¡La OMS pide más abrazos para los niños y las niñas!

Los niños y las niñas necesitan los abrazos para desarrollarse, como las plantas necesitan el agua para crecer

Desde que te quedas embarazada, notas que todo el mundo te dice cómo tienes que hacer las cosas, pero cuando nace el bebé aumentan los comentarios sobre eso que supuestamente estás haciendo «mal». «No lo cojas tanto, lo vas a acostumbrar, lo vas a malcriar, no puedes estar todo el tiempo pendiente de él, déjalo en la cuna»… ¡Abrazar a los niños está mal visto!

Si eres madre primeriza, y sientes todas esas inseguridades que nos invaden cuando tenemos a nuestro primer bebé, es muy importante que haya expertos que nos recuerden que eso que nos sale instintivamente, eso que no se aprende en los libros, está bien hecho.

En esta ocasión es la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien nos da una serie de recomendaciones para el adecuado cuidado de nuestros hijos e hijas en el comienzo de sus vidas. Entre estos consejos encontramos como principal recomendación que abracemos a nuestros peques. ¡El contacto físico y el cariño es como el aire para ellos!

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

El papel imprescindible de los padres

Los primeros meses de nuestros hijos son fundamentales para sentar las bases de los adultos que serán mañana. La familia es el primer núcleo con el que se relaciona el bebé. Por ello, tiene un papel fundamental en la atención que necesitan los pequeños desde el primer momento.

En esta etapa no podemos centrarnos solo en los cuidados físicos del bebé (más que necesarios), sino que además es imprescindible la estimulación mental y la interacción cercana y cariñosa. Y como los niños no vienen con un manual bajo el brazo (¡ojalá!), este organismo de Naciones Unidas ha publicado unas nuevas directrices para que, tanto padres como cuidadores, puedan mejorar el desarrollo de los más pequeños con acciones que están al alcance de todos y que no por sencillas se deben infravalorar en la aportación que suponen. ¡Y no solo aportan a los bebés sino también a los responsables de los cuidados!

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

Entre los consejos más importantes, la OMS recomienda que los padres abracen, miren, canten y hablen a sus hijos e hijas. «Los niños aprenden cuando hablamos y nos relacionamos con ellos», aseguran para hacer hincapié en que los primeros años de vida son los más importantes para el desarrollo mental y físico. Pero esta guía además proporciona orientación para fortalecer las políticas y los programas para abordar mejor el desarrollo de la primera infancia.

La importancia de abrazar a los niños

El bebé envía estímulos desde que nace. Un simple gesto, como llevarse el puño a la boca, puede estar indicándote que tiene hambre. Por eso es muy importante estar pendiente de sus expresiones, sus movimientos o incluso adelantarnos al llanto. Pero lo que es más importante, es que el bebé sepa que reaccionamos a estos estímulos.

Decirle a tu bebé «te entiendo y hago caso a lo que me estás diciendo» le da la seguridad que necesita para una evolución tranquila. Si le damos la atención que merece e interactuamos con él, atendiendo a su forma de comunicarse, “estaremos ayudándole a establecer las bases de construcción de relaciones seguras y amorosas, así como el aprendizaje temprano”, explican desde la OMS.

 

 

Una de las primeras formas de comunicación del bebé es el llanto, y la reacción espontánea (y utilizo este calificativo porque parece que hay quien sigue poniendo en duda que no es malo que los niños se acostumbren a los abrazos) es abrazarlo. El abrazo tiene multitud de efectos positivos en la relación entre un niño y sus padres.

El recién nacido aprende rápidamente a llorar si se siente solo o inseguro. Esto es porque cuando llora, sus progenitores le cogen en brazos y esto hace que se sienta a gusto y tranquilo. Se trata de una reacción que no es exclusiva de los humanos.

Un estudio científico llevado a cabo en Japón, Respuestas calmantes de los bebés durante el embarazo materno en humanos y ratones, ha demostrado que cuando las madres cogen a sus bebés estos se calman, ya sean humanos o ratones. Cuando el bebé es porteado se desencadenan un conjunto de regulaciones a nivel central que les hace tranquilizarse. Y sucede lo contrario cuando se les separa de sus madres.

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

Por este motivo, los padres deben eliminar de su pensamiento ese sentimiento de culpabilidad cada vez que acuden a atender a su hijo y lo abrazan porque está llorando. No nos excusemos por hacerlo, no lo hagamos casi de tapadillo en el parque. No, gritémoslo: «Mi hijo llora y voy a abrazarlo para que sepa que estoy aquí y que entiendo cómo se siente en este momento».

En el libro Manifiesto Humanístico, de Andrés Ricardo Sánchez Bodas, aparece una bella historia, cuya enseñanza viene al caso. Os la cuento: en 1915 un famoso pediatra de Nueva York, Henri Chapin, elaboró un informe catastrófico que hablaba de la elevada tasa de mortalidad de niños internados en orfanatos. Apenas sobrevivían los que lograban familias de acogida fuera de las instituciones.

El Dr. Fritz Talbot, pediatra de Boston, comenzó entonces una exhaustiva investigación acerca del misterioso marasmo. Recorrió infinidad de orfanatos de varios países del mundo, encontrando que la mortalidad estaba en los mismos niveles.

 

 

La revelación llegó al visitar un hospicio en Dusseldorf (Alemania) antes de la Primera Guerra Mundial: en aquel lugar los niños parecían más saludables y fuertes y, sin embargo, recibían la misma atención que los niños hospitalizados en otros centros.

Durante su visita a las salas con el director del centro, observó cómo una mujer entrada en años cargaba a un bebé a la cadera. Talbot preguntó al director médico quién era esta mujer. “Oh, esa es la vieja Anna. Cuando hemos hecho todo lo que hemos podido desde el punto de vista médico por un niño, y aún no está bien, se lo entregamos a la vieja Anna. Ella siempre tiene éxito». ¡Milagro! Los niños que Anna cargaba, sobrevivían.

Y es que ha quedado demostrado que abrazar beneficia tanto al que recibe el abrazo como al que abraza. En concreto, en el caso de la madre, un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science descubrió que el acto de abrazar al recién nacido aumenta la liberación de oxitocina, la conocida como «hormona del amor», y que esto promueve sentimientos de afecto, confianza y unión. Por tanto, no solo se estrecharan lazos entre madre e hijo sino que esta reacción biológica ayudaría a prevenir la depresión posparto.

 

 

Juega con tu hijo

Igualmente importante es que los padres jueguen con sus hijos. Pero no solo de forma ocasional o esporádica, sino incluyendo el juego en las rutinas de los pequeños desde su nacimiento. «Jugar puede ayudar a resolver problemas, a tomar decisiones, a practicar habilidades y a probar cosas nuevas», explica la OMS.

El niño descubre el mundo a través del juego, y los padres pueden mostrárselo guiando estos tiempos lúdicos. Al fin y al cabo, para los niños y las niñas el aprendizaje es un juego, la alimentación es un juego, incluso las rutinas de higiene se pueden convertir en un juego.

 

 

El día a día de un menor puede convertirse en un divertido recreo si sabemos vivirlo y transmitírselo así. De esta forma se lo estaremos haciendo no solo fácil, sino también más productivo. Así lo demuestra esta frase del Dr. Karyn Purvis:

Científicos han determinado recientemente que se necesita aproximadamente 400 repeticiones para crear una nueva sinapsis en el cerebro. A no ser que se haga a través del juego, en cuyo caso se necesita entre 10 y 20 repeticiones.

Por eso la OMS pide que los niños cuenten con espacios seguros donde poder ser creativos sin correr riesgos, donde puedan ser independientes sin que tengamos miedo de que se golpeen con mil esquinas, donde puedan gatear sin temor y desarrollarse sin encontrar barreras y con materiales adecuados, que favorezcan su evolución natural. Que los espacios «adultos» se adapten a los niños, y no lo contrario.

La crianza como una cuestión de Estado

La crianza no es solo algo individual, que llevan a cabo dos personas que tienen un bebé. Ni siquiera es solo responsabilidad de la familia, ese nuevo núcleo que se crea cuando llega el recién nacido. La crianza va más allá de todo eso. Tiene que ver con el nacimiento de un nuevo individuo y con la responsabilidad de su evolución hasta convertirse en un ciudadano adulto en el futuro.

 

Crea un vínculo fuerte y sano con tu bebé que favorezca su desarrollo y vuestra unión con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

 

Por eso son necesarias medidas que incentiven, no solo la maternidad, sino una crianza respetuosa que creará las bases del desarrollo de las generaciones futuras. La tarea a cometer y su importancia es tan grande, que no puede ser una tarea individual, por eso los gobiernos deben implicarse.

El desarrollo de la primera infancia es una de las mejores inversiones que pueden hacer los gobiernos por la sociedad porque no solo ayuda a prosperar, sino que es bueno para romper los ciclos de pobreza y contribuye a poblaciones más felices y saludables. Es por eso que la OMS está priorizando el desarrollo de la primera infancia como una parte central de su compromiso de brindar salud para todos, desde los primeros momentos de la vida.

 

¡La OMS pide más abrazos para los niños!

 

De ahí que esta nueva guía interpele directamente a los gobiernos para que creen “políticas favorables para la familia, como la baja remunerada” que permitan que los progenitores puedan brindar atención segura, estable y amorosa para sus hijos.

 

Autor/a

Revisado por:

¿Te interesa todo lo relacionado con Bebé recién nacido?

Te regalamos UN MES GRATIS de TRIBU CSC.

El lugar donde podrás descubrir todo lo que necesitas saber sobre Bebé recién nacido y muchos otros temas que te ayudarán en la crianza de tu hijo/a.

Únete ahora a la Tribu CSC, podrás disfrutar de mas de 120 cursos para padres y madres, 20 profesionales que resuelven tus dudas las 24h y muchísimo contenido exclusivo.

Todo un mes GRATIS. ¡SIN PERMANENCIA!

Responsable: CRIAR CON SENTIDO COMÚN S.L. NIF B67460709, Carretera Rellinars 56 de Terrassa (08225) Barcelona. info@criarconsentidocomun.com. Finalidad: Gestión de la relación con los clientes y el alta del usuario al boletín de noticias. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: The Rocket Science Group LLC d / b / a Mailchimp, para la gestion del mailing en el newsletter. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra web https://www.criarconsentidocomun.com/politica-de-privacidad/

0 comentarios en "¡La OMS pide más abrazos para los niños y las niñas!"

    Deja un mensaje

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Oferta Black Friday
    40% de Descuento
     

    Síguenos en las Redes

    Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube