Pediatras y neonatólogos reclaman una baja maternal de dos años tras reflejar en un informe los contaminantes ambientales a los que se expone una madre lactante en su trabajo

Un informe registra los contaminantes ambientales a los que se expone una madre lactante en su trabajo y cómo estos pueden pasar a través de la leche al bebé

Un grupo de expertos ha publicado un estudio analizando la posibilidad de exposición a diversos contaminantes en las madres y cómo estos pueden pasar a través de la leche materna. Con este informe han sugerido la ampliación de la baja maternal a dos años.

No puedo evitar tener sentimientos encontrados con este tipo de noticias, por una parte refuerza la posibilidad (que aún se antoja remota) de alargar la baja maternal, un paso muy necesario; por otro lado, me da rabia tener que justificarlo a través de demostrar riesgos de exposición de la madres lactantes, cuando la razón primordial sería promocionar la salud a través de fomentar un apego seguro, y eso es un derecho para todo/as lo/as niños/as.

Vamos a analizar el artículo, para desentrañar los datos que nos ofrece.

Contaminantes ambientales

Esto no es nuevo, ya hace décadas que se está informando de la cantidad de contaminantes que nos rodean, con mayor o menor conciencia de ello. Según ha ido avanzando la sociedad, han ido apareciendo nuevos productos y muchas veces nos hemos dado cuenta de que provocaban un daño a posteriori. Por ejemplo, el uso del amianto antaño estaba muy extendido, hasta que se vio que era cancerígeno y se limitó su uso.

Pero no siempre es tan fácil relacionar causa-efecto, porque estamos sometidos a múltiples sustancias provocadas por el hombre y a la influencia de nuestro estilo de vida, y muchas veces no se pueden clarificar las causas concretas.

 

 

Estos contaminantes ambientales, en pequeña cantidad y en adultos, no tienen el mismo efecto que en un niño/a o en un feto en desarrollo. Ellos son más susceptibles a los efectos nocivos, de ahí la necesidad de protegerles de la exposición, puesto que además puede generar a largo plazo factores de riesgo de padecer problemas como alteraciones en el desarrollo, problemas de fertilidad o alteraciones hormonales.

Cómo evitar la exposición laboral

En determinados trabajos hay exposición a ciertos contaminantes. Las madres y padres que trabajen en ellos deben usar las medidas de protección estipuladas en su puesto, ventilación de la zona laboral, procurar no traer la ropa del trabajo a casa (y si lo hacen, quitársela y echarla a lavar aparte) y quitarse los zapatos en la entrada. Todas ellas son medidas para minimizar la cantidad de contaminantes que te puedas “llevar a casa”.

 

Trabajos con riesgo de exposición a contaminantes

 

En el caso de una madre lactante, además de lo anterior, habrá que revisar los productos a los que está expuesta, preferiblemente por un sanitario experto en seguridad medioambiental. Según la valoración, se podrán plantear medidas de cambio de puesto o baja de riesgo para la lactancia. Aquí el problema radica en que pocas empresas son realmente conscientes del potencial tóxico o del efecto acumulativo que se puede dar, y por eso este grupo de expertos promueve que la baja maternal sea de dos años de forma que la protección esté asegurada.

 

Infórmate sobre cuáles son los principales derechos de los padres y madres que trabajan por cuenta ajena y autónomos, y cómo actúar en caso de resultar vulnerados con el Seminario Online «Derechos de los progenitores trabajadores»

 

En casa

Hace unos años que se observó que determinados compuestos que había en los plásticos de uso alimentario eran tóxicos, y digo había porque en los envases de alimentos infantiles se han prohibido ya dichos compuestos (bisfenol A y ftalatos)

Desde entonces, circulan informaciones contradictorias sobre el uso de plásticos para conservar los alimentos: desde que si los que están autorizados son totalmente seguros, a que son fuente de envenenamientos. Pues ni una cosa ni la otra. Los envases destinados a contener comida deben tener unas características y un número de usos recomendado o una caducidad dentro de cuales se consideran seguros, pero su uso repetido y, sobre todo, su calentamiento pueden provocar que sustancias químicas pasen al alimento, de forma que al ingerirlo entran en nuestro cuerpo.

 

 

A mí se me ponen los pelos de punta al leer estos temas de los micro plásticos, y no seré la única… Pensar que estamos expuestos a sustancias con potencial nocivo creyendo que eran seguras asusta. Aunque, por otro lado, me alegro de que las investigaciones nos ayuden a mejorar nuestro entorno y nuestra salud.

Insisto en que no es lo mismo el efecto de estos contaminantes en un embrión o un bebé que en un adulto, por eso hay que ser más precavidos durante la gestación y la infancia, utilizando recipientes de vidrio, cerámica, acero inoxidable o silicona (no, la silicona no es un plástico, es un elemento procedente de la manipulación del silicio; es recomendable usarla de alta calidad, como la silicona platino).

 

 

Cualquier alimento o medicamento tiene detrás unas normas de producción y envasado que se van actualizando según tenemos más información. ¿Y qué pasa con la leche materna? Pues que como no está clasificada entre esos productos, no se le aplican normas de protección del “envase”, o sea de su madre, cuando esta puede estar expuesta a contaminantes medioambientales por razones laborales.

Esto no se soluciona con dejar de lactar, como se sugiere demasiado frecuentemente, sino protegiendo a la mujer y a su hijo/a, puesto que la lactancia tiene más factores protectores que contaminantes y contrarresta los posibles efectos adversos de estos.

Alimentación

Por un lado, tenemos algunos alimentos que es preferible evitar durante la gestación, el periodo de lactancia y en los niños (hasta los 10 años y consumo limitado hasta los 14): pescado azul grande como lucio, pez espada, tiburón, ballena y atún rojo, por su alto contenido en mercurio.

 

AlimentosEmbarazoVenta
Cuida de tu salud y la de tu bebé alimentándote correctamente durante el embarazo con el Seminario Online «Alimentación en el embarazo»

 

Hay otros pescados azules de menor tamaño que se consideran seguros y se recomienda comerlos por su contenido en omega 3. Limitar el consumo de carnes y grasas animales también se considerado interesante, porque muchas sustancias nocivas se almacenan mejor en la grasa. Y, por supuesto, evitar tomar productos ultraprocesados.

Por otro lado, recomiendan el consumo de productos de origen ecológico para estos colectivos, disminuyendo así la exposición a sustancias químicas. Una dieta rica en productos de origen vegetal con frutas y verduras frescas que aportan antioxidantes y nutrientes esenciales, cereales integrales y legumbres, basándonos en la dieta mediterránea.

 

Ayuda a tus peques a crear hábitos saludables en la mesa desde la infancia con el Seminario Online «Cómo hacer que les gusten las verduras»

 

Coherencia

Los principales contaminantes “domésticos” vienen a causa del tabaco, el alcohol y otras drogas. Es importarte recordar esto para cuidar a la infancia desde todos los ángulos posibles. También hay que recordar la relevancia de los hábitos saludables en relación a la alimentación, el ejercicio físico, los tiempos de descanso y autocuidado

 

 

Cuidarnos y cuidar a los demás es un conjunto de acciones muy amplio a lo largo de la vida. Si tienes dudas acerca de tus hábitos, o necesitas consultar tus derechos laborales siendo madre, los especialistas en diversas áreas que formamos parte del equipo de expertos de Criar con Sentido Común os esperamos en la Tribu CSC.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Pediatras y neonatólogos reclaman una baja maternal de dos años tras reflejar en un informe los contaminantes ambientales a los que se expone una madre lactante en su trabajo"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube