Riesgos y señales de deshidratación en los bebés

La deshidratación puede provocar delirios, inconsciencia, daños en los riñones o neurológicos, convulsiones e incluso la muerte

Artículo publicado el 28 Sep 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 28 septiembre, 2021

Los niños y las personas mayores son los más propensos a sufrir deshidratación. El verano es una de las épocas más propensas debido al calor y las altas temperaturas, pero hay más causas; como la diarrea y los vómitos persistentes, la fiebre o enfermedades que provoquen la pérdida de apetito. ¿Sabes cuáles son las señales de deshidratación en los bebés y los riesgos para la salud? Los repasamos. 

Señales de deshidratación en los bebés

El porcentaje de agua de un bebé es mayor que el de un adulto, llegando al 80%, por lo que la pérdida excesiva de líquido conlleva un mayor riesgo. La deshidratación se produce cuando se pierde una cantidad de agua y sales en el cuerpo significativa, provocando que los órganos dejen de funcionar correctamente.

 

Riesgos y señales de deshidratación en los bebés

 

Hay diferentes señales que nos pueden alertar de la deshidratación en los bebés:

Moja menos pañales y la orina es oscura

Un bebé debe mojar entre seis y ocho pañales al día. De esta forma, sabemos que hace suficiente pis y, por tanto, está bien hidratado. Si hace menos del habitual y la orina es de color oscuro además de tener un olor intenso, debemos estar alerta. Si la caca es más dura y seca también es señal de deshidratación del bebé. 

Fontanelas hundidas

Los bebés nacen con los huesos de la cabeza «abiertos» para facilitar su salida por el canal de parto y favorecer el desarrollo del cerebro. Son las fontanelas del bebé, que tienen un aspecto blando y que se suelen cerrar entre los 12 y los 18 meses. Si estas fontanelas parecen hundidas, es una señal de deshidratación de los bebés.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

Boca, labios y lenguas secos en los bebés 

La deshidratación puede provocar una apariencia reseca del bebé. Así, los labios, la lengua o los ojos pueden verse más resecos. Lo mismo ocurre con la piel, que se vuelve más pálida y tras darle un pellizco, tarda en volver a la situación inicial, quedándose la marca. 

Pérdida de peso

Los bebés que sufren una deshidratación leve suelen perder en torno al 5% de su peso. Aunque a simple vista puede parecer poco, hay que tener en cuenta que el 80% de su cuerpo es agua, por lo que puede ser una pérdida a tener en cuenta. 

 

 

Somnolencia y llantos frecuentes

Un bebé deshidratado suele estar más aletargado de los habitual, sin fuerzas ni ganas de hacer nada. Eso sí, también puede estar más irritable ya que la deshidratación puede provocar malestar general con mareos o dolor de cabeza. Por ello, puede llorar con frecuencia, aunque, probablemente, lo hará sin lágrimas. Debes tener en cuenta que las lágrimas son un proceso madurativo y no suelen aparecer hasta pasadas unas semanas del nacimiento. Por su parte, los ojos suelen estar muy hundidos. 

Riesgos de deshidratación en los bebés

Los bebés suelen presentar mayor riesgo de deshidratación que los adultos por una sencilla razón: no hablan y, por tanto, no pueden decir que tienen sed. El llanto es su única vía para comunicarse, pero lo utilizan para avisar de cualquier cosa que les pueda incomodar. Desde el sueño, al hambre, el pañal sucio, cualquier dolor, la sed o incluso el aburrimiento.

 

Descubre por qué lloran los bebés y qué nos quieren transmitir con su llanto en nuestro Seminario Online «Cómo saber qué dice el bebé cuando llora»

 

Además, transpiran mucho más que las personas adultas y son más sensibles al calor, a lo que se suma su escaso equilibrio fisiológico

Los casos más severos de deshidratación pueden presentar daños irreparables. Así, pueden aparecer delirios, inconsciencia, daños en los riñones o neurológicos, convulsiones e incluso la muerte. Por ello, es importante tratarla en cuanto se aprecian los primeros síntomas

¿Cómo tratar la deshidratación de los bebés?

Si observas algunas de las señales anteriores y crees que tu bebé presenta síntomas de deshidratación moderada, es importante que acudas al pediatra para que lo valore cuanto antes y determine el tratamiento en caso de ser necesario. 

Pero mientras, y ante una deshidratación leve, puedes aumentar el número de tomas de tu bebé y ofrecerle pecho o biberón con más frecuencia, especialmente en verano. De hecho, es mejor suministrar más a menudo pequeñas cantidades, que forzar a beber o comer más de una sola vez. El agua debes ofrecerla a partir de los seis meses con frecuencia, además de alimentos especialmente hidratantes como las frutas y verduras ricas en agua. 

 

alimentos lactancia

 

En cualquier caso, lo ideal sería adelantarse a una posible deshidratación. Así, en el momento en que el pequeño presenta fiebre o vómitos y diarrea, podemos aumentar la frecuencia de las tomas, antes de que aparezcan las señales de alarma. En caso de recién nacidos y aunque la lactancia es a demanda, debemos asegurarnos de que hace como mínimo entre ocho y doce tomas al día

Además, debes tener en cuenta algunas recomendaciones básicas, especialmente si es el primer verano de tu bebé. Por ejemplo, debes evitar ir a la playa o la piscina en las horas centrales del día y evitar la exposición directa al sol. Además, hay que protegerlos con sombrillas con filtro UV y con gorros y con cremas solares en caso de que sean mayores de seis meses.

 

recién nacido verano

 

Recuerda que los pequeños también pasan calor y, por tanto, hay que vestir a los bebés con ropa holgada, de tejidos naturales y transpirables. De hecho, tal y como explica la matrona del equipo de Criar con Sentido Común, Esther Esteban, «es más fácil que un bebé se recaliente en verano a que se enfríe».

Tanto ella como el resto de profesionales del equipo de Criar con Sentido Común podrán atenderte online para resolver todas tus dudas. Solo tienes que hacerte miembro de la Tribu CSC, el primer mes es gratis y no tiene compromiso de permanencia

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Riesgos y señales de deshidratación en los bebés"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube