una bañera con agua un poco más fría que su cuerpo y solucionado… los enfriamos poco a poco. El problema es que cada vez se recomienda menos por dos razones:

1. Mucha gente no pone el agua caliente, sino fría

Cuando se recomienda hacer baños de esponja (la Academia Americana de Pediatría lo sugiere en sus guías) se habla de tener agua relativamente caliente (entre 29’4 y 32’2ºC para ser más explícitos), y que por el simple hecho de mojar al niño con una esponja, con su evaporación, su temperatura empiece a descender.

Como a mucha gente esto no le parece tener lógica (o como muchos profesionales lo recomiendan mal), les acaban poniendo agua templada o fría, y esto es peligroso porque el cuerpo puede intentar compensar la bajada brusca de temperatura calentándose, empeorando el cuadro.

2. El niño puede acabar encontrándose peor

En la intención de bajarles la temperatura de manera más rápida, corremos el riesgo de hacer que se encuentren aún peor. Si el agua no está lo suficientemente caliente, la bebé va a empezar a temblar, algo que es muy incómodo y que aún hace que se encuentre peor.

Es decir, lo de bañar a los niños con fiebre ya no se recomienda, porque a menudo el niño está más molesto al salir del agua. Y además, y muy importente, lo que se tiene que tratar es el estado del niño y no la temperatura.

¿Qué quiere decir esto? Pues que si tienes un niño a 37’6ºC que se encuentra mal, quejicoso y al final lloroso, es mejor medicarlo que no hacerlo. Y si tienes al niño a 38’4ºC pero está tranquilo, hablando e incluso jugando, es mejor dejar que la fiebre haga lo que está intentando hacer: calentar el cuerpo para acabar con el microorganismo causante de la infección.

En el momento en que esa temperatura suba, y el peque esté más cansado y adormilado, podemos volver a medicar.

 

 

¿Por qué digo esto? Porque el primer día que un niño tiene fiebre, mientras le está subiendo, es posible que tengas que dar algún medicamento porque no tolera bien el cambio de temperatura, y que al día siguiente, quizás a más de 38ºC todo el día, no tengas la necesidad de darle nada, porque está tranquilo.

Pero lo digo también porque si un niño está en brazos de su madre, a más de 38ºC, pero calmado, es ahí donde debe estar, pues siempre será mejor que tenerlo a la misma temperatura, llorando, o incluso a 37ºC en su cuna, si está sufriendo.

¿Tan difícil es entender que un niño pueda necesitar a su madre?

Total, que acabo de escribir 900 palabras para explicar las razones lógicas de que una madre sostenga a su bebé con fiebre, cuando lo podeía haber explicado con un solo párrafo:

Si una niña está malita y se encuentra mal, lo lógico es que quiera estar cerquita de mamá, en sus brazos. Y si ese es el lugar donde está más tranquila, ahí es donde debe estar, siempre que sea posible, independientemente de que así tenga un poco más de fiebre; o un poco menos.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

1 comentarios en "Por qué cuando un bebé tiene fiebre el pecho de mamá es un buen lugar"

  1. Esto es lo que hago yo normalmente, y se por alguna razón siempre que hago lo correcto. En muy poquísimas ocasiones toma medicina para la fiebre. Ésta en la mayoría de los casos se le baja sola. Tengo la suerte de poder darle el pecho cuando ella quiere, en cualquier momento del día. Y si es verdad que cuando está malita sólo quiere ‘teta’ y ‘tete’ (chupete).. Ya tiene 3 años y ella misma me dice que no quiere la medicina de la fiebre (hasta teniendo 38,7 grados de temperatura me lo ha dicho). Si es verdad, que cuando está peor y con mucho malestar ella misma me dice: «dame medicina de la mala». Y al leer el artículo, entiendo que su organismo utiliza la fiebre (, más lo que yo le transmito con la teta y con mis abrazos) para superar victoriosamente el malestar. Es genial ver como de forma natural se recupera.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube