Cuándo acudir a urgencias con un bebé de menos de 3 meses

Cuáles son los síntomas más habituales de enfermedad en bebés pequeños

Según definición (resumida) de la OMS, una urgencia es la aparición inesperada de un problema que genera la necesidad de buscar ayuda médica inmediata. Es una definición que en realidad no nos da ninguna pista sobre la gravedad ni la relevancia del problema. Solo que el paciente, o en el caso de los niños, el cuidador, percibe que el problema requiere valoración inmediata.

¿Y qué es una urgencia en un bebé de menos de 3 meses?

En el caso de los bebés pequeñitos, tenemos que tener en cuenta varias consideraciones. Muchas de las cosas que le pasan a un bebé son completamente normales, aunque sean situaciones desconocidas que pueden resultar preocupantes. Por mucho que hayas leído, es muy difícil llegar a entender todo lo que puede pasarle a tu bebé. Porque es una etapa muy breve y aunque tengamos otros hijos, cada niño es un mundo.

Durante los primeros meses de vida, la capacidad del bebé para comunicarnos su malestar es muy limitada. Apenas puede llorar, y si está muy enfermo, a lo mejor ni siquiera es capaz de llorar con intensidad.

Además, muchos de los síntomas que podríamos reconocer en un adulto, pueden ser normales en un bebé. Piensa por ejemplo en las caquitas normales del bebé de pecho: pueden ser líquidas y muy frecuentes sin ser diarrea; o hacer cada 3 ó 4 días (o incluso más), sin estar estreñido.

También es importante tener en cuenta que los bebés pequeñitos tienen mayor riesgo de infecciones. La inmunidad del bebé es aún muy inmadura, no está aún vacunado (o solo ha recibido alguna dosis), y la inmunidad que le ha transmitido la madre durante el embarazo también es muy variable. En general, un lactante de menos de 3 meses es un paciente mucho más vulnerable, con más riesgo de adquirir una infección y de que su evolución sea más rápida y grave.

¿Qué síntomas debemos tener en cuenta?

Los pediatras preguntamos siempre por una serie de síntomas que consideramos fundamentales para valorar el estado de salud de un niño: fiebre, tos, vómitos y características de heces y orina, pero sobre todo el estado general del niño.

La fiebre

La fiebre es sin lugar a dudas el síntoma que más nos debe preocupar. Salvo que se trate de una reacción postvacunal evidente, la fiebre a esta edad siempre requiere valoración cuidadosa.

Podría ser un virus sin importancia, igual que sucede en niños mayores, pero si se trata de una infección bacteriana, se debe diagnosticar y tratar cuanto antes porque la evolución puede ser muy rápida y grave.

 

 

Si el bebé de menos de 3 meses tiene más de 37,5ºC axilar o 38ºC rectal debe ser valorado en un servicio de urgencias. Puedes darle un antitérmico si tienes en casa y sabes la dosis, pero no hay que esperar a ver como evoluciona o si responde al tratamiento.

La tos

La tos es un mecanismo de limpieza de las vías respiratorias que se puede presentar en infecciones respiratorias de vías altas, que no tienen mayor importancia, pero que puede ser debida a infecciones más graves como bronquiolitis, gripe o neumonía. En este caso la intensidad de la tos o la presencia de dificultad respiratoria (respira rápido, se queja o se le marcan las costillas al respirar) nos debe hacer buscar ayuda médica. El mismo virus que a un niño mayor le ocasiona un cuadro catarral sin importancia, puede ser más agresivo en un bebé pequeñito.

Vómitos

Muchos bebés regurgitan. Expulsan parte de la leche que han tomado, incluso después de cada toma. Si la cantidad de leche de pronto aumenta considerablemente podría tratarse de un vómito. Los vómitos pueden tener muchas causas y si se repiten con frecuencia requieren valoración porque existe el riesgo de deshidratación.

Deposiciones más frecuentes

Las deposiciones del bebé lactante suelen ser líquidas, con grumos, y pueden ser muy frecuentes, incluso 10 al día, lo que no significa que tenga diarrea. También pueden espaciarse más y estar hasta una semana o más sin hacer deposiciones, y sin ser un verdadero estreñimiento. Pero si de pronto las heces son más liquidas y abundantes y además tienen moco o sangre, deberías consultar. Con más motivo si se acompañan de vómitos o fiebre, que podrían indicar una infección gastrointestinal y mayor riesgo de deshidratación.

Cambios en la orina

Los bebés orinan con mucha frecuencia y la orina no debería llamarnos la atención en condiciones normales. Cuando está más oscura, huele mal o deja manchas rojas o rosadas en el pañal puede ser síntoma de deshidratación o infección de orina y conviene consultar.

El estado general

Finalmente, lo más importante es el estado general. Nadie mejor que la madre o el padre para detectar que el bebé no se encuentra bien. Si no quiere comer, no para de llorar o por el contrario está muy adormilado y cuesta mucho despertarlo se debe consultar, después de descartar las causas más habituales de malestar.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cuándo acudir a urgencias con un bebé de menos de 3 meses"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube