• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Ser madre tardía tiene sus beneficios

Existen muchas falsas creencias en torno a la maternidad tardía; la evidencia demuestra que tiene inesperados beneficios

Que la edad a la que las mujeres nos convertimos en madres es cada vez más avanzada, es una realidad. Que existen muchos falsos mitos en torno a ser madre tardía y el bienestar del feto, también. En este post te contamos los inesperados beneficios de ser madre tardía para que nada ni nadie te desaliente si ese es tu deseo.

Cada vez somos madres a edad más tardía

Es lo que ratifica un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2017. Sucede en la mayoría de países occidentales, en los que se está produciendo un retraso en la edad de tener el primer hijo por dos motivos fundamentales: la difícil conciliación laboral y los últimos coletazos de la crisis económica.

Además del difícil entorno socioeconómico, las mujeres que retrasan el momento de ser madres tienen que lidiar con posibles problemas de fertilidad y con el estigma de la «mamá mayor».

 

Aprende los cambios que experimenta tu cuerpo a lo largo del ciclo menstrual para aumentar tus posibilidades de embarazo con nuestro Seminario «Buscando el embarazo»

 

Siempre se ha dicho que las mamás que se acercan a los 40 en el momento de tener un bebé tienen «menos energía», están siempre «más cansadas» y «parecen abuelas» en vez de madres. Los estudios científicos que relacionaban la edad de la madre con los posibles inconvenientes en el desarrollo del feto no han hecho sino empeorar el panorama a la hora de tomar una decisión consciente.

Pero lo cierto es que las últimas investigaciones desmienten muchos antiguos supuestos sobre este tema. Por ejemplo: en un estudio publicado en febrero de 2017 en el International Journal of Epidemiology, un grupo de científicos analizó la asociación entre la edad materna y la capacidad cognitiva en los niños, una vez que estos habían cumplido los 10 años.

Los resultados fueron sorprendentes: mientras en los estudios que se remontan a los años 50, la asociación entre edad materna y capacidad cognitiva era negativa (los hijos de madres de entre 35 y 39 años tenían puntuaciones cognitivas peores que los hijos de madres jóvenes); la asociación se había invertido en la actualidad. En realidad, los niños nacidos de madres de entre 35 y 39 años alcanzaban resultados significativamente mejores en las pruebas cognitivas que los de las más jóvenes.

¿Por qué ahora los hijos de madres «mayores» tienen ventajas?

Los resultados están estrechamente vinculados con el mayor nivel cultural y socioeconómico de sus madres. Los hijos de madres tardías obtienen mejores puntuaciones a nivel cognitivo que en el siglo pasado porque sus madres también han desarrollado sus capacidades.

 

 

Y es que, en realidad, los efectos nocivos de la maternidad tardía están más relacionados con el estilo de vida y el nivel socioeconómico que con la edad de las madres. Anteriormente, las mujeres que se quedaban embarazadas a edad tardía no eran primerizas y además su nivel socioeconómico era, por lo general, mucho más bajo que en la actualidad.

Los hijos de mujeres que, en este contexto, tenían hijos al final de la treintena habiendo concebido con anterioridad, sufrían un agravante al desarrollo cognitivo debido al hecho de que sus hermanos mayores gozaban de mayores y mejores recursos parentales. He ahí la explicación a los resultados de los estudios que relacionaban la edad de las madres con las dificultades cognitivas de los niños.

Además, las familias numerosas son en general más pobres. La pobreza es una condición que se ha relacionado estrechamente en numerosos estudios con el desarrollo del cerebro. Esto es debido a tres factores que se derivan de la falta de recursos: la malnutrición, las malas condiciones sanitarias y los mayores retos a los que se enfrentan los niños cuyas familias no disponen de suficientes recursos.

Sin embargo, en la actualidad, las madres tardías no solo tienen mayores y mejores recursos económicos y culturales, sino que son mejores educadoras para sus hijos. Esto se debe al hecho de que (al margen de los factores biológicos, demográficos y sociales favorables a las madres tardías), según se ha probado en un estudio de la Aarhus University de Dinamarca, educan imponiendo menos castigos y con menos violencia verbal que las más jóvenes, lo que repercute directamente y de forma extremadamente positiva en el bienestar emocional de los niños.

 

 

En este sentido, otro estudio realizado en la Universidad de Columbia (EE UU), muestra que “los padres mayores pueden ser menos resistentes que los más jóvenes, pero tienen mayor experiencia y conocimiento, por lo que “la desventaja biológica está en cierto grado equilibrada por la ventaja social”.

La maternidad tardía también ofrece ventajas a las madres

La ausencia de métodos anticonceptivos, de recursos para obtenerlos o de la información necesaria para utilizarlos condicionaba en el pasado a muchas parejas. Sin embargo, hoy en día ser madre tardía es una decisión personal. Al menos, en la mayoría de los casos.

A diferencia de las mujeres en los 50, las madres modernas prefieren desarrollar primero una carrera profesional y después ser madres. De esta forma, cuando experimentan la maternidad se encuentran en un nivel socioeconómico más cómodo, y siguen mejores conductas de salud durante el embarazo porque están más instruidas.

Como consecuencia, un punto clave del estudio es el que resalta que «las diferencias cognitivas en los pequeños no vienen dadas por factores genéticos o biológicos asociados a la edad de la madre, es tan sencillo como que todo lo que antes pasaba a los 25 años se ha movido a los 35”.

 

 

Pero este no es el único ejemplo científico. Otro reciente estudio llevado a cabo por la Universidad Southern California reveló que dar a luz después de los 35 mejora las habilidades mentales de la madre. En este caso, los investigadores llegaron a la conclusión de que el incremento de hormonas (estrógenos y progesterona) que se produce durante el embarazo, actúa de forma positiva en la química del cerebro y su efecto aumenta cuanto mayor sea la madre.

¿Y el parto, es más complicado?

Pues tampoco. Resulta que, si bien los embarazos al final de la treintena se asociaban con una mayor probabilidad de complicaciones durante los mismos o en el momento del parto (como aumento de la incidencia de síndrome de Down, mayor riesgo de hipertensión o de diabetes gestacional, etc.), también ofrecen ventajas a nivel de salud.

En un estudio publicado en el American Journal of Public Health, los investigadores detectaron que aquellas mujeres que fueron madres después de los 25 años (el considerado momento de oro biológico para reproducirse en el caso de las mujeres), en realidad tenían un 11% de probabilidades más de vivir hasta los 90 años.

En otro estudio realizado en la Boston University School of Medicine, (EE UU) se examinó la esperanza de vida de las madres mayores y se encontró que las mujeres que tuvieron su último hijo después de los 33 años tienen el doble de probabilidades de vivir hasta los 95 que aquellas que tuvieron su último hijo antes de cumplir 30 años.

Obviamente, todo esto no significa que las mujeres deban esperar ahora a tener hijos a edades más tardías para mejorar su esperanza de vida, sino que seguimos manteniendo nuestra capacidad natural de tener un hijo incluso a una edad avanzada.

 

 

Y es que es evidente que si el sistema reproductivo de la mujer está envejeciendo lentamente, el resto de nuestro cuerpo también envejece a un ritmo cada vez más lento.

De cualquier forma, todo esto son buenas noticias para las víctimas de la odiosa coletilla “las mamás mayores no verán crecer a sus hijos”. Pues mira, va a ser que no.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Ser madre tardía tiene sus beneficios"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube