• ACCEDER
  • No hay productos en el carrito.

Deja que tu hijo se exprese

En nuestro afán por ayudarles, a menudo restamos voz y capacidad de expresión a nuestros hijos. Te explicamos cómo evitar este error común

Cada día recibo en consulta adolescentes y preadolescentes que, aquejados de alguna lesión, generalmente deportiva, acuden a nosotros para recuperarse lo antes posible y volver a su actividad diaria normal.

No le sobreprotejas y deja que se exprese

La legislación actual ampara el derecho de los menores de edad a estar acompañados por un adulto, habitualmente su padre, madre o tutor correspondiente, cuando acuden a una cita con cualquier profesional sanitario que le requiera.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, he observado que muchos de los progenitores que acompañan a estos jóvenes no les dejan casi articular palabra dentro de la consulta.

Chavales con sus 12, 14 y 16 años, a los que no les dejan apenas hablar, les interrumpen o incluso me dicen que mejor me lo cuentan ellos, porque «mi hijo es un poco «así» y no te lo va a saber contar». Esto sucede a pesar de que yo nunca me dirijo a los padres sino, como es lógico, al paciente, que es el que ha tenido la lesión y el que mejor me va a contar lo que ha sucedido, cómo y dónde le duele.

 

Deja que tu hijo se exprese

 

A veces me he sorprendido a mí misma pidiendo educadamente a los padres que dejen a sus hijos contarme cómo ha pasado la lesión, ya que muchas veces ni siquiera ellos estaban presentes cuando ocurrió.

A raíz de esto, me he encontrado muchos jóvenes de 18 y 20 años que, cuando empiezan a venir ellos solos porque ya «son mayores», se ven incapaces o muy limitados para contar con detalle lo que les ha ocurrido y nos topamos con un paciente parco en palabras, al que prácticamente hay que interrogarle para que te cuente su historia y evolución.

Esta es una de tantas circunstancias en las que los padres y madres intentamos ayudar a nuestro retoño (o no tan retoño), pensando que le estamos haciendo un favor al evitarles enfrentarse a pensar, recordar y expresar correctamente y de manera precisa fechas y hechos ocurridos. Pero a veces no nos damos cuenta de que les estamos privando de una oportunidad de oro.

Beneficios de cederles protagonismo y espacio

Dejar que ellos se expresen tiene muchos beneficios para ellos mismos y para la relación con su entorno:

  • Mejora su capacidad lingüística y su vocabulario: son capaces de buscar y expresar con palabras lo que ha pasado, cómo ha sucedido, dónde y cómo les duele, cómo se sienten con respecto a esa lesión…
  • Trabaja la memoria: saber cuándo les ocurrió, cuánto tiempo llevan con la lesión, acordarse de detalles que sólo ellos vivieron en ese momento.
  • Desarrolla sus habilidades sociales: es un reto para ellos presentarse delante de una persona (profesional sanitario) que no conocen de nada, y ser capaces de contarles su historia sin pasar por la vergüenza, el miedo y la angustia que a veces eso puede suponer para muchos niños, que a menudo no tienen buen recuerdo por las vacunas en el centro de salud, etc.
  • Fomenta su autoestima: al dejar que él mismo se exprese, estamos diciéndole que es capaz, que sabe y puede hacerlo, y que nosotros estamos a su lado para apoyarlo, pero dejándole la libertad de contarlo por sí mismo.
  • Mejora la relación con tu hija: al hilo de lo anterior, si le das el apoyo necesario para que sienta que es capaz, siente la seguridad de que tú vas a estar ahí cuando te necesite pero sin menospreciar su capacidad para expresarse. No en vano, muchos de los adolescentes que acuden a consulta con sus padres y se sienten ofendidos porque estos no les dejan hablar, acaban por contarme «a escondidas» lo que realmente ha pasado, me miran poniendo ojos de «mi padre no tiene ni idea» e incluso acaban contestándoles con malas palabras.
  • Es capaz de pedirte ayuda cuando la necesite: si llega a ver sus límites, será capaz de ver cuándo necesita que le ayudes. De otra forma, si siempre hablas por él, nunca llegará a darse cuenta que te necesita porque tú ya habrás hecho todo su trabajo.

En definitiva, cuando acompañes a tu hijo/a a cualquier acto sanitario (o a cualquier otro sitio), deja que exprese con sus palabras lo que le pasa, si el profesional se dirige directamente a él, no lo interrumpas y deja que sea el niño quien se explique (aunque tarde más tiempo en explicarse que tú).  Los profesionales sanitarios tenemos (o deberíamos tener) la paciencia y el tiempo para que el paciente se explique.

 

Descubre cómo educar con respeto mediante la disciplina positiva en nuestro curso online de más de 10 horas «Educación Respetuosa y Disciplina Positiva»

 

Y por supuesto, si te pide ayuda o te pregunta, intentad entre los dos aclarar la cuestión. Si por el contrario, la persona que os atiende se dirige a ti en vez de a él, redirige la pregunta hacia tu hijo. Le estarás dando una gran oportunidad para su desarrollo.

 

No te pierdas los nuevos posts de nuestro blog!

Introduce tu correo y te avisaremos de nuevos posts en el blog de Criar con Sentido Común


¿Te gustaría tener acceso GRATIS a más de 80 cursos y seminarios, un grupo de apoyo, y la asistencia de 10 profesionales expertos en crianza para atender a tus dudas? Entonces apúntante a la Tribu "CSC"!


Más Información sobre la Tribu aquí

0 comentarios en "Deja que tu hijo se exprese"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos en las Redes

Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Youtube