• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

La infección de orina en niños: todo lo que hay que saber

Por qué se dan y cuáles son los síntomas

La infección de orina es la causa más frecuente de infección potencialmente grave en niños menores de 3 años con fiebre “sin foco”.

Hablamos de fiebre “sin foco” cuando en la exploración no vemos dónde está la causa de la fiebre. Solo sabemos que tiene fiebre alta pero la garganta está bien, los oídos bien, no se ausculta nada raro en los pulmones y aparentemente no tiene nada anormal. En estos casos podemos sospechar una infección de orina.

Síntomas en bebés y niños

Los niños mayores pueden tener síntomas típicos, como dolor al orinar, orina maloliente o necesidad de ir al baño con mucha frecuencia.

En niños pequeños que llevan pañales estos síntomas son menos llamativos o pasan desapercibidos. Y en los bebés los síntomas de infección de orina pueden ser muy inespecíficos, como irritabilidad, llanto, rechazo del alimento, vómitos o diarrea. Pero estos síntomas aislados, en ausencia de fiebre, es rarísimo que se deban a una infección de orina.

Existe la creencia aún muy extendida de que el bebé que no come o gana poco peso puede tener una infección de orina, pero esta situación es excepcional y puede hacer que sometamos al niño a estudios y tratamientos innecesarios.

¿Por qué tienen infección de orina?

La causa más frecuente de infección de orina es por ascenso de gérmenes del tracto digestivo a través de la uretra. Bacterias propias de las heces pasan a las vías urinarias.

Pero esto no se debe a una mala higiene ni sucede porque dejemos mucho tiempo al bebé con el pañal sucio. Requiere que se den varias condiciones que dependen del tipo de bacteria, de las características de la orina y de la capacidad de defensa de las vías urinarias. Todos los bebés se quedan con el pañal sucio en algún momento, y no todos van a sufrir una infección de orina.

Cómo saber si tiene infección de orina

El diagnóstico en un bebé o niño pequeño que lleva pañales es bastante complicado. Para estar seguros de que hay una infección de orina es necesario hacer un cultivo.

Consiste en poner unas gotas de orina en una plaquita que contiene alimento para las bacterias, incubar en una estufa y esperar a que crezcan. Después de unos días se estudian las baterías que han crecido para identificarlas y determinar el antibiótico más apropiado para combatirla.

Una prueba rápida con una tirita puede orientar el diagnóstico, pero no es suficiente, porque no identifica la bacteria ni nos permite saber cuál es el tratamiento adecuado. Además, la prueba rápida puede ser normal en bebés pequeños porque orinan constantemente y  la orina precisa un tiempo para alterarse lo suficiente y que la tira reaccione.

El primer problema es la recogida de la muestra. Un niño que colabora puede orinar en un tarrito después de lavarlo bien. Incluso podemos pedirle que eche el primer chorrito en el baño, un poquito en el tarro y el resto otra vez en el baño, pero esta complicada maniobra es imposible en un bebé.

 

 

Existen unas bolsitas que se pegan en la zona genital del bebé para recoger la muestra, pero los resultados del análisis de la orina recogida de esta manera no es muy fiable. Muchas veces crecerán bacterias en el cultivo pero serán bacterias normales de la piel.

Este tipo de muestras solo son válidas cuando el cultivo es negativo, por lo que podría valer para controlar que el tratamiento va bien y el niño se ha curado tras el antibiótico, pero no es útil para el diagnóstico.

Para un diagnóstico correcto la muestra se debe recoger por sondaje, para evitar la contaminación por gérmenes de la piel. También se puede intentar recoger “al vuelo”, pero requiere tiempo, paciencia, y no despegar la vista del bebé ni un momento, a riesgo de perdernos el preciso momento en que salga el chorrito.

Signos de alarma y evolución

Una vez recogida la muestra de orina, si el niño tiene fiebre y aspecto de enfermedad, quizás precise otras pruebas en sangre para ver si la infección es más grave. En los niños más pequeños, sobre todo los menores de 5 años, una infección de orina con fiebre y signos de infección grave implica que puede estar afectado el riñón.

A estas edades, el riñón en crecimiento puede alterarse definitivamente y dejar secuelas de por vida. En estos casos es necesario un tratamiento intravenoso lo antes posible para evitar una mala evolución.

Tras la infección es necesario hacer algunas pruebas de imagen. En general es suficiente con hacer una ecografía para ver el aspecto de los riñones y si hay alguna anomalía grosera.

También puede ser necesario hacer una Cistouretrografía miccional seriada (menudo nombrecito ¿no?), CUMs para los amigos. Consiste en introducir por la uretra (mediante sondaje) un contraste que debería quedarse en la vejiga. Si el contraste sube por los uréteres hasta los riñones, haciendo el camino inverso al que hace normalmente la orina, se dice que hay reflujo vésico ureteral (RVU).

Hay distintos grados de reflujo, según la altura que alcance el contraste. Los más leves suelen resolverse con el tiempo. Los más graves se relacionan con más infecciones y que pueden ser más graves.

El riesgo de que una infección se repita es de hasta un 30% durante el primer año, por eso, si tu niño ha tenido una infección de orina, los siguientes episodios de fiebre que tenga deben ser cuidadosamente valorados teniendo en cuenta este antecedente.

Afortunadamente, las infecciones de orina no son tan frecuentes (solo representan la causa del 7% de los procesos febriles sin foco) y con los cuidados actuales se diagnostican con facilidad y rapidez, por lo que las secuelas son mínimas.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


Esto no es todo. Un Grupo de apoyo virtual y Seminarios Online gratuitos te están esperando si te unes a la Tribu "CSC"


Más Información

0 comentarios en "La infección de orina en niños: todo lo que hay que saber"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.