“Se mete la mano en la boca: ¡eso es que está con los dientes!”

Cuando no son los dientes pero nadie te cree

El llanto de los bebés es uno de los mejores recursos que tienen los bebés para comunicarnos su malestar, y digo “mejores” porque es tan molesto que son pocas las madres y padres que pueden soportarlo, y por eso reaccionan para intentar tranquilizar y calmar al bebé para que esté de nuevo tranquilo, aunque no sepan muy bien el motivo de ese llanto.

Durante los primeros meses se suele achacar a los cólicos. Quizás no sea eso y el bebé llore por otra cosa, pero como los cólicos son un evento normal que dura unas semanas y luego desaparece, pues se suele decir eso de “pobrecito, es que tiene cólicos”, mientras todos tratan de calmar al bebé.

Entonces, hacia los tres meses, como se acaba la época de los cólicos, se traslada el motivo del llanto a los dientes, y más aún si se tiene en cuenta que precisamente en esa edad, la mayoría de los bebés empiezan a llevarse la mano a la boca, y no solo eso, pronto empezarán a agarrar cosas para metérselas también en la boca, lo más adentro posible incluso.

¡Pero es que se provoca incluso arcadas!

Así es. Se chupan las manos, se chupan los dedos, los aprietan con las encías, se muerden las manos, lo babean todo y llegan incluso a provocarse arcadas al tratar de tocarse… (jo, la verdad es que no tengo ni idea de qué están tratando de tocarse, pero parece como si quisieran tragarse la mano).

El caso es que tal escena, tal habilidad, genera tanta extrañeza que mucha gente lo asocia, como digo, a los dientes: “Mira si está sufriendo, que no solo no deja de babear, sino que hasta sufre mordiendo su propia mano y estando a punto de vomitar”.

Porque claro, todo el mundo sabe que si un bebé de pocos meses hace eso, “¡Es que está con los dientes!”

Imposible no es, improbable sí

Y claro. Tampoco puedes decir que no tienen razón en absoluto, porque algunos bebés sí sorprenden a todos con la erupción del primer diente hacia los cuatro meses, pero son tan pocos, que es mucho más fácil que la persona que asocia ese evento con los dientes esté equivocada.

Dicho de otro modo: prácticamente todos los niños, hacia los 3-4 meses, empiezan a babear como una fuente, y empiezan a llevarse la mano a la boca por el mero placer de hacerlo.

¿Placer? Sí. Su mano es un pedazo de carne que sabe a carne, que les permite estimular su magnífico órgano explorador, ese que más desarrollado tienen (la boca), a la vez que van desarrollando también el gesto de llevar la mano a la boca.

Ese gesto les será muy útil muy pronto, cuando sean capaces de coger objetos para llevárselos a la boca, y un poco más adelante, comida, que también se llevarán a la boca para nutrirse por sí mismos (si les dejamos, claro).

No te pierdas el más completo curso sobre alimentación complementaria.

Su boca lo es todo

Cuando un bebé nace, sus sentidos más desarrollados son el oído, el gusto y el olfato. Como no son nada hábiles a nivel psicomotor, el tacto no les aporta apenas información, así que puede esperar, y como tampoco se pueden desplazar, ni pueden comprender el mundo que les rodea, la vista tiene todavía que mejorar mucho (imaginad la cantidad de estímulos que recibirían si vieran bien, como nosotros, sin ser capaces de ordenar ni comprender toda esa información: ¡sería horrible para ellos vivir así!).

Sin embargo, sí necesitan un buen olfato para reconocer a mamá, y reconocer quién no es mamá, un buen oído para llorar en caso de escuchar sonidos que puedan ser peligrosos (ciertos sonidos los hacen llorar para llamar a sus cuidadores) y un gran sentido del gusto, con una boca privilegiada, para nutrirse mucho y muy bien (tiene que triplicar su peso en un año), y a su vez para hacer de órgano explorador.

Órgano explorador, o ese órgano que les dice si algo está frío, caliente, áspero, suave, el sabor que tiene e incluso la forma. Es la boca la que en los primeros meses da toda la información que ni los ojos ni sus manos le llegan a ofrecer de manera fidedigna. Por eso, en cuanto aprenden, se lo llevan todo a la boca.

Y en ese todo también está la mano, una gran desconocida que merece ser explorada tantas veces como sea necesario, como lo serán los pies el día que los descubran (aunque menos, porque la posición es un poco más compleja y cansada).

Hum… no creo que sean los dientes

Así que no hace falta darles mordedores fríos, pasarles los dedos por las encías, darles zanahoria para que muerdan, comprarles pomadas para las encías, llevarlos al pediatra para que valore o medique ni nada por el estilo, porque casi seguro que no son los dientes.

Aunque ya se sabe, aunque lo digas da igual, porque seguirán pensando que sí, que lo son. De hecho, cuando a partir de los 7-8 meses aparezca el primer diente, te lo dirán: “¿Ves como tenía razón? Ahí lo tienes. Eran los dientes”.

¿Y si llora y no sé por qué?

Tampoco es podamos traducir exactamente qué le pasa, pero sí podemos decirte sin miedo a equivocarnos qué es el llanto de los bebés, qué no es, y cómo podemos actuar. Todo esto lo expliqué en el seminario “Cómo saber qué dice el bebé cuando llora”, que puedes comprar si haces clic en la imagen, o ver sin coste añadido si formas parte de la comunidad “Criar con Sentido Común”:

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Comunidad "Criar con Sentido Común"


Más Información

3 comentarios en ""Se mete la mano en la boca: ¡eso es que está con los dientes!""

  1. Hola,
    Me he sentido identificada, ya que mi bebé tiene ahora 4 meses y desde hace más de mes y medio descubrió sus manitas junto con esa “fuente” de babas como escribes
    Así lo pienso, pero las personas de todas las edades dicen que estoy equivocada porque son los dientes; hasta la enfermera…
    Yo por mi parte me guío por mi instinto.

    Me gusta leer los artículos que publicas, aprendo más y también leo otros puntos de vista.
    Gracias, lo haces fenomenal.
    Un saludo

  2. Mi bebé tiene 7 meses y tiene 4 dientes fuera , y 4 mas a punto de salir …. empezó a ponerse la mano en la boca pronto , pero se nota cuando está descubriendo y cuando se la pone por qué empiezan las molestias …..

  3. Mi bebe tiene 2 meses y una semana y lleva dos semanas con la manita en la boca a la minima que nos descuidamos, con tan poco tiempo de vida creo que ha encontrado un hobbie 🙄

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.