Cebolla para la tos: ¿remedio casero o efecto placebo?

Descubre qué hay de cierto en el uso de la cebolla contra la tos como remedio casero

La cebolla es un clásico de los remedios para la tos, sobre todo si hay niños en casa. Cuando la tos del catarro resulta desesperante, las noches se pasan en vela porque el niño no deja de toser y el médico no te da una solución, cualquier idea es bienvenida para ayudar a aliviar la molesta tos nocturna.

La cebolla se lleva el primer puesto en soluciones ingeniosas para este problema, pero ¿qué sabemos sobre su funcionamiento? Y, sobre todo, ¿hay alguna prueba que demuestre su eficacia?

Un remedio casero de incierto origen

Como todo remedio tradicional, su uso se basa en recomendaciones de familiares y amigos que han usado el método antes y han notado mejoría. Pero la variabilidad es enorme en cuanto al uso que se propone. Si hacemos una sencilla búsqueda en internet con las palabras «cebolla y tos», las primeras entradas donde explican cómo usar la cebolla  recomiendan sencillamente cortar la cebolla por la mitad o en cuartos y ponerla en un plato cerca de la cabeza.

Sin embargo, curiosamente parece que la cebolla cortada solo funciona en España. Porque si buscamos «cebolla y tos» en inglés (onion and cough), por ejemplo, la recomendación es cortar la cebolla por la mitad, echarle azúcar por encima y esperar a que suelte el jugo que se toma luego con una cuchara.

 

Mocos y tos

 

Franceses y alemanes prefieren preparar este jarabe usando miel en lugar de azúcar. Pero también encontramos, en inglés, páginas donde recomiendan tomar la cebolla en infusión o ponerla machacada en el interior de un calcetín para dormir. Solo en España funciona simplemente cortándola y poniéndola junto a la cabecera de la cama para que su penetrante olor haga su magia.

Lo cierto es que no se sabe bien el origen de esta tradición. Se cree que estaría relacionada con la idea de que los vapores que emiten la cebolla al cortarla tendrían propiedades relajantes para los bronquios. Pero estas propiedades, en realidad, no se han podido comprobar. En estudios de laboratorio, el sulfóxido de tiopropanal, la principal molécula que emite la cebolla al romper sus células, lo único que ha demostrado es que te hace llorar.

Tampoco hay muchos estudios sobre la eficacia clínica de la cebolla para la tos. Si hacemos una búsqueda en publicaciones médicas, solo encontramos un estudio español que se limita a decir que no hay estudios de eficacia, que se trata de un uso sustentado en la tradición y que la eficacia percibida se basa en la confianza que ponemos en ella.

¿Por qué no se estudia su eficacia, tratándose de un remedio inofensivo y potencialmente útil?

Pues porque es muy difícil hacer un estudio metodológicamente bien diseñado. Para demostrar que un tratamiento funciona, hay que hacer lo que se llama un estudio doble ciego controlado con placebo. Un placebo es una sustancia inactiva, como agua o suero, que se usa para simular el hecho de estar administrando un medicamento, porque se sabe que incluso tomando agua, si pensamos que se trata de un remedio, tendemos a notar una mejoría en nuestros síntomas.

 

Que un estudio sea «doble ciego», significa que ni el paciente ni el médico saben si están tomando el medicamento o el placebo. De esta forma se evita que hagamos una valoración mejor simplemente porque sabemos que estamos tomando el medicamento y no el placebo.

Por razones obvias, no se puede hacer un estudio con placebo usando cebolla. ¿Cómo hacemos para que el paciente, el observador y (ya puestos) todos los que entren en la habitación, no sepan que lo que hemos usado para la tos es una cebolla

¿Hacemos algún daño poniendo la cebolla en el dormitorio para aliviar la tos?

No. Los vapores de la cebolla, más allá de provocar el llanto, son totalmente inofensivos y no van a empeorar la tos ni van a causar ningún problema. El único inconveniente puede ser que retrase la consulta con el médico y la aplicación de un tratamiento efectivo cuando esté disponible.

 

Descubre cómo ayudar a tu peque a respirar mejor con los consejos de una fisioterapeuta respiratoria con el Seminario Online «Mocos fuera»

 

Si el médico ya ha valorado al paciente y no precisa un tratamiento específico, poner una cebolla en la cabecera de la cama no va a hacerle ningún daño y a lo mejor el efecto placebo (y quizás algo más que aún desconocemos), mejora algo esa tos desesperante y podemos dormir, al menos un poquito. 

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 11 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Cebolla para la tos: ¿remedio casero o efecto placebo?"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube