Teletrabajar siendo madre

Hay una fina línea entre la conciliación familiar y la jornada laboral infinita y desorganizada

Teletrabajar puede tener ventajas y desventajas. Para todos. Pero si le sumamos el concepto de maternidad, las dificultades se pueden multiplicar. Hay una fina línea entre la conciliación (esa panacea que todas querríamos pero que en España parece una entelequia) y la jornada laboral doble, sin horarios y desordenada en la que se combina el trabajo remunerado y el que no te pagan: el del cuidado de los hijos.

Muchas mujeres lo hemos experimentado con la pandemia del coronavirus. Otras lo llevan practicando desde hace mucho tiempo y no les ha cogido por sorpresa. La pregunta es: ¿la experiencia ha sido satisfactoria? ¿Hemos podido realmente separar ambas circunstancias? En mi caso, ha sido satisfactoria a medias: he podido disfrutar mucho más de mis hijas, pero me ha costado trabajar sin interrupciones.

Las ventajas del teletrabajo para las madres

Quizás el contexto en el que nos hemos visto abocadas al teletrabajo esté desvirtuado porque ha sido una opción impuesta por una pandemia mundial. En otras circunstancias, con los niños en el colegio, por ejemplo, hubiera sido mucho más fácil. Para mí, insisto, ha sido principalmente positivo. Mi trabajo está lejos de mi casa, así que me evito una hora de camino a la ida y otra hora de vuelta.

 

 

Es decir, gano en tiempo (que hoy en día no es una cuestión menor, más bien todo lo contrario). Además, un entorno amable como tu propia casa te permite eliminar cualquier estrés exterior y encima de los horarios pueden ser más flexibles. Además, en los tiempos de descanso, ha sido muy divertido poder interaccionar con mis hijas o hartarme de reír cuando la más pequeña se sienta junto a mí y me dice: «voy a trabajar contigo, mamá».

Pero claro, tuve la suerte de que mi pareja también teletrabajaba y nos organizamos de tal manera que uno se encargaba de la familia por la mañana y el otro por la tarde. Y también he pasado el período de la lactancia. ¡Es realmente difícil dar el pecho y seguir respondiendo correos electrónicos o redactar una noticia! La lactancia necesita tranquilidad absoluta y nada de horarios, siempre a demanda.

Las desventajas de teletrabajar desde casa

Reconozcámoslo: ser madre y teletrabajar es complicado si tenemos a nuestros hijos cerca. Somos profesionales determinadas horas al día, pero madres a tiempo completo; así que es poco probable (yo diría que imposible) que si nuestros pequeños se acercan para decirnos algo, los ignoremos.

Si los niños son algo mayores, se les puede explicar y probablemente lo entienden. Pero si son pequeños (no digo ya bebés), es poco probable que se queden conformes. Lo normal es que insistan y traten de llamar nuestra atención. Así que una de las principales desventajas es que es muy difícil mantener la concentración. Esto puede provocar que pospongamos alguna cuestión laboral para atenderlos, con lo cual el horario que tan bien tenemos marcado comienza a no cumplirse.

 

 

Lo ideal, por otro lado, es tener un espacio propio y aislado de las zonas comunes. Pero pocas veces lo hacemos (o podemos tenerlo) con lo cual nuestra actividad profesional se ve igualmente rodeada de distracciones. E incluso si tenemos un despacho, es posible que la puerta se abra en plena conferencia o videollamada. Estos meses, las anécdotas en este sentido han aparecido en muchos programas de noticias. Todos nos hemos reído, aunque en el fondo no tengan tanta gracia.

Otra desventaja se encuentra en el ámbito del género. Las mujeres hemos estado acotadas durante siglos al ámbito del hogar y de la familia. El teletrabajo, aunque positivo en algunos aspectos, como estamos viendo, también puede convertirse en una forma más de discriminación: la mujer puede perder presencia y volverse invisible ante la toma de decisiones. La regulación de los horarios y que el teletrabajo no suponga una diferencia con el resto de compañeros que están en la oficina, pueden ser claves para avanzar en este modelo.

Algunos consejos para teletrabajar

Tener un espacio delimitado para trabajar sería lo ideal (como ya comenté antes), al igual que poder organizar nuestra jornada. Ambos aspectos evitan que perdamos el tiempo o que dejemos las tareas más urgentes a medio hacer. Levantarnos más temprano que los niños puede ser otra buena forma de evitar las interrupciones.

 

 

Esto, además, permite sacar provecho del tiempo y no desperdiciarlo cuando estamos con nuestros hijos. Una buena organización, por otro lado, evitará echar horas extras. Las rutinas son importantes para los más pequeños, pero también para nosotros. 

¿Está España preparada para el teletrabajo de las madres?

En mi opinión no lo está en estos momentos. Es cierto que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha anunciado una ley de tiempo corresponsable que, entre otras medidas, pretende regular el teletrabajo con perspectiva de género; pero no hay fechas para esa ley, y se ha profundizado poco en el impacto y en cómo se aplicará.

 

Aprende cómo ganar espacio y tiempo para ti con el Seminario Online «caos cero, familia ordenada»

 

En España, la modalidad de teletrabajo sigue siendo minoritaria (excepto por el coronavirus) y continúa generando cierta desconfianza y reticencia. Sigue existiendo la mentalidad empresarial de que la plantilla trabajará menos en casa y sin supervisión. Nuestro entorno, además, también puede entender erróneamente que si estamos en casa nos podemos cargar de otras tareas simultáneamente.

Se necesita, además, medidas de conciliación efectivas. Existe la jornada flexible y las escuelas infantiles y los colegios, pero eso impone mucha rigidez en la crianza y aleja del centro del debate a las familias. Y no siempre se puede acotar el trabajo a las horas en la que están los niños fuera. Hoy en día, la conciliación son los abuelos. Y eso, ni es justo ni es conciliación.

 

Vistas totales 131 , Vistas hoy 1 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Ser Padres?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Ser Padres y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Teletrabajar siendo madre"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube