• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Cómo elegir la mejor crema solar para niños

Todo lo que debes saber para comprar el mejor protector solar

La exposición al sol es muy agradable, y esto tiene una explicación. Se ha demostrado que produce un aumento de las sustancias cerebrales que se asocian al bienestar y la felicidad, por eso nos resulta tan placentero y lo asociamos a momentos de tranquilidad y felicidad.

Además es saludable y necesario, por ejemplo, para la metabolización de la vitamina D, que nos ayuda a absorber el calcio, entre otras cuestiones. Pero también se relaciona con algunos riesgos como quemaduras solares, envejecimiento de la piel, cataratas y otros problemas en la vista y lo más peligroso: un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Este riesgo depende de varios factores como el tipo de radiación, el tiempo de exposición, la época del año o la hora del día. La edad es también un factor muy importante a tener en cuenta por varios motivos.

Los diferentes rayos solares

El sol emite distintos tipos de radiación, pero los responsables del daño son los rayos ultravioletas de tipo A o B. Los rayos UVA penetran profundamente en la piel produciendo el bronceado, pero también aceleran la aparición de arrugas y aumentan el riesgo de ciertos tipos de cáncer de piel. Los rayos UVB son los más peligrosos porque penetran poco en la piel produciendo las quemaduras y aumentando mucho el riesgo de cáncer.

La radiación solar es mayor en verano, durante las horas centrales del día, y según la latitud va aumentando a medida que nos acercamos a la línea del ecuador. Aunque las nubes reducen la cantidad de radiación que llega a la tierra, no la bloquea por completo, así que es posible quemarse incluso los días nublados.

También varía la cantidad de radiación que recibimos según la superficie donde nos encontremos: el agua refleja un 5% de la radiación que recibe, la arena un 17% y la nieve hasta un 85%, aumentando mucho la exposición total.

Cuando nos exponemos al sol la piel reacciona produciendo melanina: una sustancia oscura que pretende producir una sombra sobre las células para evitar las mutaciones que producen las radiaciones y que son el origen del cáncer de piel. Cuando la piel se broncea en realidad nos está advirtiendo de que está sufriendo un daño.

Afortunadamente, el organismo es capaz de reparar esas mutaciones y evitar que se produzcan efectos irreversibles, pero estos mecanismos de reparación son más inmaduros en los niños y se van agotando con el tiempo.

Eso hace a los niños especialmente vulnerables a los efectos perjudiciales del sol: por un lado tienen menos mecanismos de reparación celular y por otro lado estarán haciendo uso de esos mecanismos durante mucho más tiempo a lo largo de toda su vida.

Por eso es muy importante extremar las precauciones para la exposición solar en los más pequeños.

El mejor protector solar es la sombra

Las recomendaciones de los expertos indican no exponer al sol a los menores de 6 meses, extremar las precauciones en los menores de 3 años y asegurarnos de que los mayores utilizan adecuadamente los protectores solares.

Para los más pequeños es fundamental evitar la exposición en las horas centrales del día (de 11 a 16 si hablamos de hora solar, de 12 a 17 horas si consideramos la hora oficial en España). Utilizar una sombrilla grande para que la sombra nos cubra por completo. Utilizar gorra y ropa adecuada. Una camiseta de algodón de manga larga equivale a un factor de protección 12, pero la protección disminuye si se moja. Para pieles muy sensibles y delicadas hay ropa especial que protege como un factor 40 o 50. Y elegir el fotoprotector adecuado para nuestro tipo de piel.

¿Cómo elegir el fotoprotector?

 

 

Hay 2 tipos de filtros solares, los filtros físicos y los filtros químicos.

Los filtros físicos hacen un efecto pantalla que refleja la radiación solar para que no llegue a la piel. Actuarían a modo de sombra portátil.
Los filtros químicos absorben la radiación solar y la transforman en radiaciones inofensivas para la piel.

La mayoría de los protectores solares combinan ambos tipos de filtros para conseguir una protección más alta.

Las cremas de filtro físico son mejores para los bebés

Los filtros físicos o minerales son los más seguros porque no se absorben, pero también los que quedan estéticamente peor, porque al no traspasar la piel dejan una capa blanquecina muy evidente. En los niños este efecto es hasta beneficioso, porque si vemos que el niño parece un fantasmita, estamos seguros de que la cantidad es suficiente y podemos ver claramente si la hemos aplicado en toda la superficie corporal.

Pero para evitar este efecto muchos fabricantes han empezado a usar los filtros minerales dentro de nanopartículas. Las nanopartículas son estructuras de tan pequeño tamaño que hacen que estos filtros dejen de verse. El inconveniente es que al ser tan pequeños podrían, teóricamente, atravesar la piel, y no está demostrado que sean completamente seguros.

Con las concentraciones actuales permitidas de nanopartículas en los productos cosméticos este problema no deja de ser una teoría, ya que no se han reportado efectos adversos. Pero hasta que no se tengan más datos, las autoridades europeas aconsejan evitar el uso de estas sustancias en forma de aerosol, que podrían inhalarse, y tener especial precaución con los niños, en caso de ingestión accidental.

Si decides utilizar una crema solar sin nanopartículas solo tienes que asegurarte de que en la composición no aparece la palabra “nano”, ya que es de obligada declaración por los fabricantes.

Un componente fotoprotector que se ha relacionado también con posibles efectos adversos es el octocrileno, responsable de reacciones alérgicas en personas susceptibles. Se ha visto que se puede absorber a través de la piel y podría tener efectos estrogénicos, por lo que no se recomienda su uso en niños.

Cuál es el FPS más seguro

El factor de protección (FPS) indica el tiempo que nos permite el protector exponernos al sol sin quemarnos. Si nuestra piel se pone roja (porque empieza a quemarse) a los 10 minutos de exposición solar, un FPS 8 nos permitiría exponernos 80 minutos (8 x 10) sin quemarnos.

Pero cuidado: aunque un FPS 50 nos daría 500 minutos de protección, la crema debe volver a aplicarse a las 2 horas siempre. ¿Por qué? Porque el FPS mide la protección contra los rayos UVB, y la protección contra los rayos UVA es variable y no se puede medir.

Un factor de protección más alto también nos asegura un nivel mayor de bloqueo de la radiación. Si la crema asegura una protección de al menos 1/3 de la que ofrece para los rayos UVB, la palabra UVA debe estar rodeada por un círculo, indicando que la protección es también alta para este tipo de radiación.

¿Cómo aplicar correctamente la crema solar?

La cantidad de protector solar también es muy importante. La mayoría de la gente no aplica la cantidad suficiente. Hay que calcular 1 o 2 cucharaditas por cada zona corporal: 1 para cara y cuello, 2 para pecho y abdomen, 2 para espalda y 1 para cada brazo y pierna.

 

 

Es importante también no olvidarse de zonas especialmente delicadas como labios, orejas o el dorso de los pies. Hay que aplicarlo sobre la piel seca unos 30 minutos antes de la exposición solar y reaplicarlo como máximo a las 2 horas, y siempre después del baño.

Los protectores water resistant soportan hasta 40 minutos de inmersión, y los water proof hasta 80 minutos, pero igualmente hay que volverlos a aplicar tras salir del baño.

La actividad de los filtros solares se altera con el calor, así que es importante dejar la crema a la sombra y evitar que se quede abandonada en el coche. Por supuesto, no se debe utilizar si está caducada y tampoco si se ha superado el tiempo de conservación una vez abierto el envase: este dato lo encontramos en un símbolo en forma de tarro abierto que indica el número de meses que la crema conserva su actividad una vez abierta.

Ahora sí ¿Estamos listos? ¡A disfrutar del sol!

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 60 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

6 comentarios en "Cómo elegir la mejor crema solar para niños"

  1. Hablando de marcas…

    Podrías realizar alguna recomendación por edades? Ejemplo:
    Recien nacidos (0 a 6 meses), etc?
    Gracias!

  2. Hola, mi hijo tiene 5 meses y es lactante. En la piscina ppleasamods laayoria del tiempo a la sombra y exponernos al sol solo al tomar el baño, que solemos darnos dos o tres veces en el dia durante 15 o 20minutos. Le pongo un traje de baño protector y solo le aplico proteccion en las zonas que no cubre el traje (crema de filtro mineral). Pero mi duda es…yo puedo aplicarme alguna crema protectora con la que mi hijo no corra peligro al ingerirla?. Lo digo porque si me aplico protección, cuando me baño o sudo, la crema protecctora se escurre y llega a los pezones, cuando lo cargo en brazos, aunque trato de evitarlo, acaba chupandome un hombro, la cara. Que puedo hacer? Llevo dos dias bañándome con el en la piscina sin aplicarme proteccion por miedo a que se intoxique y ya me he quemado. Gracias

    • Olga, sería más prudente que te lavaras un poco el pecho antes de dárselo que asumir el riesgo de quemaduras, envejecimiento cutáneo y sobre todo cáncer de piel. Ningún protector solar está hecho para que sea comestible, pero tampoco que chupe un poco va a ser tóxico.

  3. Muy interesante! Gracias X el post
    Podrías recomendar alguno especial para piel atopica? No hay muchos o yo no encuentro….

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube