Signos de que el bebé tiene hambre

Podemos saber si tiene hambre mucho antes de que el bebé lo pida llorando

Hasta que no empiezan a hablar puede parecer difícil saber exactamente cuándo un peque tiene hambre, está cansado o nervioso. Son sus gestos y señales los que nos indican qué le pasa.

Generalmente el llanto es lo que más nos llama la atención. Pero lo cierto es que los bebés se comunican de muchas maneras, no solamente a través del llanto. Por eso hoy os explicamos cómo reconocer las señales de hambre en el bebé.

Señales de que el bebé tiene hambre

A menudo podemos pensar que hasta que no nos lo dicen claramente con palabras no podemos saber realmente si un bebé tiene hambre o no. Pero lo cierto es que tenemos muchas otras formas de darnos cuenta. Por ejemplo, a través de la lengua de signos para bebés. Es una de las primeras cosas que pueden aprender a comunicar, con un sencillo gesto con las manos les entenderemos.

Aunque tampoco hay que esperar a eso. De hecho, desde el nacimiento, si estamos atentas y atentos, sabremos perfectamente que ha llegado el momento de darle de comer. ¡Y no es gracias al reloj! Porque tanto el biberón como la teta debe darse a demanda. 

 

¿Por qué lloran los bebés al nacer?

 

¿Por qué debo conocer los signos de que mi bebé tiene hambre? Pues porque esperar a que llore puede dificultar el agarre y que coma con tranquilidad. Piensa en la manera en la que comes tú esas veces en las que llevas tiempo sintiendo que vas teniendo cada vez más hambre… Regular, ¿verdad?

Los bebés igual, si esperamos demasiado comerán con ansiedad, tragando aire y pudiendo luego echar más leche. Además costará más lograr un agarre adecuado al pecho, lo que puede provocar grietas y una succión deficiente.

Si un recién nacido empieza a moverse mientras duerme, es que tiene hambre

Cuando un bebé acaba de nacer se pasa prácticamente todo el día durmiendo. Si se despierta es para comer, ya que incluso ni el pañal sucio le molesta. Eso sí, quizás necesite dormir sintiendo la cercanía de mamá. Dormir y comer. Así que si observamos que se está moviendo mientras duerme, probablemente es que esté sintiendo la necesidad de alimentarse

 

hambre bebé

 

Tras los primeros movimientos leves llegarán otros más intensos, comienza a estirarse, a abrir y cerrar los ojos y a moverse con más energía. Es entonces cuando muchas personas optan por intentar que vuelva a dormirse: un chupete, una canción…

Y es así como, sobre todo los primeros días, se puede perder una toma de pecho. Por eso debemos controlar que se alimente con cierta frecuencia, ofreciéndole el pecho a oferta si creemos que no lo demanda y asegurando al menos 12 tomas diarias.

Mueve la cabeza hacia los lados, saca la lengua y chasquea

Otra de las señales de que el bebé tiene hambre es que empezamos a observar que mueve la cabeza y la boca, como buscando el pecho. De hecho, si está durmiendo en brazos, se girará hacia el pecho de quien sea que lo tenga encima. Y por muchas ganas que sienta la familia de coger al bebé y la necesidad de sentirse protegidos que tienen los recién nacidos, debemos recordar que no todos los brazos de todas las personas van a reconfortar, los brazos de desconocidos les estresan.

 

señales hambre

 

También sacarán su lengüita e incluso harán algunos chasquidos. Es entonces cuando ya la mayoría de la gente se da cuenta de que el bebé tiene hambre, y no debemos retrasar más el momento de ponerlo al pecho o darle el biberón.

Se chupa las manos

Además de todo lo anterior mencionado, otra señal que nos indica que tiene hambre es que se lleva las manos a la boca y se las chupa. Si lo hace con tranquilidad, puede que esté disfrutando de la succión no nutritiva que le proporcione consuelo y seguridad. Sin embargo, si se acompaña de nerviosismo, probablemente es que tenga hambre.

Más adelante el hecho de llevarse las manos a la boca, sobre todo a partir de los tres meses de edad, puede que simplemente signifique que está descubriendo sus extremidades, probando el sabor que tienen, experimentando con la boca o calmándose gracias a la succión. Así que no debemos prohibírselo.

 

 

E igual que no siempre es hambre el hecho de llevarse las manos a la boca, tampoco significa que le estén saliendo los dientes necesariamente.

El llanto es un signo tardío de hambre

Y claro, después de todas estas señales de hambre, si no come, acaba llorando. A veces es la única manera en la que sienten que les hacen caso. Puede que empiecen por un llanto relajado, pero rápidamente se enfadan y cabecean.

 

señales de hambre

 

Es importante que no lleguemos a este punto y que nos adelantemos. Y es que si el bebé está llorando tanto y tan ansioso, difícilmente podrá comer. Por lo que lo primero será hacer que se calme. Gracias al piel con piel sus pulsaciones se relajarán, podemos hablarle con suavidad e incluso ayudarnos del dedo para que lo succione y se tranquilice. 

 

 

Cómo saber si mi bebé tiene hambre o gases

Si ya no es un recién nacido y pasa más tiempo despierto, observando y atento a lo que sucede a su alrededor, debemos fijarnos otras señales de hambre. El llanto puede implicar muchas otras cosas, como que le molesta el pañal sucio, que necesita algún estímulo o que tiene gases, por ejemplo. Lo más sencillo para saber por qué llora es ofrecerle el pecho siempre que notemos al bebé inquieto, incluso estando en brazos. 

 

Descubre por qué lloran los bebés y qué nos quieren transmitir con su llanto en nuestro Seminario Online «Cómo saber qué dice el bebé cuando llora»

 

Muchas veces pensamos en que todas las molestias de nuestros bebés pasan por su tubo digestivo, pero son personas y, como los adultos, pueden tener otras necesidades. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, se calmará mamando. En algunas ocasiones, un bebé puede tener realmente una molestia intestinal y debemos tener en cuenta que muchas veces los gases provienen precisamente de no atender las señales de hambre antes del llanto. El bebé comerá de forma ansiosa y podría provocar gases.

Lo más recomendable es prevenir estas situaciones, aunque si ocurre podemos ayudarles con masajes y porteo ergonómico. Pero nunca debemos acudir a las infusiones que aseguran estar hechas para bebés (ni de ningún otro tipo).

 

 

Signos de hambre y saciedad del lactante

Además se conocer las señales de hambre, también es normal preguntarse cómo saber si el bebé está saciado. En realidad no es tan difícil de apreciar: cuando deje de mamar o suelte el biberón. Para eso debemos ofrecer el biberón de la manera más fisiológica posible, sin tumbar al bebé demasiado y haciendo pausas para que sea él o ella quien reclame seguir comiendo más. 

Si toma pecho y queremos saber cuándo el bebé ha terminado la toma, simplemente soltará la teta cuando no quiera más y alejará la cabeza. Si es un recién nacido probablemente se quedará profundamente dormido con el pezón en la boca pero prácticamente suelto. Podemos volver a ofrecerle si está despierto, pero sin obligar. Quizás no deje de succionar, pero comienza a hacerlo de una manera diferente cuando ya está saciado. Será mucho más superficial, para que salga menos leche y poder seguir disfrutando de todos los beneficios de la succión no nutritiva.

 

Aprende cómo es la postura adecuada para dar el pecho y facilitar un buen agarre en el Seminario Online «El agarre y la postura en la lactancia»

 

También podemos fijarnos en sus manitas: los puños cerrados del bebé son una señal de hambre (entre otras cosas), sin embargo abrirá los puños y estará mucho más relajado cuando ya no tenga más hambre. Las micciones y deposiciones, y sobre todo la ganancia de peso y el estado general del bebé nos indicarán que efectivamente está comiendo lo que necesita.

Y recuerda:

  • Es normal que haga tomas muy frecuentes y seguidas.
  • Es normal que se calme solo con la madre.
  • Es normal que se despierte al soltarlo en la cama o el carro.
  • Es normal que utilice el pecho para dormir.

Nada de esto significa que el bebé se queda con hambre. Este comportamiento es normal y entenderlo nos ayudará mucho a tener la confianza necesaria en que se está alimentando correctamente. De todas formas, si tienes cualquier duda sobre la lactancia o crianza de tu bebé,  cuentas con mucha información en la Tribu CSC, donde encontrarás el apoyo de otras madres lactantes y de nuestro equipo de profesionales.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Lactancia materna?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Lactancia materna y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carrer Sant Isidre, 1 de Matadepera (08230), Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "Signos de que el bebé tiene hambre"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube