Cómo preservar la salud mental de los niños confinados

En condiciones de confinamiento y sin sus rutinas habituales, muchos niños pueden sufrir cambios en su estado de ánimo

Los niños han vivido las distintas etapas del confinamiento asumiendo muchos cambios que han afectado profundamente a su vida normal. Al inicio de la pandemia, los niños fueron los primeros recluidos en casa. En esta situación debemos prestar especial atención a la salud mental infantil, para ayudarles a preservarla.

Niños confinados y aburridos, adultos teletrabajando y estresados

Cuando se cerraron los colegios, parecía unas vacaciones adelantadas. Pero pronto empezaron las clases online, las tareas por teléfono y las actividades interminables durante todo el día. Lo que parecía muy divertido los primeros días, empezó a hacerse aburrido y frustrante, sin poder interactuar con los maestros o jugar con los compañeros. Con el paso de los días, no poder salir a jugar o a visitar a los abuelos se empezó a hacer notar en el ánimo de los pequeños.

El estrés de los mayores, que tienen que compaginar el teletrabajo con el cuidado de los niños y el apoyo a las tareas escolares, se refleja también en el estado de ánimo de los niños, que empiezan a encontrarse irritables, aumentan las rabietas, vuelven a tener conductas propias de niños más pequeños, o se vuelven rebeldes y llorones.

 

 

La constante exposición a las noticias, los rumores a veces infundados y los comentarios de los adultos pueden sumirlos en la preocupación y generar estados de ansiedad, incluso pánico. Muchos niños tienen miedo a enfermar, incluso a morir, y muchos han tenido que vivir situaciones de duelo que en aislamiento han sido mucho más difíciles de sobrellevar. 

¿Qué podemos hacer para ayudarlos?

Es importante animar a los niños a expresar sus preocupaciones y miedos. Entender que pueden estar tristes, preocupados o angustiados, aunque sus motivos nos parezcan triviales. Hacerles ver que comprendemos sus problemas sin juzgarlos ni menospreciarlos. Frases como “no tengas miedo” o “llorar es de niños chicos” deberían desaparecer de nuestro vocabulario. Ayuda más un abrazo y un “yo también tengo miedo, pero juntos podemos”, que reconforta y anima.

Mantener unas rutinas y un orden ayuda a aportar seguridad a los niños. Probablemente sea inevitable que pasen más tiempo ante las pantallas o que se acuesten más tarde de lo habitual, pero es necesario establecer unos horario y cumplirlos. Reservar tiempo para jugar sin pantallas, para actividades al aire libre ahora que ya pueden salir un rato y para comunicarse con los amigos y la familia.

 

salud-mental-ninos-confinados-5

 

Muchos niños, cuando han podido salir después de varias semanas de confinamiento, han decidido quedarse en casa por miedo o falta de interés en un paseo en el que no pueden jugar con otros niños o que les genera mucho estrés por la dificultad para mantener las normas.

Debemos respetar esos miedos pero también animarlos a salir, resolviendo sus dudas y tratando de que se encuentren a gusto con las actividades permitidas. Hacer planes con anticipación y que participen en la planificación puede ayudar a que lo vivan como una pequeña aventura y se animen a salir.

 

MascarillasVenta
Tenéis disponible, de forma totalmente gratuita, nuestro Seminario Online «Niños/as y mascarillas» para aprender a salir a la calle con niños de forma segura

 

Los más pequeños no deberían ver las noticias, y si las ven deberíamos comentarlas con ellos, evitando las preocupaciones innecesarias y transmitiendo mensajes de esperanza. Los niños necesitan saber lo que está pasando, pero debemos adaptar la información a la capacidad de entendimiento de cada niño para que lo vivan con naturalidad y sin preocupaciones.

El tiempo en familia, la parte positiva del confinamiento

El confinamiento y pasar tanto tiempo juntos, en familia, puede tener también su parte positiva. Es una ocasión ideal para que ganen en autonomía a la hora de comer o en la higiene habitual. Aprenderán a lavarse las manos perfectamente, pero también a lo mejor es hora de permitirles que se duchen solos, que se peinen o que aprendan a cortarse las uñas.

Participar en la elección del menú y aprender a cocinar platos sencillos es una excelente manera de conseguir que adopten una alimentación más saludable. Hacer ejercicio juntos es una excelente manera de estrechar los lazos familiares, además de contribuir a mantenernos en forma.

 

salud-mental-ninos-confinados-1

 

También podemos aprovechar para delegar responsabilidades en los niños, como algún aspecto del cuidado de los hermanos, atender a las mascotas o cuidar del jardín.

En estos momentos difíciles, ejercitar la paciencia, apelando al sentido del humor y a la creatividad puede ser la mejor receta para cuidar nuestra salud mental y la de los pequeños de la casa.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 120 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 17 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cómo preservar la salud mental de los niños confinados"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube