• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Maternidad sobrevenida: cómo encajar el cambio sin crisis de identidad

De madres que no querían serlo o que no estaban preparadas para ello

Madres que no querían serlo o que no estaban preparadas para ello. Una incómoda realidad y un tema tabú del que sin embargo es necesario hablar para visibilizar otras maternidades alternativas y proporcionar una visión más amplia de lo que es la maternidad real en su conjunto. La llegada de un bebé implica importantes cambios en el estilo y enfoque de vida.

Cuando la maternidad llega de forma inesperada, el peso de esta responsabilidad puede llegar a resultar abrumadora para la nueva madre. ¿Qué ocurre cuándo no se está preparada? ¿O cuando no se encaja en el rol asociado socioculturalmente a una mujer-madre? El miedo, las dudas y las inseguridades son naturales. Una red familiar de apoyo y una adecuada asistencia de expertos en maternidad y crianza pueden marcar la diferencia en esta nueva etapa.

Estoy embaraza… ¿Y ahora qué?

Te has quedado embarazada y no lo estabas buscando. Puede que aún no estés preparada o que haya llegado en mal momento. Incluso puede que no es lo que quisieras… La primera reacción es el shock. Luego vienen el miedo, las dudas, la inseguridad… e incluso el llanto. ¿Y ahora qué?

Lo ideal es que la maternidad sea deseada o no sea, pero a diario la maternidad sobreviene a muchas mujeres en momentos de sus vidas en los que, sencillamente, parece que el rol de madre no encaja. Cuando se habla de embarazo no deseado, la imagen que los estereotipos nos traen a la mente es el de una adolescente o una víctima de violación. Sin embargo, esto no siempre es así.

También hay gestaciones indeseadas entre parejas recientes, relaciones inestables, informales o esporádicas. A cualquier edad, en cualquier nivel social, económico y cultural puede aparecer un embarazo no deseado. Las implicaciones de ser padre o madre son muy diferentes.

 

 

En estos casos, la mujer (con o sin su pareja) se enfrenta a un fuerte dilema. Su vida cambiará, pero en el caso de la maternidad sobrevenida no nos estamos refiriendo tanto a un embarazo no deseado sino inoportuno. Interrumpir la gestación no suele ser la opción favorita de la madre en estas circunstancias. En cualquier caso, la inestabilidad emocional que genera, obliga a efectuar una óptima gestión de emociones.

Identificar los sentimientos: ¿sorpresa o rechazo?

Hay una enorme diferencia entre el embarazo no deseado y el embarazo no planeado. En el primer caso, existe un rechazo total a la posibilidad de tener un hijo. En el segundo caso, no se rechaza la idea de tener hijos, pero el embarazo sorprende a la madre en un mal momento.

Identificar las emociones asociadas a la situación es importante para una correcta gestión emocional que, a su vez, nos permita afrontar la maternidad de la forma adecuada. Saber si se siente miedo o enfado, culpa o rechazo (y en este último caso, si el rechazo es total o parcial), cuánto influye la actitud de la pareja o la situación económica en lo que se siente… Son planteamientos que nos ayudan a saber las razones por las que no deseamos el embarazo.

 

 

A menudo, la sorpresa y el miedo ante el vuelco que un hijo supone en nuestras vidas, nos impiden determinar con exactitud cuál es nuestra actitud real frente al embarazo porque, en ocasiones, esta no es tan clara como parece. Así que lo primero que debemos procurar es tener verdadera consciencia de lo que está sucediendo.

Tomar el control

Ante un embarazo sorpresa, y cuanto más joven sea la madre, a menudo son muchas las personas de su entorno que suelen sentirse autorizadas para opinar: familia, pareja, amigos… Y en sus opiniones influyen sus creencias religiosas y morales, sus costumbres y estilo de vida, su cultura, su edad, etc.

Todas estas voces al final se transforman en presión y se va perfilando de esta forma un rol preestablecido socioculturalmente para la nueva madre que, a menudo, choca con sus intereses, personalidad o estilo de vida y tiende a agobiarla aún más.

 

Cuando mamá no puede más

 

La madre y el padre deben tomar el control de la situación e intentar adoptar sus propios enfoques sin tener en cuenta las opiniones ajenas. Al fin y al cabo son sus vidas, y no las de los demás, las que se verán afectadas. Y si la desorientación persiste, lo ideal es que se busque ayuda profesional. Intentar encontrar respuestas en los amigos o en Google no es lo más recomendable.

Informarse y prepararse para dar el siguiente paso

Un embarazo no esperado es una situación compleja, que exige mucho de los desorientados padres. Por eso informarse bien, y a través de fuentes fiables, es vital para no lamentarse después. El siguiente paso también implica el asesoramiento profesional, esta vez sobre los hábitos saludables de alimentación, nutrición óptima y vitaminas o minerales que deberá tomar la madre durante el embarazo.

Los cuidados que la madre dedique, tanto al bebé como a sí misma en el periodo de gestación, así como su preparación física y emocional frente al parto, contribuyen enormemente a ayudar a que las mujeres y sus niños en desarrollo se mantengan sanos a lo largo del embarazo y después de él.

También toca investigar sobre los cuidados que requiere una gestación segura, así como sobre los cambios físicos y psicológicos que trae consigo la maternidad (o la paternidad) y sobre el proceso de desarrollo del bebé durante la primera etapa de su vida. La responsabilidad de ser padres y el cuidado a nuestros hijos empieza desde el momento justo en el que sabemos que estamos esperando un hijo. Debemos estar dispuestos a cambiar nuestros hábitos en caso necesario.

 

Prueba gratis nuestra «Tribu CSC» y disfruta de una Escuela de Madres y Padres y un Grupo de Apoyo con los mejores profesionales.

 

Por último, puede que no encajes del todo en el rol de madre en el que los demás insisten que debes encajar sí o sí. Pues no, no tienes por qué hacerlo. Actualmente hay muchos métodos y enfoques de crianza respetuosa, alternativos a la crianza tradicional, que encajan mucho más en la forma de ser y los estilos de vida de las nuevas familias.

Tomar una decisión consciente respecto al tipo de padres que queremos ser, y buscar el apoyo de los expertos es vital durante todo el proceso. No tienes por qué convertirte en tu madre ni en tu abuela. Ser madre es una faceta de tu propia personalidad que vendrá determinada por tus gustos y preferencias personales, tu carácter y forma de ser, tu estilo de vida y muchas otras cosas más… Las mujeres somos diversas, luego las madres también.

Tranquila, lo harás bien

Tener un hijo no entraba en tus planes o no has podido planificar el momento, pero aun así, y siendo consciente de la responsabilidad que implica (y de que es de por vida), seguro que lo harás bien.

Tener miedo y dudas ante la nueva responsabilidad es algo lógico y normal, aún más teniendo en cuenta el caso particular de la maternidad inesperada. No creas que está relacionado con tu capacidad para ser madre.

 

 

La inseguridad ante el gran cambio que supone en tu vida tener un hijo es algo habitual y pasajero. A medida que se va interiorizando y normalizando el proceso, serás capaz de disfrutar de tu maternidad y de definirte a ti misma como el tipo de madre que solo tú elegirás ser.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Maternidad sobrevenida: cómo encajar el cambio sin crisis de identidad"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube