• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Cómo prepararse para un embarazo

Hay varias cosas que podríamos hacer antes de buscar un embarazo

Cuando una pareja piensa en la planificación de un embarazo tiende a centrarse en la fecha, en el momento en que más o menos le va bien tener un hijo. Sin embargo, planificar un embarazo es algo más que pensar cuándo va bien tener un bebé y dejar el método anticonceptivo.

¿Con cuánta antelación es conveniente empezar a prepararse?

Tomar la decisión de tener un bebé te ofrece la oportunidad de tomar una serie de medidas que contribuyen a que la criatura nazca sana. Dichas medidas deberían empezar por lo menos tres meses antes de dejar el método anticonceptivo e incluyen tanto a la mujer como al hombre puesto que queremos preparar ambos gametos.

En el caso de los espermatozoides, estos se empiezan a formar precisamente 3 meses antes de que estén listos y para la mujer, aunque los óvulos se preparan en un periodo anterior a la fecundación, es conveniente tener las reservas de folatos a punto un tiempo antes.

Los hábitos saludables siempre a la vista

Sabemos que hay unos pilares fundamentales para mantener nuestra salud, y esto va a influir también en la salud de nuestra descendencia, tanto pre como post concepción. Estas bases son:

  • Alimentación saludable: una alimentación con más presencia de alimentos de origen vegetal y evitar alimentos procesados; es recomendable hacer un repaso a la forma de comer previamente para ir cambiando en lo necesario. Puede ser útil contar con el apoyo de sanitarios y de un dietista-nutricionista si se detectan dificultades o si existe algún problema de base, como sobrepeso u obesidad o enfermedades metabólicas o cardiovasculares.
  • Evitar tóxicos: tanto tabaco como alcohol y cualquier droga de abuso.

Tabaco: disminuye la calidad del esperma y está demostrada su afectación tanto al desarrollo del feto como al de la placenta; si fumas, plantéate dejarlo previamente porque por mucho que se siga oyendo eso de “mejor dos o tres cigarrillos al día que el estrés que supone dejarlo”, es un mito sin ninguna verdad, el tabaco sigue siendo un tóxico nada recomendable. Si bien es cierto que es dosis dependiente y a menos se fume, menos efecto perjudicial, no cabe duda que aportarás mucha salud a la gestación abandonando ese hábito previamente. Busca ayuda especializada si encuentras problemas con ello.

Alcohol: puede afectar a la formación de gametos. Además no existe una dosis segura de alcohol durante el embarazo, por lo que se recomienda que las mujeres que estén buscando gestación deberían abstenerse de su consumo desde que se inicia la búsqueda, puesto que la mujer no advierte el estado de gravidez hasta dos o tres semanas después de empezar el desarrollo de su bebé.

Otras drogas: cualquier droga de abuso puede tener efectos dramáticos en la salud de los padres y en el desarrollo del bebé.

Medicamentos:  se recomienda evitar la toma de medicamentos sin prescripción médica.

  • Ejercicio físico: la actividad física tiene reconocidos efectos beneficiosos para nuestra salud. Se estimula a la población a mantener una vida diaria activa (caminar, subir tramos de escaleras, recorridos en bicicleta, etc.) combinado con actividades algo más intensas, al gusto de cada uno, de tres a cinco veces por semana: yoga, gimnasia de mantenimiento, correr, bicicleta, deportes grupales, baile, natación…

 

Descubre cómo lograr que la lactancia sea un proceso exitoso con el seminario en diferido «Claves para iniciar la lactancia con éxito».

 

  • Relajación: un hábito quizá menos reconocido en nuestra sociedad occidental, que mejora la salud mental y física. Se trata de buscar un momento durante el día para “bajar revoluciones” y concentrarse de pleno con uno mismo. Desde unos minutos manteniendo la concentración en la respiración hasta prácticas más formales de meditación o mindfulness. Numerosos estudios han demostrado que la práctica regular de estas técnicas producen cambios cerebrales positivos que se traducen en un mejor estado emocional y corporal.

Para la futura mamá

Las sociedades científicas recomiendan actualmente complementos de ácido fólico de 0,4 mg en población general y 200 microgramos de yodo al día en la etapa preconcepcional (preferiblemente durante tres meses previos); dicho aporte se mantendrá al menos los tres primeros meses el ácido fólico y durante toda la gestación en el caso del yodo.

Si existe alguna enfermedad de base, la valoración médica para procurar el mejor estado de salud es primordial, sobre todo en patologías como la diabetes, la hipertensión arterial, hipo e hipertiroidismo, epilepisa, enfermedades mentales, etc.

 

 

Por una parte requieren que la mujer adopte las medidas necesarias específicas en hábitos saludables y por otra el ajuste de la medicación a fármacos con seguridad demostrada durante la gestación. Durante el embarazo se pueden tomar medicamentos siempre y cuando estos sean necesarios y se hayan elegido dentro de los adecuados y seguros para este periodo.

Algunos autores proponen realizar una analítica previa que determine valores generales para descartar anemias u otros estados carenciales, valoración de la función tiroidea y el estado de inmunización para revacunarse si fuera preciso de enfermedades como la rubéola o la varicela, puesto que algunas mujeres pueden no haber desarrollado la inmunidad necesaria.

Además, pueden adoptarse medidas preventivas para evitar la trasmisión de enfermedades como:

  • la toxoplasmosis: frutas y verduras cuidadosamente lavadas, carnes muy hechas, si se consumen embutidos que estos sean cocinados o previamente congelados y evitar el contacto con las heces de los gatos.
  • la listeria: evitar leche sin pasteurizar y quesos elaborados con leche cruda, calentar bien las comidas que no estén recién hechas y evitar alimentos que no hayan seguido correctamente la cadena de conservación y frío.

Tampoco hace falta programarlo

Por aquello de quitar un poco de presión: una cosa es planificar el embarazo y cuidarse y otra estar demasiado pendientes de calendarios o días fértiles. El esperado test positivo puede tardar meses en aparecer, la idea es disfrutar de esta etapa y si aparece cierta ansiedad porque se retrasa el objetivo, usar recursos que ayuden a distraerse como actividades lúdicas y deportivas y buscar ayuda en profesionales sanitarios como las matronas, para repasar los buenos hábitos y resolver las dudas que puedan surgir.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cómo prepararse para un embarazo"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube