Las palabras de mi maternidad (por Estibaliz Gundín)

Mi hija vino a mi vida sin avisar. Mi interior pedía tener hijos desde hace años, pero las circunstancias vitales hacían que pospusiéramos esa decisión para más adelante, hasta que un día mi hija decidió por mí y ahora 11 meses después de su nacimiento entiendo por qué lo hizo.

Mi hija vino a salvarme, a salvarme de mí misma, a salvarme de años de depresión con la que me había acostumbrado a vivir; no sé cómo llegó, la cuestión es que se quedó conmigo mucho tiempo. Cuando la depresión llegó trajo consigo un ser que me la hizo mucho más llevadera, un pequeño gatito estuvo a mi lado cuidándome muchísimos años. Nos dejó poco después de tenerla a Ella, como si dijera “ ya tienes a tu niña, eres inmensamente feliz, ya no me necesitas”. ¿Es eso casualidad? No lo sé, sólo sé que pasó. Lo interioricé, lo lloré y lo dejé ir, no me regodeé en la pena. Y eso antes de mi maternidad no hubiera podido hacerlo. Pero nació Ella, la niña que puso todo mi mundo patas arriba y me hizo darme cuenta de lo que realmente es importante en mi vida, por ello mi maternidad tiene dos palabras:

PERDÓN hija mía, perdona por haberte hecho pasar por un embarazo lleno de inseguridades y tristeza y GRACIAS, gracias porque cuando tu naciste yo nací de nuevo. Nació la mujer valiente y echada p’alante que pensaba que era, nació la mujer empoderada; si había conseguido algo tan bello y perfecto como tú, podía con todo.

Juntas hemos superado los inicios de una lactancia difícil, hemos desoído los cientos de consejos que nos han dado y hemos decidido conocernos y comprendernos cada día. Me has enseñado a vivir el ahora, a exprimir cada momento, a explorar el mundo y sorprenderme por ello.

Y así fue como dejé atrás una vida llena de miedo y empecé otra llena de otros miedos y otras inseguridades mucho más dulces. Ahora también hay llantos, pero son de vida, son de «mama cógeme en brazos y dame teta», hay risas, hay juegos, hay cosquillas… en definitiva hay vida en mi vida y todo esto te lo debo a ti mi niña, mi mejor maestra.

PS. Pero todo esto no hubiera sido posible sin mi otra pierna, sin el hombre que se siente feliz sólo por verme a mí feliz, el que me ha acompañado en los días de sol y me ha mimado en los días de lluvia.

Vistas totales 38 , Vistas hoy 8 


¿Te interesa todo lo relacionado con Criar con respeto?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Criar con respeto y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 18 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. [email protected] Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Las palabras de mi maternidad (por Estibaliz Gundín)"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube