Por qué no es bueno abrigar en exceso al bebé

Todos los padres tendemos a abrigar en exceso a los niños pequeños, pero los especialistas alertan sobre el riesgo de ponerles demasiada ropa

A menudo los padres abrigamos en exceso a nuestros hijos. Sobre todo, durante el invierno. Sin embargo, el exceso de ropa puede resultar nefasto, sobre todo para los bebés. Para abrigar de forma adecuada a un bebé o a un niño pequeño, hay que tener en cuenta varias circunstancias: la edad del niño, el lugar en el que estamos, si les llevamos en cochecito o si estamos porteando.

Peligros de abrigar en exceso al bebé

Es habitual que durante los meses más fríos del año, las mamás y los papás quieran mantener a sus peques bien abrigados porque el frío representa un riesgo para la salud de los niños. Sin embargo, estar “bien abrigado” significa llevar la cantidad de ropa adecuada, ni más ni menos de la necesaria. Aunque tendemos a pensar que «mejor que sobre a que falte», en realidad para los pequeños, el exceso de abrigo puede ser tan peligroso como su carencia.

 

 

La consecuencia negativa principal de abrigar en exceso a un bebé pequeñito es provocarle fiebre (nos referimos aquí a recién nacidos sobre todo, ya que un lactante de dos o tres meses como mucho tendría febrícula). Cuanto más pequeños son los niños, más vulnerables son a la subida de temperatura corporal.

Los recién nacidos no pueden autorregularse térmicamente y si los abrigamos demasiado o los mantenemos en ambientes en muy calurosos, pueden llegar a tener fiebre. Además, sobre todo en el caso de los bebés prematuros, consumirán energías extras para tratar de equilibrar su temperatura, lo cual les dificultará ganar peso.

Otro riesgo es el desarrollo de sudamina, una erupción en la piel relacionada con el calor, que aunque normalmente se produce en verano, también puede surgir como consecuencia del exceso de abrigo en otras épocas del año. Por último, el exceso de abrigo es uno de los factores asociados con el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante. Y es que arropar demasiado a los bebés puede incluso llegar a causarles asfixia.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

Abrigar más no quiere decir abrigar mejor: cómo abrigar a un niño según edad, lugar y actividad

Durante su primer mes de vida, el bebé aún no es capaz de regular por sí mismo la temperatura corporal. Además, todavía se está adaptando al ambiente fuera del útero materno. Por estos motivos, los neonatos necesitan estar bien abrigados para no sufrir un cuadro de hipotermia.

Pero cuidado, porque si nos pasamos también les perjudicaremos. Una sencilla regla para vestir a los recién nacidos es ponerles solamente una capa más de ropa de la que llevamos nosotros, pero del mismo grosor. Una vez pasadas las primeras semanas de vida, los niños no son más sensibles al frío que los adultos. Si nosotros no necesitamos salir a la calle en invierno disfrazados de esquiadores profesionales, ellos tampoco.

 

Bebés y gatos: hacerles convivir en armonía

Después debemos tener en cuenta que no es lo mismo vestir a un niño para estar en casa que para montarse en el coche e ir al supermercado o para salir a jugar en el parque (donde va a hacer ejercicio físico), dar un tranquilo paseo por la calle, montar en bici o ir de excursión al campo. Es decir, hemos de considerar el lugar al que vamos y el grado de actividad que va a tener el pequeño. Si, por ejemplo, va a estar sentado en un cochecito de paseo o, por el contrario, va a estar correteando a sus anchas.

Si vamos a pasar todo el día fuera (porque estamos de vacaciones, haciendo turismo, o hemos salido a comer fuera con amigos), lo normal es que hagamos varias actividades diferentes en el transcurso de un mismo día. En caso de duda y para evitar dilemas, podemos llevar a cabo el truco las capas o, lo que es lo mismo, vestir al peque con varias capas de ropa. En climas muy fríos, o con tendencia al cambio, lo mejor es utilizar distintas capas de ropa, aunque sean capas livianas.

 

 

Este sencillo remedio casero es muy efectivo porque entre una prenda y otra se crea una mínima película de aire que tiene un efecto aislante. El sistema de capas, además, nos permite ir adaptando la ropa a las necesidades del niño en función de la temperatura de casa, el supermercado, el cine, el parque o el colegio; también de si corre, come, ve la tele o monta en los columpios.

Dentro del coche o de paseo por la calle en cochecito

Es muy importante recordar que, cuando montamos a un bebé en el coche está contraindicado ajustarle el arnés de seguridad de la silla con el abrigo puesto, ya que el sistema de retención infantil podría no ajustarse a su cuerpo tan bien como debería y, en caso de impacto o choque, no cumpliría bien su función y dejaría de protegerle. En este caso, es mejor caldear el interior del vehículo antes de empezar a quitarle capas de ropa.

Por otra parte, si el bebé va en un cochecito de paseo cubierto de un saco de invierno o abrigado con el cobertor como si estuviera en su cuna, lo más seguro es que no sea necesario ponerle también un abrigo. Dependiendo del frío que haga, será necesario eliminar capas de ropa o añadirlas. También podemos contar con el plástico para la lluvia y utilizarlo en casos de viento extremo.

 

 

Si se trata de un niño pequeño que va a salir de paseo en una sillita, es recomendable que en invierno lleve un saco para cubrirle las piernas. Así mantendrá el calor corporal en sus extremidades. En este caso, sí debemos abrigar al niño lo suficiente como para que no pase frío mientras permanece sentado e inactivo durante el paseo, ya que el tronco del cuerpo lo lleva por completo al aire.

Cuando porteamos a un bebé

Cuando porteamos a un bebé (y sí, podemos portear a recién nacidos), debemos tener en cuenta que seremos nosotros quienes daremos calor al bebé al estar en contacto con nuestro cuerpo. Por lo tanto, no hemos de abrigar en exceso las partes de su cuerpo que apoya sobre nosotros. Nos preocuparemos, en cambio, de las que lleva al aire como la cabeza, las manos y los pies.

Las chaquetas y abrigos de porteo son especialmente recomendables si vamos a portear a nuestro bebé, ya que rodean al mismo tiempo al peque y a su porteador, generando un agradable clima en el interior de la prenda que ambos comparten debido al calor que los dos cuerpos generan al estar en permanente contacto.

 

Porteo en invierno, tips para ayudar a termorregular a los más peques

 

A la hora de dormir ¡es peligroso abrigar al bebé en exceso!

Para dormir, no hay que abrigar en exceso al bebé. Es el momento del día y la actividad en la que menos tenemos que excedernos en la ropa de abrigo del bebé, ya que un bebé dormido está en situación de especial vulnerabilidad. Si el hogar dispone de una climatización óptima, es mejor que los pequeños se sientan cómodos a la hora de descansar en lugar de estar sudorosos o aprisionados por el exceso de ropa o el peso de las mantas superpuestas.

No es seguro que un bebé duerma con demasiado peso sobre él. El exceso de ropa en la cama es un factor de riesgo importante. Tampoco deben pasar calor, ya que podría incrementar el riesgo de padecer apneas. De hecho, el exceso de ropa durante el sueño es uno de los factores relacionados con el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante al que nos referíamos al comienzo de este post.

Al igual que cuando porteas, si colechas con tu bebé, tu calor corporal es un factor importante a tener en cuenta. Además, para practicar colecho de forma segura, debes prescindir de mantas, edredones y nórdicos que abrigan demasiado y pesan en exceso sobre el cuerpecito del bebé. También debes prescindir de almohadas, almohadones, peluches y cojines que suponen un importante peligro de asfixia.

 

Averigua cómo es el sueño de los bebés niño/as pequeños, cómo tienen que dormir para que sea seguro y cuáles son los beneficios de compartir cama con los bebés con el Curso Online «Sueño Infantil»

 

Asimismo, tampoco es bueno caldear en exceso la habitación. La temperatura adecuada en una habitación para todos los menores de un año debe ser de entre 20 y 24 ºC. Si disponemos de una buena termorregulación, podemos poner al niño un pijama normal y corriente para dormir, de grosor normal.

Si, por el contrario, la temperatura de la casa es inferior, será necesario abrigar al niño o a la niña convenientemente. Si tenéis dudas al respecto, en la Tribu CSC hay expertos pediatras actualizados que pueden atender vuestras consultas online. ¡Y el primer mes es gratuito!

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Por qué no es bueno abrigar en exceso al bebé"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube