La autonomía personal, un factor clave en el desarrollo y la felicidad

Te explicamos qué significa que un niño sea autónomo y cuáles son los beneficios de educar en autonomía

El desarrollo de la autonomía es un objetivo básico en la educación de los peques, pero ¿qué significa exactamente que un bebé o un niño pequeño sea autónomo?

Aunque nos resulte chocante, un bebé puede ser tan autónomo como un adulto. De hecho, la autonomía se inculca desde el nacimiento ya que no es otra cosa más que la capacidad que tiene el ser humano de hacer por sí mismo tareas acordes a su edad y etapa madurativa, bien sea girarse sobre sí mismo en la cama o conducir un coche. Ni más, ni menos.

¿Qué es autonomía? ¿Es lo mismo que independencia?

Ser independiente significa ser capaz de hacer las cosas por uno mismo sin depender de los demás. En cambio, ser autónomo es tener la capacidad de actuar libremente y elegir nuestras opciones.

Inculcamos independencia cuando les enseñamos a vestirse solos, pero les restamos autonomía cuando les obligamos a hacerlo de determinada manera (la nuestra).

 

Niña se lava las manos sola

 

Cuando mi hijo tenía 2 años, le encantaba columpiarse en el parque. «Columpiarse», no que «le columpiaran». Solo así podía elegir el ritmo y la velocidad que a él le gustaban y le hacían sentirse seguro. Además de que ser capaz de hacer cosas por uno mismo es muy gratificante.

Sin embargo, a veces no llegaba bien al asiento y él optaba (libremente y por su cuenta) por columpiarse boca abajo, apoyando su tripa en lugar del trasero.

Ni os imagináis las veces que otros adultos trataban de «ayudarle» (con pena, cuando en realidad estaba alcanzando todo un logro personal), y el enfado que provocaba en él la asistencia no solicitada. ¿Por qué? Porque la acción de esos adultos le restaba autonomía.

Para mi hijo en aquel momento lo de menos era saber cómo se usaba el columpio, sino conseguir hacerlo él solito. Por eso yo supervisaba que su actividad fuese segura, sin intervenir en ella. Supervisar sin intervenir no es sinónimo de ignorar, sino que implica autocontrol y confianza en el niño o la niña.

 

Madre e hijo se divierten jugando

 

Significa cuidar y educar al mismo tiempo, siendo capaces de autorregularnos para no prestar ayuda si ellos no la piden. Esa es, precisamente, la diferencia entre independencia (usar el columpio solo) y autonomía (encontrar la manera de conseguir hacerlo por sí mismo).

Autonomía, permisividad y autoridad

¿Dejar que hagan las cosas a su manera es ser «permisivos»? Bueno, la permisividad no es tan mala como socioculturalmente se nos ha hecho creer.

A pesar de sus connotaciones negativas, el permitir a nuestros hijos según qué cosas no nos resta autoridad. Apoyar a los niños y acompañarles para alcanzar sus hitos de desarrollo y crecimiento, no nos convierte en padres relajados y poco responsables.

La autoridad es una característica intrínseca del adulto. Para nuestros hijos tenemos autoridad por el mero hecho de ser mayores, más sabios y experimentados. Y además, tenemos autoridad porque somos sus padres y el modelo más cercano e importante de referencia que tienen.

No es sinónimo de castigos y gritos, actitudes dictatoriales y amenazas; pero tampoco significa que les dejemos hacer todo lo que quieran de la forma que quieran (cruzar la calle sin la asistencia de un adulto, por ejemplo). Saber establecer límites de forma respetuosa es importante a la hora de inculcar autonomía. 

 

Aprende cómo criar y educar de forma respetuosa a tus hijos/as estableciendo límites sin perder el control, sin ser autoritario/a ni permisivo/a y sin usar castigos ni amenazas con el Curso Online «Límites con respeto»

 

No existe un manual que nos explique cómo ser padres perfectos en 10 simples pasos. ¡Pero tampoco la necesitamos! Es una cuestión de sentido común. Y si nos equivocamos, incluso entonces también les estaremos enseñando algo.

Casi siempre podemos corregir las cosas que no nos salen bien a la primera y darles un sano ejemplo: el ser humano no es infalible y no siempre todo sale bien, pero podemos seguir intentándolo. Tenemos que perder el miedo a equivocarnos para que nuestros peques pierdan el miedo a intentar hacer las cosas por sí mismos.

 

Mamá y bebé juegan en la piscina

 

Beneficios de la autonomía

Para poder inculcar una sana autonomía debemos prestar atención a las necesidades que van teniendo en las diferentes fases de su desarrollo. Y, por supuesto, también fomentar el diálogo y el juego libre tan pronto como sea posible.

La autonomía les ayuda a sentirse capaces, fuertes e inteligentes, favorece su autoestima y la confianza en sí mismos. También les ayuda a ser conscientes y entender los límites, a ser responsables de sus deberes y de las consecuencias de sus acciones.

Además les enseña a reflexionar y decidir, a no dejarse influenciar fácilmente, favorece su capacidad de atención y concentración y les estimula para cooperar en las actividades domésticas (les otorga sentido de pertenencia dentro de la familia).

 

Niña feliz por haber ordenado los cubiertos

 

El exceso de protección, por otra parte, hace que no se consideren capaces y nunca intenten hacer nada por sí mismos. La sobreprotección les resta libertad, autosuficiencia y confianza, les genera dependencia y sentimiento de incapacidad, baja autoestima, poca tolerancia a la frustración y nula capacidad de resiliencia.

Como consecuencia, pueden mostrar actitudes tiránicas y egocéntricas (exigiendo que los demás hagan las cosas por ellos), problemas de aprendizaje por falta de ensayo reflexivo, tendencia al pensamiento negativo, a las rabietas y al pesimismo. Incluso pueden convertirse en adultos que no asumen responsabilidades ni las consecuencias de sus actos, con mayor predisposición al fracaso, a la depresión y a los trastornos afectivos.

Paciencia y confianza, su autonomía nos dará independencia a nosotros

Los seres humanos aprendemos por experimentación. Si no permitimos que ensayen, se equivoquen y aprendan, su desarrollo evolutivo se verá afectado. Si no se considera capaz, nunca lo va a intentar. Si no lo intenta, nunca va a aprender. Por eso es importante que tengamos mucha paciencia, ¡aunque las primeras veces sean un poco «desastrosas»!

 

Bebé en la trona manchado de comida

 

Muchas veces, son ellos quienes nos marcan las pautas (y nos piden respeto) con el famoso «yo solo» que nos indica que quieren, al menos, intentarlo.

Evidentemente, si son ellos mismos quienes se atan los cordones de los zapatos, al principio tardaremos el doble (o el triple) de tiempo en salir de casa. Pero nos debemos concienciar para darles todo el tiempo y espacio que necesitan, y solo asistirles si nos piden ayuda.

La autonomía de nuestros hijos e hijas también nos beneficia a nosotros como adultos (y a la familia en general). Porque criando niños autónomos también nosotros ganaremos libertad, independencia y tiempo.

Asimismo, tendremos mucha más tranquilidad y seguridad. Los niños y niñas que han aprendido a ser autónomos, saben cómo hacer las cosas, cuáles son seguras y cuáles no, incluso aunque no estemos presentes.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 100 Cursos y Seminarios, un Grupo de Apoyo, y la asistencia de 10 Profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "La autonomía personal, un factor clave en el desarrollo y la felicidad"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube