• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Cómo arruinar la lactancia de un neonato ingresado (manual ilustrado)

Cómo conseguir en un hospital que la lactancia se vaya al traste en pocos días

Hoy os traigo un post un poco diferente, y es que hace unos días di con una página en Facebook cuyas ilustraciones me cautivaron, y quería compartirlas con vosotros. Se trata de la página MamáDibuja.

En ella cuenta a través de sus ilustraciones diferentes escenas de la vida cotidiana, con un punto de crítica y sátira.

Por supuesto, las que más me llamaron la atención fueron las ilustraciones sobre lactancia, que por desgracia, reflejan una realidad muy dura a la que se enfrentan muchas madres de este país cuando nacen sus bebés y por algún motivo tienen que ingresar en neonatología.

Esto fue lo que le ocurrió a esta madre. Su hijo ingresó por un problema renal en la UCIN de un hospital andaluz, y ha querido reflejarlo a través de sus dibujos. En este post vamos a desgranar cada una de estas ilustraciones.

 

 

A pesar de que está más que demostrado el beneficio del piel con piel, de que las madres estén en contacto con ellos, que los cojan… la realidad es que cuando un bebé ingresa en la UCIN, esto es muy complicado.

Aunque la unidad sea de ‘puertas abiertas’ (aunque muchos de ellos siguen teniendo horarios de visitas), muchas madres se encuentran con profesionales que las animan a irse a descansar, en lugar de quedarse con su bebé, restándole importancia al vínculo y a la lactancia materna.

Por otro lado, esta ilustración refleja la banalización del uso de la leche de fórmula. ‘Le metemos bibi que no pasa nada’. Cuando también es conocido por múltiples estudios que la administración de leche de fórmula conlleva un mayor riesgo para la salud tanto para mujeres como para sus hijos/as.

Los sanitarios debemos ser conscientes de estos riesgos, y ser responsables con la información que ofrecemos a las mujeres. Porque hay veces que sí, es necesario administrar fórmula, pero si no lo es, restarle importancia es ‘engañar’ a la madre.

 

 

La escena de esta ilustración es tan frecuente como desgarradora.

Por un lado, la sanitaria menosprecia el valor del calostro, oro líquido, con propiedades inmunológicas vitales para los recién nacidos. Ningún otro líquido que reciba el bebé puede sustituir o igualar las propiedades del calostro.

Por otro lado, también menosprecia la cantidad extraída.

El estómago del recién nacido tiene una capacidad de 3 a 5 ml (algunos estudios dicen que podría ser un poco más grande, pero no mucho más) . Es decir, que es algo así como una canica. Es muy pequeño, por lo que necesita cantidades pequeñas de líquido. Así, que, aunque parezca que la cantidad de calostro que ha sacado la madre es poca, no lo es para nada, está ajustada a las necesidades del bebé.

Y en el remoto caso de que fuera poca cantidad, ¡¡todo lo que tome el bebé bueno es!! ¿¡Cómo lo vamos a desechar!? Eso es un sacrilegio, con el esfuerzo que supone la extracción y el beneficio que implica para el bebé que se tome aunque sean unas gotas.

 

 

El método de la doble pesada. Método totalmente desfasado que se sigue utilizando en muchos hospitales. Se trata de pesar al bebé antes de la toma e inmediatamente después. La diferencia de ambos pesos en teoría sería lo que ha comido el bebé.

Sin embargo este método es bastante impreciso (puede haber diferencias de hasta 15 ml en el resultado) y realmente no sirve para cuantificar la leche que toma. ¿Qué pasa si el bebé hace pipí o caca durante la toma? (algo bastante habitual por cierto). Por otro lado, esto genera mucha inseguridad y miedo en las madres que amamantan, que no están tranquilas durante la toma pensando en el ‘examen’ que viene después, y si su bebé habrá comido suficiente.

La forma de saber si un bebé se está alimentando del  pecho o no es valorando el agarre, la succión y la transferencia de leche. Si un bebé tiene una succión eficaz, con ciclos de entre 10-30 succiones profundas, seguro que está tragando leche.

 

 

Más de lo mismo. Si la UCIN no es de puertas abiertas, si hay horarios establecidos para visitar y alimentar a los bebés, es complicado que no lloren, claro. Y entiendo perfectamente que el personal no pueda tenerlos en brazos todo el tiempo. En ese caso es lógico que los calmen con el chupete, porque los bebés necesitan la succión para relajarse.

Pero lo ideal sería que pudieran calmarse con el pecho. Que sus padres los pudieran coger, que hicieran cuidados canguro. Y si eso fuera así, no habría necesidad de dar chupete a un bebé cuya madre quiere alimentarlo con lactancia materna, ya que eso puede interferir con la misma y está recomendado esperar a que esté totalmente instaurada si se quiere utilizar.

 

 

Esta ilustración refleja también otro de los mitos más extendidos de lactancia, que con pezón plano no se puede amamantar.

Esto no es cierto, ya que el bebé succiona de pezón y de areola, y gracias a eso sale la leche por el pezón; pero el bebé no tiene que succionar ‘del pezón’. De hecho, si agarra sólo el pezón, se produce dolor en la madre, ya que el agarre debe ser profundo para que la succión sea eficaz.

Además, muchos pezones planos en cuanto se estimulan con la succión del bebé salen hacia afuera por lo que ni siquiera son pezones planos verdaderos.

En cualquier caso, si realmente existiera una dificultad de agarre por un pezón plano hay recursos que se pueden llevar a cabo, y lo que no es adecuado es poner una limitación o una barrera a la mujer antes de que exista la dificultad propiamente dicha. Esto hace que la confianza de la mujer se vea mermada, o obviamente, la lactancia sea más dificultosa o incluso la abandone pronto a causa de la profecía autocumplida.

Vuelvo a lo mismo, los profesionales sanitarios deberíamos dar información veraz y avalada en estudios científicos, y no respaldar mitos que se ven constantemente en nuestra sociedad.

Desde aquí agradecer a MamáDibuja por sus ilustraciones, por ayudar a dar un pasito más para avanzar en la lucha de la formación de los sanitarios en lactancia materna, y para que las madres tengan el asesoramiento que se merecen.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 60 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

17 comentarios en "Cómo arruinar la lactancia de un neonato ingresado (manual ilustrado)"

  1. El problema no somos los sanitarios que trabajamos en esas unidades, me siento dolida con estas ilustraciones. El problema es la poca o ninguna formación que nos dan , y no será xq la pedimos a gritos. Y estoy segura de que si en algún momento se recomienda ( xq nunca se obliga)por parte de alguien del personal a una madre, por ejemplo, q se vaya a descansar, en ningún momento es con intención de quitar del medio o arruinar la lactancia, pensamos en esa madre q está destrozada no solo por el parto, si no por el estrés que supone un ingreso en UCI de tu bebé.
    Hay mucho que mejorar en este sentido, eso no lo dudo, pero no creo q haciendo estás caricaturas q generalizan algo que para mí no es la realidad, se este haciendo bien. La lucha empezaría por , x ejemplo , ayudarnos a conseguir esa formación para que todos tengamos una asistencia de calidad.

  2. Mi bebé nació con 36 semanas y a mi me obligaron a darle biberón de fórmula hasta que salimos del hospital, literalmente me dijeron que si no le daba el biberón venían y se llevarían a la niña, cuando salí del hospital le daba mi leche en biberon porque no conseguía coger el pecho y tras muchas lágrimas conseguí que cogiese la teta después de tres semanas. Para mí fue horrible cuando esa señora me amenazó con llevarse a mi niña no podía dejar de llorar

  3. A mi bebé lo metieron en la UCI de neonatos al día siguiente de nacer y lo primero que me dijeron nada más entrar es que le iban a dar un biberón porque tenía que comer yo les dije que le estaba dando lactancia materna y quería seguir dándosela y no quería que le diesen biberón porque estaba mamando la contestación de ellas fue que allí todos los bebés llevan un horario y todos comen a la misma hora y si no comía suficiente con el pecho porque todavía no le había subido entonces le tenía que dar biberón , me decían que si el bebé quiere pecho se cogerá al pecho pero me costó mucho que se cogiera al pecho y al final acabe haciendo lactancia mixta. Ahora tiene 6 meses y todavía sigo con la lactancia mixta y de momento voy a seguir así mientras él siga pidiéndome el pecho no son muchas tomas pero por lo menos he podido darle algo sino hubiera estado en neonatos estoy segura que hubiera dado lactancia materna exclusiva.

  4. María, estoy de acuerdo contigo en que esa formación no os la facilitan pero tampoco he visto muchos sanitarios preocupados por ello en mi complicada y larga experiencia con. 4 ingresos embarazada y 3 semanas de ingreso en neonatos. Incluso estando muy informada, como en mi caso, me ninguneaban cuando les exponía razones, estudios o recomendaciones y finalmente te ves obligado a sucumbir a los «protocolos».
    Seguramente tu intención sea buena y tu actitud con los padres intachable, pero cuando hablas con muchas familias y analizas su experiencia muchos se han sentido avasallados, sobretodo las madres para hacer o no hacer. La falta de formación se suple con empatía, sentido común, escucha activa y un pelin de actualización (simplemente las recomendaciones de la OMS o la AEPED). Y por supuesto que sanitarios y no sanitarios debemos exigir que esa formación se lleve a cabo. Pero a ser personas que cada uno se haga examen de conciencia y aprenda en casa.
    Blog y artículos como este hacen reflexionar a sanitarios y usuarios, y eso es lo fundamental para crecer y AVANZAR. En mi opinión se ayuda más actuando y cambiando pequeños detalles de tu dia a dia laboral que ofendiéndote.
    Espero que aceptes mi comentario con cariño.
    Gracias, Carmen!

  5. En respuesta a la sanitaria, si quieres tener más información, buscarla! Existen cursos, y existen muchas asociaciones de lactancias donde poder formarte… libros, videos… muuuucha información! Pero es más fácil decir que no tenéis información, y es tan sencillo como usar el sentido común! Respeto al comentario de… dale un bibi que no pasa nada… a mí me pasó… en vez de darme un bibi, ayudarme a ver cuál es el problema! La leche de fórmula da dinero, la lactancia materna no! Hay que ir cambiando el chip!

  6. Como sanitarios estamos obligados a formarnos y estar actualizados y de estar al día de las recomendaciones de la OMS y de la AEDP. Quién nos impide eso? Sus webs son de consulta gratuita, no creo que haya excusa para no estar al día. Cada una de las viñetas recrean una realidad constante y No un hecho aislado. Pasa todo el rato y negarlo es seguir en la ignorancia. Las madres saben y no sabemos nosotros más que ellas por ir de uniforme

  7. Cómo dice un comentario anterior, la formación hay que buscarla, nuestra obligacion es dar cuidados basados en la evidencia y la evidencia a este respecto es indiscutible. Si no te facilitan la formación la tienes que buscar y no necesariamente hay qie hacer cursos caros….con leer las evidencias ya está bien.
    Siento que te duelan las ilustraciones pero esa es la realidad.
    Mi hijo estuvo en UCI neonatal y no pude cogerlo hasta el 3 día, no creo que nadie sepa que no lo haya pasado sepa cuánto duele eso. La recomendación de vete a descansar pensando en la mamá…..lo que habría que hacer es preguntarle a la mamá qué necesita y cómo podemos ayudar..,. quizás ella sólo necesite estar con su bebé. Esto responde al principio de autonomia de la ética profesional.
    Hay muucho por hacer aún

  8. Entiendo que los sanitarios con ganas de hacer bien las cosas reclamen formación y me uno a esa petición, pero no creo que la falta de formación sea una excusa para recurrir al biberón fácil, puesto que las madres que queremos una lactancia materna buscamos la información y, en algunos casos, la formación para conseguirlo. Quién quiere se forma, y lo digo con conocimiento de causa, puesto que tras pasar por un ingreso en neonatos y otro en infantil, y no encontrar apoyo por parte de los sanitarios, me he informado y me he formado en lactancia materna junto con sanitarias que consideran que esa formación es imprescindible para desarrollar su trabajo.
    Yo no dudo de la buena voluntad, por parte del personal sanitario de neonatología, cuando intentan que la madre descanse, pero quizás, aún sin saber mucho sobre lactancia materna, debían de tener en cuenta que para las madres que queremos lactancia materna puede que nos afecte mucho más la falta de apoyo y la frustración por no poder establecerla que el cansancio físico del postparto.
    No creo que esté post se haya escrito con el fin de atacar a los sanitarios de neonatología, sino más bien con el fin de hacer recapacitar sobre protocolos no muy acertados. Si con este post se dá un paso más para que los sanitarios de neonatología e infantil reciban una formación adecuada y actualizada sobre lactancia materna yo lo aplaudo.

  9. Como sanitaria que ha trabajado en servicios con madres y bebés he de decir que esto no es cierto. Si algo se potencia es la lactancia materna y muchas veces son las mismas madres las que piden dar leche de fórmula pese a explicarles que no es necesario. Sobre la cesárea, las madres recién operadas tienen que estar unas horas sin levantarse en las que el niño tiene que comer y por eso se da «Bibi». Estas imágenes son absurdas bajo mi experiencia profesional.

  10. Añado respecto al chupete que son los padres los que quieren que su niño esté un rayo tranquilo pese a que les expliquemos que el primer mes no es recomendable.

  11. Añado respecto al chupete que son los padres los que quieren que su niño esté un rayo tranquilo pese a que les expliquemos que el primer mes no es recomendable. Y cuando una lactancia es complicada se ofrece sacaleches para extraer calostro o moldear el pecho. Con lo cual estás imágenes no representan la realidad actual de los servicios de neonatos/maternidad. Si bien es cierto que si un niño necesita comer se le va a dar leche de fórmula si la madre no genera la leche suficiente aunque ella no quiera porque es un riesgo para el recién nacido.

    • Hola Eva, muchas gracias por ofrecernos tu opinión, aunque sea contraria a lo que muestran las viñetas y te parezcan absurdas.

      En tus tres comentarios hay varios errores que también podrían formar parte de otra viñeta; como ya te ha comentado otra enfermera, no hay motivo para separar al bebé de la madre en caso de cesárea, hasta el punto que muchos hospitales ya no los separan siquiera al nacer, precisamente para que la primera toma suceda enseguida y las probabilidades de éxito sean mayores. En caso de que la separación deba ser sí o sí, el biberón debería ser la última opción para que no hubiera confusión (como con el chupete), y ofrecer alimento con otras técnicas… y a poder ser, que la madre iniciara la estimulación manual o con sacaleches.

      No entiendo mucho qué quiere decir «moldear el pecho»… creo que en ningún libro de lactancia se menciona este término. E igualmente tampoco comprendo qué significa «se le va a dar leche de fórmula si la madre no genera leche suficiente aunque ella no quiera», porque no entiendo cómo se mide la cantidad de genera una madre ni tengo claro cuánto debería producir, teniendo en cuenta que los primeros días produce calostro y que la subida de la leche suele suceder hacia el tercer día. Entiendo que sería a través de controlar el peso del bebé y, en caso de que esté bajando demasiado, informar a la familia para que tome la decisión oportuna explicando los riesgos y ventajas de cada opción.

      Creía que el modelo de sanidad paternalista había quedado atrás hacía tiempo; pero veo que sigue vigente en muchos centros.

      Un saludo!

  12. En contestacion a Eva. Que tontería acabas de escribir…. me quieres decir que por tener cesarea es obligatorio dar un bibe. Que tiene que ver que no te puedas levantar? Se puede dar el pecho tumbada en la cama. Yo tuve una cesarea y se llevaron al niño pa que yo descansará a pesar de suplicarles que no por favor, que estaba mi marido y que me lo metía en la cama para darle el pecho. Entonces recurrieron a que por protocolo era así. 12 horas tardaron en traerlo, 12 horas que más que «descansar» como ellas decían, estuve llorando. Por cierto soy personal sanitario, enfermera y por desgracia las Viñetas son reales como la vida misma e incluso cosas peores vomonpor ejemplo no dejarte ir a dar el pecho denoche, porque? Te lo digo yo que se de lo que hablo, los padres molestan porque si van, ellas no pueden «descansar». Por suerte están cambiando mucho las cosas y las unidades de neonatos se están abriendo a los padres.

  13. Hola, en mi caso dos cesáreas. En la primera se enganchó super bien, pero no dejaba de llorar y no mamaba bien aunque lo intentaba, le pedí ayuda a la pediatra y me dijo que en enganche y la posición eran los correctos y que no entendía que iba mal. Al final sucumbimos al bibe porque no nos brindaron más ayuda (ahora sé que podrían habernos dado jerinja o que a lo mejor el bebé tenía tensión postural. ) 4 meses duré llorando de dolor en cada toma, porque la tensión postural parece que no le dejaba mamar bien. Lo único que hizo la pediatra es reñirnos por darle un bibe (30ml) por la mañana y otro de mediodía. Lo que me pareció exagerado. Yo no iba a dejar que mi hija pasara hambre. Pero de saber otra opción la hubiese usado. Luego nos pidió perdón y nos dijo que esque había perdido medio kilo,
    pues imagínate si no le hubiera dado ni el biberón. En la segunda cesárea se complicó todo un poco y tardé más en darle el pecho, pero el enganche fue mejor y duro más, seis meses, pero aún así con ayuda hubiera sido mejor. Más formación a las personas que tratan con bebés, sea hospital, matronas, pediatras, fisios, lo que sea. Y que nos dejen piel con piel incluso con cesáreas, por favor. Gracias.

  14. Me cayeron lágrimas al ver las ilustraciones y recordar mi experiencia en la Neo.
    Ximena de Chile

  15. Totalmente de acuerdo con que las viñetas reflejan una triste realidad para muchas familias. Un par de personas en los comentarios se sienten ofendidos, pero si leeis atentamente los demás comentarios y preguntais a las personas que viven este tipo de experiencias, cómo se han sentido, veréis que mayoritariamente nos sentimos identificados con esos dibujos.
    Varias personas también explican que la madre es quien mejor sabe qué necesita: descansar o coger a su bebé, etc… Preguntar qué necesita y ver cómo apoyar a esa madre, eso es ser un buen profesional sanitario.
    Un saludo!

  16. Yo sufrí lo de pesarlo en cada toma durante los 5 días posteriores al parto por cesárea. Mi nino fue prematuro (semana 36) y los dos primeros días , es decir desde cuatro horas después de nacer, estuvo ingresado en la UCI por hipoglucemia. En esos días le dieron biberón pues yo estaba en otra unidad intentándome sacar la leche con un sacaleches- sin éxito. Fue solo cuando pude levantarme e ir a la otra punta del hospital a verle y darle el pecho que hicimos mixta. Después nos transladaron a la unidad de maternidad y allí me pusieron mucha presión porque perdía cada vez más peso a pesar de darle el pecho. Tenía un poco de ictericia y eso solo se puede curar bebiendo más y dándole la luz del sol.. Le pesábamos antes de darle el pecho y después y todo seguido le intentábamos dar el calostro que me había sacadado después de la última toma con un biberón/ sonda/ cucharita/ gota a gota. Y cuando se la terminaba y no llegaba a 40 ml pues un bibierón. Cada toma duraba entre todo el pariplé casi dos horas. Una hora para descansar y otra vez. Lloraba de cansancio. A pesar de esto le tuvieron que hacer fototerapia. Cuando me fui a casa pues ganó el peso del nacimiento y un poco más, me dejé de historias y empecé a darle el pecho con amor y sentido común. Desde entonces todo perfecto.
    Esos días después del parto fueron horribles- de los peores de mi vida. No solo por la separación inicial, sino por el estrés de dar el pecho, la bajada hormonal, el dolor. Aunque ahora veo que quizás fue una forma de aprendizaje pues si tengo otro hijo no me va a pasar lo mismo.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube