Las 19 cosas que te preocuparán durante el primer año de tu bebé

La lactancia, el sueño, la alimentación o no saber por qué llora son solo algunas de las preocupaciones de los padres en el primer año de vida del bebé

Artículo publicado el 25 Oct 2021 - Este artículo ha sido revisado y actualizado con fecha 30 septiembre, 2022

Cuando nos quedamos embarazadas, a la ilusión inicial le sigue un torbellino de preguntas y temores que no cesan cuando nace el bebé, especialmente si los padres son primerizos. ¿Quieres saber cuáles son? Repasamos las preocupaciones de los padres el primer año de vida del pequeño. 

La lactancia

Tanto si te decantas por la lactancia materna como por la lactancia artificial, es probable que surjan muchas dudas durante el primer año. En el primer caso, la más habitual es preguntarte si tu bebé está comiendo suficiente. Las mentiras y mitos de la lactancia no ayudan y todavía es frecuente escuchar frases como “tu leche es mala” o “no tienes suficiente leche”.

 

19 Cosas que te preocuparán durante el primer año de tu bebé

 

No hay leche materna mala, de hecho, la leche de cada madre es la idónea para su hijo y tiene todos los nutrientes que el bebé necesita. Para saber si tienes suficiente leche, basta con comprobar que tu pequeño mancha entre seis y ocho pañales al día y pone peso correctamente

A ellas se suman las inseguridades sobre la posición correcta para dar el pecho, el agarre, la succión, infecciones como las mastitis o hasta cuándo seguir con lactancia materna exclusiva. Cuestiones que puedes resolver con la ayuda de una asesora de lactancia.

En la Tribu CSC cuentas con la IBCLC Inma Mellado, que puede ayudarte a conseguir una lactancia exitosa. Ella, junto al resto de profesionales del equipo de CSC podrán acompañarte y resolver todas tus preguntas durante un mes de forma gratuita solo por hacerte miembro. 

 

Aprende a identificar y corregir los posibles inconvenientes que surgen durante la lactancia con el Seminario Online “Problemas de la lactancia”

 

La lactancia artificial no es mucho más fácil. El biberón también se ofrece a demanda del bebé y puede surgir la duda de si estamos sobrealimentando a nuestro pequeño. Por ello, hay que dar el biberón siguiendo el método Kassing, con el bebé algo incorporado y el biberón lo más horizontal posible. De esta forma, el pequeño podrá dejar de comer cuando esté saciado.

La lactancia mixta (ya sea por elección o por recomendación médica) también conlleva cierta inquietud ya que supone combinar ambas con las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. 

Y después de la lactancia… los alimentos

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé, momento en el que se da paso a la alimentación complementaria. En ella, introducimos los alimentos en la dieta de nuestro pequeño, pero ¿cómo lo hacemos?

 

 

Las dudas sobre cómo y cuándo empezar con la alimentación complementaria y el BLW, el tipo de cereales que debemos dar a los bebés, los alimentos prohibidos por riesgo de atragantamiento o si deben beber agua son solo algunas de las cuestiones que nos asaltan a los padres durante el primer año de vida de nuestros pequeños. Y todas ellas las puedes resolver en los cursos de Alimentación Infantil de la Tribu CSC. ¡Hay más de 120 de temáticas variadas como el embarazo, la salud materno-infantil o la crianza respetuosa!

Preocupaciones de los padres el primer año de vida: El peso

Relacionado con la lactancia y la alimentación complementaria, el peso es otra de preocupaciones de los padres el primer año de vida del bebé. Por ello, y para evitar obsesionarse, (y a menos que te lo recomiende el pediatra), no es necesario que peses al bebé cada poco tiempo en la farmacia y, mucho menos, que te compres una báscula especial para pesar a recién nacidos. Lo habitual es que el pediatra lo pese en todas las revisiones que corresponden. Los bebés suelen perder peso tras los primeros días de su nacimiento, pero debería recuperarlo entre 10 y 14 días después. 

El Baby Led Weaning también suele generar cierta “ansiedad” en todo lo relacionado con el peso de los bebés. A pesar de que cada vez más pediatras recomiendan ofrecer alimentos sólidos cuando el bebé está preparado para iniciar la alimentación complementaria (lo que suele ocurrir alrededor de los seis meses), algunos padres suelen ser reacios al pensar que comen poco y eso va a repercutir en el peso.

 

Aprende las bases de una sana alimentación complementaria para tu bebé y cómo iniciar el método Baby-led Weaning de forma segura a partir de los seis meses con el Curso Online “Alimentación complementaria y Baby-led Weaning”

 

Sin embargo, tal y como explica la dietista-nutricionista del equipo de CSC Rebeca Pastor, los beneficios del BLW son múltiples y no solo ayudan a evitar la obesidad infantil. Los bebés que practican BLW suelen comer de todo cuando son más mayores y además son ellos mismos los que gestionan qué quieren comer y cuánto, por lo que respetamos sus señales de saciedad. 

Síndrome de Muerte Súbita del Lactante

Es, probablemente, uno de los mayores miedos de los padres, especialmente si se trata del primer hijo. De hecho, aún recuerdo como me asomaba a la cuna de mi hija recién nacida a comprobar que respiraba cada poco tiempo. El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) afecta especialmente a los bebés menores de un año, aunque el riesgo disminuye considerablemente a partir de los seis meses.

A principios de los años 90, la OMS y la Academia Americana de Pediatría recomendaron colocar a los bebés boca arriba para dormir, al contrario de lo que se había hecho hasta entonces. Con ese cambio, se consiguió reducir el SMSL en un 40%.  

El sueño

El sueño va cambiando a lo largo de toda la vida. De hecho, hay diferencias notables entre los bebés, los adolescentes, los adultos o los ancianos y, por si fuera poco, hay tanta variabilidad como sujetos, por lo que es imposible generalizar. 

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online “Sueño Infantil”

 

Por ello, el sueño es una de las principales preocupaciones de los padres el primer año de vida del bebé y, probablemente, durante toda la infancia. No es de extrañar, ya que un sueño reparador es fundamental para su correcto desarrollo, su bienestar y su crecimiento

¿Tengo que seguir despertándolo para comer por la noche? ¿Cuántas horas debe dormir un bebé según su edad? ¿Por qué se despierta tanto? ¿Estará descansando bien? ¿Mejor dormir en la cuna o hacer colecho con nosotros? ¿Cuándo podrá dormir solo en su habitación? ¿Por qué antes dormía bien y ahora han vuelto los despertares nocturnos? ¿A qué se debe que se despierte llorando en mitad de la noche? Y la más importante de todas: ¿Cuándo dormirá toda la noche del tirón (y de paso también nosotros)? 

Que se acostumbre a los brazos

No hay nada más placentero que coger a un bebé recién nacido en brazos. Pero, cuando lo hacemos, siempre nos surge la misma duda: ¿Se acostumbrará? Y en caso de hacerlo, ¿sólo querrá estar en brazos? Para tu tranquilidad, NO, los bebés no se acostumbran a los brazos.

La realidad es que necesitan el contacto físico, especialmente durante las primeras semanas y meses de vida. Por ello, tener a tu bebé en brazos, practicar piel con piel y portearlo es uno de los mayores regalos que puedes hacerle a él y a ti misma. 

 

 

Y sí, no podemos resistirnos a coger a un bebé en brazos, pero, ¿qué pasa cuando lo quieren coger otras personas? No nos vamos a engañar, es probable que temas ese momento y más en la situación actual con el COVID aún presente entre nosotros.

Y no vas desencaminada porque donde mejor está un bebé es en los brazos de su mamá o de su papá, donde encuentra la calma y la paz que necesita al ser un sitio conocido. Por el contrario, los brazos ajenos lo estresan, por lo que debería primar siempre el bienestar del bebé. 

El vínculo, una de las preocupaciones de los padres el primer año de vida

Estamos acostumbrados a escuchar frases idílicas en las que nos dicen que “en el parto conocerás al amor de tu vida”. Pero no siempre ocurre así: en ocasiones, te ponen a tu bebé recién nacido sobre el pecho y, sientes un instinto de protección enorme con él, pero no amor.

Y aunque nos podemos sentir culpables y preocupadas pensando que no vamos a querer a esa personita, lo cierto es que no pasa nada. Tan normal es establecer el vínculo de forma inmediata como hacerlo más tarde. 

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online “El desarrollo del vínculo afectivo”

 

Las caídas

Durante los primeros meses que apenas se mueven por sí mismos, estamos tranquilos, pero en el momento que empiezan a girar y a moverse, comienzan también los temores por si se cae. De la cama, el cambiador, el sofá… ¡Se pueden caer de cualquier sitio!

Pero si el bebé sufre una caída, no debes salir a urgencias de inmediato. Si está tranquilo, bastará con observarlo e incluso puede dormir si es su hora de hacerlo. Por el contrario, si vomita, llora de forma persistente o le sale un chichón muy grande, sí deberemos acudir al médico.  

Preocupaciones de los padres el primer año de vida: cómo vestir al bebé

¿Tendrá frío o calor? Vestir al bebé puede convertirse en ocasiones en todo un reto y, pensamos que, para evitar disgustos lo mejor es ponerle más ropa de la necesaria. Nada más lejos de la realidad y, de hecho, abrigar en exceso al bebé puede provocarle fiebre o sudamina

Es cierto que los recién nacidos no regulan la temperatura durante las primeras 24 horas de vida y hay que ponerles una capa más de ropa. Pero una vez que son capaces de regularla, tienen el mismo frío o calor que los adultos, por lo que debemos vestirlos igual. 

 

 

No saber por qué llora

Una de las principales preocupaciones de los padres el primer año de su bebé es no saber por qué llora. ¿Será hambre? ¿Sed? ¿Sueño? ¿Le dolerá algo? ¿Tendrá el pañal mojado? 

El llanto es la única forma que tienen los bebés para comunicarse y, lógicamente, lo usan para todo. Incluso cuando están aburridos y quieren llamar nuestra atención. 

Sin embargo, con un poco de práctica y paciencia, comprobaremos que el llanto del bebé es diferente según lo que le pase y aprenderemos sus ritmos y tiempos, para poder adelantarnos incluso al llanto. 

 

Descubre por qué lloran los bebés y qué nos quieren transmitir con su llanto en nuestro Seminario Online “Cómo saber qué dice el bebé cuando llora”

 

Los cólicos y el hipo

Muchos niños suelen sufrir cólicos alrededor de los tres meses de vida. Los identificarás porque tienden a aparecer a la misma hora sobre la tarde-noche con un llanto intenso y prolongado del bebé sin una causa aparente. Durante el mismo, tienden a encoger las piernas y cerrar los puños, además de tener la cara enrojecida por el esfuerzo.

No hay ningún tratamiento para calmarlos, más allá de cogerlos en brazos y darle todos los mimos y el cariño posible. La buena noticia es que suelen desaparecer por sí solos pasados los cuatro primeros meses

Es frecuente que los bebés tengan hipo, lo que suele llamar la atención a los padres, llegando incluso a preocuparles. Sin embargo, ellos están más que acostumbrados al hipo ya que lo tenían incluso cuando estaban dentro del útero. 

El reflujo, una de las preocupaciones de los padres el primer año

Los bebés suelen regurgitar (echar un poco de leche) y habitualmente no tiene importancia. De hecho, un bebé puede llegar a regurgitar hasta 30 veces en un día y es lo que se denomina reflujo fisiológico. Este va disminuyendo hasta desaparecer por completo alrededor del año o año y medio, aunque puede hacerlo antes. Sin embargo, puede llamarnos la atención y convertirse en una más de las preocupaciones de los padres el primer año de vida del bebé. La realidad es que el reflujo solo se considera una enfermedad si produce dolor o echan tanta leche que el peso se ve comprometido

 

 

Así, si el bebé echa leche pero no llora, gana peso de forma adecuada y no parece que haya ningún problema, no requiere mayor atención. En el caso contrario, sí estaríamos hablando de reflujo gastroesofágico. De hecho hay signos de alarma por los que deberíamos preocuparnos: si hay vómitos, el contenido es de color amarillo mostaza o con sangre, si hay diarrea o estreñimiento, si hay tos o dificultad respiratoria o si aparecen por primera vez cuando el niño tiene más de seis meses. 

La plagiocefalia

Los recién nacidos pasan gran parte del día tumbados del mismo lado o con la cabeza apoyada sobre los brazos de sus padres o cuidadores. Y la presión ejercida sobre la cabeza del bebé puede provocar plagiocefalia: sus huesos aún están blandos e inmaduros y acaban aplanándose, provocando la plagiocefalia postural. El 80% de los casos es leve y se considera un problema estético.

Para evitarla, lo más recomendable es portear a tu pequeño y, si lo tolera, ponerlo a jugar boca abajo pequeños periodos de tiempo. Recuerda que las almohadas de plagiocefalia están desaconsejadas por riesgo de asfixia. 

Las vacunas

Llevar al día el calendario de vacunación infantiles es realmente necesario para evitar enfermedades y, más allá de preocuparnos, lo que nos genera cierta inquietud son sus efectos adversos. Su reacción al pinchazo apenas dura un segundo (sí, ¡pero vaya segundo!), pero los efectos secundarios a las vacunas pueden alargarse hasta 24 horas. Somnolencia, fiebre, diarrea y malestar general son los más habituales, pero, como decimos, el motivo está más que justificado. 

 

Averigua todo lo que hay que saber sobre las vacunas no sistemáticas del meningococo B (Bexsero), del rotavirus (Rotateq y Rotarix) y de la meningitis A, C, W e Y de la mano de Armando Bastida en el Seminario Online “Las vacunas no financiadas”

 

La piel del bebé

¿Hay que ponerle crema al bebé todos los días? ¿Es necesaria en cada cambio de pañal? ¿Por qué tiene la piel seca y le pica constantemente? La delicada piel del bebé requiere unos cuidados especiales y, en ocasiones, puede provocar más de un quebradero de cabeza. Sin embargo, las cremas no son necesarias, aunque puedes ponérselas si te apetece. En caso de aparecer picor y sequedad, podría tratarse de dermatitis atópica, por lo que sí deberás consultar con el pediatra.

¿Y cuando le cambiamos el pañal y la zona está irritada? ¿Le duele? No es más que lo que se conoce como dermatitis del pañal y suele curarse por sí sola en pocos días.  

Los angiomas, entre las preocupaciones de los padres el primer año de vida

Alrededor de un 10% de los bebés tienen manchas durante el primer año de vida. Son los angiomas o hemangiomas infantiles y suelen aparecer en la cabeza, el cuello y la nuca. Aunque la mayoría de ellos no reviste gravedad, es cierto que son muy llamativos y pueden provocar cierta alarma en los padres. Suelen desaparecer por sí solos durante los primeros años de vida y, en el 95% de los casos, no deja ningún rastro

 

 

La fiebre y los mocos

La llegada de las primeras fiebres infantiles y los mocos son motivo de angustia para cualquier padre, especialmente en el caso de los primerizos. Tendemos a acudir rápidamente al pediatra, pero la realidad es que controlarlos es más fácil de lo que parece.

La fiebre no es más que un síntoma que aparece como reacción del cuerpo para combatir una infección, por lo que su efecto no suele ser importante. Si hay cierto malestar, podríamos ayudar a baja la temperatura; pero si el niño se encuentra bien, no es necesario hacer nada

Sin embargo, sí debemos acudir a urgencias cuando aparece la fiebre en determinadas ocasiones. Por ejemplo, si el bebé tiene menos de tres meses y presenta una temperatura de 37,5ºC axilar o 38º rectal. Si tiene entre tres meses y tres años y además de fiebre presenta otros síntomas como irritabilidad, llanto o problemas al respirar o si tiene más de 39ºC. A partir de los tres años, habría que ir a urgencias con cualquier grado de fiebre siempre que aparezcan otros síntomas como vómitos o diarreas persistentes.  

 

Descubre cómo ayudar a tu peque a respirar mejor con los consejos de una fisioterapeuta respiratoria en el Seminario Online “Mocos fuera”

 

Desarrollo motor: Sedestación, gateo y primeros pasos

Los hitos del desarrollo motor de nuestro hijo suelen unirse al listado de preocupaciones de los padres en el primer año de vida. Y las comparaciones con otros niños no ayuda. Los bebés suelen conseguir la sedestación alrededor de los seis meses, pero pueden hacerlo antes o después sin que inicialmente suponga un problema. 

Lo mismo ocurre con el gateo que ni siquiera desarrollan todos los bebés. Habrá niños que gateen con siete meses y quienes lo hagan a los nueve o, directamente, habrá niños que no gateen, sin que esto suponga ningún retraso en el pequeño. 

Y con los primeros pasos del bebé ocurre exactamente igual, no hay una fecha establecida. Hay algunos bebés que lo hacen realmente pronto y otros que pueden dar sus primeros pasos a los 18 meses. Eso sí, si el pequeño llega a esta edad y aún no anda, sí debemos consultar a su pediatra. 

 

19 Cosas que te preocuparán durante el primer año de tu bebé

 

Cada niño tiene su propio ritmo y no debemos comparar, pero sí podemos ofrecerle un entorno seguro y estimulante para fomentar y acompañar su desarrollo. Así, se puede practicar el movimiento libre con los más peques.

Los dientes

¿Duele que salgan los dientes? ¿Dan fiebre? ¿Se lleva la manos a la boca porque le está saliendo alguno? La dentición está rodeada de muchos mitos. Y la realidad es que los dientes no dan fiebre ni los niños se llevan la mano a la boca porque estén saliendo. En muchas ocasiones y ante la imposibilidad de achacar algunos síntomas a una enfermedad, los pediatras lo atribuyen a la salida de los dientes, pero es difícil saber si es así o no. A estas dudas, se suma la preocupación de que no salgan alineados o cuándo debemos empezar a lavarle los dientes y con qué pasta

 

Descubre todo lo que debes saber para cuidar correctamente de la salud bucodental de tu bebé con el Seminario Online “El Cuidado de los dientes”

 

Como veis, las preocupaciones de los padres en el primer año de vida del bebé son numerosas. Y cuando cumplen sus primeros doce meses, la cosa no va a mejor. De hecho, muchos de los temores seguirán siendo los mismos ¡y aparecerán otros nuevos a los que tendremos que hacer frente!

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Crianza Respetuosa?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Crianza Respetuosa y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Las 19 cosas que te preocuparán durante el primer año de tu bebé"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ÚNETE A LA TRIBU CSC
(1 mes de prueba gratis)
 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube