¿Qué es bueno para el resfriado del bebé?

Una buena alimentación y descanso son fundamentales para prevenir y aliviar los síntomas del resfriado

El resfriado en bebés es bastante habitual. De hecho, durante sus primeros 12 meses de vida, un bebé puede tener entre 6 y 10 resfriados ya que aún no han desarrollado inmunidad a muchas infecciones comunes.

Síntomas de resfriado en los bebés

Cuando nos convertimos padres y madres empieza una gran aventura que deseamos que dure para toda la vida. Cada uno lo vive de una forma, pero todos nos imaginamos hitos, experiencias, felicidad. Proyectamos el futuro que querríamos vivir.

Y un buen día, llega el primer catarro, o la primera fiebre, o la primera enfermedad, o el primer día en que la balanza no nos dice que el bebé ha aumentado de peso, o descubrimos que su desarrollo no es el que nos ha predicho el quinto libro que nos leímos sobre maternidad…

 

 

Permitidme que me centre en lo que más entiendo: de mocos, y por ende, de resfriados (en lentitud en el desarrollo tengo un máster, pero es un máster personal, no profesional).

Así pues, nos pongo en situación. Después de pasar un atardecer en la playa, o después de descubrir todos sus compañeros de escuela infantil con mocos colgando, o después de una cena con más de seis personas resulta que al cabo de unas horas nos encontramos secando un moco transparente y líquido de la naricita del bebé.

Y ese moco va aumentando. Y el bebé se va poniendo nervioso. Y las noches siguientes va durmiendo menos. Y va mamando menos. Y empieza a toser más. Y nos vamos preocupando más.

No sabemos si ir al médico, si no ir, si limpiar nariz, si no limpiar, si darle paracetamol para el malestar o para la fiebre, o no darle… Descubrimos que la persona segura que éramos hace cosa de un año, ha desaparecido. Y navegamos entre el no hacer nada y el ir corriendo a urgencias.

 

Aprende a detectar cuándo una enfermedad empieza a ser grave, qué síntomas sirven de alerta en un bebé y cómo actuar cuando tu peque está enfermo/a con nuestro Seminario Online «¿Cuándo ir a urgencias?»

 

Y preguntamos a la vecina, y nos dice una cosa; y llamamos a mamá, y nos dice otra… (Si tenemos acceso a la Tribu CSC todo es más fácil, porque allí hay un montón de familias y el equipo al completo de profesionales de Criar con Sentido Común, que nos pueden dar una visión más objetiva del problema).

Pero bueno, por si quien está leyendo este texto “aún” no es de la Tribu, voy a resumir un poco qué es lo que podemos hacer ante el resfriado de nuestro peque.

Cómo actuar frente al resfriado del bebé

Opción número 1: no hacemos nada. Nuestro cuerpo de mamífero está preparado para luchar contra un resfriado. Si un virus nos ha atacado por sorpresa y está causando unos síntomas controlables, el exceso de moco se irá gestionando hacia el estómago, la posible inflamación de las mucosas irá disminuyendo y en caso de haber fiebre, puede ser que el bebé la tolere bien y no haga ni falta darle antitérmico.

 

 

Opción para cuando hay mucho moco. El bebé no duerme ni come bien. Entonces habrá que ayudarle. La primera opción es instilar poco suero (máximo 2,5ml por fosa nasal), haciendo que se lo trague y luego cerrarle la boca para que sorba el moco. Parece un poco raro, pero funciona muy bien y a los bebés sanos no les provoca ningún problema.

Si no lo ves claro en el blog puedes encontrar otros artículos donde hablo de estas instilaciones y de las DRR (las maniobras de desobstrucción sorbiendo). También puedes ir a ver el Seminario Online «Mocos Fuera», donde te explico bien cómo aplicarlas.

Si hay mucho moco también en el pecho, os recomiendo que visitéis a un fisio respi. Os ayudará a saber cómo gestionar este tipo de moco. Y podéis revisar que estéis haciendo correctamente la higiene nasal.

 

Descubre cómo ayudar a tu peque a respirar mejor con los consejos de una fisioterapeuta respiratoria en el Seminario Online «Mocos fuera»

 

¿Cuándo ir al médico?

Cuando no lo veáis claro. A urgencias intentad evitar ir… Actualmente hacen PCR a todo ser viviente que entra por sus puertas. Pero ante la duda, si el resfriado empeora, habrá que ver bien por qué es.

¿Y el antitérmico?

Pues dependerá de cómo viva el bebé el aumento de temperatura. Gloria Colli (una de nuestra pediatras de confianza y miembro del equipo CSC) nos lo explica siempre muy bien. La idea es que si tiene fiebre alta pero está tan pancho, no hará falta antitérmico. Pero aunque solamente esté un poco alto, si el bebé se queja y no se siente bien, le podemos dar antitérmico para que se sienta mejor.

 

 

¿Qué pasa con los jarabes?

Pues que los evitaremos. O bien no funcionan (aunque digan los anuncios que van bien para sacar el moco, no se ha demostrado que sea cierto, y contienen mucho azúcar) o bien los que evitan que se tosa son peligrosos y no se darán nunca a bebés. Y es que LA TOS ES BUENA. Sobre todo la productiva. Nos ayuda a sacar el moco de las vías aéreas y a dejar paso para el aire.

¿Qué pasa con los vahos?

Pues los que nos hacían a nosotros (o al menos a mí), con la olla de agua hirviendo y la toalla, pueden ser peligrosos para los bebés. Por quemaduras y falta de oxígeno… Una alternativa, si solo es moco en nariz (sin problemas en los pulmones), es aprovechar la humedad del baño para reblandecer un poco los mocos y humidificar la vía aérea.

 

Newborn After Taking A Bath. Little Baby Wrapped In Towel

 

¿Y los «remedios de la abuela»?

Otros inventos, como la cebolla, los ungüentos de eucalipto, las vitaminas, la miel… No han demostrado su eficacia suficientemente como para que os los pueda recomendar. La cebolla, concretamente, no se ha demostrado científicamente que funcione… y apesta.

Aún así, en consulta muchas familias me comentan que les ha funcionado. Malo no es (excepto para vuestro olfato), pero repito… no está demostrado que funcione. Si hay tos y moco, si sacamos el moco es posible que la tos disminuya o desaparezca.

 

 

Y para finalizar, os quiero decir que, a parte de todo lo que potencialmente podamos hacer extra para intentar aliviar los síntomas de un resfriado, lo fundamental es: una alimentación equilibrada (que ya se consigue con la lactancia si aún estáis en la fase exclusiva y, si no lo estáis, intentando comer un poco de todo), un buen descanso (quitando moco de donde lo haya o gestionando una posible inflamación que entorpeciera el descanso) y muchos mimos.

 

Autor/a

¿Te interesa todo lo relacionado con Salud infantil?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Salud infantil y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 19 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¿Qué es bueno para el resfriado del bebé?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    ÚNETE A LA TRIBU CSC
    (1 mes de prueba gratis)
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube